Ir al contenido principal

Para pulentas

Mi gato es pulenta. Pulenta en serio. Es cruza con con gato siberiano o noruego y en invierno puede llegar a pesar 7 u 8 kilos.
Es bastante grandote y es pulenta. Un día lo vi hacerle frente a un boxer. Era una de esas raras tardes de verano en las que Apolo estaba en casa. Uno de nuestros vecinos pasó a saludarnos en el jardín con su perro. Apolo estaba acostado cerca de la ventana y cuando vio al perro se puso atento, como listo para saltar. El perro lo vio y se fue acercando. Apolo no se movió de su lugar. El perro llegó hasta la ventana y miró al gato con curiosidad. Apolo no se movió de su lugar. El perro puso una pata adentro de la casa. Apolo no se movió de su lugar, pero su tamaño se duplicó y de él salió un gruñido, en serio, que parecía venir de las mismas entrañas del infierno. Me dio un ligero escalofrío. El perro reconsideró su posición y despacito volvió a poner la pata afuera y despacito se fue caminando marcha atrás sin sacarle los ojos de encima al gato. Apolo no se movió de su lugar y se volvió a acostar.

¿A qué viene todo esto? Bueno, la comida favorita de mi gato son los corazones de pollo y como tenía ganas de se un poco pulenta también probé hacer un plato con esta delicadeza y he aquí la receta.

Corazones de pollo en salsa Porter
(para una porción)
Un puñado de corazones de pollo cortados por la mitad
Una cebolla mediana cortada plumé
Un diente de ajo grande fileteado
Tres o cuatro fetas de panceta picadas
Un chorro de puré de tomate
150ml de Pardubický Porter o alguna otra cerveza oscura fuerte no muy amarga
Grasa de ganso, tomillo, salvia, sal, pimienta y paprika húngara
En un wok bien caliente poner a derretir un poquitín de grasa de pato y agregar la panceta. Dejar que suelte un poco de sabor y agregar los corazones. Dorarlos un poco y agregar la cebolla, el ajo y los condimentos. Mezclar por un par de minutos y agregar la cerveza y después de un rato el puré de tomate. Dejar que la salsa reduzca un par de minutos y servir.

Lo comí solamente con pan de centeno, pero con puré también quedaría muy bueno y mejor todavía quedaría con polenta (je,je). Iba a abrir una tmavý ležák para acompañar, pero todavía quedaba bastante Porter en la botella así que tomé eso y quedó muy rico y me terminé sintiendo un poco más pulenta.

Na Zdraví! a Dobrou Chuť!

Comentarios

  1. Menudo recetón, dan ganas de probarlo con urgencia

    ResponderEliminar
  2. Y yo que pensaba que me gustaba la casquería... Ehem... Me temo que reconsidero mi posición, jeje!

    En cuanto al maridaje, tiene muy buena pinta esa combinación con ese auténtico cervezón. De momento (a falta de conocer más ejemplos) es una de mis checas favoritas.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, el tigre siberiano, precioso!!!! Duplica en tamaño al mío...

    ResponderEliminar
  4. Que rica receta..... me voy a poner las pilas aunque mis artes culinarias no sean muy buenas sólo para saborear ese platazo!

    aunque.... se puede cambiar el chikitin coraçao de pollo por otra cosa?... variantes las hay? seguro! ;)

    que hermoso minino!!! pesa tanto como el mio!

    un saludo dsd TGn

    cyn

    ResponderEliminar
  5. La mejor variante que se me ocurre son los riñones de cerdo o vaca, aunque, y acá ya estoy especulando demasiado, podría llegar a salir bien con pulpo, pero insisto, estoy especulando demasiado...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario