Ir al contenido principal

Cavilaciones de un Viernes por la Mañana

No estoy interesado en atender al llamado de Mark, creo que ya dejé muy claro mi punto de vista al respecto en los comentario, pero sí está inspirado en el tema que él propuso, y también en la genial respuesta de Barm y en lo que escribió Alan hoy.

Tampoco es un tema nuevo, es algo que ya se ha discutido, ya sea de manera directa o indirecta, en numerosas ocasiones en este y otros blogs, pero si no les importa igual me gustaría volver a él, y si les importa, bueno, el problema es de ustedes.

¿Cuántas veces hemos oido y leído que tal o cual cervecero/cervecería hace sus productos con pasión, amor, que la plata no le interesa, que está cumpliendo un sueño de sus niñez, que intenta cambiar el mundo a razón de una botella por vez, que lo que busca con sus cervezas es alegrarle la vida al prójimo, que cada una de las botellitas que salen de su fábrica es como un hijo que salió de sus propias entrañas y otras cosas por el estilo como si alguna de ellas fuesen importantes?

Es lindo ver que hay gente que tiene éxito haciendo algo que le gusta, es inspirador, sí. Pero vamos, el éxito tiene muy poco que ver con esa pasión, hacer cerveza no es una forma de arte, es un negocio.

La pasión podrá servir como reserva emocional cuando las cosas no están saliendo del todo bien, pero el verdadero éxito depende de otros factores: la capacidad, el profesionalismo, la seriedad, el talento empresarial, el conocimiento del mercado, el empeño en hacer bien las cosas y el respeto por el consumidor, en especial para las micro-cervecerías. Foster's se puede dar el lujo de tratar al consumidor como un tonto, porque sabe muy bien que su Target son gente que compra una marca, no una cerveza y ya para empezar, los que compran solamente por la marca son unos tontos. Sí, hay quienes compran la marca "cerveza artesanal", pero los dueños de cervecerías pequeñas deberían asumir que sus consumidores son gente que quiere tomar cerveza y cerveza que sea buena y no un producto "Gourmet" o "de Autor" o "Boutique" o cualquiera de esas huevadas que algunos usan para vender sus cervezas.

Así que ¡Alabados sean los que hacen cerveza por dinero! ¡Alabados sean los que montaron una cervecería porque vieron en ello un negocio con futuro! Les deseo éxito y riqueza. Claro, si es que saben hacer bien las cosas, de otro modo, que se caguen, como todo el resto.

Na Zdravi!

Comentarios

  1. No lo habría dicho mejor.
    Saludos, Max.

    ResponderEliminar
  2. Hola,
    estoy de acuerdo contigo en que fabricar cerveza no es una forma de arte. ¿Pero me gustaría saber si realmente consideras necesario que la aspiración primera y última de los fabricantes sea obtener el mayor beneficio posible?

    Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Buena pregunta. Pero creo que es algo que deberías preguntarle a cada empresario. Lo que yo quiero decir con todo esto es que lo único que a mí me importa es que el producto de una cervecería dada sea bueno, la expectativas/planes del dueño desde el punto de vista financiero es algo que a mí no me interesa en lo más mínimo y creo que no debería interesarle a nadie que no tenga nada que ver con la empresa.

    En otras palabras, si el dueño de una cervecería montó la empresa para hacerse millonario, es cosa de él.

    ResponderEliminar
  4. Hola,
    vuelvo a estar de acuerdo contigo en que el producto de una cervecería ha de ser bueno sin más. Me habías confundido con la frase: ¡"Alabados sean los que hacen cerveza por dinero!".

    Recuerdo otro articulo tuyo ( Pragmatismo) en que también asociabas capital a cerveza ( o cervecería) de ahí que tuviese curiosidad por tu punto de vista al respecto.

    Debo entender que la frase que me había despistado era sólo un juego de palabras.

    Gracias por tu atención
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Exacto, y es por eso que cierro diciendo "si es que saben hacer bien las cosas, de otro modo, que se caguen, como todo el resto."

    ResponderEliminar
  6. Ok!
    Por mi parte: alabados sean los que hacen bien las cosas, los que hacen buena cerveza y además la saben vender.
    Ahora, en esto de "hacer bien las cosas" intervienen tanto el capital como la pasión. Yo no desmerecería la segunda de ninguna manera, de hecho le concedo más importancia.
    Pero estoy de nuevo de acuerdo contigo en que publicitarse como: "cerveza pasional" o "cerveza de autor" es inútil si todo esto no se traduce en una buena bebida.

    ResponderEliminar
  7. Von,

    Más allá de lo que digo arriba, estoy convencido que es maś probable que le vaya bien a alguien que hace algo con amor y pasión que a alguien que lo hace sólo porque es su deber.

    Sin embargo, ese amor y esa pasión no son garantía éxito, como tampoco lo es tener un gran capital. Hay algunos a quienes les va muy bien haciendo cervezas en equipitos casi caseros y otros que terminan en la quiebra a pesar de tener equipos de última tecnología. Al mismo tiempo, hay apasionados que terminan en la ruina y cínicos que son exitosos. La clave de todo esto siempre es lo bien que saben hacer las cosas, vender su producto/servicio y manejar la empresa.

    A mí me merece tanto, sino más, respeto el cínico que tiene éxito "a pesar" de hacer "solamente" cervezas buenas que aquel talentoso idealista que se vio forzado a bajar las persianas a pesar de que sus cervezas eran grandiosas.

    Igual, como bien decís, los que verdaderamente se merecen las alabanzas son los que son capaces de ofrecer un producto de calidad constante, cualesquiera sean sus motivaciones personales.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Max,

    Totalmente de acuerdo con tu último pàrrafo.

    No tanto con el antepenúltimo. Las culturas que respetan a los idealistas fracasados, acaban disponiendo de un ejército de profesionales-emprendedores en diferentes ámbitos.Cuando se respeta el esfuerzo,aunque éste acabe en derrota, surguen nuevas motivaciones, y nuevas empresas asentadas en el conocimiento que te proporcionan los errores pasados.

    El cínismo en los negocios es y ha sido moneda de cambio en los paises capitalistas. Pero ante una crisis financiera mundial, los primeros en despejar el horizonte y recuperar el pulso económico han sido los paises que aún siendo capitalista, siempre han apoyado la cultura del fracaso = éxito.

    Disculpa si me he ido mucho del tema que proponías en principio. He entendido tu postura y la comparto en muchos puntos. En esta última reflexión sólo pretendía hablar del valor que tienen el esfuerzo y la dedicación a medio y largo plazo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Von,

    Son distintas maneras de ver las cosas. El "idealista fracasado" es una figura romántica que puede servir de inspiración, en especial cuando ese "fracaso" se debió a haberse negado a comprometer sus ideales. Sin embargo, si estamos hablando de montar un negocio, yo creo que es más fácil aprender de aquel que tuvo éxito que de aquel que no.

    Cuidado, por cínico no me refiero a aquel que se metió en un negocio solamente para hacerse millonario rápido, sino aquel cuya principal motivación para iniciar un negocio fue que vio en él perspectivas a largo plazo. Esas personas también son capaces de trabajar muy duro y hacer sacrificios a fin de que su empresa sea exitosa, pero no necesariamente porque tengan algún tipo de apego emocional con el ramo, sino simplemente porque quieren prosperar.

    ResponderEliminar
  11. Max,

    lo he acabado de entender.

    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario