29/5/09

La Ronda #12: Humor Cervecero

Esta vez le toca al amigo Fivixx de Etiquetas de Cerveza invitar La Ronda. La premisa de este mes es la siguiente
"Toca olvidarse de lo que nos digan los demás, de supermultinacionales, de cervezas mal servidas. Es hora de relajarse, de tomar buena cerveza en mejor compañía y soltar unas carcajadas.

Cerveza y humor. Todo vale."
Así que sin más preámbulos, aquí tienen mi contribución a la risotada cervecera, vejo, pero bueno:

Mujeres VS Cerveza

- Una CERVEZA esta siempre mojada. La MUJER no... ¡punto para la CERVEZA!
- La CERVEZA es horrible si está caliente... ¡punto para la MUJER!
- Una CERVEZA helada te satisface... ¡punto para la CERVEZA!
- Si regresas a casa oliendo a CERVEZA, tu mujer puede enojarse. Si llegas a casa oliendo a MUJERES, tu mujer seguro que se enoja y hasta puede dejarte... ¡Empate!... ya que depende del punto de vista.
- Diez CERVEZAS en una noche y después no puedes manejar a casa. Diez MUJERES en una noche y no hace falta manejar a ningún lado... ¡punto para la MUJER!.
- Si un policía te siente olor a CERVEZA te puede arrestar, si el policía te siente olor a MUJERES te invita una cerveza... ¡punto para la MUJER!
- La CERVEZA cuanto más vieja, es mejor... ¡punto para la CERVEZA!
- Muchas CERVEZAS pueden hacerte ver ovnis, mucha MUJERES puede hacerte ver a Dios... ¡punto para la MUJER!
- Si te preguntas como será la próxima MUJER eres normal. Si te preguntas como será la próxima CERVEZA eres un alcohólico... ¡punto para la MUJER!
- Arrancarle la etiqueta a una CERVEZA es divertido. Arrancarle los calzones a una MUJER es mucho MUCHO mas divertido... ¡punto para la MUJER!
- Por una CERVEZA pagas impuestos... ¡punto para la MUJER!.
- Si te tomas otra CERVEZA, la primera no se enoja... ¡punto para la CERVEZA!
- Puedes estar siempre seguro de que eres el primero en "destapar" una CERVEZA ... ¡punto para la CERVEZA!
- Si agitas una CERVEZA, después de un rato se calma sola... ¡punto para la CERVEZA!
- Clara, oscura, en cualquier momento puedes escoger la CERVEZA que quieras... punto para la CERVEZA!
- Una CERVEZA sabes exactamente cuanto te va a costar... punto para la CERVEZA!
- La CERVEZA no tiene mamá... punto para la CERVEZA!
- Puedes hacerlo si quieres, pero la CERVEZA no te pedirá que la abraces durante media hora después de haberla tomado... ¡punto para la CERVEZA!
PUNTUACIÓN FINAL: La CERVEZA le gana a la MUJER (10 a 7)
Si eres una MUJER y en este momento te estas enojando, piensa que la CERVEZA no se enojaría por esta batalla... ¡ Otro punto para la CERVEZA! MARCADOR FINAL 11 A 7

Y para que las chicas no se enojen:
23 RAZONES POR LAS QUE LA CERVEZA ES MEJOR QUE LOS HOMBRES
1) Una cerveza no se sienta a ver el futbol el fin de semana entero.
2) Una cerveza sabe mejor.
3) Una cerveza no presume delante de sus amigos.
4) Siempre sabes de antemano lo grande que es una cerveza.
5) Puedes tirar una cerveza cuando te de la gana, y ademas no volverá
a pedirte lloriqueando que te la vuelvas a beber.
6) Una cerveza puede emborracharte, pero no abusara de tí.
7) Puedes tomarte una cerveza cada día, sin que la gente piense
ninguna burrada de ti.
8) Las cervezas no se quedan haciendo el vago en casa todo el dia
bebiendose tus cervezas.
9) No tienes que fingir para no herir los sentimientos de una
cerveza.
10) A tu madre tambien le gustara tu cerveza.
11) Nadie te dice nada si tu cerveza es mucho mas joven que tú.
12) Cuando la cerveza envejece, madura.
13) La cerveza es comprensiva cuando tienes la regla.
14) Una cerveza no tiene familia.
15) La unica cosa a la que obliga una cerveza es a ir al cuarto de
baño.
16) No tienes que sentirte incómoda a causa de la cerveza que lleves
a una fiesta.
17) No hay problema en irte de una fiesta con una cerveza diferente
a la que llevaste.
18) La cerveza esta contenta cuando la llevas en el maletero del coche.
19) La cerveza nunca se queja de una mancha en la cama.
20) Las cervezas no pegan el SIDA.
21) Te puedes tomar una cerveza en cualquier sitio.
22) Puedes disfrutar de una cerveza durante toda la noche.
23) Una cerveza no se pone celosa cuando te bebes otra cerveza.

Na Zdraví!

28/5/09

Observando

El festival cervecero alternativo de Zlý Časy es algo espectacular. No tendrá la escala,la promoción o la convocatoria del Český Pivní Festival, pero desde el punto de vista estrictamente cervecero ha sido impresionante. Todos los días, en ocasiones más de una vez por día hay algo nuevo, nunca antes visto en Praga, y muchas veces de calidad casi soñada, como por ejemplo la pseničné pivo del flamante Pivovar Matuška (el proyecto personal de Martin Matuška, el maestro cervecero de Pivovar Strahov), quizás la mejor cerveza checa de trigo que he probado, de una deliciosa complejidad de sabores (que es posible que tenga un grifo más o menos estable luego del festival); o la Kopřivnice Uhlo, una cerveza de notas casi belgas, que me hizo acordar a alguna dubbel, a pesar de ser una lager oscura. Y podría seguir enumerando.

Pero una de las cosas que más me ha divertido es ver las caras de algunos clientes cuando piden una cerveza. Los clientes de Zlý Časy se pueden dividir en dos grupos durante la hora del almuerzo y temprano a la tarde, los que van atraídos por porciones generosas de comida simple pero sabrosa y a buen precio, y los que vamos más que nada por la oferta cervecera. Del primer grupo, aquellos que acompañan la comida con cerveza generalmente suelen pedir "pivo" y lo que reciben es un vaso de Kácov 10%. No esta semana, la desítka de cabecera le cedió el lugar al festival, así que cuando alguien pide "pivo", la respuesta de los camareros es "cuál?".

"Desítka", dice el parroquiano.

"No, hoy no tenemos desítka", contesta el camarero/a.

"Entonces, qué tienen?", pregunta el parroquiano algo confundido a lo cual el camarero responde enseñándole la pizarra donde están escritos los nombres de las cervezas del día. Es muy graciosa la cara que muchos ponen al leer una lista llena de nombres aparentemente exóticos, pero que en realidad se tratan de cervecerías mucho, mucho más "checas" que Gambrinus o Pilsner Urquell. Algunos se dejan sugerir, otros piden lo más liviano que se esté tirando, pero todos terminan sorprendidos y muy satisfechos por la calidad de lo que están tomando.
Na Zdraví!

N del A: He ido casi todos los días al festival de Zlý Časy y sólo una vez al de Letňany, no porque tenga nada en contra de este último, a pesar del mal sabor que me dejó el papelón organizativo del viernes (la cosa por suerte parece ahora estar funcionando de mil maravillas y casi todos con los que hablado no tienen más que elogios para el evento). Es que Nusle está mucho más cerca del centro que Letňany y no tengo que esperar hasta las 15 para sentarme a comer y tomar algo, eso sin mencionar la cantidad de cervezas nuevas, la gente conocida que me encuentro cada día, etc. etc.

25/5/09

Largada en falso

No lo tenía planeado, pero a casi a último momento decidí ir al día inagural del Český Pivní Festival 2009.

Durante la jornada inagural del año pasado hubieron algunas cosas que no estaban funcionando del todo bien, pequeños problemas organizativos. Sin embargo, lo más importante, la cerveza, estaba corriendo desde el minuto cero.

Este año no fue así. Llegué casi a las 16 (el festival había arrancado a las 15). El predio donde estaban las enormes carpas tamaño galpón estaba casi cubierto de agua, hubo una fuerte tormenta cerca de las 15. Me encontré con Evan Rail y Velký Al en la carpa nro. 6, la de Kout y las artesanales, entre otras. La carpa parecía cerrada, de hecho, tuve que decirle al camarero en la entrada que había gente que me estaba esperando adentro. Luego de saludar Evan me preguntó si notaba que algo estaba faltando. "Cerveza", respondí. Eran casi las cuatro de la tarde y todavía no estaban sirviendo cerveza en un festival cervecero. Una persona de la organización se acercó a nuestra mesa, se disculpó y nos explicó que debido a problemas técnicos no empezarían a servir cerveza sino hasta dentro de media hora y nos sugirió que vayamos a la carpa nro. 3.
Fuimos hasta allí. La poca gente que ya había llegado al festial parecía estar toda allí. Había largas filas frente a los grifos y la cerveza era servida muy, muy lentamente. El servicio en las mesas, brillaba por su ausencia. Al menos pudimos comprar unos tolares (los estaban vendiendo solamente en bolsitas de 5 unidades, algo bastante inteligente).
Con mucha sed y algo frustrados decidimos volver a la carpa 6. Ya estaban tirando cerveza, Konrad, de todas, la más floja que se ofrecería. No pude esperar más y fui a la carpa vecina. Todo estaba funcionando bien allí. Con una Primátor Stout en la mano volví con mis amigos solamente para volver a la carpa 5 unos instantes más tarde.

Ahora sí que la cosa estaba empezando a tener un aspecto más festivalero. La carpa se iba poblando de a poco. El servicio en las mesas era impecable. Las chicas todas muy simpáticas apareciendo de la nada apenas un vaso se vaciaba. Me quedé con las "no lager" de Primátor, English Pale Ale, Stout y Weizen (una maravillosa idea ofrecerlas). Todas estaban en la mejor forma. Demasiado ricas, diría yo, en especial la EPA y la Weizen (que estaba saliendo bastante por lo que se podía ver en las mesas cercanas).

Volvimos a la carpa 6. Muy concurrida ya. Nos encontramos con otros amigos y conocidos, incluyendo algunos extranjeros. Ahora ya sí había servicio en las mesas y todas las cervezas estaban fluyendo. La artesanal del día era Rampušak, de Pivovar Dobruška, una linda 12° rubia, sin filtrar con mucha vida en cada trago.

Me fui un poco después de las 19. El lugar elegido para el evento me seguía sin gustar. Comparado con el del año pasado, donde habían árboles y vida, este parecía una fábrica o un centro de distribución del alguna cadena de supermercados. La atmósfera fuera de las carpas no era muy diferente a eso tampoco.
Mientras me iba noté que todas las carpas estaban abiertas y en cada una había bastante gente. El festival estaba a full, ya. Los comentarios que he leído sobre el fin de semana fueron todos muy positivos. Igual, el mal sabor que me dejó el principio todavía estaba allí. Errores organizativos como esos son imperdonables. Espero que nada parecido vuelva a suceder, espero que el Festival sea un éxito.

Ah! Antes de ir al culo del mundo que es Letňany, había pasado por Zlý Časy y el festival paralelo que ellos están organizando. 11 cervezas artesanales cada día(bueno, cuando fui estaban tirando 8 solamente, hubo que esperar hasta que la tormenta pase para poder instalar los grifos en el patio). Probé tres, todas muy buenas. No dejen de ir, ningún amante de la cerveza se puede perder este festival tampoco. Es más, si tienen que elegir entre el festival en Letňany y éste en Nusle, vayan hasta Nusle.
Na Zdraví!

21/5/09

Primer éxito

El otro día fui en mi primera excursión con mi proyecto Bohemian Beer Tours y fue todo un éxito.

No se trató de ninguno de las excursiones que ofrezco de manera regular. Fue algo especial en varios sentidos. El cliente fue un grupo de Boston University Executive MBA que estaba en Praga haciendo una investigación sobre turismo cervecero en la Rep. Checa. Me habían contactado unos meses atrás porque necesitaban un "experto local" para que les dé información y feedback sobre sus planes. Como justo en ese momento estaba preparando el proyecto de Bohemian Beer Tours, se me ocurrió ofrecerles organizar una excursión.
El grupo era de más de 30 personas, por suerte ya tenían arregaldo el transporte. El viaje debería ser a la tarde y llegar a la cervecería no debería tardar mucho más de una hora. El grupo no sólo quería visitar la cervecería como cualquier otro grupo de turistas, pero también querían tener una reunión con alguien de la gerencia para poder preguntarle sobre aspectos más técnicos de la elaboración de cervezas y sobre la cervecería como empresa, planes, desafíos, etc.

No fue fácil arreglar todo. Por suerte, la gente de Pivovar Klášter aceptó la propuesta y la cosa no podría haber salido mejor.

Se suponía que la única persona del management que estaría disponible ese día sería el Maestro Cervecero, Vladimír Pelanta. Grande fue mi sorpresa cuando una de las personas que nos estaba esperando en la entrada del pivovar fue el Sr. Ctirad Kábrt, el Director Comercial, que había modificado su agenda para poder estar con nosotros.

La visita a las instalaciones de la cervecería no fue nada demasiado fuera de lo ordinario. La Sra. Lenka Nosková nos guió por las instalaciones, empezando por la "cocina" y luego pasando a los corredores subterráneos donde la cerveza se fermenta y madura.
Luego de ello, y de tomar unas cervezas tiradas directamente de los tanques de maduración, fuimos al restaurant de la cervecería, Skála, que opera en un túnel cavado en el s.XII para alojar a los mojes durante la construcción del hoy desaparecido monasterio. El restaurant sólo abre los viernes y sábados, pero conseguí que el Sr. Raitr, el encargado, lo abra para poder tener allí la reunión.
Luego de picar algo (jamón ahumado al spiedo) y tomar un par de cervezas más tuvimos la sesión de preguntas y respuestas con los sres. Kábrt y Pelanta. Como durante la excursión a las instalaciones de la cervecería, hice de traductor y la verdad que hice un muy buen trabajo. Mi traducción hizo que tanto la Sra. Noskova como los entrevistados estuviesen más relajados y nos puedan contar muchas más cosas de las que seguramente hubiesen podido hacer en inglés. (algunos de las muchísimas muy interesantes perlas las tengo reservadas para un futuro post).

Estoy tan contento de lo bien que salió todo, el grupo de Boston University terminó muy, muy satisfecho, todos coincidieron que ésta fue la mejor actividad de las muchas que realizaron durante su estadía y también estuvieron muy contentos con la cantidad de muy útil información que obtuvieron tanto de Pivovar Klášter como de mí. El primer viaje de Bohemian Beer Tours ha sido todo un éxito.

Quiero también aprovechar para agradecer a la gente de Pivovar Klášter que se portaron de manera maravillosa, sin ellos no hubiese sido posible que todo salga tan bien. Les recomiendo a todos que visiten esta cervecería, tiene una historia muy interesante y es algo verdaderamente único. Para más información sobre cómo visitar ésta y otras cervecerías, ya saben dónde ir.

Na Zdraví!

18/5/09

Alternativa

El Český Pivní Festival 2009 empieza este viernes y la lista de cervezas es muy, muy interesante (para ver el menú, vayan a esta página y hagan click en los logos) y no creo que haya una mejor excusa para ir, pero...

- Y si no quiero ir hasta Letňany?
- Y si no tengo ganas de tomar la cervezas solamente en vasos de medio litro, en especial las más fuertes?
- Y si quiero todavía más variedad de cervezas artesanales?

La respuesta a todas estas preguntas la podrán encontrar en Zlý Časy.

Como dije el otro día, esta hospoda en Nusle tiene grandes ambiciones y paralelamente al Festival en Letňany, han decidido organizar su propio festival que también se llevará a cabo del 22 al 31 de mayo. La diferencia aquí es que sólo se presentarán cervezas de 30 micros de todo el pais, tiradas desde 11 grifos. Las cervezas irán rotando a medida que se vacíen los barriles, lo cual da un buen motivo para ir más de una vez.

La lista de pivovary para Třicet mini během deseti dní (30 micros en 10 días) es la siguiente:

- Avar Hlučín
- Slezan
- Qásek Ostrava
- Zabřeh Ostrava
- Hukvaldy
- Kozlovice
- Kopřivnice
- Rambousek
- Medlešice
- Bělěč Car
- Zamecký Pivovar Chše
- Veklý Ribník (Střibro)
- Železna Ruda
- Dobřany
- Purkmistr
- Lotr
- Joe's Garage
- Pivovarský Dvůr Chýně
- Pivovarský Dvůr Dražič Lipan
- Berounský Medvěd
- Zvíkov
- Broumy
- Valášek Vsetín
- Vyšší Brod
- Svatý Jan
- Strahov
- Novoměstský pivovar
- Moritz Olomouc
- Svatovaclavský Pivovar Olomouc
- U Krále Jčminka Prostějov
- Lipník nad Bečvou
- Žamberský Kanec
- Kocour Varsdorf
- Kozlíček Horní Dubenky
- Rampušak Drouška
- Tambor Dvůr Králové
- Rychnov nad Kněžnou
- Excelent Rýmařov

Si los nombres les suenan medio exóticos, lo son. Varios de estos pivovary no han sido vistos nunca en Praga. Este festival parece un paraíso para "ticksters".

Zlý Časy
Čestmírova 390/5
140 00 Praha-Nusle

Na Zdraví

15/5/09

Cuándo aprenderán a callarse la boca

El mundialmente famoso chef español Ferrán Adriá ha estado muy activo estos últimos días en la promoción de Inèdit la cerveza que conjuntamente con su equipo de sommeliers ha creado (o sólo le llena los bolsillos, según a quién se le pregunte).

Unos días atrás el cocinero estuvo en New York para la presentación oficial de Inèdit en el mercado estadounidense y como es lógico habló sobre las virtudes la nueva cerveza y, como parece ser común entre muchos cocineros estrella, demostró también lo poco que sabe sobre el mundo cervecero.

Adriá declaró que su cerveza es "especial y única". Como si ya no existiesen en el mundo otras Witt, porque eso es lo que es Inèdit, ni más ni menos.

En el mismo artículo se dice que Inèdit es la primera cerveza creada para maridar con la alta cocina. Primero y principal, hay innumerables cervezas que, a pesar de no haber sido creadas con ese fin, pueden maridar perfectamente con la alta cocina, pregúntenle sino a muchos chefs belgas y daneses. También están las cervecerías artesanales del norte de Italia, muchas de ellas también restaurantes de alto nivel en donde cada una de las cervezas elaboradas está pensadas para acompañar los platos que allí se sirven. Es posible que alguien tan ocupado como seguramente es el Sr. Adriá no haya oído de estos ejemplos, como tampoco parece haber oído de Garret Oliver, Susan Nowak, Ben McFarland y Will Beckett, o de lo que han hecho en los restaurantes del Radisson SAS y Mandarin Oriental en Praga, etc. etc. etc.

Luego Adriá nos dice que Inèdit "coupage" único de malta de cebada y trigo, agua y levadura. Empleando un término proveniente de la industria del vino, "coupage", y lo emplea mal. El término empleado para la mezcla de granos utilizada para elaborar una cerveza es "grist".

Inèdit es una buena cerveza y es en cierto modo revolucionaria en el mercado español, pero no tanto por la cerveza en sí misma, que no es nada nuevo bajo el sol, sino por su estrategia de mercado, que tampoco es algo tan novedoso en términos globales.

Alguién también debería decirle a Adriá que a la cerveza como bebida no le hace falta "glamour" ya que, como ya mencioné más arriba, hace rato que se ha abierto paso en la alta gastronomía sin ninguna necesidad de glamour. La cerveza ha demostrado con creces que todo lo que hace falta es un producto de calidad respaldado por gente que sabe de él. Y es esto último lo que escasea en la hostelería de España, Chequia y varios otros países, gente que sepa de cerveza. Lamentablemente, Adriá no es uno de ellos.

Al parecer "el mejor cocinero del mundo", sus colaboradores y la cervecera Estrella Damm no están al tanto de que hay mucha, mucha gente que sabe de cerveza (y cada día somos más). Con éstas y otras declaraciones no sólo están insultando nuestra inteligencia, sino que están quedando como idiotas, porque cualquiera que de cerveza sabe al menos un poco de da cuenta enseguida que lo que están diciendo son estupideces totalmente ajenas a la realidad.

Na Zdraví!

PD: No se pierdan el post del amigo Delirium sobre este mismo tema.

14/5/09

Notas de dos abadías

Algunos de ustedes deben creer que no tomo cervezas belgas, después de todo apenas si han sido mencionadas en este blog. Sí que las tomo, solamente decido no publicar mis impresiones sobre ellas, y eso es por dos motivos: por un lado, porque si publicase una reseña de todas y cada una de las cervezas que voy tomando este blog se convertiría en un diario de mis notas de cata (más de lo que ya es) y hacerlo también me quitaría tiempo que necesito para escribir otro tipo de artículos. Por otro lado, la mayoría ha sido ya comentada y discutida en innumerables blogs y foros y simplemente no creo que tengo nada nuevo que aportar al respecto, realmente, hace falta otro artículo sobre lo buena que está Orval? Yo no lo creo.

Pero hace poco me encontré con dos cervezas belgas de las cuales no había oído nunca, ni en foros ni en blogs, al menos no recientemente (sí, sí, seguro están en Rate Beer o Beer Advocate, pero ya saben que no los visito mucho). Son Maredsous Bruin (8%ABV) y Floreffe Tripel (7,5%ABV).

Ambas son cervezas de abadía. La Maredsous está elaborada bajo la supervisión de la comunidad monástica del mismo nombre, según tradiciones benedictinas (o al menos así lo dice la botella). La Floreffe es elabroada por Brasserie Lefebvre. Si bien es elaborada sin ningún tipo de participación monástica, sí tiene una relación histórica con el monasterio del mismo nombre, hoy una escuela.
Llego a la misa de Maerdsous, el abad que la oficia lleva una gorra esponjosa de color beige muy claro y un hábito ámbar muy oscuro. Empieza el sermón en voz baja y tono monocorde, y sigue en el mismo tono y volúmen sin intención de variar en lo más mínimo. Mi mente empieza a divagar, sólo el decoro impide que me quede dormido. Cuando el sermón por fin termina estoy aburrido a más no poder. Qué pérdida de tiempo. Lo único que el buen abad Bruin de Maredsous ha logrado es hacerme pensar si a veces una cerveza de las bien malas no es mejor que una tan aburrida.
Días más tarde me encuentro en la abadía de Floreffe. El monje que oficia el servicio está vestido con un compacto gorro bien blanco y un hábito casi anaranjado. Al igual que su colega (o competidor, o enemigo, con estas órdenes religiosas uno nunca sabe), empieza el sermón hablando en voz baja y monótona. Suspiro, ya preparándome para lo peor. Pero de repente algo, una palabra o una frase o un cambio en el tono de voz, me rescata de mi estupor y capta mi interés por completo. Empiezo a prestar atención a lo que este monje me esta diciendo. No es nada nuevo, son cosas que ya he oido antes incluso dichas con palabras más elaboradas. Pero muchas veces no es lo que se dice, sino cómo se lo dice, y este monjecito lo dice tan bien. Cuando el sermón termina me siento muy contento de haber asistido. No es que me haya cambiado la vida o me haya convertido (mi sincretista fé cervecera es demasiado fuerte para ello), pero sí es algo que me gustaría volver a escuchar en el futuro. A veces son palabras simples y reconfortantes lo que uno necesita.

Na Zdraví!

13/5/09

Con buen ritmo

Cuando supe que se estaba por abrir Pivovar Tambor, en Dvůr Králové n.L., no presté demasiada atención, creí que se trataba de otro brewpub como los tantos que se han abierto en los últimos años.

Estaba equivocado (tendría que aprender a prestar mejor atención a las noticias cerveceras), resulta que Tambor es una cervecería micro-industrial, y parece que sus dueños no son ningunos tontos y han planeado la cosa bastante bien. Para el año próximo apuntan a elaborar unos 6000hl p.a.. La capacidad actual de la cervecería es casi 8000hl y lo mejor es que, a diferencia de muchas otras micros, tienen más que suficiente lugar para expandirla y estarían dispuestos a hacerlo si el negocio así lo justifica.

Su línea de productos no es nada revolucionaria. Por el momento elaboran cuatro cervezas, todas lagers, tres de ellas, la 10°, la 11° y la 12°, son rubias, la restante es una ámbar de 13° Balling que en estos momentos se ecuentra madurando. Están preparando también versiones kvasnicové y, bajo pedido, son también capaces de ofrecer las cervezas sin filtrar. 

La cartera tan conservadora se debe a que los dueños tienen bien claro el mercado al que quieren llegar, al menos al principio. Han logrado acuerdos con varias hospody en Dvůr Králové y saben que los parroquianos no son de paladares muy sofisticados y que rechazarían cualquier cosa que se aparte demasiado de lo que están acostumbrados, más aun cuando se trata de una marca nueva. Están también a la búsqueda de clientes en Praga y al parecer han cerrado acuerdo con un par de hospody, las cuales, al menos ocasionalmente, ofrecerán algunas de las nuevas cervezas.
He tenido la oportunidad de probar a dos de ellas. La 11° y la 12°. Son imposibles de distinguir en su aspecto, ambas de un dorado muy, muy pálido, con espuma compacta y muy blanca y sin carbonación visible (como corresponde con una lager bien hecha y bien tirada).

La 11° tiene un intenso aroma a césped recién cortado, muy fresco. El sabor es bien lupulado, mucho Saaz, con lo mínimo indispensable de maltosidad como para evitar que sea aburrida. ¡Qué buena cerveza de sesión que es esta Tambor! Fantástica. De cuerpo ligero, pero sedoso, baja maś fácil que un vaso de agua mineral y el final dura el tiempo justo como para casi obligarnos a dar otro trago. Mientras la tomaba casi que me podía sentir en un jardín cervecero, tomando pinta tras pinta mientras se la pasa bien con amigos.

La 12° es muy parecida a la anterior. Cuerpo algo más pleno, un toque más de maltosidad. Puede que le falte un poco de personalidad (un poco de notas frutales le darían más carácter), pero es de todos modos una cerveza bien hecha y más que adecuada para acompañar un almuerzo.

Tengo muchas ganas de probar las otras dos y más que nada que la gente de Pivovar Tambor tenga éxitos en este emprendimiento. Que el tambor siga redoblando.

Na Zdraví!

11/5/09

Sorprendentes daneses

Para la gran mayoría cerveza danesa significa Carlsberg, quizás Tuborg. Pero por suerte para los amantes de la buena cerveza en Dinamarca, y en el mundo entero, hay mucho, mucho más para elegir.

De hecho, Dinamarca se ha convertido en los últimos años en uno de los países más interesantes desde el punto de vista cervecero. Ha habido un creciemiento enorme en la cantidad de cervecerías artesanales comerciales, hay innovación, hay gente que está rescatando recetas milenarias, hay experimentación, hay de todo y para todos.

Según Knut Albert, el número de cervezas nuevas presentadas durante 2008 fue de 647! Para que se den una idea de lo que esto significa, en 1999 sólo hubieron 17 cervezas nuevas. Hagan cuentas.

Pero estas son sólo estadísticas interesantes, pero qué de las cervezas en sí mismas? Qué tal son?

He tenido la oportunidad de probar 5 muestras, que se suman a las ya había probado durante el festival de cervezas navideñas y los festejos navideños.

Tres de las muestras llegaron a mis manos gracias a Olle, uno de mis lectores daneses, con quien pasé una tarde genial tomando buenas cervezas y charlando de todo un poco.

Empecé por la que más curiosidad me despertó. Beer Here Påske, una cerveza de pascuas elaborada por, según Olle, uno de los mejores cerveceros artesanales daneses (que lamentablemente no es tan bueno a la hora de los negocios y se tiene que contentar con alquilar capacidad en otras cervecerías) con, además de los ingredientes clásicos, uvas y miel. Debo decir que es una cerveza espectacular, quizás lo mejor que he tomado en lo que va del año. Ámbar, de generosa espuma. Aromas a piña madura con un fondo de hierbas y flores, ya el perfume es refescante. En el paladar es suave y compleja, con muchas frutas dulces (piña, damasco, etc) e igual cantidad de hierbas secas que en su pelea por dominar el sabor el único ganador es el paladar. El 7%ABV está tan bien integrado, que se hace difícil creer que la cerveza es tan fuerte. Quizás más de verano que de pascuas, pero una delicia de todos modos.
Le siguió la Mikkeler Stateside IPA, el nombre es suficiente como para darse cuenta que estamos frente a una IPA inspirada en el modelo yanki. De hecho, según su página web, muchas de las cervezas de Mikkeler están inspiradas por las craft americanas. Ésta en particular es una cerveza de color ámbar, muy parecida en aspecto a la Påske, y como aquella, de espuma muy generosa y duradera. En los aromas predominan las frutas tropicales con un suave toque de caramelo. Me gusta mucho cuando los aromas y los sabores contrastan y en la Stateside IPA no podrían hacerlo más. El sabor es bien cítrico, gracias a los lúplos chinook, cascade y amarillo; a mitad del trago aparece la fruta por un instante para, luego de un toque de nueces, dejar lugar a un final que se vuelve cada vez más seco a medida que se vacía el vaso. Linda cerveza que, también con 7%ABV, se deja tomar muy bien.
La última muesta fue la Hr. Frederisen de Amager Bryghus. Olle me advirtió que se trataba de un monstruo. Elaborada con ocho tipos de malta (lo cual no pude confirmar porque la página web está sólo en danés), 10,5% ABV y 80 IBU, ya esos números la marcan como una cerveza no indicada para principiantes. La abrí con una actitud de "a ver si sos tan guapo". Serví ese líquido negro, negro con la misma actitud. Me llamó la atención la espesa espuma color arena mojada, a pesar del alto ABV es muy duradera. Ya empecé a dudar de mi actitud al captar los aromas, tremendamente complejos, brandy, madera, uvas, chocolate amargo tipo 85%. Lamenté haberla subestimado cuando la empecé a tomar. Sentí tabaco, acidez frutal, whisky todo casi al mismo tiempo, todo bailando una perfecta coreografía, a medida que el trago va bajando aparece el chocolate, como si hiciese falta algo más. El final es sorpendentemente corto, muy seco y con algún toque picante. No es una cerveza fácil de tomar, es pegajosa. La botella de medio litro es definitivamente para compartir. La imagino perfecta con una tabla de quesos muy curados o un curry de esos que te hacen sudar los ojos. Sola, mejor tomarla en vaso chico.
Estas tres muestras me dieron la excusa que necesitaba para probar las dos cervezas de Nørrebro Bryghus que tenía en la bodega. Nørrebro Bryghus es un brewpub (o más bien una cervecería - restaurant de alta categoría, por lo que se puede ver en la página web) en Copenhague que envasa sus cervezas en botellas de 600ml adornadas con muy lindas etiquetas, la presentación es impecble. Ya había probado su La Granja Stout y la navideña Julebryg, ambas me habían gustado mucho. Ahora le tocaba el turno a las otras dos que se pueden conseguir hoy día en Praga. Bombay Pale Ale y North Bridge Extreme.

La Bombay Pale Ale es, como se lo pueden imaginar, una IPA. De color ámbar casi anaranjado, espuma generosa y burbuja bien fina, en el aroma se pueden encontrar frutas tropicales y algo de caramelo. Hasta aquí parecida a la Stateside de Mikkeler. Tiene algo más de cuerpo que la anterior y los lúpulos se encuentran mucho más domados, predominan los sabores tropicales, junto con manzanas verdes y flores, al final se vuelve bien seca, pero es sólo por un momento. Muy linda cerveza de verano. Ideal para tomarla al final de un día bien caluroso, quizás acompañada por unas verduras o mariscos asados.
La Northbridge Extreme ya es otra cosa. 9.5% ABV, ámbar oscuro, ligeramente turbio. En los aromas se perciben canela, pan de gengibre y cítricos, que a pesar de sus contrastes logran integrarse muy bien. El sabor es especiado, con notas de vainilla y tabaco, de final tremendamente seco donde el alcohol aparece sin que lo hayan llamado, sin llegar a molestar del todo. Más una cerveza de invierno, pero linda de todos modos.
Me gustaron todas las cervezas, cada una con su personalidad, cada una con algo distinto para decir. Es realmente notable lo de los daneses, no sólo por estas cinco muestras, sino por la enorme cantidad de cervezas de muy buena calidad que al parecer se elaboran en el pequeño pais escandinavo. Es hora que empiece a explorar mis raíces con más atención.

Na Zdraví!

7/5/09

No se lo digan a nadie

Josef Krýsl es uno de los más importantes gurús cerveceros checos. Es la persona detrás de Pivovar Bašta, en Praga, Pivovar Purkmistr en Pilsen y varios otros repartidos por la Rep. Checa.

Además de estar preparando otros cinco brewpubs en cuidades como Slaný, Kladno y Most, Josef Krýsl sigue trabajando en su proyecto personal, las cervezas Joe's Garage para el cual recientemente ha comenzado a concentrarse exclusivamente en cervezas de fermentación alta, inspirado, en parte quizás, por el buen recibimiento que han tenido las de Pivovar Kocour.

La producción, por ahora, es bastante limitada, casi podría decirse que se encuentra en una avanzada fase "experimental". Sin embargo dos barriles de 15l están en camino a Praga, uno conteniendo Joe's Garage Californian Pale Ale (que intenta recrear la celebrada Sierra Nevada Pale Ale) y el otro con una Rauchweizen. Ambos estarán disponibles, seguramente por no más de un par de horas, en una renombrada hospoda praguense, los que adivinen y lleguen a tiempo podrán degustar estas dos interesantes novedades.

El mismo día y en la misma hospoda se presentará en Praga una cerveza del flamante Pivovar Tambor de Dvůr Králové nad Labem. Esperemos que sean mejores que las dos de otra nueva microcervecería, Rychnov n. Kněžnou, que probé ayer y que eran, una aburrida y la otra simplemente mala.

Na Zdraví!

6/5/09

Un ejemplo a seguir

Puede que a Zlý Časy le falten lindos baños, espacio, sector no fumadores, ventilación apropiada, etc. Pero lo que seguro no le falta es ambición.

Desde que hace algo más de un año dejó de lado las macros el dueño quiere convertir a su hospoda en el destino número uno para los amantes de la buena cerveza en Praga. No sólo se ofrecen cada vez más cervezas artesanales sino que recientemente se han agregado tres heladeras (con más por venir) en las cuales se exhiben botellas de especiales checas y cervezas importadas de varios países, muchas de las cuales rarezas nunca antes vistas por estos pagos que pueden ser tomadas en el lugar o compradas para tomar en casa.

Como si esto fuera poco han encargado una cerveza propia. Y no me refiero a una de producción regular con otra etiqueta, sino una hecha a medida. Zabiják z Nuslí fue elaborada por Petr Burianek en las instalaciones de Pivovarský Dvůr Chýně.
Bautizada en "honor" al Nuseslký Most (el Puente Nusle), destino favorito de suicidas de todas las edades (el nombre significa El Asesino de Nusle), se trata de una polotmavé de 17° Balling, de aroma "bien Chýně" y un sabor que entra frutal y acaramelado, pero que rápidamente cambia a intensamente lupulado. Tremendamente fácil de tomar para su relativamente alta graduación. Una cerveza que, si bien necesita un poco de pulido, está muy bien hecha.
Y se está vendiendo bien. Las botellas de plástico de litro y medio salen como pan caliente y de barril, los parroquianos la están tomando a un ritmo de barril de 50l cada dos días. Según mis cálculos, de los 1000l que fueron encargados, ya deben quedar menos de la mitad, así que apúrense antes de que desaparezca.

Y si se la pierden, tendrán que esperar hasta el año que viene, ya que esta 17° polotmavá es sólo una cerveza estacional. Ya se está preparando la Zabiják z Nuslí de verano, que será una Witt.

Qué lindo sería si hubiese más pubs y restaurantes con gente a cargo que piense un poco fuera de lo convencional. Ojalá esto se copie y se difunda, tal como está sucediendo con el modelo de los grifos "rotativos" que impuso Pivovarský Klub.

Na Zdraví!

Zlý Časy
Čestmírova 390/5
140 00 Praha-Nusle

4/5/09

Cortala!

Un poco más de un año atrás les hable sobre řezané, la costumbre checa de mezclar una cerveza rubia y una negra, algo así como las black & tan inglesas, pero nunca volví a hablar del tema.

En el pasado solía tomar mucha más řezané de lo que tomo ahora. De hecho, desde que me he vuelto una suerte de "cazador de cervezas" (con todo respeto al espíritu de Michael Jackson) ya prácticamente no tomo cervezas cortadas y si no hubiese sido por este post de Ron Pattison no se me hubiese ocurrido hacer lo que verán a continuación.

Decidí mezclar unas cervezas en casa, pero no como se hace la mayoría de las veces, una rubia y una negra de la misma marca o grupo cervecero, quería probar cortar cervezas bien distintas una de otra, siempre manteniendo el concepto rubia+negra. Los pareos fueron los siguientes:

Primer corte: Svijanský Rytíř + Pardubický Porter. 12° balling - 5%ABV para Svijany, 19° Balling - 8%ABV para la Porter. La primera con un clásico amargor de lager dorada de Bohemia a los que se suman unas notas frutales casi de pale ale. La segunda con ciruelas pasas, chocolate y oporto.
En la primera pinta serví un poco más de Svijany de lo que hubiese querido y el resultado fue una cerveza muy aburrida. En lugar de complementarse o contrastar, las dos cervezas se empeñaron en anularse una a otra.

La matemática dictó que la segunda pinta tenga más de la Porter. Acá la cosa mejoró notablemente. Resaltaron notas de regaliz, café y azúcar quemada, que por sí mismas no hubisen sido del todo agradables, pero con el soporte de la fusión de la fruta de ambas cervezas la bebida resultante adquirió una muy interesante complejidad de sabores. Ideal para tomarla despacio.

Segundo corte: Janáček Comenius + Primátor Double: 14° Balling - 6%ABV para Comenius, 24° Balling - 10%ABV para Double. La diferencia de densidades más grande, y también una notable diferencia en los sabores, herbal seco en la primera, regaliz y chocolate en la segunda.
El resultado, sin embargo, fue espantoso. Como jarabe para la tos con azúcar. Me costó terminar el vaso. Tenía todavía dos medias botellas para mezclar, lo pensé mejor y las tomé por separado.

Tercer corte: Opat Bitter + Herold Tmavé. 11° Ballig - 4.2%ABV para Opat, 13°Balling - 5,2% ABV para Herold. La primera, una cerveza de sesión, ligera, bien amarga con lupulado en frío. La segunda, quizás mi cerveza oscura favorita con intensas notas tostadas.
El resultado fue que Herold aplastó al abad, lo liquidó y el único efecto que sufrió fue un poco de cansancio. Intenté agregar un poco más de la Opat, lo que resultó en una nueva paliza y la tmavé apenas un poco más cansada. Crei que el contraste de sabores de estas cervezas funcionaría de manera interesante, pero no tuve en cuenta la gran diferencia de cuerpos entre una y otra.

Cuarto corte: Polička Záviš + Herold Tmavé. Después del dominio de Herold en el corte anterior tenía dudas de que este fuese a funcionar, aunque también esperanza. Záviš viene con 12°Balling y 5%ABV y con un perfil más bien frutado.
El resultado, una Herold un poco más cansada que en el anterior, pero igual dominando, dejando apenas un mínimo espacio para algo de la fruta de Záviš.

Ninguno de los dos cortes que hice con Herold fueron satisfactorios. Quizás la tendría que haber cortado con Svijanský Rytíř, o alguna otra cerveza parecida, después de todo ésta se combinó muy bien con la todavía más fuerte Porter. Uno de estos días voy a probar

Quinto corte: Primátor Weizenbier + Primátor Stout. El plan original era hacer un black & tan con la English Pale Ale, pero no la pude encontrar y en lugar de ir a otro lugar a buscarla me decidí por la Weizen. Y por qué no? La idea original de este "estudio" era hacer cortes con cervezas bien diferentes, y qué más diferente que una Stout y una Heffeweizen.
No sabía que esperar, pero sea lo que sea, ya la idea de mezclar estas dos cervezas me resultó muy divertida. Por suerte, el resultado fue espectacular. En la primera pinta serví la weizen primero. El sabor de la mezcla me hizo recordar un poco a una rauchweizen, con algo de chocolate. La Stout de Primátor es elaborada con algo de maltas ahumadas, no sé en qué proporción, aunque no creo que sea muy grande ya que su aporte es más que nada una subnota que le otorga un poco más de complejidad al trago. Aquí pasaron bien al frente, combinándose a la perfección con la fruta de la weizen.

La segunda pinta fue todavía mejor. Esta vez serví la Stout primero. Los sedimentos de levaduras de la weizen formaron una nube dorada que casi logra separar totalmente a la cerveza rubia de la negra. El sabor, bananas bien maduras con café espresso y chocolate. Las notas ahumadas volvieron a pasar a un segundo plano y el café ganó en intensidad a medida que vaciaba el vaso sin llegar a dominar completamente. Cuando la terminé lamenté no haber comprado otro par de estas cervezas. Tenía ganas de cortarlas en una jarra grande y sentarme a tomarlas despacio mientras bajaba el sol. Les prometo que es algo que volveré a hacer.
Tengo ganas de seguir cortando cervezas. Las posibilidades son casi infinitas y además de ser algo muy interesante y divertido de hacer, me da más material para escribir sobre cervezas checas que las tengo un poco abandonadas.

Na Zdraví!

1/5/09

La Ronda # 11: Cosas que molestan que digan contra la cerveza (o nuestra afición)

Otro mes, otra Ronda. Esta vuelta la invita el amigo Manza, de Colombia, que nos pregunta.
"¿Qué les molesta que digan o hagan en contra de la cerveza o nuestra afición?".
Es algo en lo que nunca antes había pensado y desde el momento en que lei la pregunta el tema empezó a darme vueltas por la cabeza.

Soy un tipo con una actitud bastante "budista" hacia la vida en general. Eso no significa que a veces no me encuentre con cosas que me sacan un poco de las casillas. Con la cerveza, no es distinto. Puede que el tema me lo tome muy en serio, casi de manera obsesiva, diría; que me guste evangelizar, que proteste cuando me traen una cerveza mal tirada, etc, pero al fin y al cabo, es solamente cerveza, vamos!

Claro que es cierto que hay mucha gente que hace y dice pavadas con o respeto a la cerveza, pero en gran parte se debe a la ignorancia. Ojo! No quiero con esto sonar soberbio, nadie nació sabiendo y yo he dicho y hecho generosas raciones de burradas cerveceras. Quizás lo que me diferencie un poco de muchos es que me gusta prestarle atención a los que del tema saben más que yo y también me gusta aprender de mis errores.

Lamentablemente hay mucha gente que no tiene esa actitud. Ahí es cuando la ignorancia se transforma en necedad, muchas veces alimentada por el prejuicio. Acá entonces tenemos a esa gente que no escucha razones y que no importa cuántos argumentos se le presenten nunca cambiarán de opinión. Me molestan los necios, sí, pero trato de ignorarlos. Lo mismo sucede con los snobs, que están emparentados con los necios, sólo que a diferencia de estos, están convencidos que saben.

La cosa empieza a hacerme entrar un poco en calor cuando la ignorancia entra a otro nivel. Me refiero a los "ingorantes mediáticos", aquellos que publican artículos sobre el tema "cerveza" en medios más o menos masivos. Su actitud parece ser la siguiente: "como de cerveza nadie sabe nada, me basta poner un par de terminos técnicos y/o nombres exóticos y ya está". Esta gente sí que me molesta, demuestran una total falta de respeto hacia su audiencia. No estoy diciendo aquí que sólo aquellos que son expertos en el tema pueden escribir sobre cerveza en los medios, pero sí que, cuando tienen que escribir sobre algo que evidentement no saben, se tomen la molestia de informarse de la manera adecuada, después de todo, seguramente están recibiendo dinero por esa pieza periodística. Y me refiero a Ignacio Rivelli, a Harry Sason y a tantos otros. Pero quizás lo peor es que sus burradas no hacen más que propagar la ignorancia, al igual que las mentiras.

Y a quién no le molestan, al menos un poco, las mentiras? Tenemos, por un lado, las mentiras marketineras de las cerveceras. Ya no pueden sorprendernos. Las estrategias de marketing de muchas empresas (sino todas) de cualquier rubro siempre han buscado tergiversar u ocultar la realidad para beneficiar a sus marcas. Quejarse al respecto es como quejarse porque hace frío en invierno, nos puede hacer sentir mejor un rato, pero la temperatura no cambia.

Lo más interesante de esta Ronda es la conclusión a la que llegué mientras armaba la perorata de arriba. La cerveza es un poco un espejo de la vida, al menos para mí, ya que los necios, los snobs, los ignorantes mediáticos y los mentirosos corporativos me molestan en todos los órdenes de la vida, estemos hablando de cerveza, alfombras o política.

Na Zdraví!