Ir al contenido principal

Le falta un detalle

Tenía muchas ganas de probar la Svatovaclavské Doppelbock de la que hablé hace poco. El otro día, estaba en el centro haciendo algo de tiempo y me puse a pensar dónde la podría tomar, y me acordé de Krušovická Pivnice.

Hacía mucho que no iba para ahí. En realidad, nunca me gustó demasiado el lugar, pero en serio tenía muchas ganas de probar esa cerveza y no se me ocurrió otro lugar cerca en donde la tendrían. Por otro lado, también estaba pensando si valía la pena incluir el lugar en uno de los "pub crawls" de mi libro, así que, previo paso por U Medvídku para saludar a mi amigo Laďa Veselý, allí fui pensando que por más que el lugar no me guste, tomarme una cerveza rápida no haría ningún daño.

Me terminé quedando para más de una.

Ya antes de entrar noté los cambios. Habían desaparecido los escritos en las ventanas y la oferta de cerveza era ligeramente distinta. Krušovice Imperial tanková y Mušketýr Nefiltrovaný, además de la Dopplebock. ¡Y a qué precios! 25CZK el medio litro para las primeras dos. Dudo que haya algo más barato en el centro. Una vez adentro, todo el lugar se sentía diferente, en realidad. La decoración estaba prácticamente igual a como la recordaba, pero ya no me sentía en una trampa para turistas y el servicio fue también impecable. Era casi como estar en una dimensión alternativa de la que no me dieron ganas de irme.

¿Y las cervezas? Ahí está el punto flojo. El importante punto flojo. La Imperial estaba demasiado verde, la Mušketýr demasiado aguada y turbia al mismo tiempo y la Dopplebock hubiese estado genial algo menos atenuada y con al alcohol mejor integrado, aunque, al mismo tiempo en cierto me alegró un poco haberme equivocado. Esta especial de otoño no tenía nada que ver con la desaparecida Dopple-Dopple Bock, sino que es algo elaborado expresamente para esta ocasión.

Puede que las cervezas hayan estado un tanto flojas, pero igual salí del lugar sintiéndome bien, tanto que ya le reservé un lugar en mi libro. Si están por ahí, péguense una vuelta y después me cuentan.

Na Zdraví!

Krušovická Pivnice
Národní třída 7 - Praga 1
+420 224 237 212
Lun-Dom 11-24

Comentarios

  1. Dopple-Dopplebock es un nombre tan genial que tiene que saber a unicornio, por lo menos.

    Ultimamente cada entrada que leo en este blog me da unas ganas locas de volver a visitar Praga, supongo que en cuanto las finanzas me vayan un poco mejor iré para allá, quizá con un Sir Asf en la maleta. Todavía se me hace la boca agua al acordarme de las cervezas del Pivovarsky Dum, maldita sea.

    ResponderEliminar
  2. Que ricas que son las doppelbocks! Es un estilo que tendré que cocinar algún dia... pero es taaan jodido...

    En un bar de Brasil tome la Samichlaus Bier que es una Doppelbock de 14° hecha en Austria. La probaste? Que tremenda cerveza!!!! Es como un licor de malta... una esquicitez!

    ResponderEliminar
  3. "La Imperial estaba demasiado verde, la Mušketýr demasiado aguada y turbia al mismo tiempo y la Dopplebock hubiese estado genial algo menos atenuada y con al alcohol mejor integrado"
    Increible.
    Suerte que sois amigos. Solo fuiste a buscar defectos para que mejore sus recetas a tu gusto?

    ResponderEliminar
  4. Alex, entendiste cualquier cosa.

    Yo no tengo ningún amigo en Krušovická Pivnice ni en Pivovar Krušovice y esa crítica fue la de un consumidor.

    El que es amigo mío es Laďa Veselý, un Maestro Cervecero en todo sentido de la palabra, que practica su oficio en U Medvídku. Cuando tengo algún comentario que hacer sobre las cervezas que él hace, se lo digo en la cara.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario