Ir al contenido principal

Cortala!

Un poco más de un año atrás les hable sobre řezané, la costumbre checa de mezclar una cerveza rubia y una negra, algo así como las black & tan inglesas, pero nunca volví a hablar del tema.

En el pasado solía tomar mucha más řezané de lo que tomo ahora. De hecho, desde que me he vuelto una suerte de "cazador de cervezas" (con todo respeto al espíritu de Michael Jackson) ya prácticamente no tomo cervezas cortadas y si no hubiese sido por este post de Ron Pattison no se me hubiese ocurrido hacer lo que verán a continuación.

Decidí mezclar unas cervezas en casa, pero no como se hace la mayoría de las veces, una rubia y una negra de la misma marca o grupo cervecero, quería probar cortar cervezas bien distintas una de otra, siempre manteniendo el concepto rubia+negra. Los pareos fueron los siguientes:

Primer corte: Svijanský Rytíř + Pardubický Porter. 12° balling - 5%ABV para Svijany, 19° Balling - 8%ABV para la Porter. La primera con un clásico amargor de lager dorada de Bohemia a los que se suman unas notas frutales casi de pale ale. La segunda con ciruelas pasas, chocolate y oporto.
En la primera pinta serví un poco más de Svijany de lo que hubiese querido y el resultado fue una cerveza muy aburrida. En lugar de complementarse o contrastar, las dos cervezas se empeñaron en anularse una a otra.

La matemática dictó que la segunda pinta tenga más de la Porter. Acá la cosa mejoró notablemente. Resaltaron notas de regaliz, café y azúcar quemada, que por sí mismas no hubisen sido del todo agradables, pero con el soporte de la fusión de la fruta de ambas cervezas la bebida resultante adquirió una muy interesante complejidad de sabores. Ideal para tomarla despacio.

Segundo corte: Janáček Comenius + Primátor Double: 14° Balling - 6%ABV para Comenius, 24° Balling - 10%ABV para Double. La diferencia de densidades más grande, y también una notable diferencia en los sabores, herbal seco en la primera, regaliz y chocolate en la segunda.
El resultado, sin embargo, fue espantoso. Como jarabe para la tos con azúcar. Me costó terminar el vaso. Tenía todavía dos medias botellas para mezclar, lo pensé mejor y las tomé por separado.

Tercer corte: Opat Bitter + Herold Tmavé. 11° Ballig - 4.2%ABV para Opat, 13°Balling - 5,2% ABV para Herold. La primera, una cerveza de sesión, ligera, bien amarga con lupulado en frío. La segunda, quizás mi cerveza oscura favorita con intensas notas tostadas.
El resultado fue que Herold aplastó al abad, lo liquidó y el único efecto que sufrió fue un poco de cansancio. Intenté agregar un poco más de la Opat, lo que resultó en una nueva paliza y la tmavé apenas un poco más cansada. Crei que el contraste de sabores de estas cervezas funcionaría de manera interesante, pero no tuve en cuenta la gran diferencia de cuerpos entre una y otra.

Cuarto corte: Polička Záviš + Herold Tmavé. Después del dominio de Herold en el corte anterior tenía dudas de que este fuese a funcionar, aunque también esperanza. Záviš viene con 12°Balling y 5%ABV y con un perfil más bien frutado.
El resultado, una Herold un poco más cansada que en el anterior, pero igual dominando, dejando apenas un mínimo espacio para algo de la fruta de Záviš.

Ninguno de los dos cortes que hice con Herold fueron satisfactorios. Quizás la tendría que haber cortado con Svijanský Rytíř, o alguna otra cerveza parecida, después de todo ésta se combinó muy bien con la todavía más fuerte Porter. Uno de estos días voy a probar

Quinto corte: Primátor Weizenbier + Primátor Stout. El plan original era hacer un black & tan con la English Pale Ale, pero no la pude encontrar y en lugar de ir a otro lugar a buscarla me decidí por la Weizen. Y por qué no? La idea original de este "estudio" era hacer cortes con cervezas bien diferentes, y qué más diferente que una Stout y una Heffeweizen.
No sabía que esperar, pero sea lo que sea, ya la idea de mezclar estas dos cervezas me resultó muy divertida. Por suerte, el resultado fue espectacular. En la primera pinta serví la weizen primero. El sabor de la mezcla me hizo recordar un poco a una rauchweizen, con algo de chocolate. La Stout de Primátor es elaborada con algo de maltas ahumadas, no sé en qué proporción, aunque no creo que sea muy grande ya que su aporte es más que nada una subnota que le otorga un poco más de complejidad al trago. Aquí pasaron bien al frente, combinándose a la perfección con la fruta de la weizen.

La segunda pinta fue todavía mejor. Esta vez serví la Stout primero. Los sedimentos de levaduras de la weizen formaron una nube dorada que casi logra separar totalmente a la cerveza rubia de la negra. El sabor, bananas bien maduras con café espresso y chocolate. Las notas ahumadas volvieron a pasar a un segundo plano y el café ganó en intensidad a medida que vaciaba el vaso sin llegar a dominar completamente. Cuando la terminé lamenté no haber comprado otro par de estas cervezas. Tenía ganas de cortarlas en una jarra grande y sentarme a tomarlas despacio mientras bajaba el sol. Les prometo que es algo que volveré a hacer.
Tengo ganas de seguir cortando cervezas. Las posibilidades son casi infinitas y además de ser algo muy interesante y divertido de hacer, me da más material para escribir sobre cervezas checas que las tengo un poco abandonadas.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Hola Pivni

    Espere esta entrada con impaciencia , ya que hace poco te mande el sitio de bass donde hacen un corte muy lindo o eso es lo que se ve , usando ese aparatejo.
    A partir de ese momento me interiorise en el tema y busque en you tube y encontre varios videos echos por ingleses , usando sobre todo cucharitas y el resultado es bien visible , ellos ponen rubia abajo y negra arriba y te digo , en algunos el resultado es impresionante , de ver como las birras no se mezclan.
    Yo lo intente en casa con un birra pilsner alemana organica y una stout casera que hace un tipo aqui y el resultado es que se me mezclaron mucho. Despues intente con una asashi japonesa y una guinnes y resultado fue netamente mejor .

    Dos cosas :

    no sabia que se podia poner rubia arriba ( tu foto esta buenisima ) y yo entendi que el objetivo es que no se mezclen , haber, yo entendi que habia que sentir que chupas negra , luego un poquito de mezcla y luego que chupas rubia , pero por lo que leo en tu nota no es asi hay que sentir la mezcla.
    Te cuento lo que algun dia ya conte , mi papa me decia que en retiro o en el parque japones en sus anios de muchacho buen mozo , salia con sus amigotes de ha hacer descontrol ( lease jugar al sapo ) y los barman de aquella epoca ya mezclaban la birra de barril , cosa que yo practique en argentina cuando estaba alli pero ni idea de esto de black and tan , etc etc.

    EXELENTE nota che


    omar

    ResponderEliminar
  2. definitivamente... probare mezclar el duo dinamico de primator!

    ResponderEliminar
  3. Javier , hola

    busca en you tube black and tan y veras como hacen los ingleses con una cucharita ( si queres por supuesto)o mira www.bass.com

    saludos

    omar

    ResponderEliminar
  4. Lo de la cucharita lo probé con casi todas. La única que me salió más o menos bien fue el "segundo corte" pero el resultado fue espantoso.

    Curiosamente, en la segunda pinta de Stoout y Weizen no usé cuchara, pero serví la weizen muy despacito. Igual, lo que más importa es la mezcla de sabores, no el look del cocktail.

    ResponderEliminar
  5. a la pucha , yo estaba mas errado que la M.....

    yo creia que era al reves , que habia que chupetiar separado , que la gracia era eso de encontrar los dos sabores , pero le erre fiero.
    gracias por debrutalizarme , en este maravilloso dominio cervecero.

    Omar

    ResponderEliminar

Publicar un comentario