Ir al contenido principal

Y todo a media luz....

"Agradecé que no copramos casa en Chýně", le dije un día a mi mujer.
"Por qué?" Me preguntó.
"Es que no me verías mucho la cara, viviría en el brewpub"
Porque es así de bueno, y más.
Lamentos e hypótesis aparte, el otro día decidí darme una vuelta por uno de mis lugares favoritos en el mundo, Pivovarský Dvur Chýně.
Luego de 10 minutos en el 347 desde Zlíčin, recibí un pequeño susto. En el pizarrón al lado de la puerta de Pivovarská Krčma estaba escrito que hasta las 15 no habría energía eléctrica. Igual intenté abrir la puerta, y grande fue mi alivio al ver que esta no estaba cerrada.
El lugar tenía una interesante atmósfera. Velas en todas las mesas, silencio y la única ventana que apenas dejaba entrar algo de luz.

Por suerte el corte había sido planeado, así que el cocinero estaba preparado para la eventualidad. Apenas me senté, me trajo un enorme tazón de sopa y se disculpó diciendo que hoy había solamente guláš.
Para nada molesto, decidí concentrarme en la sopa. Era una cibulačka (de cebollas) un poco demasiado salada, pero que se dejaba tomar. Le siguió una generosa porción del prometido guláš. Tenía unas rodajas de papas para remplazar a los knedlíky, también habían unos cubos de panceta ahumada. La carne estaba en un punto perfecto, casi que se derretía en la boca, pero aún tenía cierta firmeza y mucho sabor. Y la salsa. Impresionante, perfecta. El espesor justo. Empezaba dulce y su picor ganaba en intensidad hasta hacerme sudar los párpados, pero sin llegar a arrasar con mis papilas gustativas. Con la ayuda de una gruesas rodajas de pan de centeno fresco, dejé el plato limpio como un quirófano. Una maravilla que ni en los mejores restuarantes Michelin se puede conseguir.

Como es costumbre, lo primero que pedí fue mi adorada desítka. Cuando probé el guláš pensé que la cerveza iba a quedar hecha polvo frente a la intensidad del guiso. No podría haber estado más equivocado. La mayoría de las desítky que conozco, y no pocas de las cervezas más fuertes, se amendrentarían frente a la tarea. No la de Chýně. No sólo que aceptó el desafío con gusto, sino que casi llegó a dominar mi sentido del gusto. Su corto y refrescante final limpió mi paladar para dejarlo listo para la próxima cuchara de la delicia que tenía en el plato.

Qué cerveza más maravillosa, con apenas 3%ABV es buena para apagar la sed, como cerveza de sesión, para acompañar comidas e incluso, para sentarse a degustarla. Muchas cervezas más fuertes y con más chapa matarían por ser como ella. Le siguieron una dvanáctka. Deliciosa ámbar oscura fermentada a 12°balling, con complejos sabores y texturas y como postre, la maravillosa čternáctka tmavá. Una potente cerveza oscura que elegí como destacada del mes pasado.

Qué lástima que no vivo en Chýně.

Comentarios

  1. Hola, el lugar tiene un aspecto ideal para "cervecear" tranquilo, conversando con unos amigos.
    ¿que temperatura es la ideal para cada uno de los tipos de cervezas en R. Checa?

    ResponderEliminar
  2. Es un lugar muy lindo para sentarse a tomar unas cervezas, pero antes de decidir ir hay varias cosas que tengo que aclarar.
    Primero: Está fuera de Praga, hay que tomarse un autobús que pasa una vez por hora y sale desde Zlíčin.
    Segundo: No hablan nada más que checo. Hay un restaurant al lado donde tienen menú en inglés, pero es más caro y no es tan lindo. Ahora, si sos una persona algo aventurera....
    Qué buena pregunta que me hacés. Acá todas las cervezas se sirven a la misma temperatura, 7 - 8°C.
    Las cervezas oscuras más fuertes se pueden servir a temperaturas algo más altas, pero las golden lager regulares se vuelven demasiado carbonizadas si se sirven a temperaturas más altas.

    ResponderEliminar
  3. Es un punto interesante el que sacas a relucir. Creo que la gente está demasiado predispuesta a unir graduación alcohólica con cuerpo e incluso con calidad. Hay cantidad de cervezas de graduación baja que son tremendamente "expresivas". Muchas veces, al tomarlas con gente e intecambiar nuestras opiniones lo primero que suelen decir es: "es muy suave, SÓLO tiene 3,8% de alcohol" dando un aspecto casi negativo a esta condición. Personalmente creo que algunas cervezas no necesitan de volúmenes extraordinarios de alcohol para cumplir su función y ser ricas y frescas.

    ResponderEliminar
  4. La predisposición de la gente es comprensible.
    Cuando estuve viajando por Polonia hace unos años, probé una multitud de cervezas, de todo tipo. Las únicas a las cuales les encontré algún tipo de sabor distintivo fueron aquellas con por lo menos 6.5%ABV, el resto eran chatas y más que olvidables.
    Creo que pasa lo mismo en muchos otros paises donde cerveza es solamente lager industrial, o algo parecido, que en la mayoría de los casos no tienen nada de sabor. Cuando el consumidor promedio prueba entonces una Stout de las fuertonas, o una Trapista tiende a hacer la asociasión, más alcohol, más sabor.
    La cual es errónea. Como bien sabés, hay muchas lambics que no llegan a 4%ABV y son muy sabrosas.

    ResponderEliminar
  5. Una buena cerveza es para acompañar una comida o un momento.
    Por lo tanto segun sean tato unas como otros asi debemos escogerla, en graduacion, cuerpo, etc..
    Yo al ser del sur de España tomo muchas lager y Pilsen y muy frias,pero eso no quita el momento para otras muchas.

    ResponderEliminar
  6. Yo no escojo tanto basado en graduación sino en caracterísitcas. Por supuesto, si estamos hablando de una cerveza de sesión o para calmar la sed, prefiero algo más livianito en ABV, en especial para las primeras.
    Una buena puede ser también para calmar la sed, o para tomar todos los días al vovler de casa, o para sentarse a tomar varias con amigos.
    No sé si leiste mi manfiesto cervecero, hablo justamente de eso, entre otras cosas.

    ResponderEliminar
  7. Esa es la cuestión y el problema a veces.Veo que la gente en los bares suelen pedir la cerveza fijandose en el alcohol y haciendo esa asociación.

    Muchas de las mejores bitter y ales británicas que probé rondaban los 3,8%-4% de alcohol por volumen y mucha gente cuando llegan aquí las rechazan sólo por eso, sin darles la oportunidad. Incluso si las prueban, al no notar el alcohol, dicen que no tienen cuerpo.Imaginate.

    Como decís y comprendiendo a Llera por su localización, la cerveza debe escogerse por el momento, yo así lo entiendo y lo hago, más que por otra cosa. Logicamente una strong ale, o una Trapense bajo un sol del hermoso sur español con 35º puede que no sea lo más adecuado pero bueno son extremos.

    ResponderEliminar
  8. Alguien que se queja porque no le nota el alcohol a la cerveza, sabe tanto de birra como yo de teatro kabuki. Las cervezas fuertes bien hechas tienen el alcohol bien integrado, hasta el punto de ser peligrosas porque no te das cuenta de lo que estás tomando.
    Una cerveza no tiene necesariamente que tener "cuerpo". Depende de lo que se esté tomando, si me pido una oscura con 16°, sí voy a esperar algo de cuerpo, pero no para una cerveza de sesión o algo para calmar la sed.
    Una buena alternativa para Llera son las cervezas de trigo, ligeras de cuerpo, refrescantes y sabrosas. Lindas para el verano.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario