Ir al contenido principal

Notas de dos abadías

Algunos de ustedes deben creer que no tomo cervezas belgas, después de todo apenas si han sido mencionadas en este blog. Sí que las tomo, solamente decido no publicar mis impresiones sobre ellas, y eso es por dos motivos: por un lado, porque si publicase una reseña de todas y cada una de las cervezas que voy tomando este blog se convertiría en un diario de mis notas de cata (más de lo que ya es) y hacerlo también me quitaría tiempo que necesito para escribir otro tipo de artículos. Por otro lado, la mayoría ha sido ya comentada y discutida en innumerables blogs y foros y simplemente no creo que tengo nada nuevo que aportar al respecto, realmente, hace falta otro artículo sobre lo buena que está Orval? Yo no lo creo.

Pero hace poco me encontré con dos cervezas belgas de las cuales no había oído nunca, ni en foros ni en blogs, al menos no recientemente (sí, sí, seguro están en Rate Beer o Beer Advocate, pero ya saben que no los visito mucho). Son Maredsous Bruin (8%ABV) y Floreffe Tripel (7,5%ABV).

Ambas son cervezas de abadía. La Maredsous está elaborada bajo la supervisión de la comunidad monástica del mismo nombre, según tradiciones benedictinas (o al menos así lo dice la botella). La Floreffe es elabroada por Brasserie Lefebvre. Si bien es elaborada sin ningún tipo de participación monástica, sí tiene una relación histórica con el monasterio del mismo nombre, hoy una escuela.
Llego a la misa de Maerdsous, el abad que la oficia lleva una gorra esponjosa de color beige muy claro y un hábito ámbar muy oscuro. Empieza el sermón en voz baja y tono monocorde, y sigue en el mismo tono y volúmen sin intención de variar en lo más mínimo. Mi mente empieza a divagar, sólo el decoro impide que me quede dormido. Cuando el sermón por fin termina estoy aburrido a más no poder. Qué pérdida de tiempo. Lo único que el buen abad Bruin de Maredsous ha logrado es hacerme pensar si a veces una cerveza de las bien malas no es mejor que una tan aburrida.
Días más tarde me encuentro en la abadía de Floreffe. El monje que oficia el servicio está vestido con un compacto gorro bien blanco y un hábito casi anaranjado. Al igual que su colega (o competidor, o enemigo, con estas órdenes religiosas uno nunca sabe), empieza el sermón hablando en voz baja y monótona. Suspiro, ya preparándome para lo peor. Pero de repente algo, una palabra o una frase o un cambio en el tono de voz, me rescata de mi estupor y capta mi interés por completo. Empiezo a prestar atención a lo que este monje me esta diciendo. No es nada nuevo, son cosas que ya he oido antes incluso dichas con palabras más elaboradas. Pero muchas veces no es lo que se dice, sino cómo se lo dice, y este monjecito lo dice tan bien. Cuando el sermón termina me siento muy contento de haber asistido. No es que me haya cambiado la vida o me haya convertido (mi sincretista fé cervecera es demasiado fuerte para ello), pero sí es algo que me gustaría volver a escuchar en el futuro. A veces son palabras simples y reconfortantes lo que uno necesita.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Maredsous es famosa en Bélgica sobre todo por sus quesos. Una autentica delicia. Si el señor abad repartiera queso mientras da sus sermones seguro que asisterías más a misa. jejejeje.

    ResponderEliminar
  2. No nescesitamos que nos digas como es la Orval, ya la conocemos, pero tu autorizado opinión y tus impresiones sobre lacerveza serían muy bien recibidas.
    Tus opiniones dicácticas son de mucha ayuda, aunque tu, tal vez por modestía no opines igual.
    Sé generoso y hablanos de tus experiencias con esas cervezas tan concidas

    ResponderEliminar
  3. Maredsous ahora mismo la produce la cervecera que elabora también Duvel, que es una de mis belgas favoritas. Curiosamente, aún no he probado ninguna de esta marca, aunque tengo una esperando en mi armario/bodega, así que ya comentaré si me quedo tan decepcionado como tú.

    ResponderEliminar
  4. Olá,

    Também não sou muito fã de missas, mas as cervejas Maredsous são muito boas. A 6 é uma Golden Strong Ale bem gostosa, não tanto quanto a Duvel (da mesma cervejaria como disse o colega antes, a Duvel-Moortgat). A 8 é uma Dark Strong Ale deliciosa. Inclusive esta da foto tem o rótulo novo, que estreou em 2008. Um dia desses provei a 10, uma tripel perfeita: cítrica, fenólica e alcoólica. Depois vou preparar um post sobre elas em meu blog.

    Um abraço.

    ResponderEliminar
  5. Hmm Maredsous. La Bruin que comentas la probé y me gustó mucho como todas las de abadía. Es más, acabo de recordar que tengo otra en la heladera. Buenisimo !

    ResponderEliminar
  6. No es que me disgustó la Maredsous, solamente me pareció tremendamente aburrida, más todavía si la comparo con otras de abadía (trapistas incluídas) que he probado. A lo mejor me toco una botella floja, vaya uno a saber. Le voy a dar otra oportunidad si la vuelvo a ver.

    ResponderEliminar
  7. Buff, estoy tomando ahora la Maredsous Tripel... y demasiado alcohol para mi gusto. Bueno, corrijo, demasiado protagonismo del alcohol (Bush tiene un par de grados más y me encanta)

    ResponderEliminar
  8. En la versión en inglés alguien dejó un comentario sobre los cambios en el envase de la Maredsous cuando los nuevos dueños se hicieron cargo. Puede ser que la cerveza haya cambiado también?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario