Ir al contenido principal

La cosa se está poniendo fea (pero muy divertida)

Imagínense, son la empresa más grande en el mercado, su producto no es algo menor, es muy importante, muy consumido y con muchísima competencia. A pesar de ello sin líderes indiscutidos con al menos 45% de participación de mercado, su más cercano competidor apenas si llega al 15%.

2009 no fue un buen año para su industria. El consumo global del producto que elaboran cayó un 5%, sus ventas cayeron más o menos en la misma proporción al igual que las de las de sus dos principales competidores. Esto quizás no sería un gran problema si no fuese porque algunos de sus competidores más pequeños han tenido un 2009 espectacular, en algunos casos, con crecimientos que desafían la lógica. Como si esto fuera poco, hace ya rato que un pequeño sector del mercado viene criticando algunas de sus prácticas y la calidad de sus productos. Por ahora son un nicho, pero esas opiniones de a poco están llegando a más gente.

Pero no tienen de qué preocuparse, su liderazgo está fuera de todo riesgo y además, cuentan con una aceitadísima maquinaria de marketing y relaciones públicas que seguramente encontrará una buena manera de revertir la situación sin hacer ninguna tontería o algo a las apuradas. ¿Tengo razón?

Si su respuesta es "sí", felicitaciones, son más inteligentes que varios en la gerencia de Plzeňský Prazdroj.

Todo empezó en marzo cuando Prazdroj denunció al dueño de Kout na Šumavě por competencia desleal y uso indebido de la marca Pilsner Urquell. A esto le siguieron las multas que la empresa les cobró a algunos hosteleros que habían decidido cambiar de proveedor. Para ser justos, puede que Prazdroj en ambos casos haya tenido razón desde el punto de vista técnico (le estoy otorgando el beneficio de la duda en el segundo), pero aun así su actitud es difícil de comprender proviniendo de una empresa de su tamaño y posición ya que lo único que terminan ganando es la imagen de una mega corporación abusiva, codiciosa y temerosa de la competencia.

Pero esto no es nada comparado con las ramificaciones del "Tetrahopgate".

Mladá Fronta Dnes es quizás el diario más importante del país. Periódicamente publican sus propios tests de productos los cuales son considerados independientes y balanceados.  Hace unos meses(*) le tocó el turno a la cerveza, los resultados se publicaron bajo el sensacionalista título "Pivovary vylepšují pěnu nepovolenou látkou, ukázal test" (Las cerveceras mejoran la espuma con una substancia no permitida..."). No se pueden imaginar el revuelo que causó.

MF Dnes testeó 30 cervezas de elaboradores industriales de todos los tamaños, en 6 de ellas fue detectado un producto llamado "tetrahops".

¿Pero qué es tetrahops?

La única descripción de ellos que encontré en internet (o mejor dicho, la primera que encontré) viene una empresa llamada Hop Union, que se especializa en proveer lúpulo para micro-cervecerías. Según ellos, se trata de un derivado de la hierba aromática.

Los "culpables" de utilizar este producto fueron Zlatopramen (Heineken), Staropramen, Janáček (K-Brewery) y Svijany.

Mientras que Heineken prefirio no comentar y Staropramen sólo emitió un corto comunicado escrito por un robot de Relaciones Públicas, K-Brewery negó categóricamente que alguna de sus cervecerías utilice este tipo de productos en la actualidad. Pero fue la gente de Svijany los que reaccionaron más vehementemente.

No negaron que las cervezas testeadas (desítka y máz) contengan Tetrahops, pero aclararon que sólo lo utilizan para hacer "cold hopping", agegando que se trata sólo de un extracto de lúpulo como los que hace ya varios años se vienen utilizando en el país y terminaron acusando al test de ser tendencioso.

No sé si se puede llamar tendencioso, pero sí sensacionalista. Más allá de su naturaleza (o antinaturaleza, ya voy a volver sobre el tema), el Tetrahops no es un producto "no permitido", tal como lo meniona el título del artículo. En la Rep. Checa no existe niguna Reinheitsgebot (por suerte). La única instancia para la cual su uso está vedado es para obtener la certificación para la DGP České Pivo, que es algo absolutamente opcional y a criterio de cada cervecería.

Por otro lado, Svijany sostiene que el Tetrahops no es un aditivo químico, como prueba presentan que el producto se encuentra en la misma cateogría aduanera que el lúpulo ya sea en forma de conos, pelets, extractos o aceites. La realidad es que no se trata de un extracto natural, de hecho, es el mismo producto utilizado por Corona y sus muchas copias en botellas claras para evitar que la cerveza sea afectada por la luz. Alguien me comentó que el problema acá es que a este producto todavía no le ha sido otorgado un código EXXX que identifica a los aditivos químicos utilizados en productos alimenticios en la UE (como el E300). Aun así, me cuesta mucho creer que alguien con la experiencia del maestro cervecero de Svijany no sepa que está usando un aditivo químico, más allá de cómo o para qué lo utilice.

Plzeňský Prazdroj decidió aprovechar la polémica y lanzó una de las campañas más apresuradas y torpes que he visto. Titulada "české pivo bez chemie“ (Cerveza Checa sin químicos), apareció apenas dos semanas luego de la publicación del test y duró lo que un pedo en una canasta. Menos de una semana más tarde el Český svaz pivovarů a sladoven (Asociación de Cervecerías y Malterías Checas) intimó a Prazdroj a poner fin a la campaña, ya que de otra manera serían explusados de la asociación, argumentando que esta le dañaba la imagen de la cerveza checa en su conjunto, ya que daba a entender que las únicas cervezas elaboradas sin químicos era las filial checa de SAB-Miller. Según la asociación, la campaña estaba en conflicto con el artículo 7 de estatuto societario que especifica que sus miembros deben abstenerse de llevar a cabo cualquier actividad que vaya en detrimento de los intereses de la asociación y de la industria cervecera checa".

Tal opinión fue compartida por la mayoría de las cerveceras, encabezadas, como no podría ser de otra manera, por Stanislav Bernard. Un directivo de otra cervecería, que prefirió mantenerse anónimo dijo, según el artículo publicado por iHned.cz, que Prazdroj a rehusado adoptar la denominación České Pivo y ahora acusa al resto de hacer cervezas de mala calidad, y que todo esto es porque ya no saben que hacer para frenar la baja en sus ventas.

Prazdoj, que la jugó de ingenuo, terminó quitando la campaña de circulación, pidió disuclpas a medias y evitó ser expulsado. Pero la cosa no terminó ahí, en protesta, ya siete cervecerías han abandonado la Asociación, Chodovar, Žatec y cinco de las siete propiedad de K-Brewery. Cuáles serán las consecuencias de ello, si habrá otros que sigan los pasos de las arriba mencionadas, es algo difícil de decir, pero que tengo muchas ganas de ver. Los mantendré informados.

Na Zdraví!

(*)Hacía rato que tenía ganas de escribir sobre este tema, pero entre trabjo, familia y ataques de fiaquitis recién ahora puedo hacerlo, motivado por la noticia de las cerveceras que abanonaron la asociación

Comentarios

  1. Menuda movidita que tenéis por R. Checa. Entre aprovechamientos, expulsiones, polémicas... Esto parece más un reality de TV!

    Lo que no me acaba de quedar claro es lo del dichoso Tetrahop. Es natural/no lo es, es un aditivo...?

    ResponderEliminar
  2. Esto parece mas una Telenovela Venezolana
    no se si las grandes marcas cerveceras gastan
    mas dinero en el producto en si o en Marketing
    y Publicidad.
    De momento Tetrahop no tiene código Taric ni tampoco partida arancelaria Aduanera en España
    Saludos Cerveceros
    Antoni

    ResponderEliminar
  3. Lúpuloadicto,

    El tetrahop no es un producto natural, es un extracto obtenido mediante un proceso de laboratorio que para mí es chino. Muchas cervecerías lo utilizan como estabilizador de espuma.

    ResponderEliminar
  4. Aqui lo venden como la solución a todos los problemas, jejeje:

    http://www.hopunion.com/tetrahop10percent.html

    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario