Ir al contenido principal

La Ronda #17: Una Decisión Trascendental

 Mis Rondas preferidas son las que me hacen pensar, y este mes Hipos Urinatum nos propone justamente éso con la premisa de La Ronda de octubre que ellos invitan:
"Imaginen que pudiesen tener a su disposición gratuitamente una marca de cerveza concreta en cantidades ilimitadas de por vida. ¿Cuál sería su elección? Añado que no implica renunciar a tomar cualquier otra cuando apetezca."
Al prinicipio la pregunta me pareció de fácil respuesta. La cerveza que tomaría de por vida iba a ser una Světlý Ležák (mal llamada "Bohemian Pilsner"), aunque una buena Světlý Výčepní no estaría mal. Es el tipo de cerveza que he estado tomando prácticamente todos los días desde que me mudé a Praga y me gusta mantener ciertas rutinas.

Ya que vamos a fantasear, vamos a hacerlo con la mejor. Fácil respuesta, Kout na Šumavě Nefiltrované (o es Kvasnicové, nadie sabe con certeza). Listo, ya está.

Sin embargo, unos días más tarde me di cuenta de algo que pone unas trabas a esta fantasía. Kout no embotella, la única manera que tendría de tomarla es de barril. Me imaginé entonces que la gente de la cervecería, gracias al afecto que me tienen, me ofrecerían un grifo refrigerado. Adentrémonos aun más en el terreno de lo hipotético y digamos que mi mujer recibiría la idea con brazos abiertos. Listo, ya está.

No, no. Las nefiltrované son cervezas que hay que tomar en dos, como mucho tres, días luego de que el barril haya sido pinchado. Los barriles más chicos que Kout utiliza son de 30l, incluso si hiciesen la conseción a mi persona de traerme barriles de 15l, esto me obligaría a tomar mucho más de lo que me gustaría. Así que Kout, lamentablemente, no va a poder ser (al menos que algún día empiecen a embotellar).

Pensé entonces en Svijanský Rytíř, que es hoy mi cerveza de cabecera. Casi nunca falta en mi bodega. Pero pensé, no es difícil de conseguir y a 12CZK la botella, tampoco es tan cara. Ya que voy a pedir, vamos a pedir algo más complicado.

Chotěbor y Tambor. Estas dos nuevas "micro-industriales" están embotellando y ambas hacen muy buenas cervezas. También podría elegir Bernard Svateční Ležák una de las pocas Kvasnicové de verdad que se embotellan.

Que decisión.

Al final me quedé con Bernard. Chotěbor y Tambor están recién empezando y prefiero apoyarlos con mi dinero. Bernard, por otro lado, tiene una sólida red de distribución, y pueden darse el lujo de traerme un cajón de sus cervezas cada dos semanas.

Así que mi cerveza de por vida sería Bernard Svateční Ležák.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Samuel Smith Old Brewery Pale Ale, sin dudas

    ResponderEliminar
  2. El otro dia hablaba con un amigop de esto y le decia que la cerveza que tomaria todos los dias , de por vida sin cansarme seria la GUINNES

    is good for you

    saludos

    omar ( mi respuesta era mas que obvia )

    ResponderEliminar

Publicar un comentario