31/1/08

Más aniversarios

La otra vez les hablé de la muy buena Jubiler 16.80% de Vyškov. No fueron ellos los únicos moravos que decidieron hacer una cerveza en honor al año de la fundación de su pivovar.
Debido a que fue fundado en 1530, la cerveza de Černá Hora es un poco menos fuerte, es fermentada a 15,30°balling y terminando con 6,3%ABV. Puede que la idea sea similar, pero las cervezas son increiblemente distintas.
Al servir la 1530 vemos una cerveza de un color dorado muy intenso, casi anaranjado, coronado con espuma casi efímera, lo cual nos puede hacer desconfiar un poco. Los miedos se disipan al sentir sus aromas, almíbar mezclado con frutas y suaves cítricos, aromas bien veraniegos. Los sabores son los esperados, suave y sedoso almíbar, pero ahora acompañado por intensas notas herbales, en el final siguen los almíbares y frutas y deja un agradable regusto ácido que invita a tomar más. En cierto modo me hizo acordar a la maravillosa Dopple-Dopple Bock de Březňák, pero menos intensa, claro. Mientras que la Bock explota en el paladar, la 1530 va creciendo de a poco. Es junto con la 10° sin filtrar la cerveza que más me gusta del muy buen pivovar cercano a Brno.
Lástima que, como la Jubiler, no es tan fácil de conseguir en Praga. Hay que ir a los mismos lugares para comprarla. Qué lindo sería que se abriese otro lugar como Pivovarský Klub donde uno tenga para elegir de un amplio menú de cervezas. Pero por ahora, van a tener que ir a buscarla, porque vale mucho la pena. La recomiendo.
Na Zdraví!

29/1/08

El Oso aprende nuevos trucos

Hace un poco más de un mes les había contado sobre el prestreno que tuve de la nueva cerveza de Pivovar U Medvídku. En su momento iba a ser una 16°, algo más oscura que la Oldgott e iba a lanzarse justo después de las fiestas. Lo que pude probar entonces no fue justamente eso sino un experimento que el maestro Veselý estaba llevando a cabo. Había puesto en algunas botellas de esta cerveza ciruelas desecadas. Aún no estaba lista, pero ya se perfilaba como buena e interesante. Por otro lado, la ciruela era casi imposible de distinguir ya que no había estado aún suficiente tiempo.
Resulta que la 16° no fue lanzada para cuando estaba prevista, sino una semana más tarde. El motivo. Decidieron ponerle ciruelas nomás.
Fui una tarde a tomar una Oldgott y me encuentro que ya estaban ofreciendo la novoročné švestkové pivo (cerveza de ciruelas de año nuevo). Pedí una OldGott para entrar en calor y después me animé a probar la nueva.
Justo entonces lo veo entrar al maestro Veselý que al ver que ya tenía el vaso frente a mí, me pregunta ansioso qué pensaba de la cerveza. Acerco el vaso a mi considerable nariz y ya se podía sentir la diferencia. El aroma es de ciruelas en compota que tapa el resto, no deja lugar para nada más, pero es muy agradable e interesante ya que no parece artificial. Pero es al tomarla donde se nota quién la hizo. Lo primero que sentimos en esta cerveza ámbar oscura de espuma tan compacta que se puede comer con cuchara es la fruta, como era de esperarse. Pero después la cosa cambia. Al contrario de lo que pasa con la nariz, en el paladar la ciruela esta notablemente bien equilibrada con el caramelo y los cítricos, dejando casi lo mejor para el final, que es largo y exquisitamente lupulado. Una cerveza simplemente brillante. Me gustaría mucho poder tomarla sin las ciruelas, pero no me puedo quejar.
De lo único que sí me puedo quejar es del precio. A 48CZK el vaso de 0,2l es demasiado alto, especialmente si tenemos en cuenta que medio litro de la deliciosa Oldgott Barique (que está volviendo a su nivel después de la suerte de sobreventa que sufrió durante las fiestas) cuesta lo mismo. No es que sea amarrete, no tengo ningún problema en pagar 111CZK por 0,3l (68 por 0,2l) de la X33, de la cual basta con tomarse un vaso, pero esta ya me parece demasiado cara.
La consecuencia de ésto es que la gente no la está pidiendo en la cantidad que debería, y eso afecta a la calidad de la cerveza. Cuando fui unos días más tarde y quise tomarme otro vaso, el camarero me recomendó que no lo haga porque quedaban solamente 10l en el barril y la cerveza ya no estaba tan buena. Luego de probar un trago, coincidí con él. Si la vendiesen por el mismo precio, pero en una medida más grande, seguramente la gente la pediría más y eso sería mejor para todos, tanto clientes como pivovar.
Por lo que tengo entendido, el problema pasa por los propietarios del lugar que a la hora de tomar decisiones comerciales no son los más sabios.
Pero lo mejor no fue haber podido probar tan deliciosa bebida (mientras estaba fresca, claro) sino poder sentarme a charlar con el Maestro Veselý, darle mi opinión sobre la cerveza (la cual es un honor que haya sido tomada en serio) y enterarme de unos experimentos que han estado haciendo con la OldGott.
Los dueños quieren hacer algo nuevo con las cervezas y esta švestkové fue quizás el primer acierto. Pero probaron con otros saborizantes, algunos que desafían la razón como cocos, naranja, canela y clavo de olor, entre otros. De todos ellos, los únicos que según Veselý salieron buenos fueron ciruela e higos. Pero le quedaban ese día tres muestras experimentales que él aun no había probado. Olivas, cúrcuma y café. Cuando me preguntó si las quería probar con él, se pueden imaginar cuál fue mi respuesta.
Veselý fue al cuarto de fermentación y volvió con tres botellitas y seis vasos. Empezamos por la cerveza con olivas, que nos imaginábamos con no iba a ser muy rica. No nos decepcionó, era intomable, como cualquiera que sepa algo de sabores se puede imaginar. Le siguió la de cúrcuma. Acá la cosa mejoró un poco. Nos gustó el primer sorbo, pero para el segundo, ya parecía que estábamos tomando un jarabe para la tos. El problema, demasiado de la especia. En una concentración menor, puede llegar a ser una cerveza más que interesante. La que se llevó el premio fue la de café. Pivovarský Dum ya hace varios años que sirve cerveza saborizada con café, y me gusta mucho, está me gustó un poco más. Ambos coincidimos que sería lindo hacerla, para el maestro cervecero, quedaría mejor con la 16° como base, y estoy de acuerdo. Veselý terminó la tarde agradeciéndome haber degustado las cervezas en él, y me prometió que iba a explorar las posibilidades de hacer la cerveza con café. Le sugerí que vea si se puede cocer el mosto con granos de café y la idea le gustó mucho. Así que si la llegan a hacer así, ya saben a quién se lo deben....;)

23/1/08

Un Equipazo

Como ya se vuelto costumbre para el tercer martes de cada mes, el otro día asistí a una degustación en el sótano de Pivovarský Klub. En esta oportunidad las cervezas presentadas fueron las de Náchod.
Llegué un poco temprano para poder encontrar mi lugar preferido en la barra, y poder saludar a la gente del klub antes de que lleguen las multitudes.
Tomé mi asiento y me ofrecieron el welcome drink. En este caso se trataba de una novedad, un estreno. Pikard tmavý, del nuevo brewpub Zamecký Minipivovar Ostrava. Esta cervecería artesanal se encuentra en el palacio de Zábřeh, en el suburbio del mismo nombre al sur de la capital de Morva-Silesia, y fue abierta a fines de setiembre del año pasado. Esta cerveza oscura, sin filtrar, que hasta entonces nadie había probado en Praga fue elaborada con tres tipos de malta y parte del lúpulo fue reemplazado por ácoro, una hierba aromática, el resultado es bastante interesante. En la nariz se pueden sentir café dulce y algo de frutas tropicales. Seguimos sintiendo el café al tomarla al que ahora se le suman un suave caramelo y hierbas más un toque algo enigmático, seguramente producto del ácoro, el final es corto, pero me dejó un agradable regusto ácido.
Los dos vasos que tomé me ayudaron a entrar en calor y estar bien preparado para cuando el equipo Primátor salió a la cancha.
Al arco: Nealko, bueno en lo suyo, pero no le pidan que haga nada más.
En el fondo: Diamant, el integrante más flojo del equipo. Las cervezas Dia son elaboradas por varios pivovary, tienen un bajo nivel de carbohidratos y apuntan a aquellos que por razones médicas no pueden tomar cerveza normal. Feas en la mayoría de los casos, Diamant no es la excepción. El resto de la defensa la componen Světlý (10°balling), un jugador clásico que no brilla pero es eficiente; Premium (12°balling), un defensor con mucha proyección y un poco más adelantado Premium Dark (12°), el capitán del equipo.
En el medio: Rytířský 21% y Double 24%, con 9 y 10%ABV respectivamente son dos volantes de marca fuertes y que imponen respeto, pero que también saben como mover la pelota. El enganche del equipo es el habilidoso e interesante Polotmavé 13% ayudado por el potente Exclusiv 16% cuya sutileza con la pelota casi hace olvidar su potente 7%ABV, y quien es el encargado de patear penales y tiros libres cerca del área.
Adelante están las dos jóvenes promesas del equipo. Weiezen y English Pale Ale. Dos jugadores únicos, habilidosos y rápidos que de a poco van ganando experiencia y su estilo de juego, atención entre los hinchas.
Puede que no sea un equipo lleno de estrellas como otros, pero es un equipo que le puede dar pelea a los más grandes y que ofrece a los fanáticos un juego vistoso, creativo y para todos los gustos.
Entre cerveza y cerveza, Aleš Dočkal nos habló de sus seminarios con chefs y gerentes de hoteles de lujo que tienen como fin introducir de una vez por todas a la cerveza no sólo como bebida para acompañar platos de alta gastronomía, sino también como ingrediente en su elaboración.
También se llevó a cabo la primera subasta cervecera. Las dos últimas botellas de Florenc 14:14 fueron vendidas a 210 y 250Kc (yo no las compré).
La excusa del evento, si es que la necesita, no fue presentar ningún nuevo integrante de la línea de productos, sino hacer la presentación oficial de las nuevas etiquetas de la cervecería, que tienen como fin ser más visibles en las góndolas de los hipermercados. Lo que demuestra que Primátor tiene las cosas muy claras, no sólo a la hora de hacer cervezas, sino también en lo que respecta al marketing.
En cierto modo fue una suerte que haya habido más gente de la esperada, ya que las muestras tuvieron que ser racionadas entre más. De otro modo seguir toda la interesante información que dio el Maestro Cervecero de Primátor, el Sr. Kořínek, hubiese sido mucho más difícl de lo que fue.
Les recomiendo lean la excelente crónica del evento que Evan Rail posteó en su blog (Ing.). Allí podrán ver lo que hace de esta cervecería algo distinto. Hay que perstar especial atención a lo que se dice sobre la genial Primátor English Pale Ale que utiliza dos tipos de lúpulos ingleses en lugar del omnipresente Saaz.
Otra cosa que Evan menciona que Primátor está planeando lanzar un nuevo producto al mercado en algún momento este año. Evan espera que sea una lehké pivo (cerveza fermentada a máximo 7°balling, en el pasado, populares como "cerveza de mesa"). Cuando lei esto, me vinieron a la mente dos palabras que de casualidad le escuche decir al Sr. Kořínek, pseničné tmavé (cerveza oscura de trigo).
Si tuviese que apostar, pondría mis fichas en ésta. Es cierto que algunas cervecerías han sacado, o están planeando sacar, al mercado algunas lehká piva, pero Primátor tiene como slogan "especialista en especiales" y no puedo pensar en nada más especial que una cerveza oscura de trigo, que es algo que simplemente no existe en el mercado. Cualquiera sea el caso, será seguramente muy bienvenido. Personalmente, me gustaría ver la pseničné tmavé antes que la lehké.
Ya lo he dicho antes, pero no me canso de repetirlo, Primátor es el Pivovar más innovador del mercado checo. Y es también un modelo a seguir, no sólo para otras cervecerías, sino para empresas estatales de todo el mundo porque el único propietario del pivovar es la Municipalidad de Náchod.

18/1/08

Cazando cervezas en Praga

Advertencia: Esta lista ya tiene más de tres años de antigüedad. Desde que la publiqué, muchas cosas han cambiado en Praga y han abierto o he descubierto muchísimos lugares nuevos. Si bien los recorridos se pueden seguir haciendo sin problemas, el libro que he publicado, "Praga: Guía Cervecera para Borrachines", es justamente un compendio de recorridos cerveceros por el centro y varios de los barrios praguenses. Es una guía poco convencional, única y diría que hasta indispensable para los amantes de la buena cerveza. El libro está disponible en en enlace de arriba tanto en versión impresa como en versión electrónica. Para más información, lean los artículos publicados bajo la etiqueta "Mi libro".

La mayoría viene a Praga para pasear por sus callejuelas mágicas y ver la multitud de monumentos históricos que adornan la cuidad, pero hay otros que vienen para poder tomar la mundialmente famosa cerveza checa en su fuente. Hay miles de pubs, restaurantes y cafés, algunos mejores que otros, pero todos parecen ofrecer las mismas tres o cuatro marcas.
Quiero ayudarlos a que descubran un poco más sobre la cerveza checa con una suerte de guía que los llevará por gran parte de la cuidad y les hará llevarse imborrables recuerdos cerveceros, al menos eso espero....
Esta guía ha sido dividida en cinco días. Aquellos que no tengan la suerte de poder quedarse en Praga tanto tiempo, seguramente podrán encontrar la manera de saborear lo más posible en el tiempo que tengan.

Día 1: Empezando por lo básico.
Sí, son conocidas en el mundo entero. Sin embargo, en ningún lugar podrán disfrutar Pilsner Urquell y Budvar como aquí en Chequia. Así que antes de empezar a adentrarse en el fascinante mundo de České Pivo, les recomiendo empezar por ellas mientras se dan una vuelta por el casco histórico de la cuidad.
Van a tener bastante de donde elegir, pero recomendaría U Medvídku para ir a tomar una Budvar y U Rudolfina o, si se animan, U Zlatého Týgra para una Pilsner Urquell sin pasteurizar.
Si tienen ganas de tomar Staropramen, pueden tomarse el tranvía 14 hasta Na Knížeci e ir a Na Verandách, el restaurant que funciona en la cervecería de Smíchov, mejor que ahí, no la van a encontrar (lo cual tampoco es decir mucho).
Para Krušovice, nada mejor que Krušovická Pivnice frente al Teatro Nacional.
Otras alternativas para Budvar y Pilsner son U Šumavy y Bredovský Dvůr, respectivamente. En el primer caso estamos hablando de algo nada sofisticado y típicamente praguense. El otro está orientado hacia una clientela más joven y moderna.

Día 2: Malá Strana y el Castillo

OK, tienen que ir a ver el castillo y Malá Strana, lo cual no significa que se tengan que privar de tomar buena cerveza. Por suerte aquí las alternativas son también numerosas, y podrán también tener la oportunidad de empezar a conocer algunas otras cervecerías, además de un brewpub.
Pueden almorzar ya sea en U Hrocha para tomar Pilsner Urquell tanková o Malostranská Restaurace para Budvar, o bien pueden para en U Kocoura en la calle Nerudova y deleitarse con una Bernard Kvasnicové.
Una vez que hayan subido la colina, eviten prácticamente todas las hospodas y restaurantes de Hradčany excepto U Černého Vola, donde podrán tomar Velkopopivický Kozel sin pasteurizar pagando 1EU, y acompañarla con alguno de los muy buenos snacks que allí preparan. Pueden también si quieren parar en Pivovar Stráhov, frente al monasterio. A este lugar lo recomiendo más que nada para tomarse alguna de las muy mejoradas cervezas que allí elaboran y seguir camino.

Para la cena, algo especial. Tomen el tranvía 22 hasta Břevnovský Klášter y caminen hacia la torre de la iglesia que se ve al otro lado de la calle. Una vez dentro de los hermosos jardines del monasterio se encontrarán con Klašterní Šenk, un restaurant con muy linda atmósfera y mejor comida, la cual van a poder regar con excelente cerveza Klášter, ya sea rubia como oscura.

Día 3: Cervecerías Regionales.
En Chequia hay unas 50 cervecerías industriales de distintos tamaños, muchas con productos mucho más interesantes y mejores que los de las más conocidas. Merecen ser apoyadas.
Hoy empiezan temprano con un desayuno en Ferdinanda que acompañarán con alguna de las muy buenas cervezas de Benešov.
De ahí, y luego de pasear un poco, se pueden tomar el Metro A hasta Hradčanská, para luego tomar los tranvías 1, 8, 15, 25 o 26 hasta Letenské Nám. Justo al otro lado de la manzana encontrarán Svijanský Rytíř, donde además de poder comer bastante bien, podrán degustar casi toda la línea de Pivovar Svijany, todas cervezas sin pasteurizar y todas muy buenas.
Cuando terminen, pueden ir hacia el parque Letná y quedar boquiabiertos con la espectacular vista de la Cuidad Vieja. Pueden bajar camiando directamente al centro e internarse nuevamente en las mágicas callejuelas praguenses.
Si todavía tienen ganas de tomar algo más, pueden ir a Literarní Kavarna Řetězová, justo a la vuelta de Týgra, para tomarse un café, o mejor, una Bernard.

Aunque si es un día de semana, mejor les recomiendo que vuelvan a la parada de tranvía en Letenské Nám. y se tomen el 1,15 o 25 hasta Dělnická para ir a Pivní Galerie. Ahí van a encontrar cervezas de prácticamente todas las cervecerías regionales checas, además de camisetas, vasos, etc, y también tendrán la posibilidad de sentarse a tomar alguna de las dos cervezas regionales que estén tirando ese día.

Para la cena, por qué no, un poco de lujo. U Petrské věže es un elegante restaurant poco conocido por los turistas. Allí podrán comer muy muy bien mientras toman excelente Rohozec.

Día 4: Brewpubs.

Hoy van a tener que viajar un poco, así que les recomiendo comprar un pase de un día para el transporte público.
Tómense el tranvía 24 o 10 desde el centro hasta Richter Brewery - Pivovar U Bulovky, y bájense en la parada Bulovka para un relajado almuerzo acompañado con las maravillosas cervezas que el Sr. Richter elabora (o debería ser al reves?). Prueben todas las que estén disponibles ese día, no se van a arrepentir.
Cuando terminen, vuelvan a Karlovo Nám. con los tranvías 10 o 24. Cambien allí con el 18 hasta Nuselská Radnice para ir a Pivovar Bašta (U Bansethu), por ahora, el brewpub más nuevo en Praga, que, atención, abre a las 15h.

La cena de hoy, en Pivovarský Dum. No dejen de probar cualquiera sea la cerveza especial del mes, además de la Kavové (saborizada con café), la Kopřivové (con ortigas) o la Pseničné (de trigo), y claro la Štěpán, quizás la mejor golden lager que se pueda tomar en Praga.


Día 5: Broche de oro.

No pueden irse de Praga sin antes haber pasado por Pivovar U Medvídku. Para el primer día recomendé la hospoda de la planta baja, pero hoy vayan hasta el fondo del gran salón y tomen las escaleras hasta el primer piso para probar las gloriosas Oldgott Barique y X33, mientras se dejan encantar por los barriles de roble donde estas obras de arte se fermentan y estacionan.
Para la cena, o para el resto del día, Pivovarský Klub, tomen cualquiera de las 6 cervezas tiradas que tengan ese día (o todas), es muy probable que no las hayan visto en ningún otro lado en Praga, o exploren los estantes o el menú para pedir alguna(s) de las más de 200 cervezas checas e importadas que figuran en la lista.


Esta guía no intenta ser exahustiva, sino más bien darles la posibilidad de poder descubrir la mayor cantidad de lugares y cervezas durante su visita a Praga. Si quieren algo más detallado o extenso, lo mejor que pueden hacer es comprar el excelente "The Good Beer Guide - Prague & The Czech Republic".
Por último quería advertirles que siempre es recomendable reservar mesa en aquellos lugares en donde decidan ir a cenar. Cada uno de los que menciono tiene un enlace a una página donde figuran números de teléfono, direcciones de e-mail, ubicación en el mapa y, si la tienen, página web.
Espero que disfruten de su visita. Si tienen alguna pregunta, o mejor todavía, sugerencia, éste es su espacio.
Na Zdraví!

15/1/08

Esos suertudos alemanes...

English version

Pivovar Velké Březno y Ustecký Kraj, la región en donde se encuentra, tienen una interesante y tumultuosa historia.
Ustecký Kraj, al noroeste de Chequia, es parte de lo que antes se solía también llamar Sudetenland. Región que a principios de siglo contaba con una mayoría étnica alemana, cuyas supuestas vicisitudes a manos de los checos fueron usadas como excusa por parte de la Alemania nazi (no sin el cobarde permiso de Francia y Gran Bretaña) para anexar Checoslovaquia. Durante la brutal ocupación nazi las cosas no cambiaron demasiado para esta cervecería ya que era propiedad de alemanes, de hecho le fue bastante bien, era la que le proveía cerveza al Afrika Korps.
Una vez que la guerra terminó y los alemanes fueron étnicamente limpiados, la cervecería pasó a manos estatales, en donde quedaría hasta la caída del comunismo.
Hoy la cervecería forma parte del grupo Drinks Union, que además de un par de marcas de licores y otras bebidas alcohólicas, es propietario de otras tres cervecerías, Zlatopramen, Louny y Kutná Hora.
En los últimos años algunas de las cervezas del grupo, en especial Zlatopramen 11°, han disfrutado de un relativo éxito en el mercado, lo cual ha atraído la atención de Heineken, que ha expresado su interés por comprar este grupo de capitales checos.
Historias aparte, ha llegado a mis manos una verdadera rareza en el mercado checo (por la cual tengo que agradecer a Evan Rail, que fue quien me la dio y seguramente hará la correspondiente crítica en su excelente blog), Březňák Dopple-dopple bock, elaborada únicamente para el mercado alemán.
Esta potente cerveza con 10%ABV presenta un color ámbar casi naranja al servirla y casi no tiene carbonación. Empieza bien. Sigue mejor, sus aromas me recordaron a una ensalada de frutas bien madura, con mucha naranja dulce y unas sutiles notas herbales en el fondo. Y termina aun mejor. Las frutas del aroma ahora toman un aspecto más tropical, el sabor es intenso y duradero y nos llena el paladar invitándonos a tomarla despacio para después disfrutar su largo y delicioso final agridulce. Una cerveza notable, ideal para postre y cuyo alcohol está tan bien integrado que simplemente no se siente en ningún momento.
Espero que Pivovar Velké Březno decida algún día comercializar esta excelente cerveza en Chequia, creo que las condiciones del mercado están dadas y seguramente sería un éxito entre aquellos que aprecian las cervezas fuertes de buena calidad. Claro, si Heineken termina comprando Drinks Union, puede que la cosa cambie para mal. Aunque prefiero ser optimista, al parecer Krušovice ha mejorado desde que Heineken la compró el año pasado y no tengo nada que decir en contra de Starobrno, el otro miembro del grupo holandés en Chequia.
Na Zdraví!!!

11/1/08

Para festejar

Here for the English version

Nunca me voy a olvidar de la primera vez que tomé Jubiler. Había estado almorzando con un amigo y decidimos ir a Pivní Galerie. Era unos días antes de navidad y él necistaba comprar un par de relalos cerveceros. Cuando llegamos fuimos derecho atrás para ver que estaban tirando ese día y allí estaba Jubiler.
No la conocía, así que no me quedó más remedio que probarla. Me voló la cabeza, y también a mi amigo. Nos tomamos un par mas y empezamos a sentir sus efectos. Cuando preguntamos sobre su graduación Balling, nos sorprendió mucho oir que es de 17°.
En realidad es un poco menos, 16.80. Lo cual tampoco es casualidad, es el año en que Pivovar Vyškov fue fundado. La cerveza fue lanzada al mercado en 2005, celebrando el 425° aniversario de la cervecería. Por lo que tengo intendido, incialmente iba a ser una partida limitada, pero tal fue el éxito entre los cerveceros que, gracias a todos los dioses, el pivovar decidió incorporarla a su cartera regular de productos.
No es fácil encontrarla en Praga. Ocasinalmente la tiran en Pivovarský Klub y Pivní Galerie, donde también se pueden encontrar las botellas, que también pueden ser adquiridas en el museo cervecero de U Medvídku.
Al servirla desde su botella de 0.355l esta cerveza presenta un intenso color dorado, coronada por una esponjosa espuma blanca. Sus aromas son una perfecta combinación de hierbas, miel y frutas tropicales, casi como una bien afinada orquesta. Su sabor es intenso y lupulado, aunque aun se pueden sentir la miel y las frutas como soporte de tan virtuoso solista. El final es propiedad casi exclusiva del lúpulo que lentamente se va disipando dejándonos con una muy agradable sensación. Sus 7.5% ABV están tan bien integrados que hacen que esta cerveza sea un poco peligrosa para tomar, por suerte sus intensos sabores nos obligan a tomarla despacio y disfrutarla. Es una gran cerveza.
Na Zdraví!

7/1/08

Compañerito nuevo

Here for the English version

Si hizo esperar, pero sin mucha fanfarria al fin abrió Bašta - Sousedský Pivovar u Bansethů (el pivovar del barrio U u Bansethů). Al lado de la legendaria hospoda u Bansethů, una de las favoritas del escritor Jarolsav Hášek, el creador del Soldado Švejk, y justo frente al pintoresco edificio del ayuntamiento de Nusle.

Evan me avisó sobre su apertura y me recomendó que lo vistara, así que en cuanto tuve la oportunidad me tomé el tranvía 18 hasta la parada Nuselská Radnice y hasta allí fui.
De hecho llegué un rato temprano, Bašta no abre sino hasta las 15, así que me fui a u Bansethů a matar el tiempo mientras me tomaba una Pilsner Urquell tanková, de lo cual me arrepentiría un poco luego.

El lugar es muy chico y todavía huele a nuevo, pero la atmósfera que pronto tendrá ya se empieza a sentir. Lo que nos recibe es un salón angosto con mesas sólo a la izquierda, a la derecha, justo al lado de la puerta, se pueden ver los alambiques y los fermentadores, vision celestial si las hay.
A pesar de que es la sección fumadores, no pude evitar sentarme en una de las primeras mesas para tener una buena vista del pivovar. La primera cerveza no se hizo esperar. Una polotmavé de esas que se están multiplicando en el mercado checo, con lindos y dulces aromas tostados, bien frescos. Muy lindo cuerpo, casi sedoso de notas frutales que al final dejan paso a un casi sorpresivo lúpulo que no se había dejado notar mucho hasta entonces, exquisita.

Le siguió la Bavorské 13°, la otra cerveza que estaban sirviendo ese día. El color es casi igual a la anterior, pero mientras más opaca, la polotmavé refleja la luz generando destellos ocres, la bavorské la absorve. El sabor también es más dulce y corpulenta, me hizo acordar un poco a algunas tortas caseras, menos el azúcar. Simplemente maravillosa.

Tan temprano a la tarde no había demasiada gente, pero la poca que estaba disfrutando de estas dos casi boras de arte parecían ser gente que sabía apreciar lo que tenía en el vaso. De hecho, pronto me puse a hablar con un tipo en la mesa vecina y por casi una hora estuvimos compartiendo historias y relatando experiencias cerveceras, mientras le dábamos con un palo a Staropramen y Gambrinus.
Por más que me hubiese gustado, no me pude quedar demasiado, pero tenía que volver, tenía ganas de probar algunos de los snacks listados en el pizarrón que hace las veces de menú.
No tardé mucho en volver, esta vez con mi media naranja. En una desagradable tarde de sábado la llevé con la excusa de que iba a poder probar un camembert asado que tenía linda pinta. Amante de los quesos, estuvo más que feliz en acompañarme.
Lamentablemente la gloriosa bavorské ya no estaba en la oferta, pero sí había una světlý ležák, la cual pedí.
Me sorprendió ver el color. Esperaba una golden lager al estilo Pivovarský Dum o Richter, lo que me encontré en el vaso era una cerveza que creo que en cualquier otro lugar del mundo sería catalogada como polotmavé. Se lo comenté al camarero y me confirmó que era una světlý ležák, al compararla con la polotmavé que mi mujer había pedido sí se notaba una diferencia en el color, pero no por muchos tonos.
Sea del color que sea, la cerveza me pareció muy buena, más frutas y casi nada de tostado en su aroma y más hierbas y amargor en sus sabores, muy linda, muy fresca y refrescante, muy rica.
Nos pedimos cada uno un snack, utopenec para mí, y el prometido camembert asado para la señora. La utopenec es un clásico de la culinaria de cervecería checa, la salchica regordeta en escabeche con mucho vinagre, se sirve en un plato cubierta con cebolla del mismo origen, no es algo muy atractivo a la vista, pero sí al paladar cuando está bien preparada. En Bašta le han encontrado una vuelta muy novedosa a la hora de servir lo que aqui se llama staroprazšé vřstý na octe (salchichas en vinagre de la vieja Praga), en lugar de traerlas en un plato, las traen en un frasco para conservas conteniendo la salchica, cebolla, pickles y una guindilla. Para comerlo, claro, hay que sacarlo del frasco y simplemente cortarlo sobre la tablita de madera que hace las veces de plato. Lo mejor es que se puede mojar el pancito en el escabeche que queda en el frasco, muy rico.

El "camembert" asado no se quedó atrás tampoco. También con una presentación bastante interesante, lo traen en una cazuelita de cerámica en la cual fue asado en una salsita cuyos ingredientes no pude identificar. Al queso casi derretido lo coronan con ajo picado bien grueso que le da al plato un interesante punch. Además de que los dos pochoutky estuvieron bastante ricos, lo mejor fue que cada uno se llevó de maravillas con las cervezas que habíamos elegido. Por otro lado, cabe advertir que ninguna de las dos selecciones son muy adecuadas durante o antes de una cita romántica por motivos más que evidentes.

Cabe también destacar el precio de las cervezas, 25Kc el medio litro, lo cual lo hace el brewpub más barato en Praga, mientras que la Pilsner Urquell al lado cuesta 30Kc.
Bienvenida este nuevo pivovar en Praga, espero poder visitarlo y probar las otras dos cervezas escritas en el pizzarrón, una pšeničné (que según he oido es excelente) y una tmavé speciál. Ahora, la bavorské que me deleitó en mi primera visita no estaba en el pizarrón, lo cual me hace pensar, sino soñar, con que Pivovar Bašta se convierta en algo parecido a Pivovar U Bulovky, que constantemente rota las cervezas que sirve dejando una o dos como permanentes. Sea o no así, Pivovar Bašta seguro me tendrá entre sus clientes regulares.
Se los recomiendo, puede que parezca lejos, pero está cerca del centro y completamente a salvo de los rebaños. 15min en el tranvía 18 desde Národní Divadlo, o menos de diez minutos con el tranvía 11 desde Muzeum hasta Náměstí bratří Synků y después caminar unos metros cuesta arriba. Una sola advertencia, si es que se puede llamar así, la oferta de bebidas sin alcohol es más que limitada (sólo un par de jugos y bebidas gaseosas, todos a 28Kc) y al menos hasta el otro día, no servían bebidas calientes, qué macana, hay que tomar solamente cerveza, qué crueldad!
Pivovar Bašta
Táborská 49
140 00 Praha 4–Nusle
Tel.: +420 261 222 530
www.ubansethu.cz

4/1/08

La primera del año

Here for the English version

Como no quiero ser menos que mis amigos blogeros, me veo obligado a contarles cuál fue la primera cerveza que tomé en este recién estrenado 2008.
A diferencia de años anteriores que lo pasamos con grupos de amigos en medio de fiesta y descontrol, este año con mi mujer decidimos pasarla solos en casa tranquilos. Para ser honestos, no es algo que habíamos planeado, se dio así y alegremente nos resignamos a la idea.
Pasamos un día tranquilo, salimos a caminar, picamos y tomamos algo durante el día. Todo mientras se cocinaba el guláš de jabalí que había preparado. Hubo Svijany, Bernard Tmavé Kvasnicové y para el brindis Vyškov Jubiler. Después de hacer un brindis virtual con mis viejos en baires y recuperarme de la extraña sensación que fue recibir el nuevo año sobrio decidí abrir mi botella de Florenc 14:14.
Esta polotmavé con 5.5%ABV proviene de una partida más que limitada. Diseñada y elaborada con tres tipos de malta por Pivovarský Dum y sólo para amigos, fue un privilegio para mí haber recibido la botella número 59 como regalo de la casa.
Durante el par de días que transcurrieron entre que la recibí y el año nuevo estuve resolviendo un serio conflicto interno, era algo demasiado precioso para abrirlo asi nomás, pero tampoco podía esperar a probarla, convertirse en la primera pivo del 2008 fue una buena excusa.
Florenc 14:14 (que refiere al barrio de Pivovarský Klub y a su graduación balling) es una típica polotmavé sin filtrar de color ámbar oscuro y con una inexistente carbonización. Sus aromas nos invitan a disfrutarlos, son suaves pero complejos con notas de caramelo y frutas en compota a las que se les suman las hierbas. Igualmente complejos encontré sus sabores, frutas tropicales y más atrás cítricos con el lúpulo que va ganando fuerza, que quiere dominar el paladar pero que no se lo permiten sino hasta el final, que es largo, muy largo y muy placentero.

Una cerveza excepcional que luego de terminarla sentí algo de tristeza porque tenía miedo de que se convierta sólo en un delicioso recuerdo y que nunca la volvería a tomar. Mis temores se disiparon, la gente de Pivovarský Klub me dijo que habían decidido volver a elaborarla. Harán cuatro partidas por año, cada una de 5hl, los cuales no me cabe ninguna duda que desaparecerán muy rápido, así que habrá que estar atento.

