29/10/10

Fiaca

Según mi cronograma imaginario hoy debería escribir la reseña de cuatro Ales inglesas, pero la verdad es que no dormí bien y me da mucha fiaca, así que se les convido con unas fotos que estuve sacando en estos días, algunas irán a Mi Libro (que está marchando muy bien). Espero les gusten.

U Slovanské Lípy 
Jihoměstský Pivovar
U Černého Vola
U Černého Vola
U Dvou Koček
Kaaba
Krušovická Pivnice
U Medvídku
Pivovar U Bansethů
Zlý Časy
U Hrocha

Na Zdraví!

25/10/10

Alta fermentación en Lagerlandia

Como amante de la cerveza me siento tremendamente afortunado de vivir en la República Checa, donde sin tener que caminar ni pagar demasiado puedo tomar algunas de las Lagers más fantásticas del mundo, en todos sus colores y graduaciones.

Tomo cervezas de fermentación baja todos los días, literalmente. No me he cansado, ni me voy a cansar nunca. Sin embargo, me gusta también la variedad y es por ello que me alegra que cada vez haya más cervecerías elaborando cervezas de fermentación alta, como también me alegra que haya distribuidores que estén teniendo éxito importando buenas cervezas de este tipo.

Y parece que las personas que piesan como yo son bastantes porque este sábado 30 de octubre, Pivovar Kocour organiza en Varnsdorf el Ale Festivale 2010, dedicado exclusivamente a las cervezas de alta fermentación (sí, sí, ya sé que no todas son Ales, pero el nombre está bien así)
En este evento con entrada gratuita se presentarán varias micros checas como y algunos distribuidores de cervezas importadas. La oferta incluirá algunas novedades locales como la Stout y la Bitter Ale de Zvíkov y la Grodziskie de Pivovarský Dům, además de un par de sorpresas que el organizador tiene preparadas.

Lamentablemente, no voy a poder asistir debido a compromisos familiares. Envidio mucho a los que van a estar allí.

Na Zdraví!

21/10/10

Malditos Estilos!

Me divierte discutir sobre estilos. Es un tema que da para mucho y que suele generar debates bastante acalorados, en especial en los blogs en ingles. Pete Brown empezó la más reciente discusión al publicar la primera y más tarde la última de las dos únicas entradas que él jamás escribirá sobre el tema. A Pete le siguieron Mark Dredge, mi amigo Velký Al, mi otro amigo Stan Hieronymus y algunos otros blogs más que todavía no he leído. Todos, incluso muchos de los que comentaron en cada uno de los blogs presentan argumentos más que interesantes y estoy muy de acuerdo en especial con los tres primeros.

Si bien me considero un anarquista de los estilos estoy de acuerdo en que conocerlos a fondo es muy importante para dos tipos de personas:

  • aquel que recién empieza a elaborar porque las guías de quien sea le va a ayudar a saber qué hacer con los ingredientes y qué perfil debería tener la cerveza resultante (algo así como un libro de cocina para aquellos que recién empiezan a cocinar)
  • jueces y organizadores de competencias porque permite que las evaluaciones sean más estructuradas y, hasta cierto punto, objetivas. (por supuesto, para mí, las competencias y sus resultados me parecen algo absolutamente irrelevante, pero ese es otro tema)
En cuanto a nosotros, los consumidores. Bueno, cada uno tendrá su punto de vista. En lo personal, los estilos me importan muy, muy poco. Mis decisiones de compra las baso principalmente en factores más concretos como color y graduación alcohólica. Por supuesto, si es que lo hay, el estilo indicado en la etiqueta me será útil para saber que la cerveza A, una Barley Wine no va a ser lo mismo que la cerveza B, una Dopplebock, a pesar de que ambas son "cervezas oscuras fuertes". Pero eso está más que nada basado en la experiencia, de la misma manera que sé que un Cabernet Sauvignon no es lo mismo que un Pinot Noir.

Y ya que mencioné vinos.

En su segunda entrada, Pete Brown menciona "estilos de vinos", a fin de ilustrar su punto sobre los estilos de cerveza. Esto es algo que he visto en muchas ocasiones, trazar un paralelo entre tipos de cerveza y vinos para poder de manera simple demostrar que nuestra bebida favorita también ofrece una amplia paleta de variedades.

Y sin embargo, cuanto más pienso en esa comparación más problemas le encuentro. El principal es que para mí un varietal no es lo mismo que un estilo. Me explico:

Si en mi jardín tuviese algunas vides de Malbec, con cuyas uvas el año pasado hice vino, ese vino sería un Malbec 2009. Sí, seguramente sería un Malbec 2009 intomable, pero nadie, absolutamente nadie podría discutirme que se trata de un vino elaborado en 2009 a base de uvas Malbec. Y si lo hubiese hecho, el vino de este año seria un Malbec 2010 y asi podria seguir cada año hasta que me canse.

Ahora, imagínense que en mi garage tengo un par de bolsas de malta (digamos pilsen, munich y chocolate), una bolsa con lúpulo Saaz o Hellertau y un frasco con cierto tipo de levaduras lager. ¿Alguien me puede decir qué tipo de cerveza voy a tener como resultado? No, ni yo lo sé. No hasta que no haya armado o elegido alguna receta y aun así, lo que para mí puede ser una Dunkles, para algún otro, luego de un análisis sensiorial, será una Märzen, tal como le pasó a Gerardo Fiorotto con su Barley Wine Don Toto que para un juez era en realidad una Old Ale.

El vino la tiene mucho más fácil. Cualquiera puede entender lo que es un Tempranillo Rioja 2007 y qué diferencia tiene con un Chianti 2009, no hace falta ni haberlos probado. Ahora, cuál es la diferencia entre Pale Ale y una India Pale Ale, eso ya es otra cosa.

Si queremos hacer un buen paralelo entre cerveza y vino (cosa ya de por sí bastante difícil) no debería hacerse diciendo que algo como Chardonnay es un estilo. De hacerlo estaríamos cometiendo el mismo error que este tipo:
 Soy de los que creen que la cerveza ofrece más posibilidades para combinar con comidas que el vino. Pero al mismo tiempo, la discusión de si uno u otro es mejor me parece algo cansino y sin sentido y la tabla que se puede ver arriba me parece el peor de los argumentos expuestos en favor de cualquiera de las dos bebidas.

Pero volviendo a los estilos de cerveza. Sé mucho más sobre ellos de lo que sabía hace un par de años atrás, pero aun así, no creo que disfruto de una cerveza más ahora de lo que lo hacía entonces.

Na Zdraví!

18/10/10

Dios mío

Si hay alguien que todavía tiene dudas de que Gambrinus está en crisis, creo que el nuevo producto de la marca checa más vendida se las aclarará.

Después de, para mí, la prueba piloto con la versión sin filtrar de la světlý, Gambrinus ahora nos presenta algo revolucionario e innovador XCLNT. Un producto busca atraer al público joven (no sabía que los jóvenes hablaban en mayúsculas y sin vocales).

¿Qué tipo de jóvenes son el consumidor al que apunta XCLNT? La respuesta, por suerte, la tenemos en el primer párrafo del comunicado de prensa de anunciando el lanzamiento del producto:
Tienen veinte años. Viven para cada momento y los amigos significan todo para ellos. Un poco soñadores, un poco rebeldes. No quieren establecerse. Son independientes y locos. En las fiestas son capaces de soltarse y divertirse hasta la mañana. Los clubes y bares son su segundo hogar. Les gusta ser el centro de atención, llevan puesto zapatos de diseño, ropa de moda y en las fiestas los pueden reconocer por las botellas fluorescentes.
No tengo idea de cuánto le paga Prazdroj a la consultora de marketing, pero después de leer esto, me parece que le están pagando demasiado. En serio, es casi patético. No sólo pusieron en un párrafo casi todos los clichés que uno se pueda imaginar sobre veinteañeros, sino que el nuevo producto que tienen para ellos es nada más que algo que ya existe en una nueva botella, fluorescente.
Se los explico de otro modo. La caraterística más distintiva de XCLNT es que viene en una botella de 0,33l con una etiqueta flourescente en el cuello. BRLLNT, no?

¿Es esto lo mejor que la cervecera más grande de la República Checa puede hacer para frenar la caída de sus ventas? ¿En serio piensan que este producto va a funcionar cuando están tomando a su target como una manga de tarados superficiales?

¡OJO! No tengo ninguna duda de que muchas son las discos que lo van a vender. Los equipos de ventas de Prazdoj tienen los recursos como para poder convencer a los dueños. Y hasta me puedo imaginar a las promotoras en minifalda abriendo botellitas. ¿Pero qué pasa fuera de la disco? Yo no creo que este ejemplo de haraganería marketinera vaya a ser muy efectivo a la hora de reforzar la lealtad hacia la marca Gambrinus.

OK, yo estoy lejos de los 20 y ya casi no salgo, mucho menos a discos, pero me acuerdo bien de aquellas épocas, no tan lejanas y si tomo en cuenta los cambios en los gustos musicales y las modas, estoy casi seguro que las cosas se mantienen igual. Bailar, moverse, saltar (y con suerte, alguna que otra cosa más interesante) dan sed. En el bar hay mucho para elegir, cocteles, jugos, bebidas pre-mezcladas, energy drinks, alcopops y cerveza. Si alguien tiene ganas de tomar cerveza, se pide una y la toma sin pensar más. Solamente busca refrescarse y en ese contexto, cualquier cerveza va a ser buena. La etiqueta fluorescente, sí, va a ser algo novedoso y quizás hasta divertido, pero eso va a durar lo que un pedo en el viento. La noche no va a ser más o menos memorable gracias a XCLNT. Nadie le va a decir a sus amigos al día siguiente o el lunes lo cool que estaba esa botellita. Nadie va a elegir una disco por sobre otra  porque tiene esta "nueva" cerveza. Nadie va a correr al supermercado a buscarla para, después de no encontrarla, comprar una Excelent.

A lo mejor me equivoco y la semana que viene me encuentro con un veinteañero que no va a parar de hablar de lo buena que estaba la botellita fluorescente. Pero por ahora, más que XCLNT este producto me parece bastante TRST.

Na Zdraví!

15/10/10

Le falta un detalle

Tenía muchas ganas de probar la Svatovaclavské Doppelbock de la que hablé hace poco. El otro día, estaba en el centro haciendo algo de tiempo y me puse a pensar dónde la podría tomar, y me acordé de Krušovická Pivnice.

Hacía mucho que no iba para ahí. En realidad, nunca me gustó demasiado el lugar, pero en serio tenía muchas ganas de probar esa cerveza y no se me ocurrió otro lugar cerca en donde la tendrían. Por otro lado, también estaba pensando si valía la pena incluir el lugar en uno de los "pub crawls" de mi libro, así que, previo paso por U Medvídku para saludar a mi amigo Laďa Veselý, allí fui pensando que por más que el lugar no me guste, tomarme una cerveza rápida no haría ningún daño.

Me terminé quedando para más de una.

Ya antes de entrar noté los cambios. Habían desaparecido los escritos en las ventanas y la oferta de cerveza era ligeramente distinta. Krušovice Imperial tanková y Mušketýr Nefiltrovaný, además de la Dopplebock. ¡Y a qué precios! 25CZK el medio litro para las primeras dos. Dudo que haya algo más barato en el centro. Una vez adentro, todo el lugar se sentía diferente, en realidad. La decoración estaba prácticamente igual a como la recordaba, pero ya no me sentía en una trampa para turistas y el servicio fue también impecable. Era casi como estar en una dimensión alternativa de la que no me dieron ganas de irme.

¿Y las cervezas? Ahí está el punto flojo. El importante punto flojo. La Imperial estaba demasiado verde, la Mušketýr demasiado aguada y turbia al mismo tiempo y la Dopplebock hubiese estado genial algo menos atenuada y con al alcohol mejor integrado, aunque, al mismo tiempo en cierto me alegró un poco haberme equivocado. Esta especial de otoño no tenía nada que ver con la desaparecida Dopple-Dopple Bock, sino que es algo elaborado expresamente para esta ocasión.

Puede que las cervezas hayan estado un tanto flojas, pero igual salí del lugar sintiéndome bien, tanto que ya le reservé un lugar en mi libro. Si están por ahí, péguense una vuelta y después me cuentan.

Na Zdraví!

Krušovická Pivnice
Národní třída 7 - Praga 1
+420 224 237 212
Lun-Dom 11-24

11/10/10

Buena Cosecha

El verano pasado recibí la visita de Edgar, un amigo de Barcelona que vino junto con su novia y otro amigote suyo. Habíamos arreglado que los pasaría a buscar por su hotel para después ir a almorzar a Nusle. De más está decir, la pasamos genial.

Además de ser gran aficionado a las cervezas, Edgar es sommelier en un reconocido restaurante de la capital catalana, pero no es un sommelier cualquiera, tiene a su cargo la carta de cervezas. Durante la comida (y las varias cervezas que hicieron las veces de postre) hablamos bastante de su trabajo. Edgar me contó que la iniciativa de la carta cervecera estaba funcionando muy bien y que son cada vez más los clientes que se están dando cuenta de lo que varios de nosotros sabemos hace rato, que la cerveza suele ofrecer una mejor relación precio-calidad que el vino.

Mientras me contaba de esto no pude evitar pensar cuántos restaurantes de ese nivel hay en la Rep. Checa que ofrezcan algo similar. Solamente sé de uno. Puede parecer increíble, pero no sorprendente si se tiene en cuenta que los gurús gastronómicos locales eligen Stella Artois como cerveza de cabecera de su evento anual. Pero bueno, ese es otro tema, hoy quiero hablar de algo más agradable.

Edgar no vino con las manos vacías. Me trajo tres cervezas, Guineu Goaner (que estaba tan buena como la primera que había tomado, aunque algo más gasificada), una de Ales Agullons que todavía está esperando su turno y Fuller's Vintage Ale 2009.

Si preguntan, muchos les dirán que el clima que tuvimos el mes pasado fue de terror, gris, lluvioso, frío para la época. Para mí fue genial, el clima ideal para empezar a tomar cierto tipo de cervezas. Esas más llenadoras, más cálidas, con menos lúpulo y más malta, más reconfortantes que refrescantes. En los papeles, Fuller's Vintage Ale pintaba como un ejemplo perfecto de todo esto.

Tengo que admmitir sentimientos encontrados respecto a las cervezas con añada. Por un lado, no les veo demasiado sentido (más allá del marketinero). A diferencia del vino, la elaboración de cerveza no está limitada a una estación específica, así que, técnicamente, no hay motivo por el cual alguien se vea obligado a elaborar una cerveza dada solamente una vez por año (con excepción de las Harvest Ales, claro). Por otro lado, elegir elaborar una de manera tan limitada, motiva al cervecero a hacer algo realmente especial, bien diferente al resto.
Fuller's Vintage Ale es espectacular, simplemente excelente. Disfruté de cada trago, cada gota. Una de las cosas que más me gustó de ella es que más que ser una cerveza que te hace decir "¡GUAU!" es una que hace decir "¡Hmmmmmm!". Todo en ella reconforta y relaja, su aroma que me hizo acordar a cerezas en ron, con notas acarameladas en el fondo; su cuerpo suave y pleno que masajea el paladar; su complejo sabor que empieza almibarado y cuando está por volverse empalagoso se vuelve seco tipo azúcar quemada con un toque de especias, para luego pasar a esas cerezas en ron del aroma, todo especiado con notas de frutas pasas o asadas. La sensación que deja al final es bien cálida, en parte, gracias al 8,5% de alcohol. Sí, requiere mucha atención, pero sabe recompensarla. Un manjar en elegante botella. Sólo un problema le encontré, tener sólo una botella.

Gracias Edgar. Muchas gracias por esta maravilla.

Na Zdraví!

8/10/10

Reporte de Progreso

Hace ya más de medio año que no publicaba un Reporte de Progreso sobre mi libro. La verdad es que tampoco ha habido demasiado. Sí, desde marzo escribí algunas entradas, encontré varios lugares nuevos, pero sucedió que me quedé clavado. En parte fue debido a estar demasiado ocupado, con el subsiguiente cansancio, pero el motivo principal fue que llegó un punto en que no sabía cómo continuar. Escribir una reseña atrás de otra de hospody, etc. de todos los rincones de Praga se había vuelto tedioso y, todavía peor, me entró el miedo de que sería también tedioso para los lectores.

Tenía que buscar una alternativa para que eso no suceda, quizás incluir más artículos sobre la cultura cervecera local. Pero eso no era suficiente. Realmente no sabía que hacer. Pero una noche una noche luego de ir a la cama sólo para darme cuenta de que no me podría dormir, tuve una revelación. El libro cambiaría y de manera radical.

Así es que lo que iba a ser un sólo listado de lugares ordenados geográficamente, se convirtió en una guía de trayectos cerveceros, "Pub Crawls" en inglés. O sea que ahora, los lugares estarán conectados por un pequeño relato, cada trayecto incluirá al menos cuatro o cinco de ellos junto con instrucciones de cómo llegar, comentarios sobre la ciudad y algunas anécdotas personales. Habrá también listados, pero más conceptuales, "dónde ir a tomar temprano", "cafés con buena cerveza", etc.

Le mandé el borrador del primer trayecto a un par de amigos que también son autores cerveceros de primera línea. El feedback que recibí fue muy positivo y constructivo. Me hicieron sugerencias, me llamaron la atención sobre aquello que podría mejorar, pero lo que más me entusiasmó es que a ambos les gustó la idea y el estilo con el que la estoy escribiendo. No se pueden imaginar lo contento que me puso.

El único inconveniente es que el nuevo formato obliga a volver a empezar prácticamente desde 0. Pero esto no me desalienta. Sé que mi plan original era publicar a fines de este año, lo cual es evidente que no va a ser posible. Sin embargo, creo que el libro va a ser mejor, más entretenido para leer y más original y eso me parece mucho más importante.

Para aquellas almas generosas que han enviado sus donativos, en estos días les enviaré por e-mail una versión más pulida del primer trayecto. Me interesa también saber cuáles son sus opiniones al respecto. Estén atentos. (Si alguno de ustedes quiere contribuir financieramente con este proyecto y tener una copia una vez que esté terminado, solamente tienen que ir al botón "Donar" justo abajo de mi foto)

Mientras tanto, sigo recorriendo las calles Praguenses atento a nuevos lugares que puedan ser incluidos. Un día, mientras paseaba por Vršovice vi un cartel de Bernard. Como me parece que me hacen falta más lugares que ofrezcan las excelentes cervezas de Humpolec me desvié unos metros para ver de qué se trataba. Finské Centrum, o algo por el estilo se llamaba y era un club de sauna. Interesante idea, pensé. Debe ser lindo tomarse una buena Bernard Světlý Ležák después de estar asándose unos minutos en un sauna. El lugar estaba cerrado, así que fui a la cartelera para ver los horarios y me econtré con esta foto:
No voy a incluir a este Finské Centrum en el libro. Ni loco. De querer incluirlo significaría que tendría que visitarlo y no creo que es algo que quiera hacer. Me da escalofríos de sólo pensarlo.

Na Zdraví!

6/10/10

Buen Morfi

Cualquiera que diga que la comida de hospoda checa es mala es un tarados que no sabe de lo que habla. Es deliciosa. Es la cosa más maravillosa desde la invención de la cerveza.

El problema, claro, es que hay muchos lugares en donde no saben cómo prepararla bien o simplemente no tienen ganas de hacerlo. Pero esto sucede en todo el mundo y sólo basta con ir al lugar adecuado para poder comer muy bien y a buen precio.

Nos gusta cocinar en casa este tipo de platos, no son muy complicados y los ingredientes son por lo general baratos. El único inconveniente es que llevan tiempo de cocción y, a veces de preparación y es por eso que preferimos hacerlos durante el fin de semana, en especial si el tiempo no invita a salir.

Y como los quiero mucho, continuación les convido con la receta de uno de mis platos favoritos:

Bramborové Knedlíky Plňené s Uzením Masem
(Knedlíky de papa rellenos con carne ahumada)
Ingredientes: (para unos diez knedlíky)
6-8 papas medianas
suficiente harina de campo
un poco menos de semolín
2-3 huevos
sal, pimienta, nuez moscada
carne de cerdo ahumada previamente hervida y picada con cuchillo (si la hierven con raíces, hierbas y especias van a tener un lindo caldo para una sopa o salsa)

Hervir las papas sin pelar. Apenas estén listas, pelarlas y rallarlas o pisarlas (odio pelar papas calientes). Una vez que se hayan enfriado, mezclarlas con el resto de los ingredientes y amasar hasta tener una masa uniforme. Dejar la masa reposar por más o menos media hora. Con la masa, hacer discos del tamaño de la palma de una mano (o más chicas si son jugadores de básket o más grandes si son princesitas de cuentos de hadas), poner la carne ahumada y hacer una pelota (el tamaño ideal es algo entre una de golf y una de tenis). Cocinar los knedlíky 20 minutos en agua hirviendo y listo.

Servir con chukrut o repollo cocido y cebolla sofrita en grasa de pato y acompañar con una buena Polotmavé o Dunkles.

Después de comer, ir a dormir la siesta.

Na Zdraví! a Dobrou Chuť!

PD: Para los que me leen en el Cono Sur y no tinen ganas de prepara algo tan pesado para el verano, les recomiendo entonces esta alternativa dulce y más ligera

4/10/10

La Carrera de los Grifos: Locura

En mi última entrada sobre la carrera de los grifos me preguntaba cuánto tiempo iba a durar el liderazgo de Zlý Časy. En realidad, era una pregunta más bien retórica, para darle un poco más de color al discurso. No pensaba que habría gente con ganas de seguir expandiendo la oferta cervecera.

Bueno, resulta que la carrera tiene un nuevo líder con ¡30 grifos!.

Prague Beer Museum abrió hace un par de semanas bien en el centro, en la calle Dlouhá. Sabía de este lugar desde antes de su apertura, su dueño, Se Padilla, me había contactado para pedirme algunos consejos.

Me reuní con él durante el verano y me contó sobre el proyecto. Me gustó, me pareció una buena idea, en esa zona del centro no hay nada parecido y es algo que hacía falta, pero lo que más me gustó de todo fue la actitud de Se.

Él es un tipo con mucha experiencia en el negocio. Ha montado y dirigido muchos bares en Praga y en USA. Cuando a principios de este año, o fines del pasado, no me acuerdo, le vinieron ganas de abrir un nuevo local en la dirección del desaparecido Tom-Tom Club, se encontró con un pequeño problema. A la mayoría de los cocktail bars del centro no les estaba yendo nada bien, fue ahí cuando se dio cuenta del éxito que estaban teniendo Jáma,  luego del cambio de proveedor y Zlý Časy con sus 24 grifos. Así que se decidió por hacer algo totalmente nuevo y montar un pub y como no es un tipo del todo prudente, lo montó con 30 grifos.

Tal como Max Munson, el dueño de Jáma, Se es un tipo que antes no había tenido ningún interés en la cerveza, no sabía nada, pero sí sabía que, de hacer las cosas bien, tendría un muy buen negocio en las manos. Y como tenía ganas de hacerlo bien, buscó asesoramiento. Se puso en contacto con la gente de Aliance PIV para ver qué le decían y aquí pude ver otra cosa muy positiva en esta historia.

Si bien esuché algunos comentarios que cuestionaban la sensatez del proyecto (el principal, arrancar de entrada con 30 grifos en un lugar que no es demasiado grande) los miembros de la alianza decidieron que iban a ayudar en lugar de criticar. Un par de representantes de la alianza visitaron Prague Beer Museum unos días después de su apertura y le dijeron a Se qué era lo que tenía que corregir y ya lo han invitado a formar parte de su organización. Muy bien por ellos!

Me perdí la fiesta de apertura, que por lo que me han dicho, no estuvo nada mal, y decidí esperar un par de semanas antes de visitar el lugar. En realidad no fui en calidad de cliente, había acordado reunirme con Se, quería saber qué tal iban las cosas y cuál había sido la respuesta de la carta de cervezas que yo le había ayudado a armar.

Por suerte, bastante bien, me dijo Se. Todavía tenían que ajustar algunas tuercas, en especial con el personal. Tampoco estaban teniendo problemas con la rotación de los barriles, una de las cosas que desde el principio me habiá preocupado. Igual, y atendiendiendo a los consejos de Aliance PIV, una vez que todo esté funcionando como debe, la prioridad número uno es montar un sistema de refrigeración en el sótano donde se guardan los barriles. Durante la charla fui probando varias de las 30 cervezas disponibles. Sólo una de ellas no estaba en buenas condiciones y era, justamente, la del barril que hacía más tiempo estaba pinchado.

También le pregunté cuáles eran las cervezas que estaban teniendo más éxito, las de Matuška y Kocour estaban saliendo muy bien a pesar del precio, las dos o tres saborizadas (con extractos), ni a Se ni a mí nos gustan mucho, pero son bastante populares con la clientela femenina, y las cervezas fuertes, una sorpresa para todos allí. Cuando le ayudé a armar la carta cervecera le recomendé que elimine de ella algunas de las cervezas saborizadas y las reemplace con cervezas fuertes, mi idea era que después de tomar un par pintas de estilos o marcas familiares los parroquianos se animarían a probar algo diferente y este tipo de cervezas se volverían más atractivas, y tuve razón.

Hablamos de varias cosas más, le recomendé un par de cervezas para la próxima lista, le di un par de contactos y le comenté sobre un par de puntos que me a mi entender debía mejorar. Con todo, incluso con esto último, Se fue muy receptivo. Me fui bastante contento de allí y no por las cervezas que había tomado. Me hizo sentir bien estar ayudando a alguien que, como digo arriba, a pesar de tener mucha experiencia en el ramo, es muy conciente que Prague Beer Museum es algo diferente a lo que había hecho hasta ahora, y sabe que si quiere que su nuevo emprendimiento sea exitoso, le hacen falta buscar apoyo y consejo.

Les recomiendo que se den una vuelta. El lugar está bastante lindo. Si lo visitan, díganme qué les pareció, prometo transmitir sus comentarios y observaciones, estoy seguro que van a ser bienvenidos.

Na Zdraví!

Prague Beer Museum
Dlouhá 46 - Praga 1

1/10/10

Sobre buenas ideas y mucho dolor

He criticado bastante a Heineken por su política no sólo de cerrar cervecerías, sino de degradar marcas y por su muy personal interpretación del concepto de Libre Mercado. Pero hay que ser justos y hay que dar crédito, cuando este es merecido.

Me gusta mucho lo que están haciendo con las cervezas de estación. Empezaron hace unos años con la Zelené Pivo de Starobrno, para las Pascuas (que dicho sea de paso, cada año me parece más verde y más fea). El año pasado se pusieron serios con el asunto y lanzaron Dožinkové Pivo, una más que decente cerveza de trigo elaborada en Austria por el Maestro Cervecero de Krušovice y comercializada a fines de agosto, y una especial de Navidad elaborada en Velké Březno. A ellas, este año se le sumaron otras dos, Svatojanské Speciál y Svatovacklávské Dopplebock, ambas elaboradas también en Velké Březno. La primera es una polotmavé de 13º lanzada para el día de San Juan y la segunda, y por ahora más reciente, fue lanzada esta semana para el día de San Wenceslao y se trata de una lager de 21º Plato, madurada por 100 días y que si bien aun no he probado, su descripción me hace sospechar (y esperar) de que se trata de aquella buenísima Dopple-Dopple Bock que se comercializaba sólo en el mercado alemán.

Otro que ha empezado con las estacionales es K Brewery.

Según lo expresado por Zdeněk Radil, el capo de la empresa, en una reciente entrevista para el diario E15, KBG ya ha terminado de afinar sus siete cervecerías regionales y ahora quiere enfocarse en usar sus capacidades disponibles.

En la misma entrevista, Radil también dice que ve al segmento de speciály (cervezas con al menos 13º plato) como algo bastante dinámico y con buenas perspectivas de crecimiento.

Y encajando en ese segmento, tal como Heineken, KBG este año también ha lanzado una cerveza para San Wenceslao. En este caso se trata de una cerveza de trigo con 13º (me hizo acordar un poco a Schneider Weisse cuando la probé ayer aunque tampoco estaba prestando demasiada atención así que no tomen esto como un hecho). Esta pšenka confirma lo que me habían dicho en la conferencia de prensa en Jáma sobre el interés de la empresa en cervezas de alta fermentación.

Junto con otras especialidades de estación que se están preparando, la Svatovaclávské de KBG, forma parte de un nuevo proyecto llamado Cesta pivních znalců (El camino de los conocedores), que está evidentemente influenciado por el fenómeno "čtvrtá pipa", del cual KBG se ha beneficiado mucho. Según el respectivo comunicado de prensa, unas 200 hospody de todo el país ofrecerán a sus clientes, además de sus cervezas regulares, la posibilidad de probar una cerveza diferente cada dos semanas.

Gente inteligente, en las dos empresas.

Los que no han estado actuando muy inteligentemente últimamente son los de Prazdroj.

La producción de cerveza en la Rep. Checa sigue cayendo. Se estima que este año la caida podría llegar al 12%. Al mismo tiempo, Bernard, Svijany y K Brewery están teniendo un año récord con crecimientos que se anticipan podrían ser de hasta el 20%. O sea, son las grandes empresas las que más están sufriendo el achique del mercado y a la que más parece dolerle as a la más grande de todas, Plzeňský Prazdroj, quienes este año no dejan de meter la pata en lo que respecta a Relaciones Públicas.

Primero fue la acusación contra Kout na Šumavě, luego las multas cobradas a hosteleros que habían decidido cambiar de proveedor. Aunque para ser justos, podría decirse que Prazdroj tiene justificativos técnicos para ambas acciones, que, a pesar de ello, no dejan de hacerle daño a la imagen de la empresa. A esto la torpísima campaña respondiendo al "tetrahopgate". No sólo a Prazdroj le salió el tiro por la culata, sino que todavía están por verse las repercusiones. Como resultado de la campaña, varias cervecerías decidieron abandonar la Asociación de Cervecerías y Malterías Checas, acusando a la institución de haberse convertido en una herramienta de las multinacionales, entre otras cosas.

Como si todo esto no fuera poco, el gigante de Pilsen ha vuelto a las cortes, en esta oportunidad agarrándosela con K Brewry, con con un caso todavía más tenue que el que tenía contra Kout.

El otro día un tal Mike dejó un comentario en la versión en inglés que enlazaba a una nota publicada en un periódico checo. Según el querellante, la cerveza "Prima", elaborada por KBG en Pivovar Uherský Brod, y su imagen son demasiado similares a "Primus" una de las marcas baratas de Prazdroj, que útlimamente ha estado recibiendo bastante apoyo publicitario.

Según lo que da a entender el artículo, Prazdoj ha declarado a K Brewery como su enemigo número uno. No sólo a la empresa propiedad de SAB-Miller le molesta que varios de los directivos de KBG son ex empleados suyos, sino que el grupo de regionales está de a poco, pero con éxito, empezando a desplazar a Gambrinus de muchas hospody.

Por ahora, Prazdoj no ha tenido éxito con su querella ni en el juzgado municipal ni en el de apelaciones. Según ambas cortes, ni los nombres ni las etiquetas son lo suficientemente similares como para confundir al consumidor (a lo que habría que agregar también que ni siquiera las botellas en las que una otra se comercializan son iguales). Prazdroj no se ha rendido y ha vuelto a apelar a una corte superior que tratará el caso en las próximas semanas.

Entiendo que para los sacosycorbatas y contadores que dirigen la filial checa de SAB-Miller la pérdida de participación de mercado es algo inaceptable, pero aun tuviesen razón en sus reclamos, la imagen que están dando es de arrogancia, desesperación y, de una empresa que, en cierto modo, no acepta las realidades del libre mercado.

Y así es que tenemos por un lado un par de empresas que buscan adaptarse a las nuevas tendencias y ofrecer variedad y por otro a una empresa que busca fastidiar a todo el mundo.

Na Zdraví!