Ir al contenido principal

Algunos Pensamientos de Lunes

Entre toda la pavada (no solo ajena) que uno puede en su pared de Facebook de tanto en tanto aparece alguna que otra cosa interesante, algo que te deja pensando incluso después de haber reaccionado con un "me gusta" o con un comentario. La persona feisbuquera llamada Argentine Beers hizo los otros días un par de preguntas que entran en esta última categoría. La primera (doble) fue:
"¿No te molesta que las microcervecerías artesanales llamen a las cervezas rubia, roja o negra sin mencionar los verdaderos estilos? ¿por qué no educan a los consumidores?"
Lo que me interesa de esta pregunta medio tramposa no son las respuestas sino lo que me connota, que los elaboradores están obligados a hacer "estilos".

Hace un tiempo me quejaba de que había elaboradores que daban la impresión de querer satisfacer a los jueces de competencias antes que al consumidor. Pero el problema va más allá, parece también que hay una minoría ruidosa que toma cerveza con delirios de juez de competencia internacional y por ello necesitan que todas las cervezas se ajusten a un estilo determinado. Esto hizo que me acordara de un comentario que vi hace ya mucho tiempo en, creo, una reseña de la Logia Cervecera en el cual alguien decía que la cerveza en cuestión no era una Scottish Ale, sino una IPA que no había salido bien, o algo por el estilo, cuando la etiqueta de la cerveza no mencionaba ni uno ni otro estilo. O sea, esta persona criticaba a un elaborador por hacer mal algo que nunca tuvo la intención de hacer. En fin.

Pero no termina ahí. La primera pregunta habla de "los verdaderos estilos". ¿Cuáles son los verdaderos estilos, a qué se refiere Argentine Beers con esto? ¿A la guía del BJCP y su estrecha, y a veces incorrecta, interpretación de ciertos estilos y la exagerada subdivisión de otros?

Hubo una época en que creía que la guía de estilos era una estupidez. Estaba equivocado. Su finalidad principal es la de servir de referencia a jueces y elaboradores que quieran participar en las competencias juzgadas por estos jueces. O sea, si yo soy un elaborador y tengo una cerveza de Xº Plato, tal color, tantos IBU y tales o cuales caraterísticas sensoriales sé que la voy a poder presentar en una categoría determinada, digamos, Belgian-Style Tripel, más allá de que la etiqueta diga que el estilo es "Imperial Wit" u "Ojete de Temístocles". Entonces, no es el documento este que es una estupidez, sino la idea que algunos tienen que este documento es algo así como una ley talmúdica.

Pero, yendo a la segunda pregunta. ¿Se educa al consumidor al mencionar un estilo en la etiqueta?

Cuando digo que soy un anarquista estilístico me refiero a que evalúo una cerveza en base a lo que tomo y no a lo que leo. Un ejemplo de esto es la nueva IPA de Výškov, que a pesar de (para mí) no ser muy IPA, sí que es muy buena y me gustaría que la sigan haciendo así.

Pero más allá de eso, la realidad es que ver un estilo en una etiqueta me ayuda a darme una idea previa de lo que la cerveza puede llegar a ser, pero eso, como ya he dicho varias veces, es producto de mi experiencia como bebedor, experiencia que también me ha demostrado que hay estilos que tienen un amplio rango de características sensoriales y que también hay elaboradores que los interpretan de diferente manera.

Entonces, mencionar un estilo en la etiqueta puede ayudar a guiar al experimentado y servir como punto de referencia para el novicio. ¿Pero de aquellos cuyas cervezas no encajan en ningún estilo? Fácil, no ponen nada. ¿Pero aquellos que "apenas" se inspiran en algún estilo para elaborar sus cervezas o aquellos cuya interpretación de un estilo difiere de lo "institucionalmente" aceptado? De mencionar un estilo se arriesgan a la ira de los BJCPistas o incluso a ser acusados de "estafar al consumidor" (y no estoy exagerando). Para esos elaboradores es mejor dejar las cosas en "rubia", "roja" o "negra" y dejar que el consumidor saque sus propias conclusiones (lo cual me resulta bastante más entretenido).

Pero esto ya se ha alargado bastante, habrá una segunda parte.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Jeje creo que es una discusión eterna Max. Llevemos el caso a nuestra industria prima, la vitivinicola. El otro día discutía con mi mujer porque ella decía que no podía ser que aca en Francia no te dijeran de que uva estaba hecho tal vino. En Argentina todos los vinos te dicen que cepa tiene o al menos cual es la que predomina en caso de cortes, pero aca simplemente te dicen la región de donde viene. Y tendrás que investigar o ser un experto para saber que tal región será malbec o tal otra cabernet. Ella me decía que alla era mejor y yo defendía el hecho de que aca se viene haciendo asi desde hace más tiempo que en Argentina y al fin y al cabo será la costumbre de cada lugar. El consumidor se termina educando a lo que se le ofrece.
    Ahora llevándolo a la cerveza creo que pasa lo mismo pero creo que la imposición de estilos la hicieron más que nada los yanquees con su mega explosión de cervecerías artesanales que "copiaban" estilos Europeos. Entonces de alguna forma había que identificar para saber si vas a tomar una cerveza estilo belga o una estilo ingles o una checa o la que sea.
    Aca en Europa veo que las cervecerías no hacen foco en el estilo. Veo muchas que dicen cerveza fuerte o hasta nombres como "cerveza a la ancienne" o cosas por el estilo. Pero es más fácil aca porque si compras una belga ya sabes el perfil que va a tener, si compras una inglesa lo mismo, si vas con una weissbier de Alemania tambien sabes que esperar de ella.
    Pero en cervecerías de mercados incipientes como Argentina es todo un dilema que ejemplo seguir. Solo dividimos las cervezas por color? Les inventamos un nombre marketinero? Les ponemos un nombre de estilo para que el que alguna vez tomó algo similar nos compare?
    Y despues esta el snobismo de los consumidores. En la Logia hemos discutido al respecto y hemos concluído que nunca vamos a descalificar una cerveza porque no cumple con el estilo indicado en la etiqueta... seguiremos opinando si me gusta o no finalmente. Pero si le van a poner el estilo en la etiqueta que por lo menos lo que esta adentro se asemeje porque tampoco hay que tolerar que te vendan una "stout" y cuando la tomás es una cerveza dulcesita y traslúcida... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviamente, todo tiene sus límites, pero si a vos estás tomando una cerveza que en la etiqueta dice Stout y resulta que es rubia perdón, mal ejemplo, hay al menos una Stout rubia en el mundo, OK, una Porter y resulta que es rubia, puta madre, mal ejemplo de nuevo, para los eslovacos toda cerveza de más de 18º Balling es Porter. Puta madre, qué se yo, una Schwartzbier que resulta que es rubia, pero está más buena que un polvo mañanero ¿te va a molestar? A mí no. A lo sumo me gustaría encontrar el elaborador y decirle que su cerveza está genial, pero de Schwartz tiene lo que yo de chamán coreano, y listo... O sea, si la cerveza está bien hecha, lo del estilo es MUY secundario...

      Eliminar
  2. Lo que entiendo es que el BCJP es demasiado estricto. Si en alguna etiqueta leo estilo pils o los otros cuatro que hay en su guia de baja fermentacion, entiendo que son cervezas del "estilo", o sea, parecidas a las que existen actualmente que reflejan una historia de un lugar concreto. A partir de esa interpretacion del estilo, cada cerveza acaba siendo lo que cada cervecero pretende en su pais y con su proceso natural (el fuego forma parte de la naturaleza).
    Dentro de las stouts hay dulces y secas, entre otras!
    Alex

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alex, tenés razón. La guía del BJCP refleja lo que la industria cervecera yanki, o al menos un sector de esta, entiende por estilos. Entiendo, por una cuestión geográfica y si se quiere cultural, por qué hay elaboradores latinoamericanos que la han tomado como una biblia, pero los europeos....

      Eliminar
  3. Hola

    Es todo muy dificil , yo estoy de acuerdo en parte con Galapagos .
    Ahora Max pregunto de ignorante cual es la stout rubia ( o es joda ?)
    Segundo yo digo si esta buena la birra poco me importa el estilo , pero hay cosas que sin ser purista me joden un poco , por ejemplo aca cerca de casa hay un museo de la cerveza que es una antigua cerveceria de estilo aleman y unos amateurs hacen birra una vez por mes y la venden y la hacen en baja fermentacion etc etc repetando la ley de no se que anio .
    Pero al mismo tiempo hacen una cervoise que esta buenisima y en fermantacion baja , NO no jodan eso no es cervoise , por definicion la cervoise por su origen es de fermlnatcion alta , en la epoca que se hacia no existia la baja , se entiende y le ponen lupulo , dios mio eso no es cerevoise , pero me gusta esta rica.

    saludos

    omar


    el domingo fui a un evento cervecero cerca de aqui y probe birra con pimienta y pimenton rojo , algunas vez probaron ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la Stout rubia no es joda. Se llama White Stout, o algo por el estilo, la hace una cervecería inglesa y por lo que he leído, parece que está muy buena.

      Probé una cerveza con pimienta, zafaba.

      Eliminar
  4. Holas!!

    Recuerdo haber leído alguna vez en alguna guía de elaboración de cervezas, que, sin contemplar a la BJCP como dictado de Dios (me ha gustado lo de "ley Talmúdica"), clasificando los estilos tienes tres ventajas:

    UNA: A los cerveceros (fabricantes) les permite hablar de un producto concreto en un marco concreto sin explicaciones eternas. Es decir, hablarle de tú a tú a otro cervecero y decirle “estoy pensando en una stout, pero que en lugar de negra oscura sea a rayas rojiblancas” en lugar de “estoy pensando en una cerveza opaca como el cielo de la noche, cremosa espuma, matices de café y maltas tostadas y una pizca de diacetilo rampante y con una densidad inicial X, pero que sea a rayas rojiblancas”.
    Por lo tanto, la primera ventaja de conocer los estilos de la BCJP es facilitar la comunicación.

    DOS: Los cerveceros (vendedores) en sus bares, restaurantes, pubs, etc, tienen la ventaja de poder anunciar en su carta de menú lo que ofrecen. No es lo mismo poner “HOY OFERTA EN PILSENER” que “hoy oferta en Mojón de Charnego y Chaleco de Santa Claus”, que confunde más que aclara. Los consumidores, por tanto, pueden ver qué hay.

    TRES: el último de la fila (y a la postre, el más importante), el consumidor, puede elegir, teniendo en cuenta las expectativas que le da la cerveza en función de su descripción. El consumidor puede decir “hoy tengo cuerpo de IPA”, y buscar una que se anuncie como IPA (que luego puede ser más o menos buena, o estar más o menos rica, como prefieras decir), en lugar de tratar de “adivinar” cuál entre todos los nombres exóticos va a encajar en lo que te apetece.

    Concluimos que gracias a los estilos, podemos tener expectativas sobre un brebaje. Pero sólo expectativas, el resto hay que dejarlo a mente abierta.

    Evidentemente, como en todo, el extremismo es malo. Y quien venga a decir que una cerveza que se anuncia dentro de un estilo, no pertenece al mismo y es estafa… pues es mejor no hacer caso, y pedir otra si está rica.

    Además, las propias descripciones de la BJCP te sirven para maltratarlas y personalizarlas, y aún así, describir lo que ofreces o quieres. Nada te impide describir tu cerveza como una “Spanish Pilsener” (¿einh?), una “Sweet-Bitter English” (¿cómo?) o una “Blonde Stout double IPA” si con eso estás ofreciendo una idea (aunque sea orientativa) de que puedes llegar a encontrate. El darwinismo cervecero te hará sobrevivir en la jungla o que tu cerveza se pudra en la botella (o barril).

    Resumiendo, yo prefiero elegir entre una IPA, una stout o una pilsener (estilos muy marcados entre sí) que enfrentarme a una lista con los nombres de “Mojón de Charnego”, “Ojete de Temístocles" y “la coliflor ululante de Flandes”.

    Y eso, teniendo en cuenta que conoces los estilos, o al menos, ser consciente de que hay algo llamado “estilos de cerveza”. En España, me atrevo a decir que menos de un 10% de los consumidores de cerveza de batalla saben la diferencia entre una Ale y una Lager y creen que las cervezas son o Rubias, o Negras, con la excepción de la tostada, que es una mezcla de las dos. ¿?

    En uno de los sitios donde viví hace tiempo abrieron un pub irlandés, que se llamaba algo como O’Donnel, O’Flagerty o algo así, y como entre sus carteles publicitarios había uno que ponía “Cask Ales”, la gente conocía al pub como “el Cascales” (cas-ca-les, en puritito español).

    Saludos mil,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Impecable.... Tenés mucha razón y a grandes razgos, coincidimos en nuestra visión, los estilos tienen cierta utilidad, pero es algo relativo a 1) la experiencia del consumidor 2) la manera en que cada elaborador interprete un estilo. Uno de los comentarios en respuesta a la pregunta de Argentine Beers decía que las cervezas tenían que ser creativas, yo le respondí que no tenían que ser creativas, sino buenas. Reciénd después de recibido comentarios acá y en la versión en inglés me di cuenta de lo que esta persona quería decir, alejarse de las guías y hacer sus propias cervezas, si estas encajan en tal o cual estilo bien, sino también.

      Mi anarquismo estilístico surge del hecho que yo "aprendí" a tomar cerveza antes de saber sobre estilos o procesos de elaboración. Una vez que lo que tenía en el vaso me empezó a interesar lo suficiente, empecé a buscar información sobre ello. Así que la manera en que yo entiendo a la cerveza es, naturalmente, diferente a la que la entiende la persona que la hace....

      Eliminar
  5. El título del post me viene que ni pintado, aunque estemos en martes.

    Desde hace unos meses decidí profundizar en el mundo de este producto que tanto me gusta, la cerveza, llegando incluso a plantearme la posibilidad de elaborarla algún día. Y claro, como otros tantos han hecho antes, me he puesto a leer como un loco comentarios, pruebas, críticas, catas, etc., de las cervezas a las que tengo acceso directo en comercios de mi zona (Granada, España, para más señas), empezando por las comerciales nacionales, cuyo sabor es más conocido (más o menos todas las que se nos vienen a la cabeza), y continuando por cervezas de importación.

    Es mucha la información para aprehender, y se agradece una división en estilos para hacer una primera clasificación y hacer comprativas, etc. Evidentemente no soy un experto en esto, ya que acabo de empezar a estudiarlas, y aún me queda mucho por aprender.

    En cualquier caso, todavía estoy en la etapa de beber y beber (qué sufrimiento), y probar y probar, antes de meterme en estilos, descripciones, etc., para eso os tengo a vosotros. Pero, a grandes rasgos, al leer una carta de cervezas, conocer "por encimilla" los estilos que se ofrecen te permite poder hacer una elección de algo que más o menos esperas en el vaso, sin ir más allá.

    En la siguiente reflexión seguiré reflexionando, desde mi ignorancia, claro.

    Gracias por ir educándonos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario