Ir al contenido principal

Ambiciones o locura?

¿Què se puede pensar de alguien que se llama a sì mismo Excelente? Serà ambicioso, arrogante, seguro de sì mismo o simplemente loco. ¿Y què se puede esperar del producto de un pivovar con tal nombre? ¿Còmo tenemos que establecer nuestras expectativas? Las mìas por supuesto eran altas, aunque iba preparado a ser decepcionado.

Excelent - Pivovar Rỳmařov. Asì se llama el brewpub de la cuidad del mismo nombre que visitamos durante un paseo que hicimos a la zona.

El viaje hasta allì fue largo. Màs largo de lo que podrìa haber sido, porque tomamos una ruta que en el mapa parecìa màs corta, pero en realidad era serpenteante y angosta, recorriendo la zona de Jesenìk, quizàs la màs remota del paìs. A pesar de ello, fue muy lindo, manejando despacio entre frondosos bosques salpicados aquì y allì por pueblitos con una fuerte identidad alemana en su arquitectura (la zona formaba parte del Sudetenland, donde la poblaciòn era mayormente alemana, hasta su explusiòn luego de la Segunda Guerra Mundial).

Luego de cuatro horas en el camino, nos detuvimos en una estaciòn de servicio a refrescarnos, ir al baño, cargar un poco de nafta y, en mi caso, tomar la primera cerveza del dìa. Las estaciones de servicio son un buen lugar para conseguir las cervezas locales, siempre las tienen, no importa cual sea. Lamentablemente en esta zona reina Holba. Hacìa mucho que no probaba alguna de las cervezas de Pivovar Hanušovice y apenas terminè el largo primer sorbo de su Světlý me acordè por què. Es fea en serio! La pondrìa un escalòn màs abajo que Staropramen. Realmente no sè què tiene la gente de Holba en la cabeza, cuàl es el motivo por el cual sus cervezas estàn tan male hechas. Al menos otras tienen excusas, Staropramen tiene la desgracia de ser parte de InBev, Gambrinus es la cerveza màs vendida del paìs, asì que no tienen motivaciòn. Pero Holba, que pertenece a una empresa checa, es la cerveza lìder en la regiòn quizàs menos poblada de Chequia. ¿Acaso no se dan cuenta que no pueden competir a nivel nacional? Allà ellos.

Llegamos a nuestro destino a media tarde. Nuestra amiga nos estaba esperando en su propiedad, no puedo decir su casa, ella no vive allì. El lugar es una antigua escuela en un estado bastante dilapidado en un pueblito cerca de Rỳmařov. Decidimos acampar en el hermoso jardìn.

Enseguida fuimos a los bosques en busca de hongos silvestres. El clima habìa estado algo seco, asì que muchos no encontramos, pero sì encontramos muchos aràndanos y algunas frambuesas silvestres. Muy ricas.

La noche la pasamos al lado del fuego, comiendo brochettes a la parrilla, tomando cerveza enfriada en el estanque del jardìn (yo) y vino (las chicas). Por suerte, no Holba, sino Gambrinus, Kozel 10ª y Primus. Èsta ùltima es una marca barata del grupo Pilsner Urquell que ahora se elabora en Platan. Tengo que admitir que me sorprendiò gratamente. Esperaba algo peor, pero en realidad me encontrè con una cerveza adecuada para tomar de la botella mientras se come en abundancia.

Luego de una noche casi sin dormir (no estoy hecho para dormir en carpa) nos levantamos temprano, desayunamos y fuimos a Sovice, un castillo cercano. Un lugar que me gustò mucho. El castillo en sì mismo està aùn siendo reconstruido. Como muchos otros, ha tenido una historia muy movida. Pasò por muchas manos. Entre ellas, la Orden de los Caballeros Teutones, que lo tuvo a cargo (por segunda vez) durante la Segunda Guerra, perìodo durante el cual, tambièn funcionò como prisiòn VIP. El estado poco glamoroso en el que hoy se encuentra se debe a un incendio catastròfico ocurrido en mayo de 1945 mientras tropas rusas lo estaban ocupando. A pesar de todo, el lugar tiene su romanticismo.
Volvimos a nuestro campamento para dejar el auto y emprender camino a Rỳmařov. Era hora de ver si las cervezas del pivovar local estaban a la altura del nombre.

Pivovar Excelent empezò a ofrecer sus cervezas este año y funciona en un hotel recientemente renovado. El salòn comedor es agradable, limpio, pero sin demasiada atmòsfera. Tenìan dos cervezas en oferta, una 11ª kvasnicovè y una 13ª polotmavè. Mi mujer pidiò la segunda, yo optè por la màs liviana. Pedimos tambièn algo de comida.Me gustò mucho la 11ª. Color dorado intenso, apenas turbio. Un aroma suave y muy frutal, pero con algunas flores en el fondo, un aroma bien veraniego. El sabor es un triunvirato de frutas, hierbas y cìtrico, cada uno con su tiempo. Se llevò de maravillas con el muy guláš que habìa pedido. Le siguiò la 13ª poltomavè. De color rojizo, coronada por una espuma ligeramente beige. En su aroma sentì las mismas frutas que en la 11ª, pero ahora recubiertas de caramelo. Al paladar tambièn entra acaramelada y fresca, evoluciona en frutal y termina con un final corto pero bien amargo, con mucho lùpulo. A mi mujer le gustò màs la 11ª, prefiere las cervezas màs frutales. A mi me gustaron las dos por igual y pedì un vaso màs de cada una. Excelentes no seràn, no me volaron la cabeza, pero sì que son muy buenas!

Tengo un par de observaciones para hacer. Primero, no vì que vendieran la cerveza embotellada. Me hubiese gustado comprar un par de botellas para llevar a casa o para tomar a la noche, pero no. Serìa bueno que las ofrecieran, no tienen por què ser botellas de vidrio, podrìan hacer lo que otros brewpubs y venderlas en botellas de plàstico para ser consumidas ràpidamente. Segundo y màs preocupante, ni en el menù (donde se mencionaban Gambrinus, Pilsner Urquell, etc), ni en algùn cartelito en las mesas habìa menciòn alguna a las cervezas elaboradas en casa. Si no hubièsemos preguntado que estaban tirando ese dìa, a lo mejor terminàbamos con una Urquell o una Master, como pude ver a varios parroquianos. Se llaman Pivovar Excelent y son tìmidos? Vamos!

Nuestra amiga nos pasò a buscar en auto y paseamos un poco por la cuidad. Volvimos al campamento para otra sesiòn de comida a la parrilla y cerveza barata sentados al fuego. Como el dìa anterior, la velada la cerramos con copas de licor de hierbas casero, absolutamente delicioso, y calvados casero, he probado mejores, pero se dejaba tomar. Esa noche dormì bastante mejor...Cerramos el fin de semana el domingo a la mañana con una visita a Karlovà Studanka. Un centro de aguas medicinales en un paisaje idìlico, con hermosa arquitectura y unas tartitas caseras de aràndanos que parecìan hechas por los dioses! Hermoso fin de semana, hermosa zona, realmente vale la pena la molestia de irse hasta allì.

Na Zdravì!

Comentarios

  1. Que lugares espectaculares!!! Como me gustan los castillos!
    Esa cerveza de seguro me gustaría mucho. Como a tu mujer me gustan mucho las cervezas frutales.

    A esa parrilla le faltaba unos buenos chorizos, morcillas, chinchulines y unas costillitas! jaja ;)
    Traete las cervezas Max que nosotros ponemos el asado! :)

    ResponderEliminar
  2. Excelente relato! Que ganas de conocer estos lugares y sus cerveas!

    ResponderEliminar
  3. ¿¡Están abiertas las inscripciones para la próxima visita!?

    ResponderEliminar
  4. Che, como andas? Puedo pedirte para tu correo? no puedo encontrar tu e/mail y Yo te quiero preguntar algo. Gracias. Una mujer de la Praga, esta viviendo en Dublin, Irlanda, vivia en BAires pero va a volver a Praga temprano.
    Muchisimas gracias

    Pavla

    e_mail: pavla_edvarda@yahoo.com

    ResponderEliminar
  5. Que bueno! Muchas Gracias, me diverti... tengo ganas de tomar una cerveza, pero tengo solamente un Quilmes en casa... :-)

    ResponderEliminar
  6. Galàpagos,
    Por suerte acà puedo conseguir nerca, un amigo argentino la vende, y muy buena. Chori, no es lo mismo, pero las klobàsy se la bancan muy bien, morci, hay algo parecido, pero no tan bueno para la parrilla. Faltan dos cosas, chinchulines y tira con hueso.... En cuanto tengamos plata voy levantar una parrilla como dios manda en le jardìn...

    ResponderEliminar
  7. Pavla,
    Te acabo de mandar un mail. Avisame si no lo recibiste!

    ResponderEliminar
  8. Me gustó el relato, muy divertido y las fotos que se salen un poco de la cerveza, con la parrilla y el plato mientras tomas notas, la guapa rubia medieval y el paisaje tan guapo. jejejeje.

    Eres siniestro, quedamos 4 en el mundo!!! Eso sí, soy diestro para escribir por culpa de una maestr franquista a quien se le metió en la cabeza que eso no estaba bien, que todos los demás eran diestros y así tenía que ser yo. Se jodió porque en mi vida soy zurdo para todo, menos para escribir y a mucha honra jejejeje

    Haya salud

    ResponderEliminar
  9. Que hermosos lugares. Me encantó la nota, me faltaba la cerveza y me sentía participando del viaje.
    Avisá cuando hagas la parrilla en el fondo, yo llevo el carbón.

    Salud
    NANO

    ResponderEliminar

Publicar un comentario