1/1/08

Delicioso 2007

Mi amigo Pablo Inglese me sugirió hace un tiempo elegir la cerveza del año, desde entonces estuve pensando quién podría ser el ganador.
Realmente no sé cuántas cervezas distintas he probado durante el 2007, pero seguro que pasaron con creces las 100, y me estoy quedando corto. Algunas simplemente olvidables, otras memorables y otras fuera de este plano de existencia, cervezas que desafiaron todos los diccionarios de sinónimos y con las cuales todavía sueño.
Para aquellos que siguen mi blog la elección más lógica sería la X33, por qué? Porque es simplemente la cerveza más impresionante que he tomado en mi vida.
Podría ser también la Rambousek con miel de castañas que todo el mundo espera con ansiedad en Pivovarský Klub y que se agota en días. Una maravilla que nos deleita con sólo sentirle los aromas y que en cada trago se nota el amor con el que es elaborada por ese genio cervecero que es Milan Rambousek.
Pero no, si bien se lo merecen, ninguna de estas dos, ni ninguna de las muchas otras cervezas especiales que me han alegrado el año 2007 se llevan el premio a la cerveza del año.
La ganadora es una humilde desítka, Dvorní výčepní kvasnicové světlé de Pivovarský Dvůr Chýně. Sin desmerecer, porque simplemente no se puede, a las arriba mencionadas, cualquiera que sabe un poco puede darle carácter a una cerveza de alto contenido alcohólico o con ingredientes no tradicionales. Pero hacer lo mismo con una cerveza de sólo 3%ABV? Y qué carácter que tiene esta cerveza, como me dijo Evan Rail una vez, te salta del vaso, cremosa, sedosa, refrescante, con cuerpo, con un sabor de otra dimensión una lager como no creo haya muchas. Una cerveza que es ideal para apagar la sed en un día bien cálido, para acompañar algunas comidas, para sentarse a tomar varias con amigos o para sentarse a tomar despacio y degustar. Menos mal que no vivo en Chýně, sino no me sacarían de su krčma ni con la fuerza pública.
Otras destacadas son Štěpan de Pivovarský Dum, Oldgott Barique de U Medvídku, Rarášek de Zvíkov, casi todas las de U Bulovky y la Joe's Garage tmavé, aunque la lista podría seguir por muchos más pixels.
Entre las industriales tengo que mencionar Opat Bitter con su explosión de lúpulo, Primátor English Pale Ale, una deliciosa rareza en el mercado checo y su prima la Weisbier, Bernard y Herold tmavé, mis cervezas de cabecera Svijanský Rytíř y Rohozec Skalák 12° entre muchas muchas muchas otras.
No todo ha sido color de rosa el año pasado, lamentablemente Pivovark Podkovaň cerró, según la versión oficial, momentáneamente, aunque nadie se lo cree. Por otro lado las cervecerías pequeñas siguieron creciendo y se abrieron más de diez nuevos brewpubs en todo el pais.
Y el 2008 ya empezó con todo, dos nuevos brewpubs en Praga (que ya voy a visitar), Florenc 14:14, la espectacular cerveza de Pivovarksý Klub que esperemos no sea solamente una edición más que limitada para regalar a los amigos de la casa (entre los que me encuentro) y su eminencia Rambousek que ya está por abrir su Brewpub en Hradec Králove. Cuánto trabajo que voy a tener. Qué bueno!!!!!!!!
Chýně 10° mi cerveza del 2007

Delicioso Diciembre

Debe haber sido el mes más difícil para elegir un ganador. Tantas delcicias, tantas novedades, tantos reencuentros.
Sin orden cronológico, empiezo mencionando la brillante Old Ale que se presentó exclusivamente en la Feria Cervecera de Navidad, un experimento espectacular creado por ese alto sacerdote cervecero que es Jan Šuran, una ale bien pulenta con sus 8,2%ABV, además de las otras delicias que me deleitaron ese día, Imperial Stout y la Patriot de Pivovar Žamberk.
Tampoco puedo dejar de mencionar la Opat Polotmavé Kvasnicové. Una semioscura que era imposible dejar de tomar y fue la favorita del publico en la reunión que tuve antes de las fiestas con mis viejos y queridos amigos, muchos de ellos ex compañeros de trabajo. La pasamos bomba en Pivovarský Klub tomando no sólo la antes mencionada, sino la Harrach Polotmavý Special, una cerveza que casi desafía todo calificativo por lo buena que está.
En mi habitual visita a Pivovar u Bulovky me encuentro con otra cerveza nueva, Staročeský Alt, una verdadera rareza. Cuando le pregunté a su creador si esta cerveza era esta ámbar de espuma cremosa y sin carbonación era una lager o una ale, me respondió, es un híbrido y con una media sonrisa se fue y me dejó boquiabierto. Una cerveza simplemente espectacular, como lo fue la Weissbier que también tomé ese día, quizás la mejor que se elabora en Chequia.
Ah! Vale la pena mencionar también a Suchdolský Jeník, la cerveza elaborada en el campus de la Universidad de Agronomía, que si no es única en el mundo, debe estar ahí.
Como si esto fuese poco, ya cuando el año se terminaba, reapareció Rambousek con su obra maestra saborizada con miel de castañas, otra cerveza para la cual no existen en ningún diccionario elogios suficientes.
Pero luego de meditarlo y pensarlo creo que el premio se lo merece la Sv. Norbert Xmas de Pivovar Strahov. No sólo por lo divina que es, sino por la enorme sorpresa que me dio. Vale la pena hacer la peregrinación al Monasterio de Strahov para probarla y dejar que les vuele la cabeza.

And it's here!!!

Ladies and Gentlemen, the English version of Filósofo Cervecero has finally come to life. Right now, it has only one entry, but there will be more soon, the same labels will be there along with an English adaptation of some of the stuff I have written here. I hope you like it as much as you seem to like this one.
If you want to see what it looks like so far, click here
Na Zdraví a Sťastný 2008!!!!