Ir al contenido principal

Un honor

Cuando empecé a bloguear, hace casi dos años, nunca pensé que habría gente que me tomaría en serio. Sin embargo la hay.

Unos días atrás recibí un email de Honza Kočka invitándome a una degustación de cervezas raras. La degustación no tenía sólo un fin lúdico sino que era parte del nuevo proyecto de Honza, armar un portal inspirado en RateBeer y Beer Advocate, pero en checo. El fin de ésta, y otras futuras degustaciones es el de compilar una base de datos de cervezas que haga las veces de punto de referencia para los futuros usuarios del portal.

Ser convocado para compatir mesa con el ya mencionado Honza Kočka, Honza Šuran y Evan Rail, tres de los tipos que más saben de cerveza en Chequia, además de otros dos conocedores me hizo sentir realmente honrado, además de muy contento ya que mis juicio serviría para algo más que la discusión sobre los méritos de tal o cual cerveza. Para esta primera sesión degustaríamos una selección de doce Baltic Porters, más dos yapas.
La degustación me presentó conun cierto conflicto filosófico. Tendría que asignar puntos a cada una de las muestras. En este blog nunca han visto y nunca verán punto, o algo parecido, en las reseñas que publico. Mi juicio es solamente basado en qué tanto me gusta (o no) cada una de las cervezas que voy probando, y por qué. Otorgarles puntos es un simplismo que da lugar a confusiones. Pero sería insensato negar que es algo que atrae a gran parte del público y que tiene cierta utilidad cuando estamos hablando de decenas o cientos de reseñas de la misma cerveza (nota para principiantes y no tanto, no decidan si van a degustar una cerveza nueva o no basados en las puntuaciones que ésta tenga en internet, pruébenla y decidan por sí mismos, es la mejor manera de aprender). Por otro lado, en esta ocasión iba a tener algo sentido ya que estamos hablando de una cata comparativa de cervezas que se encuandran a sí mismas en un mismo estilo.

Abrimos el apetito con una verdadera rareza, Cantillon 50°N 4°E. Nunca antes había probado algo de la más legendaria cervecera Lambic y debo decir que esta fue impresionante. Añejada dos años en barriles de cognac de quince años de edad, el contraste entre aroma y sabor no podría ser más marcado. Vainilla, madera, algo de fruta es lo que llega a la nariz, pero al tomarla nos encontramos con algo tremendamente seco y bastante agrio, como una geueze pero con madera y tabaco en la mezcla. Una vez pulidas nuestras papilas degustativas con esta delicia, pasamos a la degustación.
No voy a extenderme demasiado en la historia del estilo Baltic Porter, si quieren saber más, busquen, la internet está llena de información, pero en resumen es un estilo de cervezas oscuras de fermentación baja inspirado en el otrora tremendamente popular estilo inglés del mismo nombre. Además del método de fermentación, al otra gran diferencia es que, históricamente, las Porters inglesas, tenían un ABV relativamente bajo para los valores actuales, mientas que las Baltic suelen ser cervezas bastante más potentes. La más suave de las que probamos tenía un respetable 6,8%ABV y el promedio estaba más bien cerca de 9%.

No voy a aburrirlos con una detallada nota de cata de cada una de las muestras. Solamente una corta descripción para acompañar las fotos

Desbalanceada, empieza bien, termina un poco descontrolada. Igual, no mal para una cerveza casera.
Lituana. Casi como polotmavé checa. Demasiada azúcar, que no se llevaba bien con las notas secas. Floja.
Polaca. Muy oscura. Pasas de uva y ciruela, chocolate. Cacao, chocolate y café. Muy rica.
Polaca. Perfume y otras cosas artificiales. Floja.
Ukrania. Fea en todo sentido. Artificial. Intomable.
Polaca. Jalea de ciruelas, madera. Pasas, caramelo, madera, cuerpo casi masticable. Muy buena.
Polaca. Verdura cocida. Artificial. Desagradable.
Polaca. Azúcar, metal. Seco, caramelo quemado.
Polaca. Pasas. Artificial, azúcar.
Polonia. Poco aroma. Chocolate amargo, almendras. Final seco, algo de alcohol. Rica.
Polaca. Negra. Plástica. Más alcohol que sabor.
Polaca. Humo, madera, salsa de soja. Chocolate, algo de acidez, frutas. Interesante.

La degustación la cerramos con la excelente Stone Smoked Porter, de la cual voy a hablar en más detalle pronto.

Mi posición para con los estilos es ya batante conocida. Pero, como ya dije antes, es tremendamente interesante poder comparar cervezas que al menos se insipiran en el mismo estilo y ver sus similitudes y diferencias, y es algo que también recomiendo a todos los amantes de la cerveza. Pero al menos para mí, lo más importante sigue siendo lo que tengo en el vaso y si una cerveza me gusta, me tiene muy sin cuidado qué tanto se ajuste o no al estilo que está escrito en la etiqueta.

Na Zdravi!

Comentarios

  1. Ya hemos hablado de esto en otras ocasiones Max, tampoco yo soy un fanático de los estilos, cuando cato una cerveza me centro en disfrutar de lo que tengo en la copa sin tener en la cabeza las guías del BJCP, pero reconozco los estilos que son de gran utilidad en muchas ocasiones, sobre todo cuando se trata de explicar un poco de Culturilla Cervecera a los nuevos cerveceros...

    Enhorabuena por el portal checo, a ver cuando hacemos algo parecido en español.

    Salud, Andrës.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen post Max, realmente me divertí mucho leyendo las críticas. Me mata la calificación que le das a algunas jaja !!, y estoy de acuerdo en cuanto al tipo de crítica sin complicaciones sino más directa.
    A propósito, la idea de un Ratebeer checo suena muy interesante.
    Saludos desde Argentina.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario