Ir al contenido principal

Un poco demasiado

Si solamente el clima hubiese acompañado el primer festival de cervecerías artesanales Slunce ve Skle hubiese sido algo simplemente paradisíaco. Pero en lugar de ser un agradable día de mediados de septiembre, como el que había sido el sábado anterior en Jižní Město, estuvo nublado y bastante fresco.
Pero a pesar de eso, fue espectacular y la pasé demasiado bien. Bueno, en realidad, terminé borracho como una cuba. Menos mal que habíamos ido en auto con una amiga. O quizás ésa fue una de las razones, el saber que no me tendría que preocupar en cómo volver a casa. Claro que otra de las razones pudo haber sido la oferta de casi 40 cervezas artesanales de 12 cervecerías de todo el pais. O fue el estar pasándola tan bien con gente amiga, tanto nuevos como no tanto; pude conocer a VelkyAl, de Fuggled (muy buen blog, vale la pena leerlo) y su señora, Javier, un argentino que vive en Praga con su grupo de amigos venezolanos, las amigas de la Sra. VelkyAl, Tomáš Erlich de SPP, Honza Kočka de Pivovar Kocour Vandorf y más. Aunque podrían haber sido también esos licores a base de cerveza que empezaron a aparecer al final, los cuales no tendría que haber probado (estaban buenos, pero hicieron estragos). Haya sido lo que haya sido, no fue más que un accidente laboral, o algo parecido.
Nunca había visto una oferta de tal tamaño, variedad y calidad. Cervezas para absolutamente todos los gustos y necesidades. Hasta había una cerveza artesanal sin alcohol, bien oscura y saborizada con café, con un gusto realmente sorprendente, elaborada por Modrý Abbé Klatovy, que también trajo tres muestras del gran Kout na Šumavě.
Fue justamente con Kout que empecé la fiesta. Me pedí una 12ª (deliciosa, llena de Saaz, refrescante como chaparrón en día de verano) como para abrir el paladar. Mi plan era concentrarme en aquellas cervezas que no conocía, pero quise empezar con algo, digamos, standard. Mi mujer eligió la tmavá 14ª, bien tostada, con algo de café y chocolate y nuesta amiga, Ljuba, como estaba manejando atacó la Nealko arriba mencionada.
Le siguió la Pale Ale de Kocour. Soberbia, entra con manzanas acarameladas y termina con un amargor bien seco un excelente contraste. Charlé un poco con Honza Kočka sobre sus planes (respecto a los cuales pueden leer en esta entrada de Evan Rail. Más tarde probaría la IPA, otra maravilla del arte cervecero. Las dos estuvieron entre mis favoritas.
Pero hubieron también un par de cervezas ahumadas, la brillantemente conceptual V3, una de las favoritas de mi mujer, y la UrrRauch del anfitrión, Purkmistr, que simplemente no tiene nada que envidiarle a la Märzen de Schlenker, sabores perfectamente bien balanceados, el ahumado los suficiente para satisfacer a paladares más experimentados, pero sin llegar a abrumar a aquellos de los novicios. Una delicia.

De Purkmistr también probé una que se me había escapado la vez pasada. La Polotmavé. La encontré muy parecida una favorita mía, la Primator Polotmavé 13%, pero claro, más sabrosa y rica en matices, más fresca.
Purkmistr también presentó dos cervezas frutadas, una con arándanos y otra con cereza. Conocía la primera, que le gustó mucho a varios, y no probé la segunda, pero mi mujer sí lo hizo y me contó que estaba bastante buena.
Hubo algunas rarezas también. Pivovarský Dum trajo la kopřivové, su muy especial cerveza de ortigas, y una ale de centeno, que me gustó mucho. Chýně, para no ser menos, trajo su excelente kukuřičné, cerveza de maíz (de la cual hablaré más en su momento).Las cervezas de trigo no faltaron a la cita. U Ribíček Stříbro, además de sus buenísimas Argent 12% y Horník 13% (la lager oscura que más me gustó), entre otras, trajo su potente Duchmaus Weissbier 14%, una cerveza deliciosa, bastante robusta para una weizen, pero que se dejaba tomar muy bien. Sin embargo, la que más me gustó fue la Staročeské Bilé (antigua cerveza blanca checa), con acidez y fruta justa, sedosa y casi masticable. Su 11ª ležák fue otra que me sorprendió agradablemente, algo más standard en cuanto a estilo, pero con mucho lúpulo, bien fresca y refrescante.
Probé también cervezas de Pivovar Sokolov, Permon y de Pivovar Belveder, que si bien no estaban mal, no fueron nada memorables. Lo mismo podría decirse de Vsetín, aunque, para entonces mi estado no era el ideal para poder apreciar sus cervezas como se merecen.
Pero quizás la sorpresa más grande me la dio un viejo conocido, U Bansethů, Bašta, para los amigos. Un par de meses atrás los había criticado con bastante dureza, pero creo que con justicia. En especial a su 15%, que me había parecido horrenda. La volví a probar en el festival y fue como tomar otra cerveza. Todo lo que estaba mal aquel día, había desaparecido, era como si la que tomé en esa oportunidad era una imagen fuera de foco, y la del sábado, la misma imagen, pero propiamente enfocada. Había ya oído de que la situación había mejorado bastante, me alegra mucho poder haberlo comprobado.
Lo que siguió fue más y más cerveza. Ya había dejado de prestar atención a lo que estaba tomando, la cosa se había convertido en una sesión sin cervezas de sesión. Más tarde aparecieron los arriba mencionados chupitos, Pivní Järgermeister, Pivní Becherovka y Pivovice, con sus subsecuentes efectos. Algo que lamenté bastante al día siguiente.

Se anunció que ésta fue la primera edición del festival. La idea es tener un Slunce ve Skle cada año. Si así se da, ya estoy contando los días para el siguiente, el cual espero poder terminar en mejor estado.

Na Zdraví!

Comentarios

  1. Jajajaja! Como querés terminar bien habiendo tanta cantidad y tan buena cerveza! El vuelco era inevitable! jaja
    Me sorprende que te hayas acordado de tantas! :)

    Espectacular ese evento! El verdadero paraíso cervecero!

    ResponderEliminar
  2. Andres, Guillermo, Xavi y Angela23 de septiembre de 2008, 23:03

    Excelente ese Festival Cervecero y tus recomendaciones acerca de las cervezas fueron muy acertadas

    Muchas Gracias, Nos Vemos Pronto...

    ResponderEliminar
  3. Ahhhhh que envidia maldición. Me uno a galapagos, no podrías sino haber terminado de esa manera. Lo licores de cerveza no los he probado nunca, sin embargo, como me sucede con muchas cosas, una vez que escucho de ellas me aparecen hasta en la sopa. Me comentó un amigo, mentras tomábamos unas cervezas que las había probado, dicho y hecho, comprando vino unas horas después en el supermercado vi unas parecidas, de 25 ABV. No la compré por razones logísticas, me arrepiento, pero espero probarlas luego.

    Tremendo reportaje....denuevo, que envidia!

    ResponderEliminar
  4. Iba a decirte que las fotografías se iban desenfocando a medida que avanzaba el post... pero no es cierto. Lo cierto es que al final entregaste la cámara y te dedicaste de pleno a la cerveza!

    En fin, afortunado tú y felicidades, está hecho una institución de la cerveza para turistas!

    De este blog van a salir muchas cosas buenas!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Espectacular festival y también el reportaje. A ver si alguien toma nota por estos lares y nos monta un festi en condiciones.
    Por cierto, Chela, un guiño al tema que debatíamos hace un par de semanas, parece ser que en Chequia también hay cervezas parecidas!!!(jeje que capullo soy)

    ResponderEliminar
  6. Iker,
    Me perdiste con lo de las cervezas parecidas.... Seguí el debate sobre las cervezas belgas. Pero a qué te referís?

    ResponderEliminar
  7. Chela discutía sobre que muchas de las cervezas belgas son iguales, y se refería a que para él no es variedad que alguien le dijera que tal se parece a cuál, y esta a aquella. Por eso me ha alegrado cuando has hecho referencia al parecido entre cervezas para explicar cómo son las que probaste en el festival, dado que las cervezas checas creo que no le parecen un mercado tan reducido como el belga.

    ResponderEliminar
  8. En cuanto a variedad, el panorama checo es bastante pobre. En gran parte debido a la pislner lager. En la segunda parte del s.XIX la mayoría de las cervecerías se pasaron a hacer lagers rubias, dejando de lado todo lo demás. Después vino la 1ra guerra, los 20años de la 1ra república, siete de ocupacion nazi, cuarenta de comunismo y como si esto fuese poco, la depredación capitalista de los 90. Recién ahora se están despertando todos y por suerte las micros están experimentando más y más y sacando cada vez más cervezas nuevas e interesantes. En ese sentido fue muy bueno el festival por la gran variedad de tipos de cerveza presentados:
    rauch
    stout
    EPA
    IPA
    Ale de centeno
    Weissbier
    Weizen lager
    lager de maiz
    vienna lager
    saborizadas con hierbas y con frutas
    lager oscuras
    lagers oscuras fuertes
    lagers rubias fuertes
    polotmavé
    y lager rubia

    Igual, lo que sigue y seguirá mandando es la Ležák

    ResponderEliminar

Publicar un comentario