30/12/11

Lista de deseos para 2012

En el año 2012 quiero:
  • Seguir tomando birra de la buena, sin importar dónde ni quién ni cómo haya sido elaborada (un deseo fácil de cumplir).
  • Que haya un par de "čtvrtá pípa" más, pero que también haya más lugares tipo U Slovanské Lípy que vendan solamente una marca "alternativa" (a veces, uno tiene solamente de pedir "pivo").
  • Que Aliance PIV siga creciendo.
  • Que Prague Beer Museum solucione de una vez por todas los problemas que tienen con la guarda de las cervezas.
  • Que algún restaurante de alta categoría decida ofrecer una buena y sólida carta de cervezas checas e importadas y que lo anuncie a los cuatro vientos, y que dicha carta no incluya porquerías como Corona, Guiness Draught o Desperados.
  • Que se termine un poco la fiebre de las cervezas extremas en las que manda a los gritos el lúpulo o las levaduras o tal o cual madera y que los "innovadores" acepten el desafío de hacer cervezas simples, moderadas de alcohol, pero a la vez sabrosas e interesantes
  • Que aquellos elaboradores con problemas de control de calidad y consistencia solucionen esos problemas o directamente cierren el boliche (le están faltando el respeto a la cerveza y a los consumidores y le están quitando mercado a gente que sí sabe como hacer las cosas)
  • Que los que estén planeando abrir una cervecería en 2012 lo hagan solo si han invertido en equipos verdaderamente profesionales y si es así, que saquen a la calle cervezas con recetas bien pulidas (los consumidores no tenemos por qué financiarles una eventual modernización de sus instalaciones y/o su capacitación profesional)
  • Que haya más blogs cerveceros en español y que estos y los que ya existen intenten apartarse un poco del modelo "tomé esto y lo otro/estuve en esta ciudad/pub/festival y me pareció...", no es porque eso esté mal, pero creo que hay mucho más sobre lo cual hablar.
  • Que los medios en español sigan publicando huevadas sobre cerveza. No, en serio, tengo que confesar que me divierte mucho hacer pelota esos artículos. Claro que si quieren empezar a tratar el tema cerveza con el respeto que se merece, son más que bienvenidos.
  • Que BrewDog y otros la corten con los trucos de marketing y la retórica bombástica, es hora de madurar. Intentar diferenciarse tirándole mierda a las industriales (o a CAMRA) ya no tiene ninguna gracia, permítanle a las cervezas dictar el discurso.
  • Viajar. Quiero volver a Bamberg, pero también ir a algún lugar en el que todavía no he estado.
  • Leer, libros.
  • Que Pivo, Bier & Ale se siga publicando, que crezca en circulación y que tenga más anunciantes. Es algo necesario para la cultura cervecera local.
  • Que mi libro se venda todavía más.
Si a alguien se le ocurre algo más o tiene deseos propios los puede dejar en los comentarios.

Na Zdraví!

23/12/11

2011 - Lo más destacado

Sin más preámbulos, acá va lo que más me gustó de este año que ya prácticamente se nos fue.

Cerveza nacional, tirada: Únětická 12º. Iba  a elegir la Stout magnética de Chýně, una cerveza a la que fantástica le queda corto, pero la de Únětice no solo es buenísima, sino que se puede conseguir en cada vez más lugares en la ciudad.

Menciones honorables: Además de la mencionada Stout, la Polotmavá 13º de Pivovar Antoš.

Cerveza nacional, botella: Primátor Stout

Menciones honorables: Eggenberg Nakouření Švíhák, Janáček Kounic.

Cerveza extranjera, tirada: Mahr's Brau Ungespundet Kellerbier (tomada en el stübe de la cervecería)

Menciones honorables: Neder Annafestbier, Schlenkerla Märzen (en el stübe de la cervecería).

Cerveza extranjera, botella: Bastante difícil acá, pero, Pliny the Elder, una de esas pocas cervezas que está por encima de su fama.

Menciones honorables: N'ice Chouffe, DeMolen Hel & Verdoemenis, Kraus Hell Lager

Pivovar: Únětický Pivovar. No solo están elaborando muy buenas cervezas, sino que están haciendo muy bien el trabajo más importante, venderlas. El cartél de Únětický Pivovar se puede encontrar ya en vaya uno a saber cuántos lugares en Praga y alrededores.

Menciones honorables: Pivovar Vyškov (volvió de los muertos y ya está haciendo una muy linda IPA, además de una exclente světlý ležák), Rukodělný Pivovárek Třebonice.

Hospoda (que no es Zlý Časy): Zubatý Pes 


Menciones honorables: U Vodoucha, U Slovanské Lípy

Revista: Pivo, Bier & Ale

Libro: "Praga: Guía Cervecera para Borrachines" (¿esperaban algún otro?)

Evento: Annafest

Blog en inglés: Boak&Bailey

Blog en español: 2d2dspuma, por favor

No sé para ustedes, pero para mí 2011 ha sido para mí el mejor año desde que empecé con este blog, en muchos niveles. Haber publicado mi libro me ha dado un sinfín de satisfacciones y por fin pude tomarme unas vacaciones, que disfruté grandemente. Esperemos que 2012 siga en la misma tónica.

¡Felices fiestas a todos!

Na Zdraví!

21/12/11

Es obvio, pero...

Espero me disculpen por decir lo evidente, pero...

TRAPENSE NO ES UN ESTILO

Querido micro cervecero, a menos que seas un miembro de esta orden monacal, tu cerveza no es "Trapense", no es tampoco de "estilo Trapense", porque además de que, legalmente hablando, ni siquiera la podés llamar "Trapense", TRAPENSE NO ES UN ESTILO

"De Abadía" tampoco es un estilo. En algunos casos se trata de apenas un poco más que una etiqueta como "artesanal", pero en el caso de las Erkend Belgisch Abdijbier, se trata de cervecerías que cumplen con ciertos requisitos legales, que, como los de las trapenses, no tienen ninguna competencia sobre la calidad o tipo de cervezas que se elaboren. En otras palabras, y como me dijo el amigo "Peregrino Sediento", alguien que sabe mucho del tema: "Westvleteren podría hacer una lager pedorra filtrada y todavía sería una cerveza trapense".

El motivo por el cual estas cervecerías no elaboran una Pils, es el mismo por el cual las cervecerías industriales checas no elaboran una Tripel.

Por otro lado, y en respuesta a mensajes y comentarios que recibido y leído por ahí:

Para entender a una cerveza hay que tomarla.

Las guías de estilos no sirven para nada. Libros, revistas, blogs, artículos, reseñas, a lo sumo sirven para complementar información (algo que siempre viene bien) y para ayudarnos a saber dónde gastar nuestro dinero (lo cual siempre es bienvenido). Pero si realmente se quiere entender a una cerveza, hay que tomarla. Y digo tomarla, no "degustarla" o "catarla" (¿soy el único que piensa que los "cursos de cata" son solamente un engañapichangas?), me refiero a sentarse a tomar una porción entera de esa cerveza (lo ideal sería lo más cerca posible de su fuente, inmerso en la cultura propia de la cerveza, pero eso es algo que no todos podemos hacer).

Así que tomen, presten atención, comparen con otras cosas similares que hayan tomado, piensen, tomen de nuevo (y a lo mejor ese van a dar cuenta de cuan absurdo es llamar "de Abadía" o "Trapense" a una cerveza elaborada en Argentina, Chile o Australia).

Na Zdraví!

19/12/11

¿Václavák para checos?

En los casi diez años que llevo vivendo en Praga no he visitado ni uno solo de los bares, restaurantes, cafés, etc. que hay en la Plaza Wenceslao, ni tampoco he tenido ganas de hacerlo. Aquellos que no parecen un arquetipo de la trampa para turistas, no son el tipo de lugares a los que me gusta ir.

El otro día, decidí hacer una excepción con Restaurace v Melatrichu, que según The Prague Post es un lugar que busca satisfacer no solo a turistas, sino también a una clientela local. A primera vista, esto parece ser confirmado por los precios de la carta cervecera (ya voy a hablar sobre ella), salvo Pilsner Urquell, todas las cervezas están por debajo de 40CZK el medio litro.

Sin embargo, hay un par de cosas que podrían hacer sonar algunas alarmas. Las cervezas se venden también en tupláky, los únicos que toman vasos de un litro son los turistas más cuadrados. Además, en la entrada al restaurante, la carta cervecera está disponible solo en ruso. No tengo nada en contra de los rusos, pero es bien sabido que son por lejos los que más gastan en promedio de entre todas las nacionalidades que visitan Praga. Pero bueno, podría decise que esos son prejuicios y sabio es aquel que no se deja guiar por ellos.

Por algún motivo, creía que este restaurante estaría en el primer piso. Está en el sótano, mejor, me gustan más los boliches que están bajo tierra. Es grande, amplio y dividido en varios espacios. Seguro que hay a quienes les gusta este tipo de lugar, a mí no tanto, me parece demasiado impersonal.
Era la hora del almuerzo, había bastantes mesas ocupadas, creo que todos los parroquianos eran checos. El servicio, bastante bien, profesional, nada de simpatía fingida, hacían lo que tenían que hacer y lo hacían bien, lo cual es para mí la definición de buen servicio (soy de los que preferieron un gruñido auténtico a una sonrisa falsa).

Pedí el especial del día. Por 99CZK me pareció bien. Hrstková, una sopa de legumbres que estaba buenísima y una muy generosa porción de Prejt, chukrut y papas. El prejt (algo así como relleno de morcilla al horno) estaba un toque demasiado salado, pero se la bancaba, el chukrut estaba como a mí me gusta, un toque crocante y las papas estaban muy bien hechas (es sorprendente cuántos restaurantes son capaces de arruinar algo tan simple como papas hervidas). Muy lejos de ser sofisticado, pero cayó muy bien en un día que no se decidía si quería ser de otoño o de invierno.

Pero no había venido ni por la comida, ni por el servicio, ni por la atmósfera del lugar. Lo que me trajo a Restaurace V Melantrichu fue la oferta cervecera. Además de la ya mencionada Urquell, tienen varios de los productos de K-Brewery, más dos cervezas "invitadas" (Únětická 10º y Permon 11º, el día que fui) y como si esto no fuera poco, V Melantrichu es uno de los pocos lugares que tiene "su propia" cerveza. Está elaborada en Sokolov y se llama Melantrich, no gastaron demasiada imaginación en el nombre, quizás tanta como gastaron para elegir qué tipo sería, světlý ležák.

No estoy contradiciendo lo que dije el otro día, sigo creyendo que, en buenas manos, una světlý ležák es una de las bebidas más fantásticas que uno pueda tomar. Pero es también el tipo de cerveza más común del país. Si eligieron tener su propia cerveza, ¿por qué no hacerse elaborar otra cosa? No habría hecho falta que sea algo "exótico", una buena polotmavé hubiese sido suficiente.

Otra vez prejuicios, a lo mejor Melatrich resulta ser una de esas lager rubias checas que me gustan tanto. Me la sirven en su propio vaso, espuma blanca como de publicidad de detergente, muy bien tirada, ni una burbuja visible en el líquido que es tan oscuro como una světlý puede ser antes de convertirse en polotmavé. Sin dudas, una cerveza muy apuesta.
Me gustaría poder hacerle más cumplidos, pero la realidad es que no me gustó para nada. Manojo de flores secas envuelto en tofee espolvoreado con caramelos de miel triturados, es lo mejor que se me ocurre para describirla. Fea con orgullo, me pareció.

Cuando me fui me quedé pensando si lo que había tomado era la cerveza tal y como el dueño de V Melatrichu la quería (y antes de que alguien venga con algún tecnicismo, si una cerveza refleja la intención del elaborador, está bien hecha, y punto) o si tuve mala suerte y me tocó algo de una partida o barril flojos. (Me gustaría también poder poner más fotos, pero las que saqué salieron para el orto)

Sea lo que sea, no creo que vuelva para averiguarlo. Si la cerveza es así, sé que no me va a gustar, así que para qué molestarse. Si lo que tuve fue mala suerte, entonces es todavía peor, ya que significaría que la gente de V Melantrichu no son capaces de darle el correcto cuidado a lo único que verdaderamente los diferencia de otros restaurantes, lo cual sería bastante estúpido.

Pero bueno, juzguen por ustedes mismos. Más allá de eso, Restaurace V Melantrichu es una buena alternativa a los pubs que figuran en el primer paseo de Praga: Guía Cervecera Para Borrachines.

Na Zdraví!

Restaurace V Melantrichu
50°4'54.567"N, 14°25'34.123"E
Václavské náměstí 793/36 - Praha-Nové Město
+420 224 210 127 - info@restauracevmelantrichu.cz
Lun-Sáb: 11-24 Dom: 11-23

PD: Si alguien todavía está pensando en la suerte de U Černého Vola, es oficial. El contrato ya ha sido firmado con el Sr. Benda y el bolichón seguriá siendo el mismo maravilloso tugurio de siempre.

18/12/11

R.I.P Vašku

Václav Havel, un prócer moderno y amante de la buena cerveza, ha fallecido hoy. Levantemos todos un vaso de cerveza negra en su honor, seguramente él apreciaría el sentido del humor.

Na Zdraví!

9/12/11

Novedades con el Buey Negro

Parece que hay buenas noticias sobre U Černého Vola, en la versión en inglés de la entrada de ayer un anónimo llamó mi atención a un comentario publicado en la página de la petición. Luego de leerlo decidí contactar directamente a Matouš Hájek, el organizador de la petición, porque, además de ahorrame tiempo, estimé que él sería capaz de pintarme la situación de una manera más concisa. La conclusión, U Černého Vola podría estar a salvo. Antes de explicarles cómo y por qué, déjenme que les cuente cómo vino esta historia.

En su e-mail, Hájek, me dio algunos detalles que dan una imagen bastante interesante. La cosa va así: El Sr. Landergot, quien es el actual titular del contrato de alquiler, decidió jubilarse y trasnferir el contrato a un tal Sr. Benda, quien miembro de la misma asociación que Landergot, Sdružení za zachování hostince U Černého vola (Asociación para mantener la taberna U Černého Vola). Para ello, tuvo que rescindir su contrato con la Municipalidad de Praga 1, los dueños del edificio. Praga 1, luego, actuó tal como lo manda la ley y abrió una licitación pública. Se esperaba que sería una formalidad, un mero trámite, pero alguien hizo una oferta más alta que la de Benda.

Por suerte, parece que las autoridades de Praga 1 han hecho caso al sentido común y han decidido que el martes que viene le otorgarán el contrato al Sr. Benda. Hájek también me comentó que las autoridades de Praga 1 en repetidas ocasiones le expresaron su intención de mantener Vola tal y como está, petición o no. Sin embargo, estoy de acuerdo con él en que, más allá de ello, la petición sí es importante (si todavía no la firmaron, acá pueden hacerlo, cuantos más, mejor).

Me pone contento haber podido contribuir un poco en esta causa, aunque más no sea con unas pocas firmas y mi reconocimiento a Matouš Hájek por haber iniciado la petición y también a las autoridades de Praga 1 por haber decidido preservar un pequeño, pero importante, pedazo de la cultura local.

Si están en Praga, y están planeando en venir, no dejen de pasar por U Černého Vola y tomarse un par de birras. ¡Qué mierda! Agárranse una tranca de leyenda ahí, después de todo, es para ayudar a los nenes discapacitados.

Na Zdraví!

PD: Si no llegaron a la promoción para comprar Praga: Guía Cervecera Para Borrachines ("un baño cervecero de ingenio y sabiduría", de acuerdo con Adrian Tierney-Jones) con un 30% de descuento, tienen tiempo hasta el próximo miércoles para comprarlo con un 25% de descuento. Vayan a está página y cuando estén haciendo la compra, ingresen el código COUNTDOWN.

8/12/11

¡Salvemos al Buey Negro!

U Černého Vola, una institución en la escena cervecera Praguense y uno de los mejores bolichones de la ciudad, sino del mundo, podría dejar de existir pronto.

Lamentablemente, no se debe a motivos comerciales o porque alguna autoridad así lo dispuso. Por el contrario. Las autoridades municipalidad de Praga 1 han declarado que les gustaría que Vola siga funcionando, pero que tienen las manos atadas por la ley. Praga 1 es el propietario del edificio y una alguien ha ofrecido pagar 400.000CZK al año por el alquiler del local, lo cual es más de los que los inquilinos actuales pueden ofrecer, y están obligados a aceptar la mejor oferta.

En la actualidad, U Černého Vola es operado por una asociación sin fines de lucro que destina las ganancias a una escuela para chicos discapacitados. El nuevo inquilino podría ser Plzeňský Restaurant, que si no me equivoco, opera varios lugares en Praga y alrededores.

No esperen ningún comentarios social o socialista de mi parte. Creo en el capitalismo (en el verdadero, no en este engendro que los gobiernos les han dejado crear a bancos y especuladores), así que no tengo ningún problema con que alguien quiera hacer plata, o incluso hacerse repugnantemente millonario, en tanto lo hagan de manera honesta y justa, y no tengo ningún motivo para que la gente de Plzeňský Restaurant son unos tránfugas.

Pero a pesar de ello estoy bastante enojado por la noticia. Esta gente busca reemplazar una hospoda clásica, auténtica y con mucha historia; la única, creo, en Hradčany en donde la gente local puede ir a tomar una birra sin sentirse extranjero en su propia ciudad por otra diseñada hasta el más ínfimo detalle por la computadora de un arquitecto y un equipo de consultores de marketing. Claro, los turistas, en lugar de ser recibidos por un tío con pocas pulgas que les traerá cerveza, haminex o nakladaní romadůr, a lo mejor serán atendidos por un joven McSimpático que sabrá traerles un latte macchiato, un mojito o una ensalada César mientras ellos aprovechan el Wi-Fi gratis para subir fotos a sus cuentas de facebook usando sus smartphones.

¿Pero saben qué? ¡Me cago en los jóvenes Mcsimpáticos, me cago en el latte macchiato, el mojito y ensalada César, me cago en el Wi-Fi gratis y, ya que estoy, me cago también en los smartphones! Me importa un carajo lo que digan los progres y modernos, el casco histórico de Praga no necesita de más lugares prefabricados.

Se ha iniciado una petición en internet para evitar el cierre de U Černého Vola. Si son de los que saben apreciar la verdadera cultura tabernera Praguense, con todas sus verrugas y arrugas, vayan a esta página y fírmenla. Puede que al final no tenga ningún efecto, pero, al menos a mí, me ha hecho sentir un poquitín mejor.

Pero hay una luz de esperanza. Según lo que lei en el mismo diario el martes, lo que actualmente la asociación sin fines de lucro paga de alquiler, más lo que dona a la escuela, es bastante más que lo ofrece Plzeňský Restaurant. Esperemos que la gente de la municipalidad de Praga 1 sea capaz de encontrarle una vuelta a la ley que, para variar, beneficie a la mayoría y no solamente unos pocos elegidos.

Na Zdraví!

6/12/11

Una genial idea para regalo de Navidad

¿Quieren comprar un regalo de Navidad realmente especial? ¿Qué onda un libro? Nunca se la puede pifiar con un libro, en especial con uno que no solo es muy divertido, pero también práctico para cualquier que esté planeando, o incluso soñando con, venir a Praga.

Pero eso no es todo. Pueden conseguir este fantástico, único, divertido (¿les dije que era divertido?) libro con ¡UN 30% DE DESCUENTO!
Así es. Pueden comprar "Praga: Guía Cervecera Para Borrachines (seguro, la mejor guía de Praga escrita por un argentino), con un 30% de descuento. Pero apúrense, solo tienen tiempo hasta mañana.

Así que vayan a mi página de Autor en Lulu.com, elijan el libro en la versión que más les guste (¿sabían que ahora está disponible como e-book para I-Pad?) e ingresen este código de descuento WINTERSAVE305 al hacer la compra. La alegría de su ser querido está asegurada.

Na Zdraví!

5/12/11

Pensamientos luego de un par de birras tempraneras

Me encanta Kaaba, en Lucemburská. Es un café pequeño, íntimo, ubicado en una calle arbolada y tranquila de Vinohrady, con muy buena onda y banda de sonido. O al menos así lo es los martes y jueves a la mañana cuando me voy tomar uno o dos půl litry de muy bien tirada Polička Hradební Tmavé, uno de los mejores exponentes de una de las categorías menos valoradas, tmavé výčepní. Gran parte de esa atmósfera la generan los štamgasty, quienes componen una fauna bastante colorida. Es fantástico poder sentarse a hablar de historia, cine, música, Argentina, política, etc. con un marinero jubilado, un periodista investigativo o el Presidente del Partido Monarquista Checo mientras se escucha Cream, Tom Waits, Max Raabe o Chet Baker

Todo esto no sería posible sin la figura del dueño, un tipo bastante interesante, con antecedentes (no actorales) teatrales y un excelente gusto musical y con quien también es muy interesante sentarse a charlar. El otro día mientras hablabámos de cerveza y la movida cervecera local, el dueño me contó como fue que llegó a Polička.
Cuando decidió que vendería cerveza de barril en su local, lo más natural le pareció poner Pilsner Urquell, porque hasta entonces le había estado yendo bien con las botellas y las latas. Cuando se puso en contacto con la empresa, el representante de ventas le explicó que no podía ayudarlo porque el volumen del local podría vender no era el suficiente. Alguien más tarde le recomendó Polička y hoy no podría estar más contento, no solo con la calidad de las cervezas, sino también con el trato que la empresa le da.

Me gusta mucho hablar con la gente que está "del otro lado del mostrador". Ayudar a poder ver las cosas desde otra perspectiva (algo que siempre es bueno hacer) y en ocasiones uno escucha algún comentario que puede resultar casi revelador, como en esta ocasión, que me hizo pensar si casos como el de Kaaba no explican un poco el por qué hay cervecerías regionales que les está yendo tan bien en un mercado que se está achicando o en el mejor de los casos, está estancado.

Algunos pensarán que la actitud del representante de Pilsner Urquell no es más que una muestra de arrogancia por parte de una gran empresa. Yo lo veo más como una muestra de sentido común empresarial.

Una vez, hace ya varios años, uno alto gerente de una una gran empresa de servicios empresarios, que de hecho, era líder en su ramo, me contó sobre su cartera de clientes. En el fondo de la pirámide había un sinnúmero de pequeños clientes que, según mi interlocutor, no le otorgaban ningún valor a la empresa y requerían de un desproprocionado nivel de recursos para poder manetenerlos satisfechos. Si se pudiesen deshacer de ellos, agregó, la empresa no solo incrementaría su margen de rentabilidad, sino que también podría destinar más recursos al ciudado sus clientes más importantes, lo cual podría generar más ingresos. Lamentablemente, los dueños, un fondo de inversión yanki, tenían como objetivo crecer a casi cualquier precio, incluyendo la rentabilidad a largo plazo (filosofía poco sensata que creo es una de las causas de la crisis actual) su política era de 0 pérdidas de clientes.

Para una empresa como Plzeňksý Prazdroj Kaaba sería uno de esos pequeños clientes que dan más trabajo que réditos, así que no es natural que estén interesados en ellos. Y nunca tuvieron que preocuparse demasiado por ello, después de todo, este tipo de hosteleros pueden tranquilamente ponerse en contacto con alguno de los distribuidores o mayoristas de la marca.

El tema es que los tiempos han cambiado. Siempre es preferible tratar directamente con el productor y es muy probable que las cervecerías medianas y chicas estén empezando a llenar el vacío dejado por las más grandes. Un ejemplo podría ser Žatec, que en último año, año y pico ha aparecido en vaya uno a saber cuántos lugares, la mayoría bastante modernos y chetos. Y no creo que las macros puedan frenar esta tendencia.

Esto no tiene nada que ver con gustos personales u optimismo. Es una simple ecuación comercial. Para una cervecería regional promedio, lugares como Kaaba sí son un cliente interesante, no solo por cada barril que se vende cuenta, sino también les ofrece la posibilidad de abrir nuevos mercados. Por otro lado, los dueños pueden comprar cerveza más barata que Pilsner Urquell (además de recibir parafernalia marketinera y grifos). A todo esto hay que sumarle que las marcas regionales están ganando cada vez más adeptos y, si vemos el ejemplo de Jáma, un lugar a donde la gente no iba por la marca de cerveza, tener alguna cerveza regional puede terminar resultando bastante positivo para todo el negocio. Es solo cuestión de tiempo para que más gente se de cuenta de ello.

Y después dicen que tomar birra temprano es malo.

Na Zdraví!

Kaaba
Lucemburská 15 – Praha-Vinohrady
50°4'44.863"N, 14°27'15.196"E
Lun-Sáb: 7.30-22, Dom: 9-22

2/12/11

Lecturas seleccionadas: Noviembre

A tiempo esta vez. ¡Qué lindo se siente! Pero basta de sanata. Vamos a repasar lo destacado del noviembre.

Velký Al no parece estar del todo feliz con lo que leyó sobre las lager rubias en un artículo publicado en un diario yanki. El autor, un tal Stve Brody, alias The Pour Fool, es una de esas personas que habla con autoridad sobre un tema sobre cual no entiende un carajo y, al parecer, no le interesa demasiado informarse, lo cual ya deja el terreno de lo tonto para acercarse a lo estúpido. Por otro lado, es bueno saber que la publicación de huevadas sobre cerveza no es algo exclusivo de la prensa hispanoparlante.

De toda la gente involucrada en la industria cervecera, desde los proveedores de materias primas hasta el consumidor final, nadie tiene la posibilidad de tomarle el pulso al mercado como los dueños de bares y tiendas especializadas. Es por ello que cuando alguien como 2D2dspuma ofrecen su (extenso) punto de vista sobre lo que los nuevos elaboradores deberían tener en cuenta a la hora de armar su cartera de productos, es una buena idea prestarles atención. Yo insisto que incluso en España hay mercado para cervezas "simples" (CCM +Lupulus, Guineu Coaner o Agullons Pura Ale son buenos ejemplos de ello), pero no tengo la privilegiada posición de 2D2 como para juzgar correctamente.

Bastante relacionado con las cervezas simples, está el tema de las cervezas "Light". Marcelo Braga muy claramente le explica a un público enófilo lo que son, cerrando la nota con una brillante conclusión.

Algo totalmente opuesto a las cervezas "Light" son las "Cervezas Extremas", entre las que se encuentran las súper lupuladas, de las cuales Mark parece haberse cansado un poco, o al menos de aquellas que no ofrecen mucho más que el suficiente amargor como para derretir el esmalte dental. Cada uno tendrá su opinión al respecto, pero en estos días en donde cada vez hay más cervezas en donde lo que manda es tal o cual varietal de lúpulo o la cifra de IBU o hasta ciertas especies de levaduras o tipo de madera, es muy refrescante sentarse a disfrutar de la compleja sutileza de una cerveza en la que las maltas es lo que marca el ritmo.

Pete Brown nos explica qué es lo que pare él significa respeto a la cerveza y al mismo tiempo advierte sobre la gente que, según él, se toma el tema "demasiado en serio". Unos días más tarde, esto último, generó una muy buena respuesta por parte de Boak & Bailey. Pete podrá tener mucha razón, pero yo coincido más con B&B, creo que es positivo tener gente que considera a la cerveza como algo tan serio y digno de ser estudiado y discutido con tal profundidad.

Dudo que muchos de mis lectores tengan demasiada simpatía por la Budweiser yanki, o por Anhauser-Busch, pero yo no pude evitar sentir un poco de lástima luego de leer este artículo que cuenta sobre lo que ha pasado en la empresa luego de tres años de estar en las garras de In-Bev.

Hasta el mes que viene.

Na Zdraví!

30/11/11

Halago a los aburridos

En estos últimos días he leído más de un blog reproduciendo delcaraciones que denunciaban la "uniformidad" del paisaje cervecero alemán, lo cual me ha hecho recordar que hasta no hace mucho yo me que quejaba de lo mismo en el paisaje checo.

Tandlemann hablaba de Schönram, una cervecería rural en Baviera propiedad de un yanki, que se especializa en Pale Ales, Porters, etc. y unos días antes, Stan Hieronymus presentaba TAP X, la nueva especialidad de Schneider. Ambos casos se ponen como prueba de un lento cambio en el "aburrido" mercado alemán.

Algo similar, aunque en mucho mayor escala, está sucediendo acá. Pivovar Kocour, Matuška y otros están cada vez más especializados en la elaboración de estilos "exóticos" y en general, con muy buenos resultados tanto en calidad, como en aceptación por parte del público. El relativo éxito de estas cervezas ha motivado a otros a intentar hacer "algo diferente" y el otro día se anunció que el recientemente privatizado y rescatado de una muerte segura Pivovar Výškov lanzará una IPA, que pinta bastante buena.

Toda esta vitalidad es más que bienvenida y curiosamente, me ha hecho volver a apreciar aquellas cervezas que me estaban empezando a parecer aburridas. El otro día estaba tomando unas birras en el hermosísimo Výčep de Únětický Pivovar, empecé por la desítka, pasé a la dvanáctka y terminé con tres porciones de la Polotmavá 13º, que es la especial de Navidad. Todas geniales, todas bien diferentes una de otra, y de otras que son iguales en los papeles, todas simples. Lo mismo podría decirse de las Dunkles, Kellerbier, Märzen, etc. de Franconia que he tomado ya sea in situ o acá de botella. ¡Mierda! Hasta la Hell Lager de Pivovar Kraus es una maravilla de sutileza y personalidad.

A lo que voy es que es cualquiera puede hacer algo "distintivo" con otro varietal de lúpulo o ingredientes o procesos fuera de lo habitual. Hasta el más obstuso de los consumidores se va a dar cuenta que está tomando algo diferente. Lograr esto con los mismos ingredientes de siempre para elaborar los mismos tres o cuatro "estilos" de siempre es mucho, mucho más difícil y no solo porque requiere que el consumidor preste algo más de atención a lo que está tomando (algo que lamentablemente, muchos no hacen).

No estoy diciendo que los "innovadores" se tienen que concentrar un poco más en los "clásicos", estoy seguro que saben muy bien lo que hacen con su negocio. Tampoco estoy diciendo que unas cervezas me gustan más que otras, la Stout de Chýně es una de las mejores cervezas que he tomado este año y soy un fanático de la variedad y es por ello que voy a seguir alentando a aquellos que le dan un poco más de color al panorama. Sin embargo, creo que se empeñan en hacer solamente "lo mismo de siempre" y logran que una světlý ležák, una tmavé o polotmavé o hasta una desítka alcancen otro nivel merecen por lo menos el mismo reconocimiento.

Na Zdraví!

24/11/11

Es hora de madurar

"A diferencia de las industriales, las cervezas artesanales son sopas de levaduras de calidad tremendamente irregular, lo cual se debe en gran parte a que son elaboradas por aficionados que utilizan equipos poco más que improvisados. Estos autodenominados "Maestros Cerveceros", ya sea debido a su paupérrimo conocimiento del oficio o su limitada capacidad empresarial, suelen sacar al mercado productos con serios defectos y esperan que el consumidor no solo pague por ellos un precio elevado, sino que los acepte y hasta admire por ser "artesanales" o "de autor".
¿Se imaginan qué pasaría si a alguien se le ocurriese escribir algo por el estilo? El autor, seguro, recibiría una salva de puteadas de grueso calibre disparada por un batallón de amantes de la buena cerveza, y bien merecido que lo tendría. Lo de arriba no solo es falso, sino que es una soberana estupidez.

No mucho más falso o estúpido que el párrafo que abre este artículo publicado en una página web chilena:
"La diferencia principal entre la cerveza industrial y la artesanal se encuentra en las proporciones, en el tratamiento de la materia prima y en el proceso de elaboración. En cuanto a las materias primas su proporción es menor en las cervezas industriales las que además utilizan conservantes no naturales."
No es la primera vez (y lamentablemente no será la última) que leo algo en estas líneas y me pregunto cuándo van a terminarla con esta huevada.

Sí, es cierto que hay, no pocas, cervezas "industriales" elaboradas con aditivos químicos, etc, nadie lo niega, pero también es cierto que hay, no pocas, cervezas "artesanales" que tranquilamente encajarían en la guarangada que escribí al principio. Sin embargo, a nadie en su sano juicio se le ocurriría hacer semejante generalización. ¿Por qué se la hace tan ligeramente con las "cervezas industriales"?

Si los micro elaboradores, en especial los de los "mercados emergentes", quieren ser tomados en serio y respetados deberían empezar por actuar como adultos y dejar atrás este tipo de chiquilinadas. Hay una multitud de argumentos que pueden emplear para establecer una diferencia retórica entre cervezas "artesanales" e "industriales", que no solo son más realistas, sino que le hablarán de una manera más adecuada al público maduro, y quizás sofisticado, al que seguro la mayoría quiere llegar. (Argumentos que por supuesto tendrán la solidez de un pedo mañanero en el momento que alguien reciba una cerveza mal hecha, pero eso ya es otra historia y hay muchos que ya lo tienen bien en claro).

Por otro lado, ayudaría también que aquellos elaboradores "artesanales" que no lo hayan hecho aun, terminen de darse cuenta que lo que tienen es una EMPRESA, un NEGOCIO y no un proyecto artístico o un manifiesto político, que sus cervezas son COMERCIALES y que la elaboración es un noble OFICIO que la gente hace mucho, mucho tiempo viene practicando con el objetivo principal de HACER PLATA. No hay nada de malo en querer ganar plata, o incluso querer hacerse millonario. Lo que realmente nos importa a todos es poder tomar cerveza bien hecha y consistente.

Na Zdraví!

23/11/11

La magia de Lípy

Seguro que más de uno de ustedes tiene entre sus favoritos un lugar que, a pesar de estar en su ciudad, no visitan tan a menudo como quisieran, y no por temas monetarios.

Eso es justamente lo que me pasa con U Slovanské Lípy. Me encanta el boliche este, tanto que para la encuesta de la revista IN lo puse en segundo lugar entre mis Top 10. El motivo por el cual no voy tan seguido es quizás el horario de apertura, a las 16 y a esa hora por lo general ya estoy en mi segundo o tercer půl litr en otro lado y no tengo demasiadas ganas de moverme.

No sé si se acordarán, pero el año pasado Lípy cerró, lo cual causó bastante tristeza. Afortunadamente, fue apenas por unas semanas, un grupo nuevo de gente se hizo cargo del local y lo tienen funcionando hasta el día de hoy. No sé si ha sido por decisión propia o por falta de recursos, pero sea lo que sea, el interior de bolichón de pueblo chico de esta maravillosa hospoda se ha mantenido casi intacto, solo un par de toques rocanrol que le dan algo más de onda.

Luego de vaya uno a saber cuánto tiempo, el otro día andaba deambulando por el barrio y se me ocurrió parar en Lípy a tomarme una Kout rápida. El pibe que estaba en el bar me reconoció del blog (algo a lo que nunca me voy a acostumbrar) y nos pusimos a hablar. Resultó ser Michal, la persona que está a cargo de todo ahora. Le pregunté qué tal andaba el negocio y me dijo que bastante bien, lo cual me puso muy contento (una cosa que me gusta de los checos es que cuando la cosa va mal, por lo general te lo dicen). Me contó también que abrieron un hostel arriba del local, qué también está funcionando bastante bien.

Me quedé un poco más de lo que tenía planeado, la pasé muy bien y me fui muy contento de haber ido. Me prometí que trataría de ir a Lípy más seguido, aunque más no sea para poder charlar un poco más con Michal. No voy a venirles acá con todo eso de la pasión que Michal y su banda a lo mejor tienen por lo que hacen (ya saben lo que pienso al respecto), lo más importante para mí y para todos es que evidentemente son gente se empeña en hacer las cosas bien, lo cual me parece un ingrediente fundamental para el éxito.

Pero más allá de todo eso, si están en Praga, dense una vuelta por U Slovanské Lípy, no solo van a poder disfrutar de las excelentes cervezas de Kout na Šumavě, quizás en su mejor expresión en Praga, sino que lo van a poder hacer en un lugar único.

Na Zdraví!

U Slovanské lípy
50°5'14.693"N, 14°27'12.343"E
Tachovské náměstí 288 - Praha 3-Žižkov
+420-602-190-112
Lun-Sáb: 16-23

21/11/11

Pregunta rápida

Tengo un par de temas dándome vuelta por la cabeza, pero la paja es más fuerte y no tengo ganas de sentarme a escribirlos, por suerte, se me ocurrió una preguntilla del tipo hipotético por el solo gusto de hipotetizar.

¿Si tuviesen una micro cervecería con capacidad para 3 a 5hl por tirada, qué tipo de cerveza sería su "caballito de batalla"*, qué tipo sería su "buque insignia" y por qué?

Nada más,

Na Zdraví!

*Entendiendo por esto a la cerveza que más se va a vender por volumen

18/11/11

Lecturas Seleccionadas: Octubre

Un poco tarde, ya sé, pero mejor que el mes pasado.

La verdad que tampoco hubo demasiado (estuve bastante ocupado) y mucho del discurso fue dominado por el tema del Oxford Companion to Beer, que generó más de un acalorado debate.

Martyn Cornell, en un lenguaje quizás un poco demasiado vehemente, luego de encontrar algunos errores históricos, preguntó si el libro no es un tremendo desastre (y no sin algo de razón, si se tiene en cuenta todo el trabajo que él ha hecho para desmitificar la historia cervecera inglesa), algo que, como es de esperarse, no puso muy contento a Garret Oliver, el editor, que hizo su descargo en una entrevista con Alan, que a su vez generó muchos comentarios, algunos de ellos muy interesantes.

Para mí, sin embargo, la mejor reseña del libro es la de Barm, que lo disecciona hasta el más mínimo detalle en una crítica balanceada, bien argumentada y entretenida de leer a pesar de su longitud.

Si les interesa la opinión de alguien que todavía no leyó el libro, creo que al Oxford Companion to Beer ha sido víctima sus propias ambiciones y de las enormes reputaciones de Oxford University Press y de Garret Oliver. Quizás Barm tiene razón al decir que la editorial apuró la publicación para poder sacarlo a la calle para las fiestas, privándole al equipo editorial del tiempo necesario para al menos terminar de pulir algunas asperezas.

Siguiendo con el tema histórico (que es lo que más objeciones parece haber generado en el OCB, y no sin razón), Evan Rail hace un llamado al público a estudiar un poco más a fondo la historia de las cervezas de Europa Central y del Este, de las cuales se sabe muy poco y sugiere algunos libros para ir empezando. Si la enorme cantidad de visitas que mi ariculo sobre la relación histórica entre Pilnser Urquell y Pale Ale puede servir de indicador, hay bastante gente que tiene interés en el tema y no me puedo ni imaginar lo que les gustaría saber sobre Mum, un estilo de cerveza alemán ya desaparecido, que, según la página 123 de este libro de 1938 estaba elaborada "principalmente con malta de trigo, con una porción de malta de avena y de porotos, pintas de abeto y abedul y varias hierbas". Quizás, una vez que Ron termine de con su historia de las cervecerías escocesas tenga tiempo y ganas de investigar un poco más a fondo sobre el tema (a propósito, si hay alguien por ahí que sigue pensando que los escoceses no usaban lúpulo, lean esta receta histórica para desasnarse, se van a llevar más de una sorpresa).

Pero ya basta con la historia. Vamos al presente que también da que hablar.

Velký Al parece ya tener las bolas llenas con estilos cuyo nombre es un oxímoron, todo empezó con la fiebre de las Black IPA y ahora se habla de Black Pils y Black Kölsch. ¿Cuál va a ser el próximo invento de estos innovadores, una Schwartz rubia?

A los que saben checo, les recomiendo lean esta entrevista paralela entre uno de los autores del blog Pivni Recenze y el Maestro Cervecero de Gambrinus. No tiene desperdicio.

La huevada del mes va para a este mamarracho, pero sobre él ya han leído.

Na Zdraví!

14/11/11

Abajo con la leyenda

"En 1838 los Burgueses de Pilsen se reunieron en la plaza de la ciudad y derramaron 36 barriles de cerveza en el drenaje.[...] Esta poco característica revuelta fue causada por los varios desagradables brebajes de pobre calidad que eran ofrecidos como cerveza."
. Así va el cuento del evento crucial que llevó a los buenos burgueses, dueños de derechos cerveceros, de la ciudad a fundar la cervecería que eventualmente sería conocida con el nombre de Pilsner Urquell.

Es una historia que estoy seguro muchos de ustedes han leído de manera más o menos adornada en incontables páginas web, blogs, artículos de revistas y periódicos y hasta en libros. Es una historia que no creo ni por un momento. Y no (solo) porque la cita de arriba la tomé de The Book of Legends, en página de internet global de Pilsner Urquell, tampoco porque es un tanto demasiado conveniente para el discurso de la marca. Hay otras razones.

En primer lugar, no se da una fecha precisa del evento, mientras que sí sabemos cuándo salió a la calle la primera partida de PU (5/10, 11/11 o 25/2 de 1842, depende a quién se le pregunte), pero de la revuelta, ni siquiera el mes, lo cual es extraño para algo de tal aparente importancia. Y créanme, busqué la fecha, pasé la mayor parte del fin de semana investigando, intentando encontrar una referencia confiable (mi vida social es impresionante, como lo pueden ver).

Luego de darme cuenta que las páginas web eran una pérdida de tiempo, fui a Google Books (qué herramienta maravillosa) y encontré un par de cosas bastante interesantes.

The London general gazetteer, por Richard Brooks, publicado in 1838, en la p. 581 menciona que "Pilsen is particularmente rica en ovejas y famosa por su excelente queso". No hay mención ni de cervezas ni de cervecerías. En el mismo libro, en la p. 607, se nos dice que en Rakovník "se elabora muy buena cerveza" y en la p. 403, que Jorkau, una ciudad cerca de Žatec (cuyo nombre en checo no he podido encontrar) es "famosa por sus cervecerías".

Mc'Culloch̓s universal gazetteer, publicada en 1855, en la entrada "Pilsen" (p. 604), su autor menciona las industrias de la lana, el cuero y el hierro y también la gran feria que se celebra cada año a la cual asisten comerciantes de toda Bohemia. Nada de la cervecería o de la industria cervecera.

Y en un libro llamado A dictionary, geographical, statistical, and historical: of the various countries, places, and principal natural objects in the world, Volumes 1-2, publicado en 1866, podemos leer en la página 391 que en Bohemia "Se elabora algo de vino, pero la calidad es bastante inferior; y la cerveza es la bebida nacional". Así y todo, nada sobre Pilsen (o Praga, ya que estamos) como un centro cervecero de particular importancia.

De hecho, encontre pocas referencias de cerveza y elaboración de cervezas en Bohemia en estos y otros libros contemporáneos que consulté. En uno de ellos, ya no me acuerdo cuál, el autor habla largamente sobre la belleza de Praga y su arquitectura, y sobre su vida cultural, pero no menciona una sola cervecería. Sin embargo, cerveza y cervecerías sí son mencionadas en las entradas sobre otras ciudades y paíse. Por ejemplo A Gazetteer of the world (1856) dice que en Bélgica "el número de cervecerías llega a 2800 y una gran parte de la producción se exporta". Las cervecerías y cervezas de cuidades de Sajonia, Baviera e incluso de Francia y Holanda, entre otras, son también mencionadas en este y los otros libros. Esto puede ser quizás porque cuando estos libros fueron escritos, la elaboración de cerveza en Bohemia todavía era realizada en su mayoría en fábricas pequeñas y no en las grandes que serían la norma para el final del siglo 19.

La única referencia de la "revuelta cervecera de Pilsen" fue una indirecta que encontré en un libro checo llamado "Pivovarnictví", por Ladislav Chládek. En la página 40 el autor nos dice que "Měšťanský Pivovar v Plzni" (La Cervecería de los Burgueses de Pilsen) fue fundada en 1839, agregando que el motivo fue que la cerveza en la ciudad era mala, pero tampoco creo esto del todo.

No quiero decir con esto que la cerveza en Pilsen era buena, no lo sé. El oficio se llevaba practicando desde la misma fundación de la ciudad en 1295, así que uno podría suponer que los maestros cerveceros sabían lo que hacían, pero incluso si la cerveza era de verdad una mierda, creo que el motivo de los burgueses era otro...

En la misma página de Pivovarnictví, un poco más arriba que la referencia mencionada en el párrafo anterior me encontré con un par de datos interesantes que podrían empezar a echar luz en todo esto. Se puede leer allí que cerveza de fermentación baja ya eran elaboradas en Bohemia en el s. 15 (algo de lo que Evan Rail habló ya hace un tiempo y que de ser cierto pondría en duda el nuevo descubrimiento que las levaduras de fermentación fría tienen su origen en la Patagonia). Sin embargo, estas cervezas parecen haber sido algo excepcional. El métedo de fermentación de fondo, o mejor dicho, fría no se hecho raíces en Bohemia sino hasta 1840. Sí, dos años antes de que "Měšťanský Pivovar v Plzni" sirva el primer vaso de su cerveza rubia. De acuerdo con este libro, fue el maestro cervecero Votěch Wanka que empezó a elaborar lager en U Primasů, una cervecería en Koňský Trh (hoy Plaza Wenceslao) y apenas un año más tarde, el 10% de todas las cervecerías del reino habían adoptado a este proceso y su número seguía creciendo. Aunque, de acuerdo con esto el "lagereado" (perdón por el tilingo) ya se venía practicando en Praga desde al menos la década de 1830.

Esto no fue algo fortuito. Cuando Anton Dreher tomó las riendas del negocio familiar en 1833, empezó a elaborar lagers (o fue en 1836?), lo cual resultó ser una muy buena idea. La cervecería de Dreher, cerca de Viena, se expandió rápidamente y terminó siendo el centro de una empresa que fue propietaria de cervecerías en todo el impero Austríaco.

Durante esos años, Dreher y su amigote Gabriel Sedlmayr II, propietario de Spaten en Munich estuvieron de gira en el Reino Unido donde se llevaron una gran impresión de lo que vieron en Burton y del método inglés de malteado. Y de hecho, de acuerdo a lo que una vez me dijo Ron Pattison en un e-mail, fue tal la impresión que se llevó Dreher, que intento, sin éxito, elaborar Pale Ale en Austria.

Así que mi teoría es que los burgueses de Pilsen realmente querían era elaborar algo parecido a una Pale Ale. Todo encaja muy bien. Las maltas Pilsen se hacían utilizando el "método inglés", pero hacer una PA al estilo inglés había probado ser un riesgo (o quizás hasta la intentaron y no les salió bien). El método de fermentación fría se estaba expandiendo rápidamente en Bohemia. Y también está la cerveza en sí misma, la lager rubia. No hay análisis de color de las Pale Ale en 1830 o antes, pero en varios lugares me encontré con referencias que decían que estas cervezas eran elaboradas que las "maltas más pálidas", así que es posible asumir que su color entonces era como el de Pilsner Urquell. Además de ello, a diferencia de muchos estilos de lager, aun hoy día, la Pils es mucho más lupulada, como las Pale Ale. Demasiadas coincidencias.

Es posible que aquellas cervezas de Pilsen no eran tan buenas, o al menos, no tan buenas como las lager, tal como especulé una vez. Sea lo que sea, estoy convencido que "Měšťanský Pivovar v Plzni" fue fundado solamente porque sus dueños se dieron cuenta de cómo venía la mano y no eran ningunos tontos, que tan buenas o malas eran la cervezas no tuvo nada que ver con ello. Otra cosa para es que, a diferencia de lo que alguna vez creí, las Lager Rubias no dominarían el mundo en seguida, sino que les tomaría varias décadas volverse el estilo dominant, incluso en Alemania y Bohemia, pero eso es otra historia.

Na Zdraví!

9/11/11

Una rápida pregunta alemana

¿Hay alguien ahí que me pueda explicar qué es lo que "Vollbier" y "Landbier" se supone deben indicar? ¿Son categorías legales como Märzen, Bock o Weizen (que muchos erróneamente consideran "estilos"), o son algo más arbitrario? Y ya que estamos. ¿Es "rauchbier" también una denominación legal en el marco de las cervezas alemanas?

Bueno, fue más de una pregunta... Gracias por adelantado.

Na Zdraví!

7/11/11

En memoria de los que ya no están

El miércoles pasado, Sdružení Přátel Piva (algo así como la versión checa de CAMRA) anunció los premios de este año, en un acto celebrado en Pivovar Jihlava, al que una vez más, no pude asistir, ach jo!.

No voy a discutir quién ganó qué, lo pueden ver ustedes por sí mismos en el enlace de arriba. Mi único comentario, al respecto es que creo que ya es hora que las cervezas de trigo tengan su propia categoría, hay suficientes (y muy buenas) en el mercado y no tiene sentido que compitan con Pale Ales, etc. Pero fue otra cosa lo que me llevó a escribir esto.

Los premios fueron entregados el 2 de noviembre, el día después de dušičky (el día de todos los santos), una fecha en la que los checos (como se hace en otros países) recuerdan a aquellos seres queridos que ya no están entre nosotros dejando flores y encendiendo velas en los cementerios o memoriales. Fecha que fue este año aprovechada por SPP para conmemorar a las cervecerías que desaparecieron desde 1990.

Es una lista bastante larga (que solo menciona cervecerías industriales), y algo triste, pero fue el último nombre en ella lo que llamó mi atención, Zlatopramen, la cuarta cervecería que Heineken cierra en los últimos dos años. Y todo esto al mismo tiempo de estar haciendo un muy buen trabajo con su serie de cervezas estacionales (ya anunciaron una nueva para el día de San Martín) y con algunos de sus productos de producción permanente (Březňák sigue siendo muy buena y SPP le dio a Krušovice 10° el primer premio en su categoría).

A diferencia de las tres anteriores, Hostan, Kutná Hora y Louny, Zlatopramen no se trata de una marca poco conocida fuera de su región, sino de una bastante exitosa, que de hecho fue la que le dio vida a la categoría "jedenáctka" (lagers rubias de 11º Balling).

La pregunta que me surgió acá no es por qué Heineken cerró esta cervecería (la respuesta es fácil, los contadores no la consideraban lo suficientemente rentable y/o decidieron que sería más económico mover la producción a Brno, y listo), sino si esta, las tres arriba mencionadas y quizás hasta Braník podrían haber sobrevivido si se las hubiese dejado a sus suertes.

Para empezar a encontrar la respuesta hay que volver a la lista que publicó SPP. Ahí vamos a ver que el grueso lo componen cervecerías que cerraron antes del año 2000 (18 de 27), mientras que siete de las nueve que cerraron desde entonces eran al momento de pasar a la histiora parte de grupos, dos multinacionales y uno de capitales checos . Esto significa que casi todas las cervecerías regionales que llegaron al siglo 21 siguen funcionando al día de hoy (y en algunos casos, con mucho éxito, a pesar de la caída en el consumo). Si a esto le sumamos que muchas de estas marcas se siguen elaborando se podría empezar a pensar que sí, que Zlatopramen, etc. podrían haber seguido funcionando con mayor o menor éxito hasta hoy día.

Sin embargo la cosa no es tan simple. Consultando los archivos de Pivovary.info, que cuentan en mayor o menor detalle la historia de  las cervecerías de la lista se puede ver que en la gran mayoría de los casos, los culpables de la desaparición de estas estas no fueron las macros sino más bien sus propios dueños o gerentes. No nos olvidemos tampoco que, salvo contadísimas excepciones, en 1990 la industria cervecera checa estaba en un estado bastante lamentable, producto de la falta de inversiones y el descuido generalizado luego de cuatro décadas de comunismo (a los que saben checo, les recomiendo vean este video, que les va a explicar un par de cosas).

La respuesta, entonces, no es fácil.

Pero esto no es más que especulación, cabría quizás hacer otra pregunta: ¿Por qué Heineken, etc. no venden las cervecerías a alguien que las quiera explotar (y esto no es ni nuevo ni exclusivo de los holandeses, recordemos la historia de Staropramen y Svijany)? Al ver las condiciones que el gigante holandés le puso a la ciudad de Znojmo cuando le vendió las instalaciones de la cervecería local, uno se ve tentado a pensar que la causa es miedo a la competencia, pero creo que la cosa vas más allá de eso y ojalá alguien me pudiese aclarar el por qué.

Sea lo que sea, y a pesar de que nunca fui un fanático de Zlatopramen, es triste ver cuando una cervecería cierra, más todavía cuando sucede de esta manera. Espero que sea la última, al menos por un tiempo.

Na Zdraví!

31/10/11

Bamberger Rindfleisch

Cuando Cuketka.cz publicó esta receta de carne con cerveza de trigo me hizo acordar de la idea que hacía rato me había estado dando vueltas por la cabeza de intentar hacer Boeuf Bourguignon, pero con cerveza, en lugar de vino.

A diferencia de la receta arriba mencionada, no se me había ocurrido utilizar cerveza de trigo, sino cerveza ahumada oscura (de ahí el nombre, porque vieron, soy así de creativo) y la verdad que salió demasiado bueno.

La receta es fácil y es ideal para un fin de semana, ya que no requiere demasiado tiempo de preparación y una vez que se lo mete en el horno, no hace falta prestarle nada de atención hasta que esté casi listo.

Les recomiendo usar un corte de carne más bien barato, el plato se cocina por un par de horas así que va a estar bien tierna, y cuanto más grasa tenga, mejor va a quedar la salsa. Uno de los ingredientes que usé es raíz de apio, que acá es bastante común para salsas y sopas, pero no sé que tan fácil es conseguirla en otros países. Si no la pueden encontrar o no la tienen a mano, la pueden reemplazar con cualquier otra raíz o con más zanahoria.

Así que tomen papel y lápiz, acá les dejo la receta.
Bamberger Rindfleisch (para varias personas)

1kg carne de vaca, en cubos como para guiso
50g tocino o similar, en cubitos
1 cebolla mediana, picada gruesa
2 dientes de ajo, picados grueso
2-3 zanahorias medianas, en cubitos
100g (aprox.) de raíz de aplio, en cubitos
1/2l de cerveza ahumada oscura
1/3 de taza de puré de tomate
Salsa de soja, sal, pimienta
Salvia, romero, tomillo y laurel
Aceite
Harina
Una botella de cerveza no demasiado fuerte ni de sabores demasiado intensos para ir tomando mientras se prepara todo.

En una bandeja de horno que se pueda tapar o una cazuela que se pueda poner en el horno poner a calentar aceite. Pasar los cubos de carne por un poco de harina y ponerlos a freír. No pongan todos al mismo tiempo, vayan poniéndolos de a poco y a medida que se doren los van sacando y lo dejan aparte. Cuando terminan con la carte ponen las verduras, el tocino y las hierbas, echan un chorrito de cerveza para levantar lo que haya quedado en el fondo y mezclan. Dejan que todo se cocine hasta que la cebolla empieza a transparentarse y vuelven a poner la carte. Mezclan un poco más y agregan el resto de la birra, unas gotas de salsa de soja y el puré de tomate. Lo dejan hervir un minuto, lo tapan y lo ponen en un horno precalentado a 170ºC. Lo dejan ahí dos horas, dos horas y media, o hasta que la carne esté bien tierna y listo, ya está.

Nosotros lo comimos con puré de calabaza que terminé con crema agria y nuez moscada. Descomunal morfi, en serio.

Na Zdraví! a Dobrou Chuť!

28/10/11

Cerveza magnética

Tal es el nombre de la nueva categoría que he inventado. Sí, probablemente sea tonta, redundante y sin sentido, pero igual déjenme que les explique.

Imaginen este escenario. Van a un local de esos que tiene una más o menos amplia e interesante carta cervecera. Entre la oferta del día se encuentran con alguna favorita, alguna que hacía rato querían volver a tomar y alguna que otra novedad. Eventualmente eligen de entre estas últimas. Como buen hiperactivo cervecero, ya incluso antes que les traigan la birra están pensando en cuál le seguirá (si es que no han decido que será la última de la sesión). Sin embargo, sin haber todavía llegado a la mitad del vaso, ya están ansiosos de pedir otro. La cerveza los tienen atrapados. Las otras siguen estando ahí, pero no hay manera de escapársele a esta. Terminan tomando varias más de lo que habían planeado y solo una enorme dosis de fuerza de voluntad logra que se vayan antes de que sea muy tarde.

Algo así me pasó el otro día, en Zlý Časy con Black Dog, la nueva Stout de Chýně. Era mi tercera cerveza de la tarde, y quizás mi última o anteúltima. Ya desde la lista de ingredientes parecía interesante, cebada tostada, malta de centeno tostada, lúpulos Hellertau de Nueva Zelanda (?). Oscura como ojete de gorila, coronada con una espuma café con leche muy compacta, 13º Balling y 5% de alcohol, cuerpo ligero pero firme, compleja, pero no abrumadora, con todo lo que se espera de una stout seca, pero con un carácter único. No me pude despegar de ella, terminé tomando cuatro medios litros y si no hubiese sido por la hora, tranquilamente me hubiese tomado cuatro más. Y no es la primera vez que pasaba esto, antes había sido con la Hoppy Cat, una excelente Porter de Kocour, en colaboración con The Hoppy Brewing co. y la Březňák de Vyškov, una světlý ležák que tiene algo que la hace magnética.

¿Alguna vez les ha pasado algo parecido a ustedes?

Na Zdraví!

24/10/11

Carta abierta

A los editores en jefe de los medios no especializados de habla hispana.

Estimados señores,

Soy un enemigo acérrimo de la censura de todo tipo, creo fervientemente que todos tenemos el derecho de decir lo que se nos venga en gana más allá de lo pelotudo, ilógico o incorrecto que sea y en tanto estemos dispuestos a atenernos a las consecuencias si lo que decimos es injurioso u ofensivo. Sin embargo, después de haber leído este mamarracho, publicado el pasado domingo en la edición murciana de La Verdad, no tengo más alternativa que pedirles desde el fondo de mi corazón y con una lágrima rodando por mi mejilla que se abstengan de seguir publicando artículos que, al menos de manera superficial o tangencial, toquen temas técnicos relacionados con la cerveza y su elaboración. No solo porque son una falta de respeto al noble oficio de la elaboración de cerveza, sino porque son una falta de respeto a todos sus lectores, más allá del poco o mucho interés o conocimientos que puedan tener sobre el tema.

El artículo arriba enlazado no es más que un ejemplo de la paupérrima calidad de lo que se publica sobre cerveza en sus medios. En este caso particular, es evidente que el autor, cuyo nombre se desconoce, sabe tanto de cerveza como yo de teatro Kabuki y que toda su investigación sobre el tema se baso, como mucho, en los primeros dos o tres resultados ofrecidos por una búsqueda en internet, no puede explicarse de otro modo que abra su opus con este párrafo
"1 Ingredientes: Cebada Malteada: Malta Pale y malta cristal se utilizan en el macerado para extraer los azúcares, que luego se convertirán en alcohol. Agua: Es fundamental en la elaboración de la cerveza, ya que hasta el 90% de ella es agua. Ésta se trata por osmosis para quitar o añadir las sales y minerales que necesitan para producir una buena cerveza. Lúpulo: Aportan los aromas y sabores a cítricos característicos. Se trata de una planta trepadora silvestre que da a la cerveza su aroma y amargor. Además, sirve para protegerla y conservarla, impidiendo el desarrollo de microorganismos nocivos. Levadura: Aporta unos esteres afrutados que se añaden al mosto en el proceso de fermentación. Transforman los azúcares en alcohol y anhídrido carbónico. Por ese ingrediente existen dos tipos de cervezas, las Pale Ale, de alta fermentación y las Lager, de fermentación baja o reducida."
Esto demuestra una falta de rigor periodístico que bordea lo criminal. Por otro lado, y para ser justos, no es difícil entender, sres. editores en jefe, que en sus medios publiquen las burradas que publican, cuando existen profesionales de la industria, tanto de macros, como de micros empeñados en difundir desinformación, cuya calidad no es mucho mejor que la que ustedes publican.

Sinceramente,

Pinví Filosof

Na Zdravi!

21/10/11

Nombres y categorías, su poca y mucha importancia

El otro día paré en Zlý Časy a tomar un par de birras. Como es mi costumbre, abrí la sesión con una buena ležák (Tambor 11º, que estaba descomunal de buena) para calmar la sed y ver qué más había en los otros 23 grifos.

Charla de por medio con un par de los parroquianos, decidí que la Sametový Ale de Žamberk sería mi siguiente cerveza (no sin antes pensar en pedirme otra Tambor o quizás una Mahr's Kellerbier).

Apuesta cerveza, de muy buen aspecto en el nonic que me la sirvieron. Apenas un dedo de espuma ligeramente beige, espesa y cremosa, la cerveza, de un color ámbar polotmavé. Lástima no haber tenido la cámara de fotos encima. Cuando acerco la nariz ya lo de "Ale" no estaba del todo claro, el aroma que se percibía era más bien el clavo de olor de una weizen, mientras que el sabor era más bien el de alguna dampfbier que he probado, donde sí había acertado el nombre era con lo de "Sametový". La cerveza tenía una textura agradablemente aterciopelada ("samet" en checo es terciopelo). De Ale no tenía mucho, de interesante, tenía bastante. Quedé satisfecho.

Le siguió Pauliner, de Třebonice. Más que su nombre, me llamó la atención su descripción, "Čokoladový Weizen" decía su carta técnica. Pensé, claro, que estaba elaborada con (extracto de) chocolate, pero al leer la lista de ingredientes (qué buena idea la de Aliance P.I.V.) vi que en realidad estaba elaborada, entre otras, con malta chocolate de trigo. Mi compañero de mesa también la pidió y no se lo veía muy convencido, de todos modos, decidí que le daría una oportunidad, le tengo mucha fe a David, el creador de esta cerveza.

Pauliner es una de las cervezas de trigo más oscuras que he visto en mi vida. Es muy negra y de apariencia impresionante. Empieza aflojar ya desde el aroma, casi nada, apenas un dejo de manzanas verdes que no le cae del todo bien. La prometida, o esperada, complejidad de las maltas brillaba por su ausencia, había algún tostadito, sí, pero no el suficiente, y pesar de ser una 12º con apenas 4,3% de alcohol, se la sentía muy ligera. Me dejó pensando que quizás las levaduras utilizadas no eran las más adecuadas, pero sobre todo, me dejó bastante decepcionado.

Los nombres y categorizaciones de cervezas suelen generar expectativas, y tal es el caso de estas dos cervezas. Pauliner falló porque no me dio casi nada de lo que estaba esperando, a pesar de que luego de leer la ficha de la cerveza, había descartado la presencia de cualquier producto elaborado a base de cacao, pero creo que no me hubiese satisfecho incluso si me la hubiesen dado a ciegas.

Sametový Ale la tenía un poco más fácil. "Ale" es una categorización bastante amplia, incluso eliminando todas aquellas cervezas de fermentación alta que de manera errónea son categorizadas como Ale. A pesar de ello, tampoco cumplió con las expectativas, y a pesar de ello, me gustó y cuando lo que tengo en el vaso me gusta, lo pueden llamar y categorizar "Honza", no me importa, no es mi problema y creo que a la mayoría de la gente tampoco le importa.

Sin embargo, hay gente (y cada vez van a ser más, y no incluyo aquí a aquellos pueden discutir si una cerveza es una Old Ale o Barley Wine) a quienes sí le importa y, no sin razón, el que una cerveza no cumpla con las expectativas generadas por su nombre y/o categorización va a afectar su juicio y esto es algo que los elaboradores deberían tener en cuenta a la hora de bautizar y etiquetar sus creaciones.

Na Zdraví!

14/10/11

Pivo trucho

Es bien sabido que no es para nada difícil encontrar imitaciones de marcas de ropa y accesorios famosas y ridículamente caras (a propósito, no sé quién es más tonto, aquel que compra una cartera por más de 2000EU o aquel que compra una versión trucha de esa cartera porque quiere dar la impresión de que puede comprar algo como eso). He leído también sobre vinos truchos, en donde a un jugo uvas fermentadas cualquiera se le pone una etiqueta de un famoso (y quizás también ridículamente caro) Chateau del'Ort (había un excelente gag en el Show de Benny Hill con esto) o lo que sea, pero esta es la primera vez que oigo de cerveza trucha.

De acuerdo a las noticias, agentes del servicio de aduanas y de la policía arrestaron la semana pasada a una banda que hacía justamente eso.

El noticiero de Česká Televize da un poco más de detalles sobre el caso. Al parecer, esta banda obtenía cerveza de un pequeño elaborador local y la vendía bajo diferentes grandes marcas.

Las autoridades aun no han dado a conocer los nombres de el elaborador o de las marcas damnificadas. Sí dijeron que uno de los miembros de la banda estaba relacionado con la cervecería pequeña, mientras que otros lo estaban con distribuidores.

Me cuesta creer que este por ahora anónimo elaborador de Bohemia Central haya estado haciendo esto adrede. Lamentablemente, esto no parece ser lo que las grandes cerveceras piensan, de hecho, en el informe de ČT afirman que esto es práctica común, que las cervecerías pequeñas venden sus productos bajo marcas mejor conocidas ¡Hasta la gente de Staropramen denuncia esto!

Ahora, antes de que preguntes por qué carajo un elaborador pequeño querría vender sus cervezas como Pilnser Urquell, Staropramen, Gambrinus, etc., cuando las preferencias de cada vez más gente se están inclinando justamente hacia elaboradores pequeños, quiero dejar bien en claro que no creo que esto sea justo ni para las grandes marcas, más allá de la calidad de sus productos, ni para los consumidores, que toman lo que toman porque les gusta.

Dicho esto ¿Por qué carajo un elaborador pequeño querría vender sus cervezas como Pilnser Urquell, Staropramen, Gambrinus, etc., cuando las preferencias de cada vez más gente se están inclinando justamente hacia elaboradores pequeños? En serio, no tiene sentido. Conozco a varios dueños y maestros cerveceros y créanme, están muy orgullosos de lo que hacen y jamás se les ocurriría hacer semejante estupidez.

No estoy diciendo que esto no pasa, es evidente que sí, pero yo lo veo más como el trabajo de hosteleros que compran una marca x, que es más barata, y la venden como una marca z, que es más cara (o siven una 10º por una 12º), sabiendo muy bien que la mayoría de la gente jamás va a notar la diferencia. Estoy convencido que la mayoría de las veces lo hacen para estafar a sus clientes. Sin embargo, hay algunos que a lo mejor lo hacen para poder lograr que los gruesos y duros cráneos de sus štamgasty por fin puedan ver la realidad, sea lo que sea, los elaboradores no son los culpables de ello.

La próxima vez que vayas a un pub con Staropramen o Gambáč a lo mejor deberías mirar con atención los barriles, aunque mejor, hacete un favor y andá a algún lugar que ofrezca cervezas elaboradas de la manera apropiada por una cervecería pequeña, de esa manera vas a estar más seguro de lo que estás tomando.

Na Zdraví!

12/10/11

Lo mejor de Praga según los expertos

IN, una revista sobre tiempo libre que sale con la edición de los miércoles de Hospodářské Noviny, uno de los diarios más importantes de la República Checa, publica esta semana la lista de los 10 mejores lugares de Praga para ir a tomar cerveza.

Este ranking fue armado con ayuda de un jurado de 15 personalidades. A cada uno se le pidió que envíe su propio Top 10, que debía tener en cuenta la calidad y la condición en la que la cerveza es servida, más allá de marcas y precios, así como otros motivos por los cuales estos lugares les gustaban, sin considerar la comida.

En base a las listas de cada uno de los miembros del jurado Tomáš Wehle, el autor del artículo, ordenó el ranking asignando puntos a cada hospoda de la siguiente manera: 6 puntos por cada primer lugar, 5 puntos por cada segundo, 4 puntos por cada tercero, 3 puntos por cada cuarto, 2 por cada quinto y 1 punto por cada mención entre el sexto y décimo lugares.

No suelo darle demasiada transcendencia a listas Top X, pero esta es un poco distinta porque uno de los miembros del jurado fui yo. No les puedo empezar a explicar el honor que para mí es haber podido colaborar con este ranking y que mi nombre entre los de gente del calibre de Jan Šurán (uno de los maestros cerveceros checos más influyentes y respetados), Ladislav Jákl (el polémico secretario del Presidente de la República y gran conocedor cervecero), Evan Rail, Martin Kuciel (autor de Cuketka.cz, el blog culinario checo más leído) o Pavel Mauer (autor de la guía de restaurantes más influyente del país).

Pero bueno, basta de golpearme el pecho, así quedó el ranking:

1-   Zlý Časy 51 p
2-   Zubatý Pes 33 p
3-   První Pivní Tramway 29p
4-5 Pivovar U Bulovky 21p
4-5 Lokál Dlouhá 21p
6-   Pivovarský Klub 19p
7-   U Jelínků 18p
8-9 U Hrocha 13p
8-9 Lokál U Bílé kuželky 13p
10- U Pinkasů 12p

Más allá de gustos personales, no creo que haya nadie que pueda sorprenderse con el primer lugar de Zlý Časy. Sí me soprendió un poco la posición de Zubatý Pes, no porque sea inmerecida, por el contrario, Mike está haciendo un excelente trabajo ahí en Vršovice, sino porque el lugar abrió apenas hace unos meses y en una ubicación que dista de ser la ideal. Otro punto interesante es que entre los primeros cinco, hay solamente una hospoda que sirve Pilsner Urquell, mientras que hay cuatro en los cinco del fondo, un indicativo, quizás, de cuál es la actual tendencia, una tendencia que, espero, siga creciendo.

¿Y ustedes, qué piensan? ¿Qué otras hospody incluirían en esta lista?

Na Zdraví!

10/10/11

Sorpresa británica

Soy una persona que anda mucho por la calle y, como todos ya deben saber, me gusta parar a tomar una cervecita rápida y es por ello que tengo un buen mapa mental de la ubicación de baños en donde puedo ir a descargar esas cervezas sin tener que pagar.

La sucursal de Marks & Spencer en Vaclavák es uno de esos lugares. Los baños están en el último piso, al lado del café y de la sección donde se venden comestibles y bebidas. Un día, hace algo así como dos meses entré allí bastante apurado y como es costumbre, no miré demasiado a mi alrededor.

Una vez atendido el llamado de la naturaleza, justo cuando salía de los baños algo hizo que mirara a abajo a mi izquierda. No sé qué fue, quizás algo que había visto y no había registrado concientemente antes. Y allí estaban, como escondiéndose en el estante más bajo en un oscuro rincón en la sección de vinos, botellas de cerveza. Y no de las porquerías importadas o pseudo-importadas que a menudo se encuentran en las cadenas de supermercados, sino de la línea exclusiva de M&S. No lo podía creer. Más de dos años y medio atrás, me había quejado justamente de que estos tan británicos almacenes no vendían ninguna de las muy buenas cervezas que se elaboran en las islas y no fui el único, Velký Al también se quejó de lo mismo en su momento y hasta inició una campaña de e-mail para intentar cambiar las cosas.

Dudo mucho que alguien en M&S haya decidido atender estos reclamos, pero no me importó. Por fin iba a poder probar algunas de esas cervezas de las que tan bien había oído hablar. Compré una botella de London Porter, elaborada por Meantime, quienes aseguran haberla elaborado según una receta de 1750 (con malta de trigo, lo cual me hace dudar su exactitud histórica). Había otras, una Stout Irlandesa elaborada por Carlow Brewing co., una Lager Italiana elaborada por vaya uno a saber quién y una Lager Checa elaborada por Regent, pero yo solo tenía lugar para una.

Un mes más tarde volvía pasar por ahí y me encontré con Staffordshire IPA, elaborada por Marston's y una Cornish IPA, de St. Austell.

Encontré otras más tarde en la sucursal de la estación de metro Budějovická, además de la Stout, tenían una Scottish Ale, elaborada en Cairgorm con cardos.

En general, las cervezas bastante buenas, aunque, al menos en dos casos, algo inconcistentes, la primera vez que tomé la Irish Stout me gustó bastante, pero ayer me pareció algo floja, mientras que la Stafforshire IPA me pareció floja la primera vez que la tomé y muy buena la segunda. De todas, por ahora, la que más me gustó ha sido la Cornish IPA.

El único problema son los precios. No porque sean elevados, sino porque son imprevisibles. Cuando compré la London Porter por primera vez, la tenían a 70CZK, cuando fui la segunda vez, ya estaba por arriba de las 100, luego la volví a ver a 70 y el otro día la tenían a 140CZK (siempre en botellas de 0.5l). Lo mismo podría decir del resto. Desconozco los motivos de ello (hablé con alguien de la empresa, pero tampoco me pudo explicar el por qué), pero sería bueno que se decidan. Si yo hubiese comprado esa porter a 110CZK no habría terminado disgustado, pero no creo que habría tenido ganas de volver a comprarla cuando puedo conseguir la Old Style Porter de St. Peter's o la London Porter de Fuller's, que en ambos casos me gustan más, a mejor precio, pero si la mantuviesen a 70, con gusto la compraría más a menudo.

Por otro lado, no estoy seguro que Marks & Spencer tenga mucho interés en seguir vendiendo esta línea de productos acá. En la sucursal de Budějovická ya no tienen cervezas y en la Vaclavák están demasiado escondidas como para que la gente las note, es casi como si estuviesen algo avergonzados de venderlas. Espero estar equivocado y que, consistencia de precios mediante, en el futuro pueda seguir comprando estas cervezas ya que, a pesar de lo mucho y muy bien que ha crecido la oferta importada (tanto en cantidad como en calidad) las cervezas inglesas no están del todo bien representadas (y eso no se debe tanto a falta de voluntad desde aquí, sino más bien a la poca flexibilidad de algunos desde allí), así que es muy positivo poder contar con otro canal para conseguirlas.

Na Zdraví!

5/10/11

Lecturas seleccionadas: Agosto y Septiembre

Me han dado una pausa en ese proyecto en el que estoy trabajando, así que quería aprovechar para ponerme al día con las esta sección, que esta vez incluye dos meses. Empecemos entonces.

Por razones que dezconozco y no me interesa averiguar en algún momento se decidió que en agosto se celebraría el "IPA Day". Me gusta tomar una buena IPA tanto como a cualquiera y no me hace falta una fecha especial para ello, pero si ella motiva a autores como Martyn Cornell a escribir algo bueno sobre el tema, bienvenida sea. Y muy bueno es el artículo que, por enésima vez, intenta dar por tierra con algunos de los mitos de la historia de este estilo.

Unos días más tarde, y relacionado con ello, otro gran historiador cervecero, Ron Pattinson, escribe sobre el estilo, pero desde otra perspectiva, poniendo en la mesa lo que el llama "Inflación de IPA", o cómo algunas de esas "X IPA" que tan populares se han vuelto últimamente, son en realidad otros estilos. En donde no estoy de acuerdo con Ron es en la conclusión a la que llega, que la IPA va a terminar desapareciendo como lo hizo la Mild en su momento. Es cierto que el estilo, en todas sus variantes, es muy popular entre los consumidores de "cervezas artesanales". Pero la realidad es que esta gente no es más que un nicho. Un nicho en crecimiento, sí, lo cual significa que todavía queda mucha gente que aun no ha probado su primera IPA.

Desde Colombia, Manza comparte una notable experiencia con una lata de Carslberg Special Brew añejada por 13 años. No les voy a decir nada más, vayan y lean.

Tandleman, por otro lado, nos dice que no hay nada malo en tomar solo, algo con lo que, creo, la mayoría de nosotros estamos de acuerdo, pero que nunca está de más explicárselo a toda esa gente que no termina de entenderlo. Y sí, sentarse en una hospoda temprano a la tarde, cuando hay poca gente, con una buena birra y una buena lectura como única compañía es uno de esos pequeños grandes placeres de la vida.

No sé a ustedes, pero lo que yo por lo general prefiero tomar en una hospoda, ya sea solo o acompañado es lo que algunos "artesanáfilos-EBÚfilos" llamarían cerveza "aburrida", pero que en realidad podría mejor describirse de la manera en que muy bien lo hacen Boak & Bailey, que, desde ya, me parece mucho más acertada.

He criticado mucho, y muy merecidamente, a la manera en que la prensa hispanohablante suele tratar el tema "cerveza". En ocasiones es realmente vergonzoso, no solo por la falta de respecto a nuestra bebida favorita, sino por la total falta de rigor periodístico de quienes publican esos mamarrachos. Pero hay que ser justos, el diario El País ha publicado uno de los mejores artículos que leído en español sobre cerveza. No cae en el facilismo de la publicidad encubierta, no se enrolla con tecnicismos, solo se limita a hablar de un fenómeno nuevo en el mercado, evitando la demagogia y el chauvinismo. Por otro lado, para mí, la palabra "revolución" le sigue quedando grande a este fenómeno.

Pasando al mes de septiembre, en donde no hubo mucho para destacar, o al menos, no tuve el tiempo suficiente para prestar demasiada atención.

Una vez más Martyn Cornell, publica un un muy bien investigado artículo sobre Ales que eran elaboradas con el fin de ser añejadas por décadas en barricas, una tradición que lamentablemente ha desaparecido y es muy difícil que alguien la vaya a revivir.

Volviendo al tema del fenómeno de las "Artesanales" en España. La gente de Lúpulo a Mansalva ofrecen una visión un poco distinta a la del artículo de El País. Es interesante a veces ver las cosas desde el otro lado del mostrador y Lúlulo a Mansalva es una tienda on-line que busca en cierto modo darle prioridad a los productos locales, lo cual, según lo que cuentan en su blog, a veces no es tan fácil, no tanto por cuestiones de calidad, sino por algunas políticas poco sensatas de algunos elaboradores.

El premio a la huevada del bimestre se lo lleva Expats.cz, o mejor dicho una tal Suchi Rudra, a quien le dejaron publicar un artículo que no podría estar más lleno de populismo, chauvinismo y no podría haber sido peor investigado. He leído mejores cosas en blogs de viajeros. Como fanático de la cerveza checa, me avergüenza un poco y por suerte mi amigo Velký Al me ahorró la molestia de escribir algo en respuesta a esta pavada.

Na Zdraví!

3/10/11

El terruño globalizado

Joe, el "Peregrino Sediento", vuelve a hablar del tema de cerveza y "terroir", o terrunño, un concepto que a mí no me termina de convencer.

Al principio veía a esto de terroir y cerveza como uno más de esos paralelos sin sentido que algunos intentan trazar entre la cerveza y el vino, pero luego de leer un poco más al respecto me di cuenta que la cosa va más allá de eso. Sin embargo, y a pesar de lo sólido de algunos de sus argumentos, los "terroiristas" (la similitud con "terroristas" es enteramente casual) me dan la impresión de que no tienen en cuenta algunos aspectos fundamentales de la naturaleza misma de la cerveza, que no son nada nuevos, sino que siempre han estado allí.

Es cierto que el vino y la cerveza tienen muchas cosas en común, pero al mismo tiempo, sus naturalezas son tremendamente diferentes (y no, no me refiero a esa huevada vino = bebida pretenciosa y snob, cerveza = bebida popular y de la gente común, la cerveza puede ser igual de pretenciosa y snob y el vino puede ser igual de popular y vulgar si los que venden y hablan de ellos así lo quieren).

Para empezar, la cerveza no tiene las limitaciones geográficas o estacionales del vino, sus fermentables se pueden cultivar en cualquier parte y pueden ser almacenados por relativamente largo tiempo y también transportados largas distancias. La cerveza es muy flexible, si no hay suficiente cebada, no importa, se usa otro cereal, ¿noy hay lúpulo? No hay problema.

Otra gran diferencia es que la cerveza no es el resultante de un proceso natural, siempre ha sido un producto "industrial", el resultado de la ingenuidad humana. Esto y la flexibilidad de la que hablo arriba han hecho que la cerveza, en varios sentidos, haya sido una suerte de espejo de la evolución de nuestra civilización. Es más, si Patrick McGovern está en lo correcto, y la agricultura empezó a ser practicada para hacerse de un suministro estable de granos, puede que hasta haya disparado la civilización.

Lo que quiero decir con todo esto es que los estilos "tradicionales" que los terroiristas usan como ejemplo en sus argumentos no fueron solo producto de las materias primas disponibles y las cepas de levadura indígenas a un lugar y época dadas, sino también producto de su tiempo.

Durante la mayor parte de la historia, los maestros cerveceros, como casi toda persona promedio, no salían mucho de los pequeños mundos en los que vivían y sabían muy poco sobre lo que sucedía fuera de ellos, y aprendían el oficio luego de años de aprendizaje con maestros cerveceros que vivían en esos mismos pequeños mundos. No sería del todo insensato asumir que no había demasiado lugar para innovar y ni hablar de experimentar, menos en una actividad comercial como la elaboración de cerveza. Sin embargo, algunos de esos mismos maestros cerveceros no tenían ningún problema en adoptar ingredientes o procesos introducidos desde el extranjero si los consideraban convenientes, un excelente ejemplo de ello es la adopción del lúpulo en Inglaterra.

Perdón por decir lo obvio, nuestro mundo es muy diferente a aquel. Es un mundo en el que una empresa yanki puede tener un call center en India, un diseñador gráfico puede trabajar para una agencia española sin salir de su casa en Buenos Aires, un chef inglés puede abrir un restaurante en Praga y servir quizás la mejor comida asiática del país y alguien de Noruega, Australia o Chile, mientras va a trabajar, toma una birra en un pub o disfruta de sus vacaciones en Italia, puede estar leyendo este post que responde a lo que escribió un gringo que vive en Costa Rica. Y tal como lo ha hecho a través de las eras, la cerveza está reflejando esta nueva realidad.

Hoy cualquiera puede aprender el oficio por prueba y error en el garage de su casa, montar una cervecería no es mucho más complicado que montar cualquier tipo de empresa. Pasada la burocracia, se puede comprar la tecnología en la Rep. Checa, las maltas pueden venir de Alemania, los lúpulos de Nueva Zelandia, se puede encargar una cepa de levaduras belga y, eventualmente, colaborar con un maestro cervecero inglés.

Entonces, esa Saison de Dinamarca, la IPA de Bélgica, la Trippel de USA y la Stout Checa que estoy tomando ahora no son "una cerveza sin hogar, un huérfano, una deliciia sin raíces..." como lo dice Don Feinberg en uno de los fragmentos del ensayo por él publicado que reproduce Joe en su blog. Tal como las primeras cervezas lupuladas en Inglaterra, estas son producto de su tiempo. Sí, su historia no es muy larga y vaya uno a saber cuánto va a durar, pero lo mismo podría haberse dicho hace 150 años de la Pilsner Lager. En cuanto a un hogar, sí que lo tienen, si quieren lo pueden llamar el "Terroir Globalizado".

Na Zdraví!

21/9/11

Para que no me olviden

Sigo enterrado de laburo, no me puedo quejar, pero por momentos se vuelve bastante tedioso. Como es muy probable que la pausa se prolongue hasta fin de mes quería dejarles una máxima como para que no se olviden de mí:

Decir que cerveza sin filtrar = mejor cerveza (o peor, "más artesanal"), es como decir que cerveza más amarga/maltosa, más fuerte/ligera, más oscura/clara = mejor cerveza, lo cual sería, por supuesto, una soberana boludez.

Na Zdraví!

5/9/11

Pausa probable

Es muy probable que durante los próximos días o semanas no haya mucha actividad en este blog. El motivo es que me han comisionado una traducción enorme y muy difícil (y algo fuera de mi pericia) la cual está consumiendo casi todo el tiempo que tengo disponible.

En cuanto este monstruo (que va a pagar muy, muy bien) me lo permita, intentaré al menos publicar las lecturas seleccionadas del mes pasado para que tengan algo con qué entretenerse, hasta entonces, espero sepan disculpar el silencio.

Na Zdraví!

Travel to the Czech Republic and stay at the best Prague Hotels

31/8/11

Notable mejora

En la página inicial de su excelente blog, Appellation Beer, Stan Hieronymus presenta las "Nuevas Reglas Cerveceras", un decálogo que todo el mundo debería tener en cuenta.

Tengo que admitir que yo no soy de seguir mucho la regla #3, "Debes beber al menos dos porciones de una cerveza antes de pasar juicio sobre ella". Como el resto, tiene mucho sentido, pero mi realidad es que si una cerveza no me ha causado una buena impresión, difíclmente vuelva a tener ganas de tomarla, habiendo tanto y tan bueno para elegir, no creo que vale la pena la molestia.

Tal fue el caso de Merlin, la cerveza negra insignia de K Brewery, que según ellos, está inspirada en Stout y se elabora con cebada tostada. La probé al poco tiempo de haber salido, en mi primera visita a Kopito, en Žižkov, no me gustó y nunca más se me ocurrió pedirla. Hasta el otro día.

Estaba cerca de Jiřího z Poděbrad cuando me agarró una de esas tormentas que tanto rompieron las pelotas a principios de agosto. Tenía que buscar refugio, estaba a unos 200m de U Sadu, pero estaba sin nada de efectivo encima y ahí no se puede pagar con tarjeta, me quedó entonces la alternativa de Kopyto, un poco más lejos, pero donde sí toman plástico. Fui allí corriendo.

He estado parando en Kopyto bastante seguido ultimamente, varias veces para almorzar (se come bastante bien), pero por lo general para tomarme una Velen rápida antes de una clase que tengo ahí cerca. ¡Qué buena que está en esta temporada la cerveza de trigo de Černá Hora, ha sobrepasado a la de Primátor! Ese día, sin embargo, estaba con ganas de tomar una cerveza oscura y noté que a Merlin ahora la vendían en vaso de medio litro a 32CZK, en lugar de 0.3l por el mismo precio, como en otros lados. Sin demasiadas ilusiones, pedí una.

No sé qué le han hecho, pero la han mejorado bastante. No se nota demasiado todavía el adjunto de cebada tostada, sí, hay una nota tostada, pero no es más intensa que la que se puede encontrar en, por ejemplo, Herold. Pero más allá de eso, la cerveza está más rica, más redonda, con sabores más interesantes. Terminé tomándome tres y de haber tenido tiempo, me hubiese quedado para una o dos más. La volví a tomar en otras ocasiones y mi impresión se mantiene, muy buena lager oscura.

Todo esto no significa que a partir de hoy voy a empezar a seguir la regla #3 de Stan, pero creo que voy a empezar a prestarle un poco más de atención a cervezas que en el pasado no me han gustado para ver qué es lo que el tiempo ha hecho con ellas.

Na Zdraví!

PD: Nota a K-Brewery. ¡Déjense de joder! Por mejor que esté, esta cerveza no es lo suficientemente especial para ser vendida únicamente en medidas de 0.3l (tanto tirada como en botella - Kopyto es la excepción). Distribúyanla en una medida para hombres, 0.5l y me tendrán como consumidor habitual.