Ir al contenido principal

Adecuadamente agria

El otro día, al cerrar mi reseña de Espresso Oak Aged Yeti les conté que todavía me quedaban dos cervezas que Todd me había traído otras dos cervezas, que, como la de Great Divide, estaban a la espera de sus respectivos momentos adecuados. A una de ellas le llegó.

Luego de la debacle que fue la eliminación de Argentina del Mundial (que si lo analizamos, no fue tan terrible, terminamos quintos, arriba de Brasil y el mejor resultado desde Italia 90) la ocasión llamaba para una cerveza agria y allí estaba Russian River Supplication.

Encaré la cerveza con algo de cuidado. Todavía no he terminado de adquirle el gusto a las cervezas agrias y Todd me había dicho que esta era agria en serio. Por otro lado, y al igual que la Yeti, la cerveza parecía muy interesante en los papeles, según su elaborador, es una Sour Ale madurada por 12 a 15 meses en barriles de roble francés antes utilizados para vinos Pinot Noir en compañía de guindas, brettanomyces, lactobacilus y pediococcus (busquen a estos bichos en internet si quieren saber qué son).
¡Qué agradable sorpresa me llevé con Supplication!  Puede que haya sido el mal sabor que me había quedado luego del partido, o puede que mi palaladar esté más templado de lo que pensaba, pero no me pareció tan agria como otras cervezas agrias que he probado. Es una cerveza muy bien balanceada en los aromas, ademas de fruta tropical, predominan notas que me hicieron acordar a naranjas agrias (que de hecho, me hizo acordar a aquellas que crecían en la calle donde vivía mi abuela en Martinez). La acidez está muy bien integrada con frutas de varios tipos, bayas y, nuevamente esas naranjas agrias. Una cerveza muy agradable, que se deja tomar mucho mejor de lo que esperaba, tanto que luego de terminar la botella no hubiese tenido ningún problema en abrir otra de haberla tenido, y esto a pesar de su 7%ABV.

Más tarde acompañamos la cena de pollo al horno con una botella de Trapiche Collección Roble - Chardonnay 2008, un vinazo que los vietnamitas en Dejvická tenían a precio regalado. Curiosamente, encontré en ese vino las mismas notas de naranjas agrias de la Supplication (algo confirmado por mi viejo, que tomó un par de sorbos de la cerveza y un par de copas del vino). Interesante.
En una nota aparte, pero siguiendo con el tema de las cervezas agrias, al día siguiente de probar esta cerveza me encontré en la bodega con una botella de aquella Weizen de frutillas que había elaborado en honor al nacimiento de mi hija (sí, ya ha pasado un año, cuesta creerlo). Otra gran sorpresa me llevé. No sólo la cerveza todavía estaba tomable, sino que luego de haber añejado un año, ¡estaba en mejores condiciones que fresca! Los sabores se habían integrado mejor, ya no era tan roja y tenía más vida que el año pasado, si hasta hizo una linda espuma. Curioso y muy agradable.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Conserva esos amigos que te traen regalitos como este. He visto pocas Russian River por Europa y es una alegria verlas aunque sea en foto jaja.

    Un saludo,
    Gabriel

    http://justanotherbeerblog.wordpress.com

    ResponderEliminar
  2. Hola

    varias cositas , con lo que escribiste del mundial y sobre todo esa evocacion de tu abuela , me mato , me dio ganas de estar en argentina con mi vieja en el fondito de mi casa chupetiando unos amargos , y ver mi barrio de valentin alsina , GRACIAS PIVNI .

    Pasando al tema cervecero las birras agrias me cuesta pasarlas , sobre todo aqui hay muy buenas de belgica de fermentacion espontanea y me cuesta , che no las paso muy bien , pero me tengo fe .
    Hace unos anios no pasaba las birras que aqui se llaman blancas muy especiadas con coriandro etc etc , desde hace un tiempo me caen muy bien , o sea el tiempo de madurar el paladar , espero que me pase lo mismo con la agrias ;

    saludos

    omar


    PD el novi fue por el viejo imagino , tu papa debe ser vinero y cada tanto una quilmes cristal ? NO

    ResponderEliminar
  3. Omar,

    No era mi intención ser tan evocativo, pero me alegro que haya generado lindos recuerdos.

    Las cervezas agrias son todo un tema. Hay que darles tiempo.

    El vino fue una de las botellas que quedó del festejo de cumpleaños de mi hija. Pero el otro día ya me compré otra porque estaba muy buena. En cuanto a mi viejo, toma más cerveza que vino (y siempre trata de tomar de la buena)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario