Ir al contenido principal

No vale la pena

Me gusta que el mercado checo se esté de a poco abriendo a cervezas importadas. Sí, la mayoría de ellas vienen de la mano de las multinacionales y salvo escasas excepciones, son tan mediocres como cualquier Eurolager. Pero aún se puede encontrar alguna que otra joya. Las cervezas de Erdinger, lamentablemente, no están entre ellas.
El evento de este mes en Pivovarský Klub fue la presentación de la cervecería bávara Erdinger. La marca figura entre las 10 más vendidas de Alemania, lo que es de destacar si tenemos en cuenta que los 1,5 millones de hectolitros que elaboran anualmente son sólo de cervezas de trigo. Son también sponsors de Bayern Munich, el club de futbol más popular y exitoso de Alemania.
Mi única experiencia con este brauhaus fue su Dunkles Weizen que probé hace unos años y que según recuerdo, me había gustado bastante.
La presentación fue muy profesional y amena. Un muy buen trabajo por parte del representante del distribuidor local de Erdinger. Se presentaron seis de los productos de la línea, Alkoholfrei, Weissbier, Champ, Schneeweisse (Cerveza invernal), Dunkles y Pikantus (Weizenbok).

No tengo nada demasiado bueno para decir las cervezas. Sólo la Pikantus (17°balling, 7,3%ABV) me pareció una cerveza medianamente interesante y con carácter, de color ámbar oscuro, con aromas muy frutales y un sabor que me recordó en cierto modo a la Primátor Polomavé 13°, pero algo más dulce.
Con la Schneeweisse lo que la cervecería seguramente quiere lograr es incrementar sus ventas durante los meses fríos, ya que las cervezas de trigo se consumen más que nada en verano, el producto es el esperado de uno que fue más que nada diseñado por el departamento de márketing de la empresa.
Y si de márketing estamos hablando, que mejor ejemplo de un truco de su inacabable galera que la Champ. Según la página web en inglés Erdinger Champ es  la cerveza de trigo Lifestyle Ideal. Vaya uno a saber qué quieren decir con ello. La realidad es que se trata de una cerveza con twist cap, para ser tomada de la botella, qué más se puede decir. Me gustó tanto como una Heineken.
La Dunkles no me gustó tanto como aquella lejana vez (será que mi paladar de ha vuelto más exigente?) y la Weissbier me pareció tremendamente floja, de hecho, Primátor Weizen me parece una cerveza enormemente superior.
En definitiva, un poco lo que era de esperarse de este tipo de cervecería, el que pone más énfasis en la marca que en el producto. Pero me generó una pregunta con respuesta más que evidente: por qué todas las cervezas más vendidas en cada país son tan mediocres, sino simplemente espantosas?

Comentarios

  1. Cada vez me convenzo más de que vos tomás Champagne Don Perignon y nosotros tomamos Federico de Alvear... jajaja :)
    La diferencia en calidades de cervezas de seguro es abismal y supongo que por lo tanto es lógico que el paladar de uno se adapte a lo que hay...

    Justo tengo un post en borrador de la Erdinger Pikantus que me pareció excelente... Y la Dunkel me parece excelente también... como quisiera probar las cervezas checas para por fin ver la luz!!!! :)

    ResponderEliminar
  2. Bueno el tema es que uno se vuelve cada día un mejor catador, comienza a apreciar cada vez más detalles de las cervezas.
    Algo interesante que me ocurre, aprendo más facil a distinguir defectos que otras características propias de las cervezas.
    Que una cerveza te guste o no depende de la referencia y nosotros acá en Argentina no conseguimos demasiadas.

    Salud

    ResponderEliminar
  3. Logicamente en la variedad y en experiencia se hace el gusto y lo que antes nos parecía algo maravilloso con un punto más de referencia se puede convertir en algo pasable.Puede ser que esto nos esté pasando ahora y al echar la vista atrás lo vemos así. Desde mi punto de vista Erdinger me parece un digno elaborador de cervezas de Trigo con la Weisse Hefe y la Pikantus en un escalón superior a casi todas las cervezas industriales de trigo más famosas( leáse franciskaner, licher, paulaner, schofferhorer, etc) aunque muy lejos de Maisel's, Schneider Bros. y Weinstephan cuyas cervezas son ejemplos de equilibrio(las Hefe de cada una de esa marca junto con la Aventinus Doppelbock de Maisel's y la Vitus y la Korbinian de Weinstephan son grandes momentos cerveceros que os recomiendo)

    La Champs tienes toda la razón, es una puta mierda( y perdón por expresión) todos esos patéticos intentos por "acoplarse a los tiempos", signifique lo que signifique esa expresión y por hacer cervezas denominadas "Easy drinking" me parecen deplorables. Bitburger y Beck's( bit sun y Beck's Gold) imitando a Corona-casi nada par, Guinness y su draught bottled con widget integrado para que puedas beber directamente de la botella y la cerveza parezca recien servida( una desfachatez tan grande no me cabe en la cabeza) o esta misma Champs son cervezas que causarían risas si no fuera por la cantidad de gente que atraen, algo que me causa cierta tristeza.

    Haya Salud

    ResponderEliminar
  4. En la versión en inglés de esta entrada Andy Holmes escribió lo siguiente: "I had a conversation about Erdinger with Tom Perera once. If I remember correctly the implication was that their beers are very variable as they don't stick to the same sources for their ingredients but shop around for the best deal."
    Lo cual podría explicar hasta cierto punto la diferente impresión que me causó la dunkles. Quizás Nano pueda confirmar mi especulación. Yo no creo que sea demasiado bueno para la cerveza que los proveedores sean cambiados constantemente, ya que se debe hacer muy difícil mantener la calidad de la materia prima, y por ende, del producto final.
    Me encanta que las cervezas cambien con cada partida, mientras se mantenga un buen nivel de calidad.

    Creo que el gran problema que tienen los alemanes a la hora de sacar productos nuevos es la Ley de Pureza. Los cerveceros la tienen muy difícil a la hora de innovar y es por ello que los únicos productos "novedosos" que han sacado recientemente son estos inventos de marketing para tratar de captar al público jóven.

    ResponderEliminar
  5. Justamente es uno de los problemas que a menudo nos enfrentamos los pequeños cerveceros, poder tener absoluto control de la calidad de nuestras materias primas de manera que no varie en el tiempo.
    Hoy existe un enorme problema a nivel mundial con los lúpulos, problemas con las cosechas hicieron que su precio se disparara a las nubes, he incluso ya hay variedades que no se consiguen.
    Reemplazar un lúpulo no es algo menor, puede variar sustancialmente el perfil de nuestra cerveza. Este ejemplo se puede trasladar a cada uno de los ingredientes de la cerveza, con lo cual se puede tener una idea de la importacia del tema.
    Tener un departamento de control de calidad de las materias primas, para un pequeño cervecero es algo imposible, hay que lograr tener proveedores serios y probar los lotes que uno recibe en una pequeña producción antes de comenzar a elaborar en mayor escala.

    ResponderEliminar
  6. Erdinger me parece no más que una correcta y buena cerveza, pero que se aleja de otras como las que se mencionaron. El problema es que Erdinger se vende como algo de bastante mejor calidad (incluso aquí en Alemania, junto con la Paulaner, por ejemplo) pero que al final no es tan buena como la pintan o detan buena calidad en relación al precio que se paga por ellas.

    La Pikantus, sí, es la mejorcita y más diferenciable.

    ResponderEliminar
  7. Catador, lo mismo se podría decir de muchas otras cervezas muy bien vendidas. Gambrinus hace poco sacó un campaña tratando de hacernos creer que es elaborada con los mejores ingredientes. El slogan de Stella Artois acá es "La excelencia tiene su precio" y demás pavadas por el estilo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario