Ir al contenido principal

Cómo lo voy a extrañar!

Por fin nos hemos instalado en nuestra casa nueva. Ésa fue la razón de mi prolongado silencio. Fue una semana de mucho trabajo poniendo luces, limpiando, empacando y preparando todo para el momento cúlmine de ayer. Por suerte no nos mudamos muy lejos de donde vivíamos, así que no fue tanto problema hacer varios viajes en auto para terminar de traer todos los cachivaches que uno acumula.
Fueron para mi casi seis años de vivir en Velké Přílepy, un pueblo cerca de Praga que fue mi hogar checo desde el primer momento.  Son varias las cosas que voy a extrañar. La vista desde mi terraza y la terraza misma, lugar perfecto para sentarse a comer o tomar algo durante días cálidos, mientras se disfruta de la vista. Claro, también Špejchar, el restaurant del pueblo.
Y hablando de Špejchar, creo que lo que más voy a extrañar va a ser poder ir allí con mi džbán cuando me daban ganas de tomar točené pivo (cerveza tirada).
El džbán es algo que no puede faltar en ningún hogar checo. Es una tradición bastante antigua, se remonta a los días en que la cerveza aun no se distribuía en botella. Si la familia quería tomar cerveza en casa, y no la elaboraban (lo cual era común), mandaban a uno de los hijos a la hospoda del pueblo para que le llenen el džbán. Hoy sigue siendo común mandar a los chicos a la hospoda del pueblo para traer cerveza.

Se trata de una jarra de cerámica o arcilla, según Evan Rail, en su libro, la forma no es caprichosa. La parte inferior regordeta y redondeada contiene la mayor parte del líquido, mientras que en la parte superior, más angosta se forma la espuma y protege a la cerveza del oxígeno. A su vez, todo tiene un bajo centro de gravedad para que sea fácil transportarlo. Eso sin mencionar que el material mismo ayuda a mantener la temperatura de la cerveza. Los hay algunos muy decorados, que son casi piezas de arte. El mío es simple y el primer regalo que mi amorcito me dio hace ya cinco años, y me introdujo a esta maravillosa tradición, que, por supuesto, adopté con mucho entusiasmo.

Hay una hospoda en mi nuevo pueblo, pero está lejos y, lo que es peor, tienen Staropramen, no pcresisamente algo que me haga salir de casa, y ni hablar, caminar un kilómetro.
Hoy mi džbán se ha convertido en un elemento decorativo de la cocina, si tuviese ojos, seguramente un lagrimón se le escaparía mientras recuerda aquellos dulces días en que ibamos juntos a Špejchar y lo llenaban, mientras yo me tomaba una para el camino.
Mientras tanto, me tendré que contentar con las Svijany que tengo en la alacena.

La primera en la nueva casa

Comentarios

  1. VIVA EL ROMANTICISMO.
    ESPERO QUE NO SE CONVIERTA EN UN MOTIVO DE DECORACION.
    A VECES, LA VIDA, TE VUELVE A SORPRENDER,Y A AHI ESTARÁ TU DZBAN PARA CUMPLIR SU FUNCION.
    PRECIOSA HISTORIA.
    AQUI, EN TIERRAS NAVARRAS DEL VINO TINTO DE ESPAÑA, UTILIZAMOS LA BOTA DE VINO, Y ESTA HISTORIA NOS RECUERDA A LA BOTA DE VINO, QUE SIEMPRE ENCUENTRA SU LUGAR. TARDE O TEMPRANO TIENE SU OPORTUNIDAD.
    UN ABRAZO.
    ¿QUE NOS PODRIA CONTAR TU DZBAN?

    SUPONGO QUE BONITOS MOMENTOS.
    UN ABRAZO.

    OSKAR

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. No se que se dice realmente en estos casos: suerte, enhorabuena, etc...

    Yo os deseo felicidad y alegria en la nueva casa y claro, mucha cerveza.
    Por cierto, guapo cuadro de Bienvenida.Birra Moretti y mensaje en español... y bonito cuerpo lo poco que se aprecia de la "Hospodera" jejejeje

    la historia de la Dzban es muy interesante, me recuerda a lo vivido en Alemania. Tomando dunkel bier en una cervecería artesanal de Bremen, la gente llegaba a llenar sus botellas con tapón de cerámica para poder llevar su cerveza favorita a casa. Yo compré 2 botellas de litro y medio, para traer a España- Claro está que no llegaron llenas jejeje. Conservo las botellas para mi próxima visita a Bremen y asíque me las rellenen como si fuera un "local" Y no un turista.
    Lo dicho mucha salud para los dos en vuestra nueva casa.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por los deseos! Estamos los dos muy contentos.
    Seguramente el džbán será usado nuevamente cuando me ponga a hacer cerveza en casa :)

    ResponderEliminar
  5. Felicidades Max! Brindaré por ustedes y su nuevo hogar cuando destape La Trappe Blond que tengo en casa! :)
    Excelente el poster de Bar con la cara de Gardel y la bandera!

    Podemos decir que se viene algun Maxito o Maxita ahora que tenemos nueva casa? jaja :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario