Ir al contenido principal

Rompiendo barreras

Incluso antes de abrir la botella hay que darle a Inèdit el crédito que se merece. Es una cerveza importante, y por varios motivos. Primero, en su concepción se encuentra involucrado Ferrán Adría, uno de los chefs más reconocidos del mundo. A qué grado, depende mucho de a quién se pregunte, la versión oficial dice que el famoso cocinero participó activamente en el diseño e la cerveza, otros dicen que solamente prestó su nombre, de la misma manera que un deportista lo hace con un modelo de zapatillas. Sea lo que sea, dudo mucho que el Sr. Adría deje usar su nombre a cualquiera que se lo pida, máxime si tenemos en cuenta que Inèdit se comercializa en sus restaurantes. Segundo, a diferencia de lo que sucede en Italia, donde las cervezas que se ofrecen en restaurantes de alta gama son de factura artesanal, Inèdit es elaborada por Estrella Damm una de las cervecerías industriales más importantes de España. Lo que me lleva al tercer punto, España es un pais donde el vino es rey absoluto y para la mayoría cerveza significa una bebida tremendamente fría que se toma de parado en un bar.

¿Y qué de la cerveza? Su presentación es impecable y muy elegante. Botella tipo cava de 750cl, con una etiqueta de diseño más bien minimalista, con la marca del elaborador en una discreta banda en el cuello. La única objeción que tengo es la tapa tipo corona, podrían haber utilizado algo que haga más juego con el resto, pero es un dato menor.
¿Y qué de la cerveza? Sí, sí, a eso voy. Nada del otro mundo, para ser sincero. Es una witt, ni más ni menos. Me hizo acordar a Hoegaarden o Celis White, pero con sabores aún más suaves (claro que hace ya bastante que no tomo estas cervezas, así que puede que aquí me equivoque).
Dezconozco el menú en los restaurantes del Sr. Adriá, pero no veo a esta cerveza con mucho rango a la hora de maridajes con comidas, más aun ahora en temporada invernal. Su relativamente escaso % ABV (4.8) y su delicadeza de sabores la convierten en una casi prototípica cerveza de verano.

A pesar de sus insuficiencias, Inèdit es una cerveza que merece reconocimiento, al menos por su ambición and por sus ganas de romper barreras. Si es exitosa, seguramente otras seguirán.

Pero lo que más me gustó de esta cerveza fue que me hizo pensar y hacerme la siguiente pregunta: ¿Por qué no puede haber una cerveza así en Chequia? La cerveza es más que la bebida nacional en este pais y sin embargo es ignorada por una gran porción del sector gastronómico.

La respuesta es simple. Para que algo como Indèdit suceda en el mercado checo hacen falta dos cosas que parecen ser más difíciles de encontrar que japonés con rulos:

Número uno: Dueños/gerentes de restaurantes de alta gama que tengan conocimiento, o al menos curiosidad, sobre cervezas. La mayoría no sabe absolutamente nada y parece interesarle todavía menos. Es por ello que si uno va a uno de estos restaurantes y tiene ganas de tomar una cerveza, se va a tener que contentar con una ležák de alguna de las macros. Hay un par de excepciones, por ejemplo Essensia el restaurant del lujoso hotel Mandarín Oriental. Gracias al excelente trabajo de mi amigo Evan Rail, ahora ofrece una lista de cervezas, además de platos con los que ellas se pueden maridar. La lita está formada sólo por cervezas que se pueden comprar en cualquier lado, pero es un paso adelante que parece estar disfrutando de cierto éxito.

Número dos: Dueños/directores/gerentes de marketing de cerveceras que sean creativos y ambiciosos. Muchas cervecerías checas están operando muy por debajo de su capacidad, sus responsables tendrían que darse que elaborar cerveza barata para cadenas de supermercados no es la única manera de expandir el negocio (o en algunos casos, subsistir). Aquí también hay un par de excepciones. Por un lado, la cerveza Hotel Beránek, elaborada por Chodovar, que en realidad no es otra cosa que su Zamecký Ležák con otra etiqueta; y por otro Bohemia Classic, una cerveza elaborada aprovechando la capacidad excdente de Pivovar Konrad, aunque no deja de ser otra lager más.

Quizás la solución sería en forma alguien que sirva de nexo entre estos dos grupos. Tendría que ser alguien que conozca gente clave tanto en la industria cervecera como en el sector de la alta gastronomía y sea lo suficientemente elocuente como para poder abrirle la cabeza tanto a unos como a otros ¿Algún interesado?

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Uhm, a mí me gusto muchísimo, la ví bastante compleja, y eso que no soy demasiado de la marca Damm.

    Como bien dices, hay que agradecerles el atrevimiento (y si el resultado es tan bueno, más aún), pues gracias a lanzamientos como este el mercado español está ahora presentando bastantes buenas novedades (Ambar Caesaragusta, por ejemplo)

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Vaya, al fin la abriste! Efectivamente, no era la mejor época para reservar la cerveza, pero bueno, bien está si aprovechó.

    Inédit tiene el mérito (como comenta Embracing) de ser pionera y abrir la puerta a nuevos estilos de cerveza nacional, anclada en lo mismo durante muchos años.

    Es curioso lo que comentas acerca de la ausencia de cervezas checas con los ojos puestos en la restauración. Las razones que apuntas (desconocimiento o desinterés) son muy razonables. Lo curioso es que aquí, en cambio, se ha criticado justamente lo contrario: que Damm nos venda una simple Witbier (bien acabada, eso sí) como la repanocha en cuanto a distinción y exotismo [ver la página web, si no]. Si me apuras, te diré que hacer cervezas para restauración debería ser sólo cuestión de tamaño. Si Damm embotellara la misma cerveza en botellas de 33, gustosamente la tomaría más veces, sobretodo en verano.

    En resumen, me parece maravilloso que la cerveza entre en los restaurantes, pero que no sea a costa del exclusivismo.

    Lo del maridaje de la Inédit es una mentira: según ellos, pega con todo (la venden con un librito explicativo, no así la de 75, que compré directamente en un restaurante). Pero bueno, entiendo que desean vender por encima de todo.

    En cualquier caso, interesante apuesta la de Damm, y desearle la mejor suerte: lo contrario nos dejaría aún con menos.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Qué bruto que soy!!! Me olvidé de agradecerte, Delirium, por esta cerveza.
    Es una Witt, pero en España eso es exótico, cuántas otras Witt se elaboran ahí? Que algo sea ya conocido, no le quita lo exótico.
    Basta de defender, ahora, a atacar.
    Así que dicen que marida con todo? Qué come esta gente, ensaladas y mariscos salteados en manteca todo el año? Por qué le mienten al consumidor, en especial con un producto de este tipo que apunta a alguien que conoce un poco?
    Sería bueno que se callasen la boca e hiciesen una versión de invierno....
    Lo de la falta de cervezas checas en la alta gastronomía es producto del lado oscuro de vivir en un pais con cerveza barata y de, en promedio, buena calidad. Dueños de restaurantes y negocios deli piensan que nadie va a comprar una cerveza cara, no importa lo bien hecha que esté si puede comprar Pilsner Urquell por 22CZK en el súper (sí, hay mucha gente acá que todavía piensa que la PU es la mejor del mundo y que por ello no vale la pena probar otra cosa), lo cual está muy errado.

    ResponderEliminar
  4. Hola a todos, yo la he probado en dos ocasiones.
    La primera me la dio a probar un amigo, porque le quedaban dos dedos a la botella que habia abierto hacia dos dias.
    La verdad es que pense: Para ser Damm i para llevar dos dias abierta, no esta mal, comprare una un dia.
    Despues la Reina de la casa compro un par para cenar un dia. Digo un par,porque tambien se comercializa en pequeño formato (no estoy seguro pero diria que 500cl).
    El resultado: pues el mismo, no esta mal, y para no estar mal es bastante mas cara.
    Como soy un poco desconfiado, algo me dice que no es un intento de ofrecernos un buen producto a los consumidores, si no, un intento de darnos un buen palazo en la cartera, con cervezas "con nombres propios".
    Igual a los Restauradores les molesta no poderte cobrar la cerveza al precio del vino y han sacado esto para solucionar el tema. Ojala este equivocado.
    Ramon
    P.D. Se me ponen los pelos de punta cuando veo las cartas de agua en los restaurantes.

    ResponderEliminar
  5. No pasa nada por el olvido: lo importante es la cerveza! :-)

    Si, la verdad es que en España sí que es exótico. Que yo sepa no se elabora ninguna otra. Claro, que yo lo veía desde mi punto de vista, pero reconozco que es algo diferente para alguien más acostumbrado al mercado tradicional español.

    Mi postura va un poco en el sentido de que, de disponer de cervezas como Primator Weizen en el supermercado, no nos impresionarían tanto cervezas como Inedit. En un restaurante yo prefiero pagar por la calidad que por la distinción de una botella oscura. Bueno, yo y todos, supongo.

    Ramon: también se vende en botellas de 500, sí. Pero no recuerdo si salía más cara o más barata.

    ResponderEliminar
  6. Delirium, no queria decir que el precio de la botella de 500cl fuese mas cara que la grande. Me referia a la diferencia de precio con la cerveza que podemos consumir por aqui con normalidad.
    Creo que para pagar mas dinero mejor alguna de las otras opciones que ya conociamos y que hemos podido leer por aqui.
    Si todo va bien pronto leeremos algo mas de nuestros productos ;-)
    Ramon

    ResponderEliminar
  7. Lo que me parece es que la cervecería pecó de timidez e hizo una cerveza que, si bien parece exótica y revolucionaria para el consumidor promedio, no lo es para aquel que tiene un pelín más de experiencia (Hoegaarden no es una cerveza difícil de conseguir).
    Ahora, releyendo con más atención la nota que Andrés publicó en su blog veo que dice que, según la letra oficial, en el diseño de la cerveza también participó el equipo de sommeliers de El Bulli. Ahí puede estar otra de las raices del problema, porque son muchos los sommeliers que de vino mucho sabrán, pero de cerveza, ni jota.

    ResponderEliminar
  8. Hola Pivni, leí lo que escribiste en el blog y acá te van mis impresiones acerca de la Club Colombia.
    Dicha cerveza se ganó un premio de calidad en Bruselas, y bueno, en realidad bien por ellos. Se trata de una cerveza macro lager, pero de calidad más decente que sus hermanas de Bavaria. Espuma gruesa que dura lo necesario, un color dorado claro, su aroma es sutil, 100% a lúpulo. Su sabor es seco, predomina el amargo y a veces se nota algun dulzor, altamente carbonatada y su regusto es amargo y dura un tiempo en la garganta.
    Eso es lo que sabe la Club acá en Colombia, no se como sepa la que importan al resto del mundo. Pero en resumen, es una cerveza aceptable (es la que siempre bebo cuando salgo con el grupo de amigos).
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  9. Coincido-de hecho te me adelantaste en sacar la nota jejejeje, en muchos puntos de los que comentas acerca de Indedir

    Personalmente creo que Adriá lo único que hace es prestar su imagen y su equipo de somelliers lo mismo.Publicidad barata-cara en este caso para intentar hacernos creer que se busca un hueco que la cerveza se merece.A lo mejor me equivoco-ojalá, y esta gente de verdad tiene interés en la cerveza, pero ciertos detalles que comentaré a continuación me hacen pensar algo diferente.H

    En primer lugar creo que un equipo de somelliers con interés en la cerveza deberían haber intentado algo un poco más arriesgado. Esta cerveza, no es tan exótica como pueda parecer, pues, como bien dices, hoegaarden en España se bebe y se vende por litros, incluso en invierno
    .Al hacer esta cerveza creo que fueron a lo fácil.Sabores cítricos y ligero toque a especias y cereales fáciles de asimilar por un público predispuesto aunos matices que se asimilan perfectamente en un clima como este. Esta fue mi primera decepción, analizando el conjunto de lo que representa y...Ojo!!! digo esto reconociendo que a mi me gusta esta cerveza.


    Siempre defendí y defiendo el hecho de que una cervecera industrial-de las pocas independientes aún que quedan en la Península, haga este esfuerzo e intente dar un giro al mundo de la cerveza. Sin embargo todo este boato, estas ínfulas que se quieren dar con el tema de Adriá, su equípo de somelliers y demás, me parece más marketing puro y duro que otra cosa.

    En segundo lugar no se puede pretender defender la cerveza como bebida de calidad y luego decir que combina con todo.Eso es una trivialidad.Pretender hacernos creer que es una cerveza comodín que sirve para acompañar cualquier comida es cuando menos insultante. Es seguir considerando a la cerveza como algo inferior. La única bebida que pega con todo es el agua y el que no lo crea que haga la prueba.

    Esta cerveza está limitadísima a la hora de maridar. Y digo limitadísima entendiendola desde el punto de vista que ellos prentender darle. Que como véis en realidad sólo lo prentenden, porque al final se contradicen absolutamente:

    Quieren presentar una cerveza que está al nivel de las mejores mesas, comparandola odiosamente con el vino.Le dan un boato de la ostia, la presentan extraordinariamente-salvo la chapa que queda como el culo jejejee, la rodean de glamour y luego???

    Te dicen, que es una cerveza "hecha para acompañar con respeto a la mejor gastronomía". Yo ahí le que igual marida con carne que con pescado, que vale para todo.Seamos serios señores, si a alguien del mundo de la gastronomía, se le ocurre decir algo parecido de un vino, hay, al día siguiente, mil cartas de quejas. En el fondo esta gente sigue considerando la cerveza una bebida de segunda y no lo pueden evitar.

    No se puede querer presentar algo único con unos matices singulares y luego decir que marida con multitud de platos. Si eso, que es tan sencillo lo puede detectar simples aficionados como nosotros, qué pasa que reconocidos somelliers no lo ven? Lo dudo mucho, lo que pasa que el marketing es el marketing

    Al final como dice Ramón, se trata más de estrategias para vender más caro algo que debería ser lógico en un país con muy buena cocina y cultura cervecera propia. Si queremos salir de la sombra del vino, este no es el fondo.La forma si, aunque se puede mejorar, pero no el fondo.

    Aún con todo esto, siendo crítico, porque no me dejan otra mientras no muestren respeto por la cerveza, tengo que admitir que estoy contento por este paso, y me gustaría ver esta cerveza en muchos más bares y restaurantes, pero como algo normalizado, no como un producto exótico con el que meter un rejón a los clientes.

    P.S.- La zaragozana sacó ne Octubre su cerveza de trigo, un híbrido entre las weizen alemanas y las witbier belgas que ya es la segunda industrial de trigo que se comercializa en la Península. Algo se mueve?? mejor, aunque tengamos que seguir quejandonos, es preferible quejarse por exceso que por defecto

    Haya Salud

    ResponderEliminar
  10. Ramón, acerca de las cartas en los restaurantes decirte que algo se está moviendo ya.Es verdad que las de aguas me parecen ridículas pero si tienen su público pues qué le vamos a hacer jejejje


    Si el hostelero tiene interés y es claro y directo, yo creo que puede hacer una carta de cerveza de calidad y cobrar en consonancia. Si los vinos se cobran ya a los precios que se cobran-en ocasiones a más del doble, por qué no hacerlo con la cerveza??? La cuestión es buscar el equilibrio y como en todo, ser honesto para poder mantener esa carta y permitir ampliar horizontes y poner la cerveza en su sitio.

    Se me ocurre un ejemplo, 9 euros por una botella de 75cl chimay blue, bien servida, con su copa para acompañar una buena carne o unos buenos quesos.No te parece correcto? a mí sí, Mucho más cara es tomarla al mismo precio en bares donde no te ponen ni unos miserables maníses.

    Con la Inedite, lo que pasa es que deben alejarse un poco de la imagen elitista que conlleva-Adriá es un genio de la cocina, nadie lo va a negar a estas alturas, pero hay que reconocer que su negocio es elitista, y sus miras van a un tipo de sociedad que no creo se vaya a parar mucho en la cerveza. SOn los restaurantes llamesmoles normales, los que deben acercar la cerveza al comensal.Yo creo absolutamente en las posibilidades de la cerveza dentro de la culinaria, tanto para cocinar como para maridar-en estos momentos estoy "investigando" cervezas y legumbres, lo que me está costando un triunfo,y creo que los restaurantes deberían aprovechar estas cualidades y acercar cerveza y comida a la gente. No les defraudará

    Se de algunos que lo están consiguiendo, espero que vayan muchos más, pero alejandose del tono snob, abandonando la idea Yanki de ver la cerveza como el new wine, porque no lo es, la cerveza es eso, cerveza, tan sencillo y a la vez tan complejo como eso.

    Haya Salud

    ResponderEliminar

Publicar un comentario