Ir al contenido principal

Desde Barcelona con sabor

Tal como mencioné en otro momento, Catalunya/Barcelona parece ser el centro más dinámico de la movida de las cervezas artesanales en España. En los últimos años varios emprendimientos han comenzado a ofrecer sus cervezas al público y, como en todos lados, la calidad varía.

Hasta entonces había tenido sólo una experiencia con cervezas artesanales catalanas (las de Moritz no cuentan porque no son elaboradas en Catalunya), dos lagers mediocres en el mejor de los casos y una ale muy interesante elaborada con miel y hierbas. Ahora, gracias a María y Susana de 2d2spuma podía ampliar un poco mis horizontes. Me trajeron tres muestras, todas de distintas cervecerías y distintos estilos.

Empecé por la Runa Brown Ale (5%ABV) de Ales Agullons. Lei hace poco un interesante artículo sobre este cervecero. En él se mencionaba cómo lo celoso que es el Sr. Agullons con la calidad de sus cervezas y que si una partida no sale tan bien como el quiere, la vende más barata en botellas sin etiqueta como "cerveza de cocina". Ya que esta botella tiene una etiqueta, es correcto asumir que sí cumplió con los estándares del cervecero, cualesquiera que éstos sean.
La botella hizo un POP! muy fuerte al destaparla y por un momento temí que habría géiser. Por suerte no fue así, pero igual al servirla todo lo que cayó al principio fue espuma espesa y esponjosa que tardó den bajar. Una vez que pude servir algo de líquido pude ver que Runa es una ale de color amarronado, bastante oscura. En el aroma dominan las notas florales con algún recuerdo de menta y allí en el fondo, tratando de captar algo de atención, aparecen el caramelo y el tostado. En parte eso se debe a que la cerveza estaba mostrando los primeros síntomas de no estar en buena forma, algo que también se siente al paladar. Detrás de ello se puede todavía sentir un suave sabor tostado con toque acaramelados recubierto por un lindo amargor que bordea los cítricos maduros. Todo bien, nada del otro mundo, pero sí sabrosa. Hasta el final. Allí hay algo que no está bien, nada bien. Lo mejor que se me ocurre para describirlo es "morder una semilla de limón quemada". Es intenso, corto y muy desagradable, elimina todo lo bueno que la cerveza insinuaba hasta entonces. No sé que es, nunca antes había sentido algo similar, pero de lo que estoy seguro es de que no debería estar allí. Le voy a otorgar el beneficio de la duda. Hay muchas cervezas que no viajan bien y las condiciones en las que ésta lo hizo están lejos de ser las ideales.

Un par de días más tarde fui a la bodega a buscar la botella de Guineu Montserrat. Ya tenía un poco de miedo de que todas las botellas estén con problemas, pero ésta demostró estar mejor preparada para el viaje.
Según el listado de las maltas en la etiqueta (munich, pale, chocolate y caramelo) esperaba una cerveza oscura, y muy oscura resultó ser. Lindo aspecto en su totalidad gracias a espuma compacta y duradera que la corona. De ahí en más, las cosas mejoran. El aroma me pareció una maravilla, frutas de otoño (peras y manzanas dulces), junto con flores, especias con un fondo de café y chocolate, todo muy bien integrado. Al paladar es muy interesante, cuerpo firme, pero a la vez ligero, sabores contrastantes de café ligero, nuez, flores, chocolate y regaliz para terminar en un final seco y corto, casi como el de una stout. Me encantó esta cerveza, hasta ahora la española que más me ha gustado. De esas que, a pesar de su 6,7% ABV se puede tomar muy rápido, pero que es mejor tomarse su tiempo con ella para terminar de descubrirla. Cómo me gustaría poder tenerla en mi bodega de manera permanente!

Para el final dejé Bleder For de Drac no porque era la que tenía la etiqueta más fea, sino porque que parecía la más interesante según los ingredientes, avena y dátiles, además de los ya conocidos y esperados.
Bleder For de Drac es otra cerveza bastante apuesta, de lindo color ámbar anaranjado y espuma compacta y duradera. En el aroma están las mismas flores que en las otras dos (como si todos utilizasen los mismos lúpulos), esta vez acompañadas de hierbas secas y un suave fondo de miel. Su cuerpo es tirando a lo ligero y el sabor es suave, pero interesante, hay miel, tostado, frutas y algo de acidez, todo en justa medida. El final es seco, herbal y corto. Del 7%ABV no hay ni noticias de tan bien integrado que está. Tengo que decir que esperaba otra cosa, algo más dulce y pegajoso quizás, pero igual me gustó, no tanto como la Guineu, pero no me molestaría tener un par de botellas más en la bodega.

El balance, sin dudas, es mucho más positivo que la experiencia anterior. Tanto Guineu como Bleder dan la impresión de cervezas seguras de sí mismas, elaboradas por gente que sabe bien lo que hace. Me gustó sobre todo que evitan caer en el facilismo de los extremos para concentrarse en ser cervezas sabrosas e interesantes.

Habrá más sobre artesanales catalanas pronto. Una cervecería artesanal de Barcelona me ha enviado una caja con muestras de sus productos, los cuales estaré degustando en los próximos días.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Una vez, intercambiando impresiones con la gente que elabora la Guineu, me comentaron que la Montserrat es su propia interpretación de una Stout. Siempre que la he probado (su versión de tirador), le he encontrado un transfondo picante. Al menos eso es lo que detectó mi paladar: una suave sensación de picor. Excelente cerveza.

    ResponderEliminar
  2. Ayer mismo tuve la ocasión de provar la Montserrat en una cata genialmente montada por 2D2Dspuma y puedo decir que me dejó impresionado, claro que no puedo decir tantas cosas de ella como tu! jeje! como mucho que me pareció muy aromatica y fácil de beber. Me recordó mucho al tipo de cerveza que prové en un viaje a Dusseldorf. Cerveza negra y de trago suave.
    La cata era sobre cervezas artesanas catalanas y a parte de la de Guineu pudimos provar alguna que otra maravilla. Entre ellas una que ojalá tengas la oportunidad de provar. Se trata de la Zulogaarden IPA, cuyo artífice fué el encargado de la cata. También cabe destacar la negra de Les Clandestines y una lager especial de Bleder, cuyo dueño también estuvo con nosotros.
    Salut!

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que la cata haya salido tan bien, y sí que me gustaría poder probar las otras cervezas que ahí degustaron.

    En cuanto a la Guineu. Le sentí mucho de stout y me gusa mucho lo que dicen los creadores que la Montserrat es su interpretación del estilo (claro que también puede ser un "accidente feliz", pero no podemos ser tan cínicos), y me parece muy bien que no pongan Stout en la etiqueta, así evitan la crítica de "no se ajusta al estilo" que varios tarados les gusta usar.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que Cataluña es actualmente es pionera en la península en cuanto a la elaboración cerveza, siendo con diferencia la comunidad donde más movimiento hay. Por suerte, esto está creando tendencia en las demás CCAA y por ejemplo ahora en Aragón podemos disfrutar en algunos bares de Cerveza Mudejar, una cerveza artesanal de la provincia de Teruel que, sin ser una maravilla, la verdad es que se deja beber estupendamente. Que siga esta corriente... ^^

    ResponderEliminar
  5. Hola

    Yo no la conosco pero el nombre es muy similar al de la stout mas famosa , no ?

    guineu _ guinnes

    saludos


    omar

    ResponderEliminar
  6. Hola omar,
    El nombre se parece sí, pero como el dibujo hace intuir guineu significa zorro en catalán.
    Un saludo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario