Ir al contenido principal

Matando el tiempo en Žižkov

El otro día, cuando estaba casi llegando a la oficina de mi cliente en Churchillovo Nám. me suena el teléfono. Era justamente mi cliente que me llamaba para decirme que estaba recién saliendo del Parlamento en donde había tenido un reunión que se había extendido más de lo esperado.

Me bajé del tranvía en Husinecká calculando que tendría que matar alrededor de 20 minutos, y ¿cuál es la mejor manera de matar un rato en Praga? Ir a tomarse una cervecita rápida, por supuesto.

Rápidamente revisé mi base de datos mental en búsqueda de algún lugar cercano a donde ir. Me decidí por esa pizzería chiquita, casi en frente de la plaza, con el cartel de Ježek en la puerta. Había estado cerrada por un par de meses, pero hacía poco había reabierto.

Entré y ya antes de tomar asiento en el bar me pedí una jedenáctká, a 22CZK. Soy un fan de las hospody multigrifo rotativo, pero a veces prefiero poder entrar un lugar pedirme una "pivo" sin tener que pensar más sobre el tema.

La primera cerveza desapareció como si nunca hubiese existido (tenía bastante sed y era la primera del día) y la segunda no tardó en venir. Cuando estaba tomando mi primer sorbo el barman me pregunta qué tal me gustaba la Ježek. Le dije que me estaba gustando mucho (en serio, la desítká y jedenáctká de Pivovar Jihlava son serán simplonas, pero al mismo tiempo son sólidas cervezas para todos los días). Después le pregunté yo que tal le gustaba a él y me confesó que se estaba sorprendido por ella. Cuando se hizo cargo del boliche el contrato con la cervecera estaba incluido. Al principio tenía muchas dudas, no conocía la marca, pero después de probarla le terminó gustando mucho. Pero lo más sorprendente, según él, es que hay gente que va al restaurante para tomar Ježek.

Podrán decir lo que quieran de K Brewery pero la verdad es que han hecho un muy buen trabajo con algunas de sus cervecerías. Además, el solo hecho de haber logrado de que en Žižkov haya gente que elige un lugar gracias a que tiene algo de Pivovar Jihlava es algo que merece un aplauso.

Al día siguiente, a eso de las 10 de la mañana, estaba de vuelta en Žižkov, esta vez en los alrededores de Palác Flora. También tenía un rato para matar y elegí uno de mis lugares predilectos para tales fines, Kaaba (la sucursal de Lucemburská, que no tiene página web), un lindo cafetín, tanquilo, chico en donde por lo general se pasa buena música y en donde tienen una de mis cervezas negras favoritas, Polička Tmavé Výčepní.

Tomé asiento cerca de la ventana y el dueño me preguntó si quiería una tmavé y me advirtió que hoy tenían otra, Eliška, una Tmavé Speciál de 13º elaborada para la temporada.

¡Qué linda cerveza! Una perfecta y sutil mezcla de chocolate y café condimentada con una pizca de hierbas y un toquecito de regaliz. Una maravilla de balance, lo cual no es de extrañarse, la cerveza maduró 150 días. Deliciosa, cálida, demuestra que una cerveza de invierno no necesita ser fuerte para hacer bien su trabajo.

Más tarde un amigo me contó que la había tomado en Hrom do Police, así que si alguien anda cerca, el desvío vale la pena.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Cuanta alegria me da encontrar este blog.
    Soy argentino, recien vuelto a bs as despues de vivir casi un año en Praga.
    Como explicar cuanto extraño (entre otras cosas) la cerveza. La naturalidad con la que uno puede tomar la mejor cerveza del mundo, tirada, en cualquier esquina por una moneda.
    Si sabes de algun lugar por aca donde se pueda tomar una cerveza decente, hacemelo saber. Es increible la ignorancia cervecera que hay por aca, especialmente en cuanto a cerveza checa.

    Felicitaciones por el libro en camino. No creo que necesites ayuda de ningun tipo, pero si te interesa que te comparta aquellos lugares que fui descubriendo en Praga hacemelo saber.

    saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gomeka!

    Gracias por el comentario.

    Para buenos lugares dónde birrear en Baires, fijate el blog de la Logia Cervecera, lo encontrás entre los otros de Latinoamérica.

    ResponderEliminar
  3. Os envío un link con el blog en el que estoy colgando, poco a poco mi colección virtual.

    Tengo una colección real debajo de la cama y muy desordenada.

    El rugby es un deporte indisolublemente unido a la cerveza, (por eso existe el tercer tiempo). Hay muy pocos posavasos con temas de rugby. Os invito a añadir nuevos posavasos, comentarios y sugerencias. De paso incluiré, con el tiempo, algún posavasos que me guste aunque no sea de rugby.


    http://posavasosderugby.blogspot.com/

    Un abrazo.


    --

    Miguel Ángel Jimeno
    miguelangeljimeno.1@gmail.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario