Ir al contenido principal

Para empezar el año

Nuestra celebración de fin de año fue muy tranquila. Nuestos vecinos nos invitaron a la reunión que habían organizado en su casa con unos amigos. Pasamos la tarde y la noche sentados, charlando, comiendo cosas varias y tomando cerveza (Zlatopramen, lejos de mi favorita, pero muy tomable), sekt y mi contribución, malinovice casero. No nos quedamos demasiado, unas dos horas después de haber brindado y disfrutado los fuegos artificiales nos volvimos a casa, así que no fue sino hasta el primer día del año en que me pude sentar a abrir algo especial para recibir el flamante 2009.

Y siendo que este va a ser seguro un año muy especial para mí quería recibirlo con una cerveza muy especial, y qué más especial que Brewdog Paradox Smokehead. Hacía un par de meses que la tenía en bodega, me había llegado gentileza de la gente de BrewDog por medio de Evan Rail y tenía muchas ganas de probarla. Es que no hace falta tener en cuenta los muchos buenos comentarios que esta cerveza ha generado, basta con saber que es una Imperial Stout madurada, creo, 18 meses en barricas de roble usadas para añejar whisky single malt. Hay varias ediciones de Paradox, esta en particular fue madurada en barricas de Islay Whisky. En síntesis, ya con ese currículum vitae el tipo de cerveza que cualquier fanático de la bebida divina quisiera probar.
Ya caída la tarde fui a la bodega y tomé la botella, limpié un vaso, preparé la cámara, me senté en el bar con el anotador a mano y me preparé mentalmente a degustar algo seguramente distinto. Como indica la botella, la serví a temperatura ambiente, en el vaso cae un líquido muy oscuro, pero no espeso que a contraluz muestra algunos destellos rubí, la relativamente poca espuma que genera no dura mucho debido al importante 10%ABV de esta cerveza. En los aromas predomina algo que me recordó a madera quemada, respaldada por notas de chocolate, tabaco y algo de vainilla. El sabor es tremendamente complejo, se puede encontrar chocolate, café fuerte, ahumado, madera, todos juegan juntos en perfecta armonía esperando ese final picantito con recuerdos de whisky. Tanto en los aromas, como en los sabores está el alcohol, como una especie de guardián, aunque para ser más correctos, habría que decir licor, ya que ese elevado ABV está perfectamente integrado, en ningún momento molesta.

Puede que no sea una cerveza para todos los gustos, pero a mí me maravilló. No me acuerdo cuánto tiempo me llevó beberla, pero disfruté cada gota mientras veía por la ventana cómo estaba nevando. Una cerveza fantástica.

Na Zdraví!

PD: Si están en Praga y tienen ganas de degustarla, se la puede encontrar, junto con Tokio, RipTide y Hardcore IPA (todas de BrewDog) en Pivovarský Klub. Les va a salir bastante caro (153 y 185CZK) por una botella, depende de cual, pero no es algo que van a tomar todos los días.

PD2: Tengo muchas notas de cata atrasadas, en las próximas semanas las iré publicando, espero no se aburran.

Actualización de la PD1: Si los precios de PK les resultan algo inconvenientes para sus actuales finanzas, entonces deberían dirigirse a Zlý Časy, donde podrán encontrar las mismas cervezas a 60CZK por HardCore IPA y RipTide y 120CZK por Tokio y Paradox, además de otras que estuvieron presentes en el Festival de Cervezas de Navidad. Vayan. Compren. Ahora.

Comentarios

  1. Como te dijera, soy fanático de la paradox desde la segunda botella´la primera era de prueba, de la que por suerte, cada mes casi, sacan una variedad. A mi me pareció un compendio de como hacer cerveza, de como sorprender y de como saber usar lo que tienes de tradicional-whisky en este caso, para innovar. Sin ser un típo dado a los elogios yo digo tras beber Paradox, que es genial, What else can I ask for?...

    Haya Salud

    ResponderEliminar

Publicar un comentario