Ir al contenido principal

¡Igualdad! ¡Justicia!

Esta es una pregunta que había estado dando vueltas por mi cabeza desde hacía rato, de la cual es muy probable me habría olvidado de no haber sido por dos notas publicadas recientemente en los medios checos (que sería de mi vida sin el agregador de Pivní.Info).

La primera, originalmente publicada en Rozhlas.cz, habla de la propuesta de ley de dos senadores para modificar el sistema de impuestos a la cerveza. La idea es calcularlos en base al grado alcohólico y no a la densidad del mosto, como se hace ahora. Algo sensato, pero me gustaría ver más detalles para poder opinar, igual, no es este el tema del que quería hablar, sino de lo que mencionan hacia el final de la nota uno de los senadores y Stanislav Bernard, un impuesto especial al vino, o mejor dicho, la falta de este.

La segunda nota va directo al grano. Fue publicada por lidovky.cz y está firmada por Ladislav Jakl, personalidad cervecera local, líder de una banda de rock y en sus ratos libres, secretario del Presidente de la República. En ella Jakl llama a que se instituya un gravamen al vino similar al que se le aplica a la cerveza. (para los que saben checo, les recomiendo lean toda la editorial, porque está muy buena).

Y esa pregunta que mencionaba al principio es justamente ¿por qué el vino no está gravado al igual que la cerveza? ¿Se puede encontrar algún motivo razonable?

Tanto la cerveza como el vino son bebidas alcohólicas no destiladas.

Ambos son productos agrícolas, podría decirse que el vino tiene una relación más directa con la agricultura, pero la cerveza compensa al proveerse de dos cultivos diferentes.

Ambos tienen un firme arraigo cultural.

Ambos son producidos en masa por grandes empresas y en pequeña escala por microemprendimientos

Directa o indirectamente, ambos dan trabajo a vaya uno a saber cuánta gente, además de generar turismo.

Se dice que el consumo moderado de tanto uno como otro tiene más o menos verosímiles beneficios para la salud, mientras que su abuso tiene bien documentados riesgos.

Y sin embargo, solo a la cerveza se le aplica un impuesto especial.

¡Ojo! Acá nadie está llamando a una derogación de este impuesto, ni a su reducción (aunque para ser honestos, nadie está en contra de ello), y tampoco se trata de ninguna antinomia estúpida vino vs. cerveza. Esto se trata de que las cosas sean justas.

El estado checo, como casi todos los otros, necesita de más dinero y hay gente que quiere seguir subiendo el impuesto a la cerveza. Antes de hacerlo (y de modificar el sistema existente) deberían aplicarle al vino un impuesto similar (con un sistema similar basado en volúmenes de producción).

Más allá de si el vino o la cerveza te gusta más, si sos una persona que en la justicia, repetí conmigo:

¡IMPUESTO AL VINO, YA!

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Hola sobre la primera pregunta no puedo opinar , sobre el vino te puedo decir que SI! impuesto al vino ,
    no sera che no tiene impuesto porque quieren imponer el vino en rep checa ?
    Decime se toma mas cerveza que vino supongo?


    saludos



    omar

    ResponderEliminar
  2. Se toma MUCHA más cerveza que vino. Y el motivo por el cual el vino no tiene impuestos especiales es el lobby de Francia, España e Italia que en su momento frenó la propuesta de la UE. Como excusa, eso es muy pobre, pero es la que se utiliza en los corredores políticos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario