30/12/10

Y ya se nos fue

¡Qué añito que ha sido este! Bastante divertido por acá.

Escribir artículos para Bar&Beer ha sido muy interesante y ver mi nombre impreso es una gran sensación. No sé qué tanto les gustaron a los lectores de la revista, pero yo sí que disfruté escribiéndolos y gracias a uno de ellos tuve quizás la experiencia cervecera más fantástica de mi vida. Para el año que viene ya tengo pensados algunos temas, creo, interesantes, pero Bar&Beer no va a ser la única revista para la que estaré escribiendo en 2011. El otro día mandé mi primer artículo para Pivo-Bier-Ale una nueva revista especializada checa que se supone que tiene que salir a la calle en enero y para la cual estaré escribiendo reseñas de cervezas importadas.

La participación del Filósofo Cervecero en los medios durante 2010 no se terminó en el papel, sino que se extendió a los medios audiovisuales. La repercusión de mi participación en el programa de TV Clase Turista fue impresionante, 3000 visitas en un día (1000 cuando el programa fue repetido), un montón de mensajes y comentarios en el blog, en Facebook y por e-mail y la oferta para una participación más importante (y esta vez remunerada) en otro programa que según me han dicho saldrá al aire en marzo o abril (todavía se habla en Zlý Časy y U Medvídku de la visita de Isabel Macedo, Felipe Colombo y el resto del equipo del programa, genial la pasamos ese día).

Sin ninguna relación con las anteriores, pero sí relacionado con el blog fue el trabajo que hice con Viamedius durante ese ajetreado viaje de cuatro días. Otra experiencia fantástica cuyo fruto podrá verse a mediados del mes que viene.

En cuanto al blog en sí, estoy contento con lo que he publicado este año, con la polémica que algunas entradas generaron y fue un honor que gente como Stan Hieronymus y Stephen Beaumont hayan citado un par de mis artículos en sus blogs. Pero lo mejor de todo ha sido la gente que he conocido y sigo conociendo gracias a este blog, algunos de los cuales se han convertido en grandes amigos que espero volver a ver pronto.

Para el año que viene, he decidido que voy a escribir menos acá, quiero dedicarle más tiempo a otros proyectos paralelos, el más importante de los cuales es mi libro, que quiero terminar para la primavera.

Y ya que estamos, para cerrar, mi versión de los "Golden Pint Awards"

Cerveza Importada en botella del año
He tomado muchas cervezas fantásticas este año, si me limitase sólo a las que reseñé en el blog, la elección sería muy difícil, casi imposible si estamos hablando de delicias como Aquavita Porter, Don Toto o Fuller's Vintage Ale, solo para mencionar un par. Por suerte hubieron muchas otras cervezas que tomé sin escribir ningún tipo de nota de cata, y es una de ellas la que se lleva el "premio": Brauerei Weber Landbier Rauch, una belleza que espero Hanz vuelva a traer pronto.

Cerveza Importada en barril del año
Una decisión mucho más fácil, ya que la oferta no ha sido tan amplia. Estuvo buenísimo poder tomar de barril Hardcore IPA y 5AM Saint, también de BrewDog, que me sorprendió gratamente, pero este premio se va también a Alemania: Schlenkerla Urbock (aunque esa Gose que apareció en el verano no se quedó muy lejos).

Cerveza Checa en botella del Año.
Otra fácil decisión, Eggenberg Nakouření Švihák, no tanto porque es la ahumada que más me gusta, sino por que es un muy buen producto de una cervecería industrial que suele pasar desapercibida y se ha convertido en un habitante habitual de mi bodega.

Cerveza Checa de barril del Año.
Acá ya es mucho más difícil. Podría elegir alguna de las muchas estacionales que han aparecido o alguna de la no-lagers de Matuška, Kocour o Třebonice. Podría elegir algo de Kout o Tambor. Pensé también en la Černý del brewpub de Kladno, entre ortas maravillas elaboradas por micros checas, pero me quedo con una que cada día me gusta más y puedo tomar temprano si es que tengo tiempo y ganas, la Tmavá 10º de Polička, tal como la sirven en el cafetín de Žižkov.

Blog Cervecero del Año
En español: 2D2dspuma, por favor. Es interesante ver las cosas del otro lado del mostrador, sin que eso signifique que automáticamente te quieren vender algo y mejor todavía cuando se hace con ironía y sentido del humor, y ni hablar, por supuesto de las muy divertidas polémicas que algunas de las entradas generaron.

En inglés: el de Pete Brown, en especial por su serie en respuesta a los neo-prohibicionistas y sus comentarios sobre sanata marketinera. Mención honorable para Martyn Cornell y su experimento con una IPA.

Noticia Cervecera del año
Fácil. Por un lado, el casi descomunal crecimiento en el número de microcervecerías (¿alguien sabe cuántas abrieron este año?), por otro, la "crisis" en las multinacionales y el éxito que están teniendo varias de las regionales, lo cual ha generado algunas reacciones bastante curiosas por parte de Plzeňský Prazdroj. Lo mejor de todo esto es que todo indica que esta tendencia se mantendrá durante el 2011.

¿Qué me dicen ustedes? ¿Cuáles son sus destacados del año? ¿Qué planes cerveceros tienen para el 2011? Ya sea dejen comentarios o no, les deseo a todos éxitos para el próximo año, espero que por lo menos sea un poco mejor que este.

Na Zdraví!

23/12/10

Perros Grandes

Hay algo que hace rato tengo ganas de decir, pero hasta ahora no había tenido la excusa: Estoy aburrido de la sanata marketinera de BrewDog. Lo de las cervezas "más fuertes del mundo" no es más que algo infantil y lo de la ardilla muerta fue una soberana tontería. Tampoco me creo ese verso de su actitud "Punk". James Watts y sus asociados son tan punks como yo o mi hija. Son empresarios muy astutos que saben vender muy bien su marca, lo cual no es poco.

Claro que todo esto es de poca o ninguna relevancia. Lo que más me interesa a mí es lo que tengo en el vaso y hay que admitir que sanata marketinera o no, estos tipos sí que saben hacer cerveza. He probado muchos de los productos de BrewDog y hasta ahora no ha habido ninguno que me haya disgustado, desde las cervezas más simples como Zeitgeist hasta las más complejas como las Paradox.

Y ya que menciono cervezas complejas. Hace poco James tuvo la amabilidad de enviarme una caja con muestras de tres de sus nuevos productos, las dos versiones de Bashah Reserve y dos botellas de AB:04.

La Bashah original me gustó mucho, pude tomar varias después de mi reseña y me siguió gustando. Ya cuando la lanzaron habían anunciado que madurarían algunos hl en barricas de whisky en dos versiones, una tayberry (un tipo de baya escocés que no tiene nombre español) y otra con frambuesas.
Abrí la primera (a la otra, decidí que voy a añejarla un poco) sin saber demasiado qué esperar, no tenía idea de lo que las bayas le aportarían a la cerveza. Mi buen amigo Velký Al el otro día mencionaba al balance como uno de los elementos que definen a una buena cerveza, y no podría estar más de acuerdo. Si hay algo que le falta a Bashah Tayberry Reserve es balance. Hay vino tinto con muchos taninos, frutas, chocolate, café y especias, acidez, licor, todo sin ningún orden. Los dos primeros tragos no me gustaron demasiado pero ya a partir del tercero empieza a aparecer el método en esta locura y la cerveza termina funcionando muy bien, hasta a mi mujer, poco amiga de las cervezas agrias, le gustó. Es para tomarla despacio y tranquilo sin nada alrededor que distraiga demasiado. Realmente la disfruté mucho.

AB:04 es el más reciente integrante de la familia Abstrakt, una marca paralela de BrewDog que sólo elabora cervezas de edición única y limitada. Las tres ediciones anteriores de Abstrakt están disponibles en el mercado checo, pero tengo que confesar que nunca se me ocurrió comprarlas. Mi situación financiera actual me obliga a ser bastante selectivo en mis compras y tratar de sacar lo más de mi dinero así que prefiero distribuir una suma dada en varias cervezas y no en una sola, pero tenía bastante curiosidad al respecto y, a pesar de ser bastante diferente a las otras, esperaba que AB:04 me de al menos una pequeña idea de lo que me estaba perdiendo.

Había leído algo sobre ella, pero para el momento en que tenía la botella frente a mí ya me había olvidado de los detalles, no suelo prestarle demasiada atención a lo que se dice de cervezas que dudo que vaya a tomar (por suerte, con esta cerveza en particular me había equivocado en mi pronóstico). De lo único que estaba seguro era que iba a tomar una cerveza negra con 15%ABV. (resultó ser una Imperial Stout elaborada con café, cacao y chile).
A la nariz, AB:04 presenta notas que me hicieron acordar a un jerez amontillado (u oloroso, ya no me acuerdo bien de cómo eran los distintos tipos) con algo de nueces tostadas. Como era de esperarse, es muy compleja y, por suerte, bien balanceada. Madera quemada, especias, frutos secos, un toquecito vinoso, Jerez, y un suave picante hacia el final que identifiqué más como pimienta negra que chile. Cuando parece que la cosa se acaba ahí, dejando apenas una notitia ácida, hace entrada en escena el verdadero final, que casi me vuela la cabeza. Intenso licor de café que no explota, sino que florece en el paladar y se queda por un buen tiempo. Es maravilloso. Sobresaliente cerveza de postre, para compartir en una noche invernal.

Gracias una vez más a James por haberme mandado estas cervezas, y las dos botellas de Hardcore IPA que las acompañaron. Y aprovecho la ocasión para desearle a la gente de BrewDog y todos mis lectores y amigos unas muy felices fiestas que espero puedan pasar en tranquilidad, con seres queridos y buena cerveza.

Na Zdraví!

22/12/10

Corto recorrido navideño

Estoy demasiado ocupado y cansado estos días y la verdad es que este año no estoy demasiado entusiasmado con las fiestas navideñas, me gustaría poder tirarme a dormir y no despertarme hasta el 2 ó 3 de enero. Esto, por supuesto no implica que le esté escapando a las cervezas especialmente elaboradas para esta estación. He recorrido algunas hospody praguenses a fin de poder probar al menos algunas.

Pivovar U Medvídku ya hace un par de semanas que está ofreciendo su Kaštanové Pivo una cerveza elaborada con un adjunto de harina de castañas. Muy rica, las castañas, a pesar de aparecer de manera bastante sutil, hacen que la cerveza sea algo completamente difrente a todo lo otro de U Medvídku. El Maestro Laďa Veselý me confesó que hubiese querido algo más de castañas, pero era la primera vez que trabajaba con ese ingrediente y prefirió errar por el lado de la precaución (que dicho sea de paso, fue una buena decisión porque la harina dificultó mucho el proceso).

U Klokočníka, ese antro tan lindo escondido en Nusle, ya está sirviendo la Tmavá 13º de Pivovar Kácov. Lástima que la sirven tan fría. La tuve que dejar un rato al lado del radiador que estaba al lado de mi mesa para poder sentir algo de sabor. Bastante parecida a Eliška, pero inclinándose más hacia lo tostado.

Ahí cerquita, en Pivovar U Bansethů pude probar la especialidad navideña de la casa. Una Světlý Speciál con 15º Plato saborizada con vainilla y clavo de olor. No le tenía demasiada confianza a esta cerveza, pero tengo que decir que me gustó bastante. Ambas especias están en muy buena sintonía una con otra y con el resto de la cerveza, aunque me hubiese gustado más haber pedido un vaso chico, para el final del medio litro ya la cosa me estaba cansando un poco.

No sé si todavía estará disponible en algún lado, pero la Christmas Ale de Pivovar Kocour  que probé la semana pasada estaba increíblemente buena. Me hizo acordar un a Fuller's 1845, pero un poco más oscura y algo menos pulida. Excelente cerveza de invierno, de esas que calientan el alma.

Como era de esperarse, Pivovar Matuška este año también sacó su Vanoční Dopplebock 19º. Tomé un vaso en Zlý Časy ayer y al principio me dejó con ganas de más lúpulo, pero para el final me terminó gustando más. Tiene lindas notas de bizcocho, un poco de especias y algo de fruta seca. Es para tomarla despacio y calculo que se puede disfrutar mejor servida a 12 o 15ºC.

De todas estas, sin embargo, la que más me ha gustado hasta ahora es la Zkouřenej Nuselák, elaborada en Chýně para Zlý Časy con un 90% de maltas ahumadas. Fantástica, simplemente fantástica. Gracias a la típicamente baja atenuación de las cervezas de Chýně, esta ahumada tiene una firme y sólida base dulce, caramelosa y frutal que balancea a la perfección el tocino de la rauchmaltz. Tengo un par de botellas en el garage que seguramente irán de maravillas con el pato asado del 25.

Y saliendo un poco del tema navideño, pero siguiendo con las ahumadas. Ayer, mientras preparaba la cena, tomé una botella de Schlenkerla Eiche. Una nueva Dopplebock de la famosa cervecería de Bamberg elaborada con maltas ahumadas con madera de roble.
No voy a ser tan caradura como par decir que soy capaz de diferenciar las maderas usadas para ahumar las maltas, pero sea cual sea, Schlenkerla Eiche es una cerveza celestial. Pasas, frutas cocidas y bizcochuelo envueltos en jamón ahumado de primera calidad. Y no me importa lo que diga la botella, no me creo que esta belleza tiene 8% de alcohol. Cuando la terminé fui a abrir otra (esta vez acompañada por excelente chorizo ibérico) y si no hubiese sido porque tenía las manos ocupadas con la comida, me la hubiese tomado en tres tragos.

Así que si están en Praga todavía están a tiempo de comprar un par de cosas más para la mesa navideña.

Na Zdraví!

13/12/10

Matando el tiempo en Žižkov

El otro día, cuando estaba casi llegando a la oficina de mi cliente en Churchillovo Nám. me suena el teléfono. Era justamente mi cliente que me llamaba para decirme que estaba recién saliendo del Parlamento en donde había tenido un reunión que se había extendido más de lo esperado.

Me bajé del tranvía en Husinecká calculando que tendría que matar alrededor de 20 minutos, y ¿cuál es la mejor manera de matar un rato en Praga? Ir a tomarse una cervecita rápida, por supuesto.

Rápidamente revisé mi base de datos mental en búsqueda de algún lugar cercano a donde ir. Me decidí por esa pizzería chiquita, casi en frente de la plaza, con el cartel de Ježek en la puerta. Había estado cerrada por un par de meses, pero hacía poco había reabierto.

Entré y ya antes de tomar asiento en el bar me pedí una jedenáctká, a 22CZK. Soy un fan de las hospody multigrifo rotativo, pero a veces prefiero poder entrar un lugar pedirme una "pivo" sin tener que pensar más sobre el tema.

La primera cerveza desapareció como si nunca hubiese existido (tenía bastante sed y era la primera del día) y la segunda no tardó en venir. Cuando estaba tomando mi primer sorbo el barman me pregunta qué tal me gustaba la Ježek. Le dije que me estaba gustando mucho (en serio, la desítká y jedenáctká de Pivovar Jihlava son serán simplonas, pero al mismo tiempo son sólidas cervezas para todos los días). Después le pregunté yo que tal le gustaba a él y me confesó que se estaba sorprendido por ella. Cuando se hizo cargo del boliche el contrato con la cervecera estaba incluido. Al principio tenía muchas dudas, no conocía la marca, pero después de probarla le terminó gustando mucho. Pero lo más sorprendente, según él, es que hay gente que va al restaurante para tomar Ježek.

Podrán decir lo que quieran de K Brewery pero la verdad es que han hecho un muy buen trabajo con algunas de sus cervecerías. Además, el solo hecho de haber logrado de que en Žižkov haya gente que elige un lugar gracias a que tiene algo de Pivovar Jihlava es algo que merece un aplauso.

Al día siguiente, a eso de las 10 de la mañana, estaba de vuelta en Žižkov, esta vez en los alrededores de Palác Flora. También tenía un rato para matar y elegí uno de mis lugares predilectos para tales fines, Kaaba (la sucursal de Lucemburská, que no tiene página web), un lindo cafetín, tanquilo, chico en donde por lo general se pasa buena música y en donde tienen una de mis cervezas negras favoritas, Polička Tmavé Výčepní.

Tomé asiento cerca de la ventana y el dueño me preguntó si quiería una tmavé y me advirtió que hoy tenían otra, Eliška, una Tmavé Speciál de 13º elaborada para la temporada.

¡Qué linda cerveza! Una perfecta y sutil mezcla de chocolate y café condimentada con una pizca de hierbas y un toquecito de regaliz. Una maravilla de balance, lo cual no es de extrañarse, la cerveza maduró 150 días. Deliciosa, cálida, demuestra que una cerveza de invierno no necesita ser fuerte para hacer bien su trabajo.

Más tarde un amigo me contó que la había tomado en Hrom do Police, así que si alguien anda cerca, el desvío vale la pena.

Na Zdraví!

10/12/10

¿Qué? ¿Más trabajo?

El lunes les decía de lo ocupado que he estado estos días. ¡Resulta que ahora tengo más trabajo!

Una nueva revista checa me ha pedido que reseñe cervezas importadas y mi primera asignación son estas tres muestras de De Molen
Se me ocurrió buscar a alguien que quiera hacerlo por mí, pero eso no sería ético, así que parece que voy a tener que hacerlo yo. ¡UFA!

Los dejo, el deber llama.

Na Zdraví!

8/12/10

Con mucho retraso

Con tantos temas para escribir (además bastante trabajo, del que paga), hace varios meses que vengo pateando la reseña de estas cuatro Ales inglesas.

Me las trajeron Mark y Sarah, dos ingleses lectores del blog con quienes me junté a almorzar allá por fines de agosto y como siempre en este tipo de reuniones, la pasé genial. Es increible como el mutuo interés, sino pasión, por la divina bebida hace que personas de distintos países, edades y vidas puedan sentirse casi como viejos amigos cuando por fin se conocen personalmente, y esto es, por lejos, lo mejor que me ha brindado este blog y sin duda, una de las cosas que me motivan a seguir escribiéndolo.

Pero vamos a las cervezas. Mark y Sarah me trajeron muestras de tres cervecerías de su región, más una de micro londinense que compraron camino al aeropuerto, todas acondicionadas en botella. Las presentaciones son fabulosas, como estoy casi acostumbrado ya con las cervezas inglesas y, salvo la londinense, todas están por debajo del 5% alc., bien de sesión.

La primera que probé fue Dorothy Goodbody's Wholesome Stout de Wye Valley Brewery. El motivo por el que la elegí para abrir esta "sesión", a pesar de ser la más oscura y fuerte (4,6% ABV) de las tres regionales fue la ilustración de la etiqueta. En el reverso se dice que Dorothy es un personaje real, si es cierto, me gustaría conocerla (pero no se lo digan a mi esposa).
Pero bueno, muy linda la chica de la etiqueta ¿qué tal la cerveza? Es una Stout, así que rubia, no es. Lo que me sorprendió un poco, sí, fue la cantida de espuma tipo capuccino con la que salió. Esta es una cerveza del tipo que se disfruta mejor a grandes tragos. Tomando apenas un traguito para degustarla, no dice demasiado, pero cuando se la toma con sed, ahí es cuando Dorothy se expresa mejor, cacao amargo, frutas asadas, final que empieza seco, pero que deja un suave regusto de café dulce. Bastante linda para tomarse varias mientras se charla con amigos.
Unos días más tarde (no tomé las tres de un tirón) abrí This de Teme Valley Brewery. Además de gustarme mucho el nombre de la cerveza (la cervecería también elabora una cerveza llamada That y otra llamada Wotever Next), This, fue quizás la más tenía ganas de probar de todas. Los ingleses tienen una bien merecida reputación de cervezas sabrosas con relativamente bajo contenido alcohólico (que sigo insistiendo, son mucho más difíciles de hacer que las fuertes). Lamentablemente, el 3,7% ABV de This no le hace honor a la fama. No es que haya algo malo se deja tomar muy bien y, técnicamente hablando, no le encontré ningún defecto, pero le falta quizás lo más importante para mí, sabor y personalidad. A pesar de ser una Real Ale en botella, no la encontré muy diferente a una desítka checa promedio de las que se pueden encontrar acá en casi cada esquina.
Town Crier, de Hobsons Brewery, por suerte viene con algo más de sabor. Sin embargo, esta Golden Ale con 4,5% ABV tampoco es una "Beer with a big voice" como lo dice la etiqueta del reverso. Al paladar es fresca, con cereal, un toque de pan blanco y un suave amargor herbal hacia el final. Refrescante (¿o debería decir de refrescancia?), veraniega, para calmar la sed o avivar la conversación al lado de la parrilla, claro que cervezas de este tipo que no son Real Ales sobran por estos pagos.
Un dato interesante sobre la botella. A un lado tiene pegada una etiqueta con la nota de cata según el método Cyclops, favorito de mi amigo Velký Al, que a pesar de que personalmente no empleo, sí me parece muy fácil de comprender.
Para el final de esta ronda dejé la Pale Ale londinense de The Kernel, la más fuerte de todas, con 5,7% ABV. Se presenta bastante más rubia de lo que esperaba (por algún motivo, me siguen siguen sorprendiendo las Pale Ale tan claras). En los aromas predomina la fruta tropical jugosa, la cual se mezcla muy bien en el paladar con pomelo, todo bien sostenido por una base maltosa que le da un muy lindo balance. Muy agradable. A diferencia del resto, esta Pale Ale sí que es linda para tomar despacio. Ni me imagino lo que esta ale puede llegar a ser directamente en el pub de la cervecería.

No terminé del todo convencido por las tres primeras en conjunto. La Stout me gustó, sí, pero si la comparo con la de Titanic Brewery se queda bastante atrás. Las otras dos, no son mejores de lo que puedo conseguir acá en cualquier lado, sea en botella o barril, lo cual aviva un poco el para mí irrelevante debate de si Real Ale es automáticamente mejor que las cervezas inyectadas con CO2.

Gracias de nuevo a Mark y Sarah por estas cervezas. Las botellas ya están adornando mi biblioteca.

Na Zdraví!

6/12/10

Ocupado

Tengo un par de temas sobre los que escribir, pero he tenido bastante trabajo estos dias, no con mi libro, lamentablemente, sino con unas traducciones tremendamente largas y aburridas (tengo que confesar que es un tanto frustrante traducir algo que muy poca gente va a leer) que tengo que terminar para el miércoles.

Hoy es lunes, hace bastante frío, no tanto como los otros días, pero siguen las lindas temperturas, está nevando un poco (por suerte un poco, lo del miércoles pasado fue una guarangada). Me levanté temprano y me tomé mi café negro fuerte (sin él, los sesos no me arrancan) mientras retomaba la traducción. Después de trabajar un rato, me agarró algo de hambre así que bajé a desayunar:
Pan de centeno untado con domácí škvarkové sadlo (grasa de cerdo con chicharrones casera) y cerveza ahumada. Desayuno de campeones.

Na Zdraví!

PD: No necesité ponerme la campera para ir a sacar la nieve de la entrada a la casa y al garage después.