Ir al contenido principal

Pero, vaya qué sorpresa!

Antes de empezar, déjenme recordarles los productos que Primátor lanzó al mercado en los últimos años:

2003: Primátor Weizenbier, hoy, una de mis cervezas favoritas, cuya calidad supera a la de la gran mayoría de las cervezas de trigo bávaras que he probado.

2005: Polotmavé 13%. Para mí, la mejor en su categoría.

2006: English Pale Ale. La primera Ale de producción regular en la Rep. Checa. Más allá de lo auténtica que es o no, es fantástico que una cervecería industrial se anime a hacer una Ale en Lagerland

2008: Primátor Stout. Fantástica. Recientemente ganadora de Best of the World en la categoría Oatmeal Stout.

De más está decir, entonces, que cuando se supo que Pivovar Náchod estaría por presentar un nuevo producto, muchos fuimos los que nos entusiasmamos y nos preguntamos qué era lo que el "Especialista en Especiales" nos tenía preparados.

Bueno, resulto ser una peregrina Jedenáctká, una lager rubia de 11° balling. Nada demasiado especial en los papeles.

Algunos "culparon" a los nuevos dueños, LIF (dueños también de Svijany y Rohozec). La cervecería dice que la nuevo producto se basa en la receta de la primera cerveza elaborada allá por 1871.

Yo lo veo como uno de esos actores que desbordan talento quienes de tanto en tanto se ven obligados a aceptar un rol en una película de acción de Hollywood a fin de poder financiar los proyectos que le parecen más interesantes.

Desde ya, quería probar esta cerveza, después de todo, algunas de esas películas de acción puede que no tengan demasiada profundidad, pero a veces son entretenidas. Pero no quería probarla sola, quería compararla con otras dos jedenáctký que aparecieron recientemente en el mercado: Gambrinus Excelent y Pardal Echt (Pardál es una marca de Budějovický Budvar).

Así es, en menos de un año dos de las cerveceras más grandes de la Rep. Checa sacaron sendas cervezas rubias de 11° Balling. Muchos se han preguntado por qué.

La razón no es la crisis económica, tal como fue reportado en The Prague Post. Si la gente realmente quisiese ahorrar plata en cerveza, sin sacrificar demasiado el sabor, las cervezas regionales tendrían una participación de mercado mucho más grande, ya que invariablemente son más baratas que las de las grandes marcas (y en muchos casos, mejores).

La cateogría, o estilo, jedenáctká no es nada nuevo. Las primeras lagers rubias tenían esa graduación. Acercándonos un poco más en el tiempo, Zlatopramen en los últimos seis o siete años ha tenido bastante éxito con su "11", lo mismo podría decirse de Krušovice con su Mušketýr. Y hasta el grupo Plzeňský Prazdroj, dueños de Gambrinus, hace varios años que vende una jedenáctká, la Kozel Medium. Es más, las dos marcas checas más conocidas, son en realidad jedenáctký, pero es algo que no quieren que muchos sepan.

Para mí, la razón hay que buscarla en el lento, pero constante crecimiento de las cervecerías regionales. Si se les pregunta, muchas dirán que la lager rubia de 11° Balling es su producto mejor vendido.

He leído también que uno de los motivos detrás de la Excelent fue que, con ella, Gambrinus quería revitalizar un poco la marca, cuya popularidad parece que ya no es lo que era. Si Echt es una respuesta directa a la Excelent o no, difícil saberlo. La marca Pardál fue creada para competir con Gambrinus, pero al mismo tiempo, ya había oído el año pasado que Budvar tenía preparado un nuevo producto para el 2009.

Pero todo esto es irrelevante. Como siempre digo, lo más importante es lo que hay en el vaso. Así que lo mejor que se puede hacer es dejar que las cervezas hablen.

No tengo demasiado amor por Gambrinus o Pardál y sí le tengo cariño a Primátor. Como quería ser lo más objetivo posible, decidí hacer una cata ciega. Recluté la ayuda de mi mujercita para llenar los vasos y armado de una rebanada de pan, anotador y mis afilados sentidos, me sente a degustar.
Aspecto:
Las tres muesras se ven iguales. No hay diferencia. La falta de espuma en los vasos es un accidente. Más tarde, cuando terminamos las botellas, todas hicieron generosa, compacta y duradera espuma.

Aroma:
Muestra A: Fondo de caramelo, hierbas secas, un toque de menta. Luego aparecería algo de frutas maduras para darle más interés
Muestra B: Suave, algo de caramelo, resina. No demasiado bien integrado.
Muestra C: WOW! Lúpulo fresco, verano, pasto, flores, suave fondo acaramelado para darle balance. Fantástico.

Sabor:
Muestra A: Empieza frutal, maltoso. Termina seco. Rica, refrescante. Muy sesionable.
Muestra B: Falta balance, caramelo, pino. Todo que casi parece artificial.
Muestra C: Todo lo que prometía el aroma. Fresca, jóven, cuerpo sedoso, final largo lleno de lúpulo. Deliciosa. Para tomar en cantidad.

Gambrinus Excelent era la única de las tres que había probado antes y la reconocí como Muestra B. No está del todo mal, pero pierde mucho al lado de las otras dos.
Lo que sí me sorprendió bastante fue la revelación de que las muesras A y C eran Primátor 11% y Pardál Echt, respectivamente. La Pardál original (categoría výčepní) no me pareció una buena cerveza las pocas veces que la probé, así que no esperaba gran cosa de la versión de 11 grados, y es por ello que me había imaginado, erróneamente, que la cerveza que más me había gustado era la Primátor. Puede ser que a alguien que no le gusta la cerveza demasiado amarga, prefiera la Primátor, pero el aroma de Echt es algo maravilloso, incluso para aquellos que no gustan demasiado del lúpulo.
Creo que voy a tener que darle a Pardál Výčpení otra oportunidad.

Na Zdraví

Comentarios

  1. Te felicito realmente hay que ser un verdadero fanatico de la birra , para hacer eso , te debo mis respetos, maestro

    un saludo

    omar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario