Ir al contenido principal

Intento fallido

El fin de semana pasado por fin pude intentar hacer mi primera cerveza. El resultado, lamentablemente, no fue satisfactorio. Lo bueno es que sé dónde me equivoqué, o al menos eso creo.

Pero igual quería compartir con ustedes la experiencia, que, a pesar de haber sido exitosa, sí fue interesante y muy entretenida.

Había leido bastante, consultado con amigos de varios países que me dieron muchos datos útiles. Había planeado todo con bastante cuidado y tenía todos los ingredientes listos, los cuales habían sido donados por gente amiga (muchas gracias a Honza y Laďa). El equipo fue algo improvisado, iba a elaborar solamente 5l así que no consideré necesario comprar nada demasiado grande.
Me gusta mucho cocinar, pero no soy de seguir recetas, la mayoría de lo que cocino son recetas propias, muchas veces creadas casi en el momento, y las pocas veces que sí consulto algún recetario lo hago más que nada para darme na idea de tiempos de cocción y métodos adaptando los ingredientes a lo que tenga a mano o se me ocurra durante la compra. Con la cerveza fue de la misma manera.

La receta que había ideado fue 50% malta munich, 30% malta caramelo y 20% malta de trigo y 30g de lúpulos Saaz en pelets. Empecé alrededor del mediodía. Puse el grano molido, algo así como 1,2kg en un colador apto para cocer verduras al vapor, el cual fue a una cacerola con 3,5l de agua tibia. En otra caerola similar tenía unos 3l más calentándose.

Por recomendación del maestro cervecero de U Medvídku había decidido hacer un macerado escalonado, dejando el mosto a 50°C por 15 minutos, luego a 60° por 20 y por último a 70° por otros 20 minutos. Controlar la temperatura fue más fácil de lo que pensé. Puse una silla de bar en la cocina y solamente presté atención al termómetro mientras tomaba alguna cerveza. Mi mujer, que tenía algo me miedo por los olores, se sorprendió gratamente de lo rico que olía la infusión.
Terminado el macerado, retiré el colador y lo puse encima de la cacerola para spagetti donde haría el hervor. Usé el agua de la otra cacerola para recircular, agregándola despacio, quería que extraiga la mayor cantidad de azúcares posible. Repetí el proceso con el oscuro "té" que tenía en el "macerador".
Una vez que el mosto rompió el hervor, empecé con el lúpulo: 25% al principio, 40% a los 30 minutos y el resto para el final.
Venía la parte más delicada y con la que estaba más preocupado, el enfriado. El día estaba fresco, llené una palangana con agua bien fría y la dejé afuera. Me habían dicho que en invierno no tenía que temerle a que la cerveza se contamine porque los microrganismos causan estos problemas no están activos cuando las temperaturas son bajas. Llevé la cacerola al balcón y con cuidado la sumergí en el agua fría. La temperatura bajó mucho más rápido de lo que esperaba. Lo que me puso contento.
Tuve que improvisar con el tema de la densidad. La noche anterior me di cuenta que el sacarómetro iba a ser demasiado largo. Mientras estaba pensando cómo me las iba a arreglar me acordé del vaso ornamental de 2l de Franziskaner que tengo en la oficina, regalo del amigo Fernando, de Ávila (sabía que algún día me iba a servir para algo más que para juntar polvo). Lo esterilicé con agua hirviendo y funcionó a la perfección. Pintaba que la cerveza no sería demasiado fuerte, solamente marcó 8,5% en la escala, pero no me importó.

Más o menos por aquí es donde creo que cometí el error. Me habían dado las levaduras en un frasco de vidrio con agua que estaba desde el día anterior en la heladera. Me habían dicho que tenía que tenía que sacarlas y dejarlas reposar a temperatura ambiente, lo cual me olvidé de hacer. Tampoco saqué el lúpulo que había quedado durante el hervor, aunque no sé qué tan malo esto puede ser.

Así que tengo ahora un tacho de plástico con un muy aromático líquido marrón que no da señales de vida, las levaduras están todas en el fondo, intenté agregar un poco más, pero sin resultados. Me cuesta aceptar la idea de que voy a tener que tirar tanto trabajo al inodoro, pero no creo que me quede otra alternativa....

Igual, voy a volver a intentarlo. Le preguntaré a la gente adecuada qué es lo que tengo que hacer distinto y, de más está decir, estaré más que feliz de recibir sus consejos, no me extrañaría que los errores hayan sido más de uno.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. No soy un gran cervecero, pero tal ves te pueda ayudar, creo que se puede salvar.
    Lo mejor es revivir las levaduras antes de inocular, pero todavía estas a tiempo de hacerlas revivir en el fermentador.
    Si son levas ale, llevalo cerca de 20 grados y ahi deberia arrancar, la otra es reinocular con levas activas.

    El tema de la densidad es muy importante, si la tuya fue de 1008,5 es medio poco, deberias intentar llevarla por lo menos a 1030, mejor si es 1045. Si no las levas no van a tener alimento en cantidades suficientes.
    La próxima proba usar una tela vieja (y limpia) arriba del colador, te va a mejorar el filtrado (si te funciono así esta bien).
    Calculale una relación de empaste de 3 litros de agua por kg de malta.
    Proba el macerado con escalones de temperatura menores, por ejemplo 55, 60 y 65 grados, son menos extremos. No es bueno el fuego directo al macerador.
    Y después del recirculado, cuando lavas con agua limpia, hacelo hasta que el liquido final tenga una densidad de 1008 aproximadamente.

    Yo tengo apenas 3 cocciones, no soy un graaan cervecero, pero alomejor te sirve el comentario.

    Mantenenos actualizados del resultado!

    Bruno

    ResponderEliminar
  2. Bruno,
    Gracias por el comentario.
    La densidad la medí con un sacarómetro y es de 8,5% de azúcares. Si la escala es balling o plato, entonces la OG sería de 1034, que es bastante decente.
    Las temperaturas me las dio el maestro cervecero de U Medvídku, y las lei en una de las recetas de How to Brew. Pero puede que sí sean demasiado altas para una cerveza tan suave.
    El colador me funcionó de maravillas, es una malla muy fina. Funcionó mejor de lo que pensé, la verdad. Lo recomiendo.
    Vos sabés que vi varias veces macerar a fuego abierto, directamente debajo del macerador, incluso fuego a leña. Es algo que en el futuro me gustaría probar. Igual, las hornallas en casa son eléctricas.
    Gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Max, probá de salvarlo inoculando nuevamente. Nunca usé levadura líquida pero me parece que tenes un problema de temperatura. Lo dejaste a 20° aproximadamente todo el tiempo? Posiblemente las primeras levaduras las mataste por shock térmico (pasaron rápidamente de 5° a 20° o más al toque). Lo del lúpulo no te preocupes. Igual me parece que 30gr para 5 litros es mucho.. te va a salir bastante amarga :)
    Yo le pongo 30gr para hacer 20 litros... :)
    Igual si cocinaste el fin de semana, y si estuvo a buena temperatura, es normal que las levaduras ya esten en el fondo. No las viste trabajar al día siguiente bien arriba? Es posible que ya haya fermentado...

    ResponderEliminar
  4. Es muy dificil que salga bien a la primera, pero por lo que veo, hiciste todo bastante bien, mi primera cerveza fue caotica! :)

    La fermentación es un punto clave, esas levaduras no se activaron, por las dudas siempre es bueno tener un sobre de levas secas para salvar las papas. En cuanto al lupulo, no hace falta sacarlo, despues del hervor cuando haces whirpool, lo que sobra se decanta en el fondo.

    Mucha suerte con la proxima, vas a ver como te sale mucho mejor, con cada cocinada ganas una experiencia valiosa.

    ResponderEliminar
  5. El shock térmico fue lo que las mató. El comentario de Galápagos confirma lo que me dijeron por mail y en el blog en inglés.
    Traté de poner un poco de levadura que la dejé reposando varias horas, con algo de azúcar, pero nada.... voy a probar el caldo ese, huele rico, a lo mejor es tomable....:) Pero ya estoy planeando la próxima. Un amigo me va a dar unas rauchmalz que le sobraron y voy a comprar algo de levadura en polvo para tener por si acaso....
    Vi algo de espumita al principio, pero muy poca, las levaduras siempre estuvieron en el fondo. Hasta llegué a pensar en un momento que a lo mejor se equivocaron y me dieron una lagers, pero no lo creo, no de la gente de Pivovarský Dum.
    Si las levaduras no fermentaron, las puedo rescatar e intentar volver a usar?

    ResponderEliminar
  6. Antes que nada felicitaciones por animarte a tu primera birra. a Creo que es muy valedero intentarlo aunque no hayas podido obtener un buen resultado. Esto hace a uno replantearse seriamente si quiere seguir intentandolo o prefiere ir a comprarla al mercado más cercano. Yo creo que además del schock térmico de las levas tendrías que realizar una maceración simple sin saltos de temperatura. Ojo esto se acostumbra a hacer cuando la cebada ya ha sido modificada durante el proceso de malteado, pero en este caso no sé qué tipo de malta usaste.
    Muchos éxitos con las próximas !!

    ResponderEliminar
  7. Las maltas que usé son las que usa Pivovarský Dum para hacer sus lagers, o sea que las usan con decocción (menos la de trigo, claro está). El caldo terminó muy bien, con mucha azúcar, al menos en el gusto y en el pegote que dejó en la hornallas.
    Si todo sale bien, este fin de semana me largo de nuevo. Todavía no me decidí, pero puede que use un macerado simple. La receta va a cambiar, voy a agregar un importante porcentaje de maltas ahumadas.... A ver qué pasa esta vuelta....
    Y si no me sale, seguiré intentando....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario