30/8/10

Gran sorpresa desde Argentina

Gerardo Fiorotto, el dueño de Green Belly, es un micro cervecero argentino muy respetado y por algunos incluso admirado. He estado en contacto con él prácticamente desde los mismos inicios de este blog y siempre me dio la impresión de alguien que sabe bien lo que hace y que se toma su nuevo oficio de manera muy seria y profesional, sin que ello le reste pasión.

Hace poco volvió a contactarme para pedirme un par de consejos para su hija (también cervecera) que estaba en camino a Praga. Quería saber de un par de lugares no muy caros donde tomar algo representativo de las cervezas no industriales checas. Le di un par de datos y Gerado me volvió a escribir diciendo que su hija no llegaría con las manos vacías, tenía consigo una muestra de una cerveza bastante especial.

Lamentablemente no tuvimos oportunidad de encontrarnos, pero igual la cerveza llegó a mis manos. La hija de Gerardo la dejó en mi segundo hogar, Zlý Časy. Fui allí unos días más tarde y después de haber saludado los conocidos, el camarero me dijo mientras me tiraba una ležák que alguien había dejado una botella para mí.

Ahí estaba, sin etiquetar. Gerardo me dijo que se trataba de una Barley Wine con 30ºPlato y 11% ABV que había cocinado en enero de 2009 y que había madurado hasta entonces (junio de 2010). Bastante prometedora en los papeles y que me despertaba mucha curiosidad (y un poco de temor también, porque uno nunca sabe en qué condiciones puede llegar una cerveza después de un viaje tan largo).
Se presenta con un ámbar más claro de lo que por algún motivo esperaba, pero aun así, bastante agradable a la vista. El alto ABV queda un toque demasiado delatado al principio de los aromas, pero por suerte, se disipa rápidamente dejando lugar a una linda y balanceada mezcla de pasas, madera y caramelo. El cuerpo es espectacular, untuoso y licoroso que recubre el paladar y lo acaricia. El fondo es de frutas muy maduras con algo de nueces y se conecta muy bien con las intensas notas de azúcar morena y hierbas. El final es muy herbal y con una toque de algo que me hizo acordar al famoso licor de café Kahlúa.

Espectacular. Impresionante esta cerveza. No he probado muchos Barley Wine (algo que me gustaría subsanar pronto), pero entre los pocos que he probado, Don Toto (tal es el nombre comercial, algo de lo que me enteré más tarde) está cómoda en primer lugar.

El fenómeno de las micro cervecerías en Argentina es bastante parecido al español. Las diferencias más grandes están en que en mi país natal el fenómeno tiene un par de años más y en la cantidad de micros registradas, que según este artículo, son alrededor de 200. Las similitudes empiezan a notarse en lo que hace rato se viene discutiendo sobre las micros españolas, el nivel de calidad del producto y el profesionalismo de los elaboradores.

Hace unos meses intercambié algunos e-mails tres personas del mundillo cervecero argentino, un entusiasta y cervecero casero y dos dueños de cervecerías, una de ellas, de marca bastante conocida allí. Los tres, de manera independiente (creo que ni se conocen entre ellos) dijeron lo mismo, hay mucho entusiasmo, sí, pero demasiada improvisación. Mucha de la gente que empieza a elaborar comercialmente no está preparada para ello y ello se nota en la calidad de muchos de los productos. Esto no hace más que poner en riesgo a todos, porque muchos son los consumidores que luego de haber probado una cerveza "artesanal" que no debería haber salido al mercado ya no quiere saber más nada con ninguna de ellas.

Por suerte, tal como sucede en España con Agullons, hay gente en Argentina que sabe que para hacer un producto de calidad no basta con tener pasión y entusiasmo, no importa cuanto, también hay que tener profesionalismo. Qué lindo sería si hubiese más gente que se diese cuenta de esto, incluso si ello resultara en una menor cantidad de micros.

Na Zdraví!

27/8/10

¡Vaya innovación!

Tienen que agradecerle al comentario que dejó Chela Fivixx por haberme hecho acordar de escribir sobre esto. No puedo creer que me había olvidado

Parece que a Damm no le alcanzaba con Inèdit o Saaz. Necesitaban en su cartera de productos otra cerveza innovadora, revolucionaria, iconoclasta, única en su tipo,  el concepto mismo de "deputamadre" envasado en botella. He aquí Weiss Damm. Ejem... Una Heffeweizen.

WOW!

En la descripción oficial del producto podemos encontrarnos con la siguiente burrada "Este estilo de cerveza elaborada base de trigo nació de la mano de los maestros cerveceros de Baviera en el s.XVI", la cual no deja de ser una más de tergiversaciones sobre "tradición" y "Ley de Pureza" que ya se vienen repitiendo hasta el hartazgo y que se podría adjudicar a la ignorancia. Pero hay otros elementos del discurso marketinero de esta Weiss Damm que realmente me molestan.

Weiss Damm no es nada novedoso en el mercado español. Las cervezas de trigo importadas se pueden conseguir con relativa facilidad y desde hace ya bastante rato.

Bueno, pero son importadas. ¡Weiss Damm es española!

OK, pero hay varias micros que hace rato vienen haciendo cervezas de trigo.

Micros, micros, ¿quién toma esas cervezas? Nadie.

Bueno, yo no diría eso. Igual, ¿qué de la Cesar Augusta de la Zaragozana?

Hombre, que no es lo mismo, que estamos hablando de una receta del siglo 16 y...

Sí, sí, bla, bla, bla. ¡Basta! ¡Esta cerveza es tan española como Paulaner!

No es algo que Damm ha dicho abiertamente, pero es bien sabido que la cerveza se elabora en Alemania. No he podido averiguar por quién, o si está hecha realmente a pedido o se trata de algo que ya existía en el mercado, pero con etiqueta nueva, pero realmente no es relevante, el hecho es que Weis Damm no es ni siquiera un producto español.

Hmmm... ¿Será eso entonces lo innovador, que es la primera cerveza española elabroada fuera de españa?

Ni siquiera ahí están innovando. ¿Se acuerdan de Belenos, esa cerveza "asturiana" que en realidad estaba elaborada en Bélgica? Aquí también podría poner a Moritz, con "Barcelona" bien grande en la etiqueta, a pesar de estar elaboradas en Zaragoza.

Todo esto, en realidad no es muy diferente a lo que hacen las macro marcas como Heineken, Budweiser, Guinness, etc, que se elaboran en varios países y sin embargo, se las posiciona como algo extranjero. La diferencia reside en que Moritz, Belenos y Damm apelan a sentimientos nacionalistas or regionalistas, mientras que las otras apelan a la idea de que "lo importado es mejor o más sofisticado".

Y no les va mal. Acá hay muchos que siguen creyendo que Stella Artois es una cerveza belga y recuerdo haber visto un artículo en un medio español que decía que las cervezas favoritas allí eran una holandesa y una americana, refiriéndose a Heineken y Budweiser, olvidándose mencionar que ambas son elaboradas localmente.

Y me temo que esto, pronto, no va a estar limitado a las multinacionales. Hace poco Stone Brewing Co. anunció oficialmente su plan de abrir una fábrica en Europa.

Los motivos que la cervecera ha dado para esta decisión son más que lógicos. Sus productos están ganando popularidad en este lado del Atlántico y producirlos aquí tiene mucho sentido financiero, comercial y hasta ecológico. La pregunta es ¿qué es lo que van a elaborar en Europa? Podemos dar por cierto que van a mantener la marca, pero ¿Van a hacer también cervezas como Ruination, Arrogant Bastard, etc.? Si es así, pienso que se corre el riesgo de que estas cervezas pierdan su espíritu, tal como les ha pasado a todas las otras que se elaboran bajo las mismas marcas en diferentes países.

Esto me genera la siguiente pregunta: ¿qué es lo que define el origen de la cerveza? El lugar en donde es elaborada o la nacionalidad de la marca? Para mí la respuesta es bastante simple, pero, nos guste o no, para la mayoría de la gente es la marca por sobre la bebida.

Na Zdraví!

23/8/10

Buena elección

Rompiendo un poco con la costumbre, mi amigo Ramón y su mujer decidieron que esta vez vendría a Praga en verano. Manteniendo la costumbre, arreglamos para juntarnos a almorzar. Rompiendo un poco con la costumbre, esta vez no fui solo, me acompaño mi familia, mi señora, mi hija y mis viejos que estaban de visita. El lugar elegido fue Klašterní Šenk, quizas, mi restaurante favorito en Praga. Comimos como los dioses (esas costillitas, MAMMA MIA!) y la pasamos genial.

Manteniendo la costumbre, durante el almuerzo Ramón me hizo entrega de las cervezas que le había encargado. Cuando me preguntó qué quería me traiga de su nativa Catalunya preferí apostar por lo seguro y pedí algo de Agullons y de Guineu (podría haber pedido algo de Bleder también, pero siempre habrá una próxima vez), ambas son micros con buena reputación y de ambas ya había probado sendas cervezas. Con estas nuevas muestras tenía la intención de "comprobar" si la Montserrat de Guineu no había sido una excepción y si había tenido razón en otorgarle el beneficio de la duda a la Runa Brown Ale de Ales Agullons, la cual entendí que no había soportado el largo viaje en auto.

De Guineu la que Ramón me trajo fue la Coaner. Tengo que admitir que cuando lei la palabra "lager" en el reverso de la botella mis expectativas bajaron un par de escalones, a pesar, incluso de que la cerveza dice haber sido elaborada con maltas caramelo, chocolate y ahumada. En parte prejucio (no puedo evitarlo, me pasa siempre que me encuentro con una lager que no está elaborada acá o en Alemania) y en parte, malos recuerdos de Glops.
Ni mis prejuicios, ni los malos recuerdos resultaron estar en lo correcto. Coaner se presenta con ambar amarronado, sin demasiada espuma. En los aromas no promete mucho, hay notas de azúcar morena, café y frutas, pero muy mal integrado todo, como que cada uno quiere hacer lo suyo sin importarle lo que haga el otro.  Por suerte, los sabores no siguen esa línea, acá sí que está todo muy bien integrado y balanceado con notas de pasas, cacao y flores que se van volviendo más secas hacia el final. Con 4,6% ABV, si estuviese ligeramente filtrada o bien servida de barril, está podría ser una muy buena cerveza de sesión. Me gustó mucho.

De Agullons, lo que recibí fue la Pura Pale. Mientras que la etiqueta de Coaner nos da bastante información y hasta una temperatura recomendada de servicio, Pura Pale solamente nos dice el contenido alcohólico (5%). Estoy de acuerdo con aquellos que dicen que a la mayoría de la gente les importa un cuerno la información sobre ingredientes, etc. Aun así, es algo que realmente valoro cuando estoy buscando alguna cerveza nueva para comprar.
Pero bueno, ya tenía la botella en mis manos y no me quedaba más que abrirla para ver de qué se trataba. El color es indistinguible al de una Světlý Ležák. El aroma es suave, con notas de frutas tropicales, hierbas y flores. Al paladar llega con un muy buen equilibrio sostenido por un cuerpo medio con notas frutales, ligeramente almibaradas que respaldan sabores más secos, que oscilan entre las hierbas y los cítricos. Todo esto podría ser más agradable si la carbonación no fuese tan alta. A pesar de ello, me gustó mucho, y me gustó mucho más que la cerveza haya estado envasada en la medida adecuada para su tipo 0,5l. Sé que los españoles son de tomar cerveza en medidas pequeñas, pero sería lindo ver más micros presentando algunos de sus productos en este tamaño, para mí, el más adecuado para cervezas ligeras. Pero, quién soy yo para andar pidiendo estas cosas.

Estoy contento con esta selección y por la suerte que vengo teniendo con las micros catalanas. Espero que haya más que sigan el ejemplo de Guineu y Agullons (a quienes les podría agregar CCM), porque tal como lo veo, esta es la dirección a tomar.

Na Zdraví!

20/8/10

Grosero plagio

Bueno, en realidad, si uno le da crédito a las fuentes, ya no es plagio, pero título al mejor estilo prensa sensacionalista seguro que captó su atención. jeje.

Hace un poco más de un mes Stan Hieronymus peguntaba quién había sido el primero en utilizar el término "Craft Beer". La respuesta fue publicada unos días más tarde y parece que fue un tal Vince Cottone a mediados de la década del '80 y sólo luego de haber descartado otras variantes.

El acalorado y sorprendemente largo debate que de la nada se generó en una entrada totalmente ajena al tema hizo que me preguntara más o menos lo mismo.

¿Quién fue el primero en utilizar el término "Cerveza Artesanal" y de dónde lo sacó? 

No tengo idea sobre quién fue, pero sí tengo una teoría sobre de dónde vino, al menos en Argentina. Claro que no descarto que el término se haya originado como la cerveza misma, en distintos lugares, momentos y circunstancias ajenas al resto.

¿Alguien sabe o al menos tiene alguna teoría?

Na Zdraví!

PD: No tengo ganas acá de seguir discutiendo sobre el significado de "Cerveza Artesanal" (catalana, guatemalteca o de la conchinchina), para eso pueden dejar un comentario acá, acá o ver si podemos llegar a los 100 comentarios en el enlace de arriba. 

19/8/10

Flash Informativo

Iba a publicar una reseña de cervezas españolas, pero ya hubiesen sido dos reseñas en una semana, queda para la próxima. Hoy se tendrán que conformar con un compendio de noticias, algunas de ellas no tan nuevas.

Brewpubeando

Ya he abandonado toda pretensión de mantenerme al tanto de los nuevos brewpubs que se están abriendo. ¿Cuántos han sido ya este año, diez? Es impresionante. He probado las cervezas de varios y hay de todo, desde las de Mutějovice, que me parecieron muy flojas a pesar del pedigree de su maestro cervecero, hasta la Černý Orel de Kroměříž, una cerveza tipo Baltic Porter que estaba muy, muy buena.

A los que sí les puedo seguir más o menos la pista es a los brewpubs praguenses.

Por fin Jihoměstský Pivovar le hace honor a su nombre. Desde hace cosa de uno mes, quizás más, las cervezas que allí se sirven son las elaboradas in situ y al menos las tres o cuatro variantes que he probado hacen que valga mucho la pena ir "do Háje" (los que saben checo, sabrán enteder).

Algo más cerca del centro, en Nusle, U Bansethu, además de haberse convertido en 100% no fumador (¡genial!) ha terminado de instalar los nuevos y muy modernos equipos que, creo, doblan su capacidad. El quipo usado se mudó al centro, a U Dvou Koček, en donde ya se elabora cerveza, o debería decir, donde se ha vuelto a elabroar cerveza. Si es cierto que esta hospoda funciona desde el siglo 17,entonces es muy probable que, como muchos otros šenky praguenses, la taberna de los dos gatos haya elaborado su propia cerveza hasta bien entrado el siglo 19. Estuve hace como dos meses, cuando recién se estaban sirviendo las primeras partidas. No me parecieron nada del otro mundo, quizás les faltaba pulir un poco las recetas, pero gente que ha ido más recientemente me ha dicho que ahora sí que están buenas y a 32CZK el medio litro en el centro, no nos podemos quejar.

"Ejls" y otras cosas altamente fermentadas

Hace dos semanas estuve en Varsdorf, de visita en Pivovar Kocour, con el fin de recolectar material para mi próximo artículo en Bar&Beer. Lo que me encontré fue con un obrador. Además del futuro restaurante, se estaban terminando de instalar los nuevos equipos para duplicar la capacidad. De, ellos, lo más impresionante son las ollas, verdaderas piezas de museo de más de medio siglo de antigüedad y hechas en cobre, a diferencia de las que se pueden ver en casi todos los brewpubs checos, que están sólo recubiertas en este metal.

Según me dijo uno de los dueños, el plan es utilizar esa capacidad adicional para poder elaborar más cervezas especiales y de alta fermentación. Quieren poder elaborar la V3, Weizenbock y algunas de  las Ales de manera permanente y no solamente cada vez que las lagers les dejan lugar.

Otro que está sacando unas cervezas fermentación alta espectaculares es Pivovar Matuška. A su celestial Weizen este equipo de padre e hijo le ha sumado la maravillosa Raptor IPA, la muy buena California (a no confundirse con la California Pale Ale de Bravur, esa sí que estaba fea) y su más nueva cervezón, Sahara, elaborada con arroz, cebada malteada, cebada cruda, lúpulos Saaz y Cascade que resultan en algo increíblemente sabroso a pesar de tener sólo ¡7ºPlato 2,9%ABV!. Una genial cerveza de verano, sin dudas.

Otra genial cerveza de verano es Nuselské Bilé ed. 2010. Tal como hizo el año pasado Zlý Časy presentó su cerveza propia de estación. Una vez más, la receta se inspiró en una Wit, pero en esta ocasión le agregaron un ingrediente nuevo, flor de saúco (usaron flores de verdad, recolectadas a mano en el campo). El resultado, una cerveza muy aromática, muy refrescante y fácil de tomar gracias a sus 11ºPlato y 3,8%ABV.

Siguiendo los pasos de Zlý Časy, První Pivní Tranwaj también decidió encargar la cerveza propia, la Tranwaj 11%, una Ale a base de una receta de Honza Šuran que incluye avena, lúpulos yankis y levaduras escocesas. Muy rica, muy interesante, muy bien balanceada a pesar de tener un par de costados un poco ásperos.

Y ya que hablamos de Yankis, Chirs Baerwaldt, un homebrewer con ya varios años de residencia en lagerlandia ha decidido empezar a elaborar de manera comercial bajo el nombre de Pivovar Zhůřák. Sus cervezas han aparecido ya en varias hospody Praguenses. He probado la Total Eclipse Black Ale y me gustó mucho.

Los vikingos han desembarcado

El otro día le mandé un e-mail a Mike, el dueño de Odd Dog, para preguntarle qué tal iban las cosas. Muy bien, estaba recién llegado de un viaje por Noruega y Dinamarca del que vino cargado de novedades, deliciosas novedades: Nøgne-Ø, Mikkeller, Nørrebro y Amager en impresionante cantidad de variedades. Las cervezas están dispobibles en la tienda on-line o en la Pivoteka Zlý Časy

Cuántas buenas noticias.

Na Zdraví!

PD: Me gusta que se estén usando variedades de lúpulos extranjeros, pero espero que no se queden sólo con los yankis y que también se empiecen a ver más lúpulos ingleses, alemanes, etc. 

16/8/10

¿Con o sin?

Como ya dije en algún momento, de veras me gusta esta tendencia de añejar o madurar cervezas en barrica. Y lo que más me gusta de ella es que hay varias cervecerías que comercializan la "misma" cerveza en dos versiones, con y sin barrica. De esa manera, el consumidor puede ver qué es lo que aporta ese proceso extra y decidir cuál de las dos le gusta más, y si vale la pena pagar el precio adicional.

Hasta ahora había probado sólo una cerveza en estas dos versiones, y la de barrica fue un éxito total. Luego de haber reposado un año en roble francés anteriormente utilizado para madurar vino, una cerveza que no me había gustado para nada, se convirtió en una que me encantó.

Ahora, gracias a mi gran amigo Gunnar, iba a tener la posibilidad de ver qué efecto había tenido el tratamiento en barrica en una cerveza que me había gustado muchísimo, Nøgne-Ø Imperial Stout. ¿Mejoraría esta cerveza luego de 3 meses en barricas Scotch (tal como, es de esperarse, lo promete el elaborador)?
La Edición Highland de esta Imperial Stout se presenta tan negra como la original. Los aromas, sin embargo, cambian bastante, bastante suaves, con café torrado, pasas de uva algo de whisky en el fondo. Tiene el mismo cuerpo untuoso, pero los sabores los definiría como "más de invierno", con una bien equilibrada mezcla de café y chocolate dulce, alguna fruta pasa y el whisky que tímidamente se agrega recién al final. Por momentos me hizo acordar a algún Oporto.

Genial como cerveza de postre o para tomar como recompensa luego de una caminata en un día frío. Ahora, si me dan a elegir (y sin siquiera tener en cuenta el precio), me quedo con la original. Me gustó la Highland, sí, pero extrañé demasiado el lado más áspero y salvaje de la versión sin madera. Esos tres meses en barril, a mi gusto, domesticaron demasiado esta cerveza.

Así que por ahora, el resultado es un empate a 1 entre versiones con y sin maduración/añejamiento en barril.

Alguno de ustedes ha tenido alguna experiencia similar?

Na Zdraví!

9/8/10

Importante recordatorio

Espero que el descanso estival no les haya hecho olvidar: el 15 y 16 de octubre es la Reunión Internacional de Bloggers Cerveceros acá en Praga.

Como la fecha se va acercando (faltan un poco más de dos meses) necesito que me confirmen lo antes posible quiénes de ustedes van a venir y si van a venir acompañados.

Esto es muy importante por el tema de las actividades del viernes 15/10. La gente de SPP propuso una excursión muy interesante (ver en el enlace de arriba), pero si se hace o no, y cuánto va a costar, va a depender de cuánta gente sea la que vaya.

Así que, por favor, mándenme un mail para confirmar su presencia antes de fin de mes (si ya lo han hecho, mándenlo de nuevo, por las dudas). Cuantos más seamos, mejor.

Na Zdraví!

2/8/10

Y aquí lo tienen

Aquellos que siguen este blog o han tenido el enormísimo gusto de conocerme en persona (sólo me falta ser modesto para ser perfecto) no se van a sorprender si les digo que Zlý Časy es mi hospoda favorita, y parece que no solamente mía porque el lugar esta lleno casi todas las noches.

Su éxito no se debe sólo a los 24 grifos rotativos con cervezas regionales y micros checas e importadas mantenidas sino también a las condiciones en que estas son mantenidas y servidas, a la variedad ofrecida (el otro día habían 5 cervezas de trigo, 4 ahumadas, 2 ales, una kellerbier alemana, etc.) y a que nunca ha perdido esa atmósfera de bolichón de barrio. Siempre que voy, me encuentro con alguien conocido o me pongo a charlar con alguien nuevo, en ocasiones, gente que abrumados por la selección, busca el consejo de los que nos sentamos en la barra.

Todo esto no sería posible sin la energía y la locura de Hanz, el dueño.  Hanz es un conocedor y apasionado de la cerveza, trabajador, ambicioso, de mente abierta y por sobre todo, buena persona y alguien a quien considero un amigo.
No contento con tener EL lugar para ir a tomar cerveza en Praga, Hanz decidió abrir EL lugar para ir a comprar cerveza en Praga (y quizás en todo el país). Motivado por el suceso que fueron las cervezas americanas, etc. que trajo a principio de año, se puso a buscar un local para montar una "pivoteka". El plan era simple, tener la mayor cantidad posible de cervezas de tantos países como sea posible. Para ello hacía falta un lugar adecuado, en lo posible, cerca de la hospoda para así poder aprovechar el depósito frío que alquila a una carnicería vecina. Tuvo suerte, a fines de la primavera se desocupó un local pequeño justo al lado.
Pivoteka Zlý Časy es todavía un trabajo en progreso, la decoración no está terminada, le falta un cartel como la gente, pero lo más importante, la cerveza, ya está. Por ahora hay 300 variedades que incluyen nombres como De Molen, Dupont, Schlenkerla, Mikkeller, Anchor y las checas Kocour, Tambor y Matuška entre muchos, muchos otros. Los precios son algo más baratos que en la hospoda, para aquellas cervezas que están disponibles en ambos lados, y aquellos que no sepan qué elegir no tienen de qué preocuparse, la chica que atiende ha probado muchas de las cervezas que vende y estará más que contenta de recomendar. En los planes también está montar un e-shop, ofrecer un servicio de delivery y eventualmente, empezar a trabajar con tarjetas de crédito.
Parece increíble que hace menos de un año y medio protestaba sobre la falta de cervezas importadas de calidad. Hoy, gracias a Hanz y su visión, ya no tengo de qué quejarme.

Na Zdraví!

Pivotéka Zlý Časy
Čestmírova 5, Praga 4 - Nusle
Lun-Vie 12-20hs