30/9/09

Cuestión de origen

Iba a escribir otra cosa, pero el comentario de un tal Manrique en la crítica de cervezas asturianas (y supuestamente asturianas) me hizo cambiar de idea:
"con todo el respecto, no concordo para nada con tus observaciones acerca de la Belenos y la Esbardu: me parecen cervezas muy ricas y tus comentarios sobre las indicaciones en las etiquetas propias de un amateur de cervezas que le gusta ir opinando de todo pero a veces con exceso. por el resto, me parecen ambas cervezas muy interesantes y con mucho caracter.
saludos cerveceros,
Manrique"
La opinión de Manrique sobre las cervezas, en tanto sea honesta, la considero tan válida como la mía, así que está fuera de toda discusión.

Tampoco voy a discutir lo de que soy un amateur que opina demasiado, porque un poco de razón tiene.

Sí voy a discutir el por qué me llama un amateur, lo de las etiquetas. En mi reseña me quejo de casi total falta de información en las etiquetas de tanto Belenos, como L'esbardu. Ni siquiera figura en la etiqueta dónde o por quién las cervezas fueron elaboradas. Exclusivas Torma, la única empresa que figura mencionada son en realidad los que comisionaron y distribuyen las cervezas. Y resulta que no son asturianas, ni siquiera son españolas, sino que están elaboradas en Bélgica (prueba de que, a pesar de ser un amateur, no soy tan malo en ésto, uno de los comentarios que hice sobre Belenos fue que tenía un "carácter belga").

Fue gracias al comentario de fivixx que me pude enterar de ésto (sí, ya sé, podría haber buceado un poco más en las profundidades de la interweb, pero ya saben cómo soy con eso). De hecho, Raquel, la persona que me las trajo, las compró pensando que eran asturianas. Y quién puede culparla, después de todo, los nombres, la imaginería, etc. es asturiana, y si bien en ningún lado dice que la cerveza está elaborada allí, la frase "Belenos Súper, la cerveza de los Asturianos" no deja lugar a mucha discusión. Y si mal no me acuerdo, en la página web, que ya no es accesible, Belenos estaba catalogada como española.

No estoy seguro de cuán nacionalistas son los asturianos (imagino que bastante), pero dudo mucho que tomen como "suyo" un producto que no es elaborado en el principado, cualquiera que éste sea.

La conclusión a la que he llegado es que Exclusivas Torma engaña al público. Sería interesante saber cuál es el motivo. Clara y simple demagogia nacionalista, quizás. Puede también que haya motivos más oscuros, al no poner el nombre del elaborador, si algún día la relación con éste termina, nada impedirá a ET contratar otra cervecería para hacer una cerveza con otra receta y venderla como Belenos. En tanto el ABV se mantenga, nadie se dará cuenta sino hasta después de haber comprado la botella (y algunos ni siquiera después de haber terminado la cerveza). Pero eso ya es ponerse un poco paranoico.

No es que esté en contra de las "cervezas a pedido". Todo lo contrario, me parece una excelente alternativa para tanto para aquellos que quieren tener su "cerveza propia", pero no quieren o pueden montar una cervecería, y para las cervecerías como una manera de expandir su negocio con poco o ningún riesgo. Pero siempre se le debería dar a conocer al público el origen de la cerveza.

Y es justamente éste el punto que quiero hacer con con toda esta perorata inconsecuente. La importancia del "lugar de origen" en la cerveza, que puede que sea mayor cuando hablamos de cervezas "artesanales".

Las grandes marcas han hecho un excelente trabajo en devaluar el concepto de "origen". Es así que Guinness puede seguir usando toda la pavada irlandesa o Stella Artois mantener la frase "Belgium's Original Beer" sin importar dónde hayan sido elaboradas, o si vamos al caso, que Pilsner Urquell se pueda seguir llamando Pilsner Urquell incluso cuando se elabora bajo licencia en Rusia o Polonia. Pero es algo muy importante, el agua y el resto de los ingredientes es diferente en cada lugar y en países como Alemania existen notables diferencias regionales incluso en cervezas del mismo "estilo".

Pero si algunos de ustedes todavía no terminan de entender el tema del origen en las cervezas, déjenme que les haga esta pregunta: Comprarían una botella de vino sin saber de dónde proviene? Porque pedir menos de la cerveza, entonces.

Na Zdraví!

Si están en Praga

Me enteré de casualidad, empezando el viernes 2 de octubre y hasta el domingo 11 aquellos que estén en Praga tendrán la oportunidad de asistir a una versión reducida del Český Pivní Festival llamado "Octoberfest en Pankrác o Podzimní Ochutnávka (degustación otoñal), según a quién se le pregunte.

El evento se lleva a cabo en el Panorama Hotel Prague, justo al lado de la estación de Metro C Pankrác. El sistema será el mismo que en el festival primaveral: entrada gratis, pago con "tolares", etc.
La lista de cervezas, que se puede ver en esta página, ha sido reducida a 14 muestras, todas de cervecerías de K-Brewing Trade.

Una buena alternativa para aquellos que quieran hacer algo distinto en mientras visitan Praga y una buena oportunidad para probar algunas cervezas que les será practicamente imposible encontrar en el centro.

Na Zdraví!

28/9/09

La Ronda #16: El nombre en la etiqueta

El amigo Manza es el que invita La Ronda de este mes con un tema que hace entrar a la mayoría de nosotros en el terreno de la fantasía:
¿Cúal nombre le pondrías a tus cervezas? y ¿por qué?
.

Es algo que ya he tratado en mi blog, y aquí es donde pueden ver las etiquetas propuestas. El nombre, Porteňa, lo elegí por razones que no creo hacen falta explicar (el carácter checo "ň" se pronuncia casi igual que nuesra "ñ").

No estoy seguro de si me gustaría vivir de hacer cerveza. Conozco mucha gente que vivo de ello y sé muy bien cuan duro es el trabajo, largas horas pendientes de lo que pasa en las ollas, varios días controlando que todo salga bien con los fermentadores para al final rogarle a todos los dioses que nada haya arruinado la cerveza. No es para mí.

Pero ya que esto se trata de soñar, podría decir que la idea de hacer unas pocas partidas al año y venderlas a clientes selectos no me parece del todo mal. Las cervezas que me gustaría hacer serían estacionales y no se encasillarían en ningún estilo, utilizaría ingredientes poco comunes. o buscaría recetas antiguas, para lograr sabores y texturas realmente únicas, como mi objetivo no sería vivir de las cervezas me lo podría permitir ya que no estaría tan atado a la tiranía del mercado.

(Fuera de tema, pero realmente no entiendo por qué hay tantos cerveceros caseros que si limitan a hacer cervezas de estilo, es para participar en concursos? es falta de creatividad? No entiendo, una vez que se manejan los procesos más o menos bien, jugar con los ingredientes no es ningún problema).

Na Zdraví!

24/9/09

Un proyecto para apoyar

Cada vez son más las hospody que han adoptado el modelo de "Čvrtá pípa“ (cuarto grifo, se refiere a grifos en los cuales la cerveza va rotando). Honza de Svět Piva dijo en un comentario en el blog de Evan Rail que está armando un listado de este tipo de lugares y que ya tenía 40 repartidos por todo el pais. Excelentes noticias para aquellos que amamamos la buena cerveza.

Y las buenas noticias no terminan ahí. Jirka Bejček, el dueño de První Pivní Tramvaj, uno de los pioneros de la movida, ha tenido la idea de agrupar a todos estos lugares en lo que ha decidido llamar Aliance P.I.V..
Por ahora son cinco los miembros de la Alianza de Cervecerías Cerveceramente Inteligentes, el mencionado Tramvaj, Zlý Časy, Merenda y U Prince Miroslava y Obžerství (una hospoda en Petrovice que todavía no he visitado), pero los organizadores dicen que el grupo está abierto a toda hospoda que tenga al menos un grifo rotativo.

Este proyecto no se trata sólo un listado de bares, restaurantes y cervecerías en una página de internet (todavía en borrador), sino que apunta a más. Cada cerveza que se sirva en cualquiera de estos lugares aparecerá en la sección "Pivní list" (Carta de cervezas) con sus datos técnicos (ingredientes, EBU, color, estilo, etc) y el nombre del cervecero que la hizo. La ficha de cada cerveza podrá ser impresa y los locales las podrán exhibir en menúes o como carteles en la pared. A lo que esto apunto educar tanto al consumidor, como al que vende la cerveza, para que unos sepan que es lo qué están tomando y otros lo que están ofreciendo.

También se planean organizar eventos, imprimir folletos con el listado de los miembros y sus direcciones, etc. Me parece una idea brillante y espero que pronto sean muchas las hospody que se unan a la alianza. Cuantas más sean, mejor para nosotros, los amantes de la divina bebida.

Na Zdraví!

21/9/09

Visita familiar

Por primera vez desde nuestra boda nos vinieron a visitar mis padres (bueno, en realidad, vinieron a visitar a nuestra hija, su primera nieta) y el otro día fuimos con ellos y mis suegros a dar un paseo no cervecero por Mělník.

A pesar de vivir relativamente cerca, nunca habíamos ido a pesar de tener buenas referencias sobre la cuidad. Mělník se encuentra a 37km al Norte de Praga y está dominada por el chateau y la torre de la iglesia de San Pedor y Pablo. A pesar de las tareas de refacción que se están llevando a cabo en varias de las calles del casco hitórico, la cuidad es muy bonita incluso con algunos toques de decadencia.

El Chateau está ubicado justo sobre la confluencia de los dos ríos más grandes de la Rep. Checa, el Moldava y el Elba y la vista desde allí es fabulosa. En las empinadas cuestas a los pies del palacio hay viñedos. Es que ésta es también una zona vitvinícola, mucho más pequeña y menos reconocida que la de Morava del Sur, pero según los que saben, con algunos vinos de calidad comparable.
Y como en toda zona vitivinícola checa, estas fechas son temporada de burčák, el cual pudimos disfrutar en su versión tinta antes de sentarnos a comer.

Habíamos llegado a la hora del almuerzo y todos estábamos con hambre. Había dos pequeños inconvenientes, el primero, no teníamos demasiado tiempo, queríamos hacer una excursión en bote que salía a las dos, el segundo, el carrito del bebé, con el correspondiente bebé, lo cual limitaba nuestras opciones.

Tuvimos suerte de encontrar al restaurant del hotel U Rytířů, con un patio justo a los pies de la torre de la iglesia que tenía suficiente lugar como para acomodarnos a todos.

El servicio fue muy profesional y eficiente, aunque un tanto lento al principio. La cerveza, Budvar bastante bien tirada. La comida, espectacular. Me pedí un vepřo-kndelo-zelo (carne de cerdo, knedlíky de pan y col roja cocida) que debe ser uno de los mejores que he comido en restaurantes. Porción bien abundante (justificando el ligeramente elevado precio para lo que es el almuerzo), carne bien tierna y sabrosa y la col cocida a su punto justo.

Luego de tomar una copa más de burčák de postre fuimos hasta el bote. Tuvimos que apurar un poco el paso, había que bajar hasta el río y caminar un poco más para encontrar el muelle, pero llegamos a tiempo.
El viaje fue muy lindo. El bote arranca casi debajo del castillo, la vista es sacada de una postal. El día estaba muy agradable para estar sentado en la cubierta y disfrutar del aire fresco. Una vez que el bote deja atrás la cuidad, la presencia humana va gradualmente desapareciendo de la vera del río, hasta hacerse nula, con excepción de algunos pescadores y ciclistas. Salvo el suave ruido del motor (y los no tan suaves llantos de mi hija) el silencio es casi total y uno no puede evitar relajarse (una vez que mi hija dejó de llorar), más cuando se tiene en frente una buena cerveza. 
Sí, en un bote en medio de la Rep. Checa tenían buena cerveza tirada, Březňák 10°. Hacía mucho, mucho que no la tomaba y me sorprendió lo rica que es, ligera, con un perfil lupulado similar a la Pilsner Urquell y con suficiente base maltosa como para darle un buen balance. Cerveza ideal para un momento como ése, la disfruté mucho una vez que me hija se durmió.

Luego de la excursión volvimos al centro de Mělník para pasear un poco más y tomar un poco más de burčák. Entramos al patio del chateu. Muy lindo, con toques muy renacentistas en la arquitectura. Había un café que parecía sacado de un palacio vienés. Tuve que resistir la tentación de tirarme en uno de esos sillones barrocos y llenarme con riquísimas tortas. El restaurant que funciona en el chateau también es muy lindo, con enormes ventanales dando al río y una atmósfera muy particular. Con mi mujer nos prometimos que algún día iríamos a comer algo.
Me sorprendió mucho Mělník y la pasamos todos muy bien en esta salida en familia. Como destino cervecero, no es gran cosa, pero sí es una buena alternativa para hacer una excursión desde Praga, es fácil de llegar allí, hay varios trenes y autobuses y se puede estar seguro de que no se encontrarán con muchos turistas.

Na Zdraví!

PD: Perdón por la falta de fotos de cerveza y comida, pero me había dejado la cámara en casa y fue difícil hacer que mis viejos sacaran fotos de algo que no sea su nieta.

15/9/09

Desde Barcelona con sabor

Tal como mencioné en otro momento, Catalunya/Barcelona parece ser el centro más dinámico de la movida de las cervezas artesanales en España. En los últimos años varios emprendimientos han comenzado a ofrecer sus cervezas al público y, como en todos lados, la calidad varía.

Hasta entonces había tenido sólo una experiencia con cervezas artesanales catalanas (las de Moritz no cuentan porque no son elaboradas en Catalunya), dos lagers mediocres en el mejor de los casos y una ale muy interesante elaborada con miel y hierbas. Ahora, gracias a María y Susana de 2d2spuma podía ampliar un poco mis horizontes. Me trajeron tres muestras, todas de distintas cervecerías y distintos estilos.

Empecé por la Runa Brown Ale (5%ABV) de Ales Agullons. Lei hace poco un interesante artículo sobre este cervecero. En él se mencionaba cómo lo celoso que es el Sr. Agullons con la calidad de sus cervezas y que si una partida no sale tan bien como el quiere, la vende más barata en botellas sin etiqueta como "cerveza de cocina". Ya que esta botella tiene una etiqueta, es correcto asumir que sí cumplió con los estándares del cervecero, cualesquiera que éstos sean.
La botella hizo un POP! muy fuerte al destaparla y por un momento temí que habría géiser. Por suerte no fue así, pero igual al servirla todo lo que cayó al principio fue espuma espesa y esponjosa que tardó den bajar. Una vez que pude servir algo de líquido pude ver que Runa es una ale de color amarronado, bastante oscura. En el aroma dominan las notas florales con algún recuerdo de menta y allí en el fondo, tratando de captar algo de atención, aparecen el caramelo y el tostado. En parte eso se debe a que la cerveza estaba mostrando los primeros síntomas de no estar en buena forma, algo que también se siente al paladar. Detrás de ello se puede todavía sentir un suave sabor tostado con toque acaramelados recubierto por un lindo amargor que bordea los cítricos maduros. Todo bien, nada del otro mundo, pero sí sabrosa. Hasta el final. Allí hay algo que no está bien, nada bien. Lo mejor que se me ocurre para describirlo es "morder una semilla de limón quemada". Es intenso, corto y muy desagradable, elimina todo lo bueno que la cerveza insinuaba hasta entonces. No sé que es, nunca antes había sentido algo similar, pero de lo que estoy seguro es de que no debería estar allí. Le voy a otorgar el beneficio de la duda. Hay muchas cervezas que no viajan bien y las condiciones en las que ésta lo hizo están lejos de ser las ideales.

Un par de días más tarde fui a la bodega a buscar la botella de Guineu Montserrat. Ya tenía un poco de miedo de que todas las botellas estén con problemas, pero ésta demostró estar mejor preparada para el viaje.
Según el listado de las maltas en la etiqueta (munich, pale, chocolate y caramelo) esperaba una cerveza oscura, y muy oscura resultó ser. Lindo aspecto en su totalidad gracias a espuma compacta y duradera que la corona. De ahí en más, las cosas mejoran. El aroma me pareció una maravilla, frutas de otoño (peras y manzanas dulces), junto con flores, especias con un fondo de café y chocolate, todo muy bien integrado. Al paladar es muy interesante, cuerpo firme, pero a la vez ligero, sabores contrastantes de café ligero, nuez, flores, chocolate y regaliz para terminar en un final seco y corto, casi como el de una stout. Me encantó esta cerveza, hasta ahora la española que más me ha gustado. De esas que, a pesar de su 6,7% ABV se puede tomar muy rápido, pero que es mejor tomarse su tiempo con ella para terminar de descubrirla. Cómo me gustaría poder tenerla en mi bodega de manera permanente!

Para el final dejé Bleder For de Drac no porque era la que tenía la etiqueta más fea, sino porque que parecía la más interesante según los ingredientes, avena y dátiles, además de los ya conocidos y esperados.
Bleder For de Drac es otra cerveza bastante apuesta, de lindo color ámbar anaranjado y espuma compacta y duradera. En el aroma están las mismas flores que en las otras dos (como si todos utilizasen los mismos lúpulos), esta vez acompañadas de hierbas secas y un suave fondo de miel. Su cuerpo es tirando a lo ligero y el sabor es suave, pero interesante, hay miel, tostado, frutas y algo de acidez, todo en justa medida. El final es seco, herbal y corto. Del 7%ABV no hay ni noticias de tan bien integrado que está. Tengo que decir que esperaba otra cosa, algo más dulce y pegajoso quizás, pero igual me gustó, no tanto como la Guineu, pero no me molestaría tener un par de botellas más en la bodega.

El balance, sin dudas, es mucho más positivo que la experiencia anterior. Tanto Guineu como Bleder dan la impresión de cervezas seguras de sí mismas, elaboradas por gente que sabe bien lo que hace. Me gustó sobre todo que evitan caer en el facilismo de los extremos para concentrarse en ser cervezas sabrosas e interesantes.

Habrá más sobre artesanales catalanas pronto. Una cervecería artesanal de Barcelona me ha enviado una caja con muestras de sus productos, los cuales estaré degustando en los próximos días.

Na Zdraví!

14/9/09

Una experiencia interesante

Más allá de lo que algunos nos quieran hacer creer está bien claro que hay cervezas que están hechas para ser consumidas luego de meses, sino años, de maduración en botella. No es que no se las pueda tomar "frescas y jóvenes", pero éso no es lo que sus creadores tuvieron en mente, y seguramente, no se disfrutar como es debido.

Hay también muchas cervezas que se disfrutan perfectamente "frescas y jóvenes", pero que al mismo tiempo, pueden añejarse, luego de lo cual habrán evolucionado y en algunos casos incluso mejorado. Se pueden mencionar muchas ales que encajan en este esquema, pero, cuántas lagers? Bueno, el otro día me encontré con una, y lo mejor de todo es que fue una cerveza que conozco muy bien "fresca y joven", la X33.

En una de mis visitas a U Medvídku me puse a hablar con Laďa, el maestro cervecero, sobre "Vintage Beers" y así, como quien no quiere la cosa, él me mencionó que tenía unas muestras de X33 de de un par de años de edad añejando en una heladera, luego agregó que estaría bueno si la pudiésemos probar juntos en un futuro cercano.

Creo que no hace falta decir que le tomé la palabra y el otro día acudí a la cita. Cuando llegué Laďa estaba un poco irritado debido a un problema técnico en las calderas, pero igual me ofreció una 1466 (la nueva lager rubia de la casa) como para ir entrando en calor.

El medio litro de esta cerveza de 14,66° Balling, servida directamente de uno de los barriles de fermentación secundaria desapareció relativamente rápido. Estaba tan rico y lleno de vida. Una delicia. Cuando terminé el vaso, Laďa fue a buscar la X33 "cosecha 2007".
Curiosamente Laďa nunca había probado la versión añejada de su cerveza y quedó tan sorprendido por los cambios que esos dos años habían producido. Ya no estaba tan turbia, el cuerpo era más ligero, pero nada comparado con la manera en que habian evolucionado los sabores y aromas. Casi toda esa fruta mermeladosa había desaparecido, dejando lugar a notas más secas de nueces, tabaco, madera y regaliz. En el medio del trago aparece una dosis de caramelo que balancea el conjunto y que luego le vuelve a ceder la escena a las notas secas y algo especiadas. En el fondo hay apenas una leve presencia de agradable acidez como para terminar de redondear.

Luego de dos años no se puede decir que la X33 es mejor o peor que su versión fresca, es simplemente muy diferente para hacer ese tipo de comparación. Se hace tomar más lentamente y me hizo acordar un poco a algún vino de Jerez o Málaga semi-dulce. Me gustó mucho.

La verdad, si yo fuese el dueño de la cervecería de cada partida de X33 reservaría al menos medio barril, lo embotellaría con un acondicionamiento adecuado (si es que hace falta) en botellas de 750ml y lo dejaría añejar esos dos años para luego venderla. Seguro que sería un éxito. Mientras tanto, sólo me puedo contentar con tener amigos en el lugar indicado.

Na Zdraví!

PS: Una cosa que me di cuenta luego de terminar el vaso, esa botella era de la misma partida de la primera X33 que probé.

11/9/09

Cosecha 2009

Hemos tenido un muy buen verano en la huerta. Como el año pasado, plantamos tomates y zuccini, éstos últimos, el año pasado, no se habían dado bien, creo que cosechamos solamente tres, este año, fue impresionante, nos cansamos de comer zuccini de todas maneras imaginables, y todavía tenemos varios kilos de tomates esperando ser recolectados. También plantamos cebollas, zanahorias y frutillas. Todo espectacular, todo muy rico. Hasta pudimos disfrutar de algunas frambuesas y grosellas a pesar de que las plantamos en la primavera.

Los lúpulos no fueron la excepción, mucho más grandes y frondosos que el año pasado y con muchos, muchos más capullos. El fin de semana pasado fue la cosecha, estuve, creo, dos horas recolectando capullos.
La calidad de la cosecha 2008 no fue gran cosa, no lo esperaba. Los capullos no tenían nada de aroma. La cosecha 2009 no sólo fue mucho más abundante, sino que los capullos son muy aromáticos, con fuertes notas de pino. Los tengo en un bowl en el bar y si no estoy cocinando su aroma otoñal se puede sentir por toda la cocina.
Este fin de semana voy a tratar de hacer cerveza y voy a usar estos lúpulos (además de otras cosas que tengo en el jardín). Espero que salga bien.
El bowl de la derecha es el mismo que usé el año pasado y me alcanzó.
El de la izquierda es dos veces más grande y no fue suficiente para la cosecha de este año

Na Zdraví!

PD: También planté unos brotes que me trajeron de Žatec, no llegaron a crecer los suficiente, pero si sobreviven el inverno, a lo mejor tenga algo lúpulo Saaz fresco para usar en mi cerveza...

10/9/09

Dos eventos en septiembre (no, tres!)

Slunce ve Skle fue quizás el mejor evento cervecero al que asistí el año pasado (al menos lo que me acuerdo de él). Por suerte, este año ya está programada la segunda edición de este festival de microcervecerías.

Se llevará a cabo en el mismo lugar, el patio de Purkmistr en Pilsen, el próximo sábado 19 de septiembre, y va a ser más grande que el año pasado. La página oficial del festival anuncia 35 cervecerías, no sólo de toda la Rep. Checa, sino que también habrá representantes de Alemania, Austria y Eslovaquia.

Imperdible para todo amante de la cerveza artesanal.

Slunce ve Skle
Sábado 19 de Septiembre de 2009
Pivovarský Dvůr Plzeň (Purkmistr)
Selská náves 2
326 00 Plzeň – Černice
Reservas para el restaurant-hotel:
Tel. + 420 377 994 311
E-mail: recepce@purkmistr.cz
Para saber cómo llegar con transporte público vayan a este post que escribí el año pasado.

Ese mismo sábado, en Praga, Pivovarský Kĺub da inicio a su "Minioktoberfest". Habrán tres Festbier de Munich que serán servidas en jarras de un litro (aquel que no quiera tomar tanto de una vez, puede pedirse medio litro) acompañadas con especialidades alemanas.

Quizás una mejor alternativa al festival original, menos gente, más barato y más de donde elegir desde el punto de vista cervecero.

Minioktoberfest
Empieza el 19/9 y sigue hasta agotar el stock de las Festbier
Pivovarský Klub
Křižíkova 17°, Praha 8 - Karlín
Reservas (recomendadas)
Tel.: +420 222 315 777

Na Zdraví!

Novedad: Me parecía raro que no se vaya a hacer este año, después de todo, el año pasado el Pivní festival s Jihoměšťanem salió muy bien (en parte gracias al fantástico día que hizo). Bueno, me acabo de enterar que se hace, mañana, al lado de la estación de Metro Opatov a partir de las 15hs.

8/9/09

Dios Salve a la (Real) Ale

Mírenme, todo este tiempo sanateando sobre cerveza y en ningún momento hice una reseña de Ales inglesas. Bueno, gracias a mi amigo John, ésto ha sido corregido.

Sé que lo he mencionado ya varias veces, pero no me canso de hacerlo. Lo mejor de esto de escribir sobre cervezas es la posibilidad que he tenido de conocer gente y hacer nuevos amigos. Es realmente gratificante poder sentarme a charlar con gente que comparte la misma pasión, o que simplemente me quiere conocer porque aprecia lo que hago en este espacio, a lo cual le tenemos que sumar la posibilidad que muchos me han dado de probar cervezas que de otro modo quizás nunca hubiese podido experimentar. Qué más se puede pedir?

Volviendo al tema, John me trajo tres muestras de distintos estilos y cervecerías, una interesante paleta que abarca diferentes aspectos de la Ale inglesa contemporánea.

Como (casi) siempre, empecé por la más ligera. T.E.A. (Traditional English Ale) de Hogs Back Brewery, una cervecería independiente de la región de Surrey. Se trata de una Best Bitter una variantes de uno de los estilos más populares en Gran Bretaña, y algo que jamás había probado (bueno, sí, muchos años atrás tomé bastante Bitter en mis estadías en Australia y Nueva Zelanda, pero no esperaba algo parecido a aquello).
T.E.A: es de color ámbar anaranjado, con poca, pero duradera espuma y sin carbonación visible. Aquel que espere complejidad de sabores y aromas, mejor que busque en otro lado. Esta Best Bitter, con 4,2%ABV, es una cerveza de sesión, lo cual, tal como lo explica Lew Bryson en su Session Beer Project, no significa que es aburrida o insulsa. En su aroma se pueden encontrar frutas desecadas y tropicales acompañadas por suaves notas florales. Tal como el nombre lo indica, la cerveza es "bitter", aunque más bien seca, hay un toque de almibar como para hacerla balanceada. El cuerpo es bien untuoso y el final es corto, con notas terrosas, lo cual hace que la cerveza sea todavía mucho más fácil de tomar. Es sin duda una maginífica cerveza de sesión. Por sí sola, puede que no diga demasiado, pero no es ése su fin, sino acompañar una reunión con amigos y hacerla más amena.

Le siguió la India Pale Ale de St Peter's Brewery, otra cervecería independiente, en este caso de Suffolk. Había probado varias IPA's de varios países, pero ninguna del pais que le dio origen al estilo, Inglaterra. Tenía bastante curiosidad. Hoy damos por descontado que una IPA va a ser bastante a exageradamente lupulada, pero yo siempre me pregunté cómo eran aquellas que se exportaban a India en el S.XIX. Eran de sabor tan lupulado luego de varios meses navegando alrededor del continente africano? Si el revisionismo histórico de Martyn Cornell y otros está en lo cierto, las primeras IPA's fueron en realidad Stock Ales que se vendían jóvenes a los capitanes de los barcos de la Compañía de Indias. Las Stock Ales eran cervezas de contenido alcohólico relativamente alto y muy lupuladas que se dejaban madurar hasta por varios años, luego de lo cual el amargor del lúpulo se había atenuado bastante.
Sea lo que sea, mejor dejar a la cerveza decir lo suyo. St. Peter's IPA (5,5% ABV, menos que la mayoría de las otras IPA que había probado) es de un ámbar claro, amarronado, con escasa burbuja fina y linda espuma. En los aromas se nota almíbar, cáscaras de cítricos y pino, que identifico más con lúpulos C. Al paladar entra acaramelada, pero rápidamente se torna seca, con bastante pino. El final es también seco, pero de carácter más herbal. No voy a decir que soy capaz de identificar con certeza las distintas variedades de lúpulos, pero sí tengo alguna idea y la verdad que a esta IPA le encontré un carácter algo "americano". No era quizás lo que estaba esperando, pero me gustó, el caramelo al principio del trago hace una buena labor "cortando" el amargor seco que queda del trago anterior haciendo que la cerveza se más fácil y agradable de tomar.

Para cerrar esta sesión de clásicos ingleses me quedó la Fuller's 1845. Fuller's es una de las cervecerías más grandes del Reino Unido y que, a pesar de ello, mantiene una muy buena reputación entre muchos entusiastas cerveceros. La 1845, madurada por 100 días, fue elaborada por primera vez en 1995 para celebrar el jubileo de la cervecería. Gracias al éxito que tuvo entonces, se sigue haciendo hasta hoy.
Fuller's 1845 es de color ocre, coronada con una esponjosa y duradera espuma de un beige muy claro. En el aroma hay flores y notas suaves a cítricos maduros, todo sobre una base de frutas muy maduras. casi como de frutas en conserva. El cuerpo es sedoso, untuoso. Empieza con azúcar quemada, que luego se transforman en bizcochuelo casero con relleno de frutas dulces, todo cubierto por lúpulos ingleses que le dan interesantes notas especiadas. Una cerveza deliciosa, para disfrutar despacio. Mejor si se la toma sólo, mientras se escucha música suave o se lee un buen libro en una tarde de otoño.

Muy buenas cervezas las tres, cada una con lo suyo, todas con muy buena presentación (me encantan la forma de las botellas) y todas, evidentemente, con elaboración y acondicionamiento muy cuidados (veremos algún día una cerveza artesanal checa con la frase "Bottle Conditioned" en la etiqueta?). Gracias John por estas cervezas.

Na Zdraví!

4/9/09

No todo es blanco o negro

Si hay algo en lo que la mayoría de los amantes de la buena cerveza está siempre de acuerdo es que nada bueno pasa cuando una macro extranjera compra una cervecería local. Ejemplos que demuestran esta máxima sobran, AB-InBev con Staropramen, etc, para mencionar uno que me toca de cerca.

Pero es siempre algo tan negativo?

Mucho se puede decir de los cambios para peor que han sucedido en Pilsner Urquell desde que fue privatizada en la década pasada. Sin embargo, me acuerdo lo que una vez me dijo un amigo: "Lo mejor que le pudo pasar a Pilsner Urquell fue convertirse en parte de SAB-Miller". Él sostiene que de haber sido comprada por otra multinacional, Pilsner Urquell se hubiese convertido en una "marca provincial". SAB-Miller, en cambio, la transformó en su marca premium a nivel internacional. Sí, es cierto que la cerveza no es lo que era antes, pero cuántas puertas le abrió a la "Cerveza Checa" en el mundo el poder marketinero de un gigante como éste?

Pero creo que el ejemplo más claro es Heineken. Starobrno, la primera cervecería que compraron en la Rep. Checa no tenía exactamente una reputación de buena calidad, se la solía llamar "Staroblato" (blato es checo para lodo). Hoy, sin embargo, si bien no son ninguna maravilla, las cervezas de Starobrno son de una calidad bastante aceptable, y hace poco, Evan Rail, escribió sobre las notables mejoras en Krušovice Černé (Heineken compró Krušovice en 2007).

El año pasado, la multinacional de origen holandés compró Drinks Union, una empresa de capitales checos propietaria de cuatro cervecerías. Desde el mismo instante en que la operación fue anunciada se empezó a especular cuáles de las cervecerías serían cerradas. Las apuestas más fuertes estaban en Kutná Hora y Veklé Březno (Březňák). El primero, porque era el más pequeño y cuyas instalaciones ni siquiera eran propiedad de Drinks Union, sino de la cuidad de Kutná Hora (DU era propietario de la marca y alquilaba las instalaciones para elaborarla), y el segundo porque está casi al lado de la más grande y conocida Zlatopramen, por lo que trasladar la producción no hubiese significado ningún problema (de hecho, hasta el singificado del nombre no sufriría demasiado porque Zlatopramen está situado en la localidad de Krasné Březno).

Todos acertaron con Kutná Hora. Heineken la cerró hace un par de meses por no considerarla lo suficientemente rentable, con lo cual se ganó la ira de muchos entusiastas cerveceros. Sin embargo, parece que todos nos equivocamos con Březňák. No sólo parece que no será cerrada, sino que Heineken anunció inversiones de un total de 25 millones CZK (casi un millón de Euros) ha realizarse ente este año y el que viene. Las inversiones se emplearán para modernizar la línea de embotellado (parte del trabajo ya se ha llevado a cabo) y el sistema de calderas y para ampliar los fermentadores y los tanques de fermentación secundaria. Veklé Březno es una de las cervecerías que siguen utilizando fermentadores abiertos y que sigue dándole el tiempo necesario a la cerveza para que madure. El reporte no especifica si las ampliaciones en los fermentadores siginficarán la instalación de los malamados cilindrocónicos, pero todo indicaría que ése no es el caso. Según Petr Hauskrecht, el maestro cervecero, uno de los objetivos es armar una cervecería clásica, lo cual implicaría que los fermentadores abiertos están para quedarse.

Así que tenemos que una multinacional como Heineken que, como era de esperarse, cierra una cervecería, Kutná Hora (y tarde o temprano también cerrará Louny), pero al mismo tiempo mejora la calidad de algunos de sus productos e invierte bastante dinero en otra cervecería a fin de mantenerla como una "cervecería clásica".

Cuántos tonos de grises!

Na Zdraví!

3/9/09

Desde Barcelona, bueno, más o menos

Si mal no me acuerdo lo que me contaron, Moritz es una histórica marca de cerveza de Barcelona. En algún momento la cervecería se vio forzada a cerrar y no fue sino hasta principios de este año que los descendientes del antiguo dueño de la cervecera pudieron resucitar la marca.

Por el momento, las cervezas no se elaboran en Barcelona, sino bajo contrato en La Zaragozana. Sin embargo, me han contado que los actuales dueños están por abrir un brewpub en la cuidad natal de la cervecería.

Pido disculpas por lo vago de la información sobre la cervecería, pero su página web es un inferno de animaciones en Flash que hacen que su navegación sea una pesasdilla.

Recibí sendas muestras de las dos cervezas que Moritz parece estar elaborando por ahora.

La primera que tomé fue, como es mi costumbre, la más ligera (5,4%ABV) que se llama simplemente Moritz. Qué tipo de cerveza es, cuáles son sus ingredientes, etc. es información que tendrán que buscar en otro lado, porque no la van a encontrar en la botella (y, a menos que tengan mucha paciencia, tampoco les será fácil encontrarla en la página web). Por suerte, Culturilla Cervecera hizo una reseña de la cerveza, con lo cual, mucho después de tomarla, me pude enterar que quiere ser una Pilsen y que está elaborada con maltas pálidas y lúpulos Saaz.
La cerveza es, de tener la información de antemano, de un esperado color dorado, con casi nada de carbonación visible y una linda espuma blanca, aspecto de lager bien hecha. No hay demasiado aroma, apenas una base maltosa y el fantasma de alguna flor de lúpulo. Es de cuerpo ligero, suave maltosidad y sutil toque cítrico, nada más. A medida que va tomando temperatura va perdiendo equilibrio y termina con un final que me hizo acordar a un vino espumante demi-sec barato. No del todo agradable. Pero como la mayoría de los españoles prefiere tomar cerveza helada, no creo que sea algo de lo que se den cuenta.

Un par de días más tarde me animé a abrir la Moritz Epidor. En xexperiencias anteriores con pares de cervezas españolas si la rubia (o más clara) no me gustó, al oscura me gustó aún menos, así que no esperaba demasiado de ésta. Cómo supe si esta cerveza era más oscura que la anterior, si la información en la botella es exactamente la misma? La etiqueta es más oscura, así que la cerveza también tendría que serlo.
Moritz Epidor es de un color ámbar casi anaranjado, coronada con espuma cremosa y presenta abundante burbuja fina. El aroma es suave con notas acarameladas y frutales y alguna especia que no pude distinguir. Al paladar entra con notas de azúcar quemada, algo de regaliz, luego se suman algunas hierbas y algo de tabaco, el final es corto y suavemente acaramelado. Molesta un poco la gasificación. Los 7.2% ABV están muy bien integrados. Me sorprendió agradablemente la Epidor, mucho mejor lograda que su hermana. Me hizo también acordar un poco a La Zaragozana Export, pero puede ser un poco de sugestión por saber que se elabora en la misma fábrica. Después de todo la Export es una cerveza que probé hace más de un año, pero igual podría jurar que hay un cierto parecido de familia.

Si pongo las cosas en perspectiva, el balance es positivo. La rubia no me gustó, pero comparada con otras similares que se pueden encontrar en el mercado español, está un poco por encima de la media. La Epidor, la pondría al mismo nivel que otras lagers ámbar fuertes como Voll-Damm y la antes mencionada Export

Gracias Susana y María por estas cervezas, ya les llegará el turno a las otras que me trajeron.

Na Zdraví!

2/9/09

La Ronda #15: Pagando la Cuenta

Platos sucios, migas, vasos, cubiertos. Se fueron todos y se hicieron bien los giles. Éso es lo que me pasa por invitar una ronda con comida.

Hubo varios ausentes, y varios que llegaron tarde. Es que la premisa de esta Ronda no era fácil y requería tiempo y ganas. Un desafío de esos que separan a los niños de los hombres:
"Cerveza con el desayuno: Aprovechen un día libre y siéntense a desayunar, solos o con la pareja, familia, amigos y elijan una cerveza para maridar con la comida"
Galápagos, de la Logia Cervecera solamente escribió para avisar que se comían el mazo.

Por su parte, Fivixx, de Etiquetas de Cerveza respondió al llamado solamente para decir que lo dejemos en paz, que era muy temprano y se dio media vuelta y siguió durmiendo.

A Iker, de Cervecerías de España, tampoco le gustó demasiado la idea de tomar cerveza tan temprano, pero al menos menciona algunas hipotéticas alternativas, todas de origen belga.

Manteniéndonos en el marco de los desayunos hipotéticos, Sir Asf, de Hipos Urinatum, propone Hoegaarden, algo que promete probar en un futuro cercano.

No fue el único que mencionó la Witbier más famosa. Lúpulo Feroz, de la CAAC no preparó ningún desayuno especial, pero sí menciona su experiencia de tomar con el desayuno Hoegaarden casi helada durante la expedición de su club a Bruselas.

Sin salir de Oviedo, el amigo Chela, luego de una prolongada y justificada ausencia, volvió a La Ronda y enumeró una serie de alternativas para el desayuno que hicieron rugir los estómagos de muchos, y no sólo por hambre.

Para Andrés, de Culturilla Cervecera, desayunar con cerveza no es nada nuevo, y nos menciona su cerveza favorita para acompañar esos desayunos en familia durante fin de semanas y festivos.

Delirium cambió su menú habitual de la mañana con motivo de La Ronda y acompaño unos huevos en canasta con una buena Brown Ale inglesa.

Esta edición de La Ronda tuvo el agrado de haber trascendido un poco los blogs estrictamente cerveceros. Paco, del muy buen blog culinario Ojo al Plato (donde en ocasiones la cerveza es mencionada). Aceptó el desafío y armó un desayuno que consistió de productos típicos españoles los cuales acompaño con una lager artesanal (también española) con adjunto de miel, quedando muy satisfecho con la experiencia.

Ya cruzando el charco. El primero en llegar fue Manza, desde Colombia (que también ya tenía algo de experiencia con cervezas matutinas), quien simplemente reemplazó el café que acompaña su desayuno habitual con una famosa Stout.

Ya en mi pais natal. Eduardo, de Mundo Cerveza, en su primera participación en La Ronda propuso otro desayuno simple y muy rico, el cual acompañó con una reconocida cerveza trapense.

Cruzando la cordillera de los Andes, Chris, de Todo por una Fría en una muestra de locura total, hizo una pizza casera la cual acompañó con una lager industrial de reconocida marca brasileña. Chris me hizo acordar a aquellos días, cuando era joven y apuesto (hoy soy maduro y bello) en los que, luego de una noche de marcha y excesos, "desayunaba" pizza con cerveza antes de irme a la cama temprano a la mañana.

El también chileno Catador, otro de los que llegó tarde, propone un desayuno vegetariano y no muy pesado, acompañado de una cerveza belga que encontró en su bodega, la cual se llevó muy bien con la comida. Cabe aclarar que catador fue el único que confesó haberse sentido afectado por tomar alcohol tan temprano.

Sobre la hora de cierre llegó desde Argentina Pedro, de Apuntes Sobre Cerveza, quien acompaño una cheesecake casera con una Oatmeal Stout Artesanal de Argentina.

Boak, a quien le pido disculpas por haberme olvidado de invitar, sólo dejó un comentario confesando haber desayunado con una Cantillon en alguna oportunidad.

Yo, el que llevó a todos los anteriormente mencionados por el mal camino del consumo matutino de alcohol, acompañé un habitual desayuno de fin de semana con una cerveza de elaboración propia, porque soy así de guapo.

Creí que vería muchas más stouts mencionadas. Quizás Manza, al haber publicado su experiencia stoutesca primero que nadie, hizo que el resto pensaran un poco más y buscase otras alternativas. Sea lo que sea, me gustó mucho la variedad de las cervezas mencionadas y me gustó mucho más aún que todos hayan disfrutado de la experiencia.

El objetivo que tenía con esta ronda era un poco demostrar de una manera poco ortodoxa la versatilidad que tiene nuestra bebida favorita. Estoy muy satisfecho con los resultados.

Si alguien más quiere aportar su experiencia, los comentarios están abiertos. Mientras tanto, estamos todos a la espera de la próxima edición de La Ronda.

Na Zdraví!!! (y Dobrou Chuť!)