Ir al contenido principal

Pesos pesados

Mi viejo cumplió 65 años unos días antes de venir a visitarnos. Cuando le mandé el saludo correspondiente le prometí que brindaríamos con algo adecuado una vez que esté con nosotros. La cerveza que tenía en mente era Mikeller Black, una Imperial Stout con 17,5% ABV que su creador me había enviado un par de meses atrás. Descorché la botella de 375ml luego de una cena pre-navideña y la serví en copas de brandy, puede que no sea el recipìente más indicado, pero sí que la cerveza se veía linda en ellos.
Mikeller Black (tal es el significado del ideograma en la etiqueta) es negra en serio, del tipo que absorve la luz. De los aromas no puedo hablar demasiado, la forma de la copa impedía su correcta apreciación (concentraba el alcohol en su pequeña apertura), pero sí pude notar lo que me pareció madera, ahumados y oporto. Al paladar es una cerveza magnífica. Cuerpo de "vino espeso" que acaricia el paladar. Lo sabores sorprenden por lo relativamente moderados y la mejor manera de describirlos es oporto del dulce, mezclado con café espresso donde alguien dejó derretir una barrita de chocolate amargo, todo con una pizca de especias. El final es sorprendentemente corto, pero intenso y hace que la cerveza sea mucho más fácil de tomar. Esto no significa que invite a tomarla a grandes sorbos. No, Mikkeller Black deja bien en claro que es una cerveza fuerte en serio y se la disfruta mucho en pequeños sorbos, tanto como se disfruta la charla que ella genera mientras se la toma.

En un momento de esa charla, mi vieja, una absetemia civilizada, me pregunta con qué acompañaría la cerveza. Mencioné un par de cosas que ahora no me acuerdo y como poseído fui a la cocina a buscar una de las bolsitas de gengibre acaramelado que teníamos. Unos días antes, casi por accidente acompañé esta golosina con BrewDog Bashah y el resultado fue fantástico. Al igual que lo fue con Mikkeller Black. El dulce del gengibre acaramelado se complementó muy bien con el de la cerveza, resaltando el aspecto picante de la especia. Una combinación diseñada por los dioses.

Luego de esa delicia Danesa estaba con muchas ganas de probar otra cerveza fuerte que estaba juntando polvo en mi bodega desde hacía más de medio año Nøgne-Ø Dark Horizon (2ª edición), otra Imperial Stout, en este caso con 16%ABV y elaborada con ingredientes de varios puntos del planeta (café de Colombia, azúcar de Mauricio, lúpulos del Pacífico, levaduras Canadienses y maltas inglesas). Mi gran amigo Gunnar me la había enviado como regalo por el nacimiento de mi hija y desde que la recibí estaba esperando el momento indicado para abrirla.
Ese momento llegó en la tarde de Navidad, horas después de aquel celestial almuerzo. En esta ocasión mi viejo declinó la oferta, por suerte estaba Dani, el novio (bueno, marido sin papeles) de mi hermana quien difícilmente declinaría la oferta de disfrutar una buena copa de cualquier cosa.

Mis notas de la Dark Horizon son más bien mentales, puestas en papel luego de haber tomado la cerveza. Justo había llegado una gran amiga nuestra y naturalmente, me atención fue desviada hacia otras cosas. Lo que sí puedo decir es que no me resultó tan atrapante como la Black. Quizás porque en lugar de degustarla en una sobremesa relajada de cuatro personas, lo hice en una animada tarde con casi una decena.

El catador casi obsesivo que se encuentra en mi seguro hubiese preferido degustar esta cerveza en un contexto más tranquilo para así poder decir con plena seguridad si su cuerpo no es tan suculento como esperaba y si realmente la impresión de estar tomando un Jerez Cream con una buena dosis de café es la correcta. De todos modos, la disfruté y fue acompañamiento perfecto de no sólo un agradable momento con seres queridos, sino de los maravillosos bizcochos de navidad caseros que horneados por mi mujer (diez tipos distintos, uno mejor que otro).

Y ahora que me doy cuenta, que una cerveza tan fuerte como Dark Horizon se haya reusado a acaparar más atención que la estrictamente necesaria dice mucho sobre su calidad y cuan tomable es.

Tengo todavía notas pendientes de varias otras cervezas que estuve tomando antes de despedir el 2009, las iré publicando si tengo tiempo y no encuentro nada mejor sobre lo cual escribir.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Nosotros tomamos nuestra Dark Horizon hace unos meses y quedamos impresionados, nos pareció una cerveza espectacular. Me encantaría probar más cervezas de estos noruegos, y por supuesto hacerme con una botella de la 3º edición de Dark Horizon, si es que tienen planeado hacerla. En la Cerveteca confiaré.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó más la danesa, pero Dark Horizon es una cerveza de la osita. Muy rica y, por suerte, mucho más tomable de lo que esperaba.

    Lei por ahí que la 3ra edición está planeada para este año.

    He tomado varias cervezas de Nøgne-Ø y son una mejor que otra. El otro día recibí una caja de la otra noruega, Haandbryggeriet con varias cervezas con pinta muy interesante, ya estaré hablando de ellas.

    ResponderEliminar
  3. La ùnica Imperial Stout que probè en mi vida es la de Samuel Smith (mi Dios!! que rica ella). Entre este post y los recuerdos de la Imperial se me llenò la boca con hectolitros de saliva ¿Con "jengibre acaramelado" te referìs a los caramelos de jengibre? ¿o es otra cosa?

    ResponderEliminar
  4. Es como las frutas acarameladas que se usan en el Panettone, pero con gengibre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario