28/1/11

Para pensar

Me encontré con un muy interesante artículo en la edición on-line del diario argentino MDZ, de Mendoza:

"La cinco cualidades que la cerveza mira y envidia del vino"

El autor dice haber tenido acceso a un estudio realizado en base a distintas investigaciones de mercado de varios países. Más allá de lo sensacionalista del título, al artículo vale la pena leerlo porque tiene bastante razón y que confirma un poco aquello de lo que ya hablé hace casi un año

Y me olvidaba. Antes de que alguno diga que esto es una huevada, tengan en cuenta que de lo que habla no es de cómo nosotros vemos a la cerveza, sino de cómo la ve el consumidor promedio.

Na Zdraví!

26/1/11

Ha Nacido una Estrella (toma 3)

¿Se acuerdan del viaje que hice el pasado noviembre con la gente de Viamedius?

Bueno, el video ya se puede ver. Quedó bastante bueno, en especial la parte de la cerveza y de Krumlov. Originalmente iban a ser 20 minutos, pero terminaron siendo casi 30 y esos diez minutos extras fueron dedicados a la birra.

Espero que les guste

REPUBLICA CHECA con Max from Viamedius on Vimeo.
Na Zdraví!

23/1/11

Autobombo

Acentos de Praga es un portal pensado para la comunidad hispanohablante en la Rep. Checa, algo así como Expats.cz, para aquellos que lo conocen.

El otro día publicaron una entrevista que hicieron hace poco. Léanla si tienen ganas y si viven o están por venir a Praga, visiten la página, que no está nada mal.
 Na Zdraví!

21/1/11

Decidido

El otro día les pregunte si realmente valía la pena montar una página de Facebook para este blog. Fueron varios los que comentaron y mandaron e-mails dando su punto de vista, lo cual les agradezco.

Luego de haberlo meditado, dándole peso incluso a aquellos que no tienen un perfil en la red social, he decidido hacerle caso a la mayoría y armar la bendita página.

Además de lo que vaya publicando acá, voy a enlazar a las entradas que más me gustan de las que publican los varios blogs cerveceros que sigo tanto en inglés como en español y, por qué no, también en checo, la idea es hacerlo a diario, pero eso dependerá del material de origen. También voy a compartir noticias y otras cosas que me parezcan interesantes en materia cervecera y si tengo ganas (últimamente estoy bastante vago para eso) pondré alguna que otra reseña.

Si quieren "likear" la página, pueden encontrar el plug-in en la columna de la derecha una vez ahí, cualquier contribución que quieran hacer, es más que bienvenida. Asimismo, aquellos de ustedes que tienen sus propios blogs, están invitados a enlazarlos. Me gustaría que la página de Pivní Filosof en Facebook sea un foro más que un monólogo.

De más está decir que esta página no será más que un accesorio al blog. Voy a seguir publicando los más jugoso acá, a un ritmo algo reducido, sí, pero eso es algo que ya he dejado en claro. Para los que no tienen FB ni quieren tenerlo (y no tienen por qué), todavía estoy pensando qué hacer para no dejarlos del todo afuera.

Gracias de nuevo a todos por sus comentarios y sugerencias. Nos vemos.

Na Zdraví!

19/1/11

PET o no PET

Las botellas de Tereftalato de polietileno (PET, para los amigos) parece que han sido el único segmento que ha tenido algún crecimiento para las multinacionales cerveceras y hay algunos que hasta dicen que de no ser por los maxi-envasess de 1,5 y 2l PrazdrojHeinekenStaropramen podrían estar en serios problemas.

Las cervezas en botellas de plástico no son nada nuevo en el mercado checo. La primera cerveza envasada en PET que recuerdo haber visto fue Sladkův Měšťan (la marca más barata de Staropramen) y de esto ya hace seis o siete años. Nunca la compré, Měšťan siempre me pareció una cerveza horrenda y no crei que el plástico vaya a mejorar la cosa. Más tarde hubo un intento de Staropramen de vender su Světlý en una botella de plástico de 0,6l que era muy cara, más que las latas y, por ende, no tuvo una larga vida. También en algunos supermercados se pueden ver, aun hoy día, botellas PET de un par de regionales, cuyos productos tampoco me gustan mucho, así que nunca las compré.

Mas tarde, cuando empecé a visitar microcervecerías alrededor del país vi que la mayoría de ellas vendía sus productos en este tipo de envases. El motivo, según me han dicho, es simple, las botellas de vidrio son muy caras y ninguna de estas micros cuentan con el espacio y/o los fondos que le permitan instalar equipos para poder lavar y reutilizar las botellas retornables. Nunca tuve problemas en comprarlas, las botellas son rellenadas a diario directamente de los tanques de maduración y de ahí van derecho a heladeras. La frescura del producto está más que garantizada, alqo que no se puede decir sobre los supermercados.

No fue sino hasta el 2009 que las cervezas en PET dejaron de ser un producto segregado. Ese año Heineken sacó una campaña publicitaria bastante fuerte promocionando Zlatopramen 11º en envase de 1,5l. Esta vez sí que funcionó y muy bien. Al principio la cerveza se envasaba en Eslovaquia (si mal no me acuerdo), pero debido a la gran demanda, los holandeses decidieron instalar al menos una línea de embotellado acá y empezaron a ofrecer dos más de sus marcas en esta presentación, Starobrno y Březňák.

Las otras dos multinacionales no tardaron en seguirle los pasos a Heienken y hoy todas ofrecen sus marcas más baratas en estos envases. Algo casi impensado hace unos años atrás.

Más allá de lo poco feliz que hace esto a más de un entusiasta cervecero local, hay que reconocer que las botellas de plástico tienen sus ventajas. Son mucho más livianas, menos voluminosas (en el sentido que una botella de 1,5l va a ser mucho más fácil de acarrear que tres de 0,5l), no son frágiles y no hay que preocuparse en retornarlas. Claro que, por otro lado, las condiciones en las que estas botellas de distribuyen y venden en supermercados distan mucho de ser las adecuadas.

Pero todo esto es teoría, condimentado quizás con un poco de prejuicio. Tenía ganas de ver si el material del envase, incluyendo también la lata, causaba alguna diferencia notable en la calidad de la cerveza y la mejor manera de hacerlo es con una "cata ciega".

Para ello elegí Březňák Světlý, que de las que está disponible en los tres tipos de envase, es la única que puedo decir que me gusta. Compré las tres versiones en el mismo supermercado y ahí me di cuenta de otra ventaja de las botellas PET, el precio por volumen. La lata me costó 12,90CZK, la botella 8,90CZK (+3CZK de depósito), en ambos casos por 0,5l, y la botella de plástico de 2l me costó 36,90CZK. O sea, básicamente lo mismo, pero sin tener que dejar ningún depósito.
Otro detalle que me sorprendió de esta botella PET, resultó ser mucho más fácil de manipular de lo que esperaba. El plástico es muy rígido y pude servir un vaso usando solo una mano.

Una vez que las cervezas estuvieron servidas le pedí a mi mujer que les asigne una letra, saque una foto y me los traiga a la mesa. El resultado fue paradójicamente inesperado.

Las cervezas estaban a temperatura ambiente, no por cuestiones técnicas, sino porque me había olvidado de poner a enfriarlas a la mañana. Con la lata o el vidrio, no hubiese sido problema, 15min en el freezer y listo, pero el mamotreto de 2l hubiese tomado mucho más tiempo y además no creo que me hubiese entrado en el freezer. Punto para la lata y el vidrio.
A la vista, ninguna de las muestras era muy agradable. 0 retención de espuma, una de ellas, B, con muchísimo gas, las otras dos, con burbujas gordas que subían lentamente por el vaso.

Nada notable en los aromas, pero sí en los sabores. Para probarlas no tomé un traguito, tomé un buen trago, de esos que llenan la boca, porque así es como se toman este tipo de cervezas. Una vez terminada la cata y, solamente porque me pareció divertido, dije a mi mujer de qué envase me parecía que había venido cada muestra:
A: Lata, B: Vidrio, C: PET

Estaba en lo correcto. En A había sentido un toque metálico al final del trago (quizás tenga que volver a revisar mi posición respecto a las latas); B había sido el más limpio de los tres (más allá de la carbonación excesiva) y en C sentí una nota discordante, no muy intensa, pero sí muy presente. La mejor que se me ocurre para describirla es "saborizante artificial de vainilla barato", yo la asocio con alguna oxidación, pero no estoy del todo seguro, quizás alguien me lo pueda aclarar.

Para ser sinceros, esto es algo que he sentido en otras lagers rubias que pasaron demasiado tiempo en condiciones lejos de las ideales. Se me ocurrió que en este caso había sido un poco culpa del plástico porque tengo la impresión que el material ofrece menos protección que el vidrio, pero a lo mejor me equivoco una vez más.

Listo entonces, el vidrio ofreció la mejor experiencia de las tres. En estas condiciones sí, pero la historia no termina acá.

A la lata y la botella de vidrio las vacié rápidamente y la PET fue a parar a la heladera y recién la volvería a abrir más tarde, cuando me puse a preparar la cena.  Para entonces, la cerveza ya estaba a una temperatura de consumo adecuada y la experiencia fue bastante diferente. Menos gas, buena retención de espuma (lo del gas puede ser también porque la botella ya había sido abierta, y no importa qué tan fuerte se apriete la tapa, el gas se escapa igual), pero lo más importante, no pude sentir aquella nota desagradable. La busqué, y sabía exactamente que estaba buscando, pero evidentemente la temperatura (que tampoco era tan baja, calculo unos 6, como mucho, 5ºC) la había tapado. Lo que terminé tomando entonces fue una muy buena cerveza de sesión, sabrosa, ligera, refescante, con un suave amargor y una linda base maltosa. Jamás me hubiese imaginado que venía de una botella de plástico.

¿El veredicto?

Si fuese consumidor habitual de Březňák Světlý creo que seguiría comprando un cajón con 20 botellas. Retornarlas para mí no es un inconveniente, siempre hacemos este tipo de compras en auto, así que el precio no sería un factor. Además, con botellas de 0,5l puedo dosificar mejor mi consumo que con una botella de 2l que, una vez abierta, se tiene que vaciar rápido.

Por otro lado, si estuviese organizando una fiesta en el jardín de casa, ahí sí que elegiría el PET. Comparía las suficientes botellas, las pondría en una palangana llena de agua con hielo y que la gente se vaya sirviendo en vasos de plástico. La cerveza acá no va a ser tan importante como la compañía y la comida a la parrilla.

Na Zdraví!

12/1/11

Sanata, mi amor, pura sanata

Parece que las cervezas "Para Mujeres" o "Para los que no les gusta la cerveza" no son lo suficientemente sanateras. ¡Ahora tenemos "Cervezas Gay"!

Este artículo en una página web mexicana anuncia el lanzamiento de Purple Hand Beer y Salamandra Cerveza Artesanal por parte de la empresa Bodega Doce. Según ellos, estas son las "primeras cervezas exclusivas para la comunidad lésbico-gay".

Las cervezas "Para Mujeres" suelen ser productos bastante patéticos, no muy diferentes en concepto a las "Para los que no les gusta la cerveza". Ambos productos se aprovechan de la imagen de "Cerveza = gaseosa amarga y amarillenta de bajo contenido alcohólico que debe tomarse muy fría". Cuando la realidad es que hay cervezas para absolutamente todos los gustos, es cuestión de saber elegir, fíjense sino en el experimento de Lúpuloadicto. Pero no sé, a lo mejor estas cervezas sí tienen algo diferente.

Bueno, lamentablemente, el artículo no ofrece demasiados detalles sobre las características de las cervezas (color, graduación alcohólica, etc.). Solo dicen que están elaboradas con miel orgánica (¿hay de otro tipo?).

A mí me gustan algunas cervezas con miel y a mi mujer le encantan. ¿Me hace eso gay y a ella lesbiana? ¿Qué es lo que hace que esta cerveza sea diferente a cualquier otra que se elabora en el mundo sin tener en cuenta la orientación orientación sexual del consumidor? ¿Acaso un gay es menos gay o una lesbiana menos lesbiana si les gusta tomar una Double IPA o cuatro o cinco desítky?

Entiendo que en esta época hay empresas que buscan diferenciarse y la mejor manera de ello es encontrar un nicho en el mercado, pero este es un ejemplo de marketing facilista e insultante, no tanto quizás para la comunidad homosexual, sino más que nada para nuestra inteligencia.

Na Zdraví!

PS: Si hay algún gay o lesbiana por ahí, me gustaría saber qué piensan sobre todo esto.

6/1/11

Una pregunta

Hace poco, uno de mis clientes me dijo que sería buena idea armar una página de Facebook para el blog. Al principio desestimé la idea, pero después me puse a pensar. El problema principal es el contenido.

Armar una página de Facebook solamente como espejo de esta me parece una pérdida de tiempo, si me voy a tomar la molestia, tengo ganas de ofrecer algo más y también mantenerla activa y actualizada, no como otras que he visto por ahí. ¿Pero qué? Así es que me remito a ustedes, mis queridos lectores y amigos, ¿qué tipo de contenido, que no esté acá, les gustaría ver en una eventual página de Facebook? O, quizás más importante ¿vale realmente la pena?

Gracias por sus consejos.

Na Zdraví!