7/2/08

Segunda vuelta en Beroun

Por fin pude realizar my más que postergada segunda visita a Pivovar Berounský Medvěd. Varias veces la había planeado, pero siempre, por un motivo u otro, tuve que cancerlarla. El otro día, por suerte las cosas se dieron de manera tal que no tuve otra opción más que ir.
Así que fui hasta Hlavní Nadraží y me tomé el rápido de las 11:16 y en un poco más de media hora estaba en Beroun. Salí de la estación y giré a la izquierda, mi buen humor empezó a mejorar cuando vi el cartel del pivovar mientras me acercaba al puente.
Como la primera vez que fui, no pude evitar sonreir al pasar por abajo del puente y acercarme a la entrada del lugar donde funciona Berounský Medvěd. Entrar a un depósito de chatarra para ir a tomar una cerveza es de los más bizarro que uno se pueda imaginar, pero ahí está, en medio de metales retorcidos, tanques y piezas de autos, el único edificio que no parece escenografía de película de terror.
Cruzar la puerta es como entrar en otro mundo. Poca luz, el techo soportado por gruesas columnas y vigas de madera que parecen centenarias, el piso de baldosas con aspecto tan antiguo como las vigas y las paredes decoradas con pinturas, viejas publicidades de cerveza y hasta una enorme escena tallada en madera.
Caminando despacio para internarme en la cálida atmósfera, me fui hasta una de las mesas del fondo. La camarera vino rápido, me dio el menú y me preguntó qué quería tomar. Le pedí una 11° světlé y para comer, el menú del día. Sopa crema de vegetales y carnero asado en ajo con espinaca y knedlíky de papa. La sopa no estaba nada mal, aunque nada memorable tampoco; el carnero, por otro lado, estaba muy rico, bien tierno y sabroso y sus dos guarniciones evidentemente caseras (aunque a los knedklíky les faltaba un poco de sal) me gustaron mucho también. Por 65CZK, un lujo.
Entre sopa y plato principal la rubia cayo rápido y le siguió una tmavé 13°. La cerveza oscura me decepcionó un poco. Muy linda a la vista, bien bien oscura y bien bien turbia, con una espuma muy cremosa y persistente de color ligeramente beige. En el aroma se sienten cacao y algunas frutas tropicales, pero el sabor es un poco aburrido, no hay demasiado tostado y las frutas no se terminan de expresar del todo. Si los sabores fuesen más intensos, sería una cerveza maravillosa, pero se queda ahí, como tímida.
La rubia por otro lado es deliciosa. De hermoso color dorado, turbia y con linda espuma. En su aroma se pueden sentir frutas tropicales, levadura y en el fondo sutiles notas de menta. Tiene un cuerpo casi cremoso que acaricia el paladar, predominan las frutas al principio y el final es corto, pero intenso y seco. Una cerveza brillante. Me tuve que tomar otro vaso.
Pero lo mejor no fue haber podido ir a un lugar tan copado a comer bien y tomar excelente cerveza. Cuando salí del restaurant me puse a sacar fotos del exterior. Mientras enfocaba uno de los tanques una voz femenina me saluda. Lo primero que se me ocurrió es que me había metido en problemas, que no se podían sacar fotos en el lugar. Nada más alejado de la verdad. La mujer no era otra que la propietaria del Pivovar, la Sra. Hana Mayerová, quien se puso muy contenta al saber que estaba sacando las fotos para este artículo.
Muy simpática, me invitó a su oficina donde me dio su tarjeta y unos folletos, mientras me contaba algo de la historia del lugar. Cuando salimos le pregunté si podía vistar la várna, la cerecería propiamente dicha. Me llevó hasta allí, me presentó al maestro cervecero, un muchacho joven muy simpático. Con mucho entusiasmo me mostró toda la pequeña cervecería, explicándome cada uno de los pasos, e incluso dejándome espiar dentro de los alambiques. Lo que más me sorprendió fue que al mosto lo cocinan con madera, es una de las dos cervecerías que todavía usan este método, la otra es Dětenice. No creo que eso afecte mucho el resultado, pero hace a esta cerveza algo todavía más artesanal. Como despedida, me dio una botella de plástico recién llenada de la jedenactká, fresca del lagering room que acompañó de maravillas el pescado frito de la cena. Lo interesante es que si bien en los papeles era la misma cerveza que había tomado junto con el almuerzo, al paladar era algo distinta, la fruta seguía ahí, pero el final ahora era un poco más picantito y más interesante.
Llegué a la estación justo para tomarme el tren de vuelta a Praga y con una sonrisa de oreja a oreja que me duraría casi todo el día.
Tanto para los que viven o estén de visita en Praga, es una muy buena alternativa para hacer algo distinto. Se puede combinar fácilmente con una visita a Karlštejn, ya que uno de los trenes que van o vienen de Beroun tiene parada allí, o ir en bicicleta a la vera del río Berounka. En ambos casos, el viaje es hermoso y vale mucho la pena, más aún si se lo corona con cerveza de la en serio buena.

Rodinný Pivovar
Berounský Medvěd

Tyršova 135
26601 Beroun 2

18 comentarios:

  1. Que lugar increible! hasta tiene un tanque tirada como chatarra a la entrada! mortal! :)
    Parece un lugar detenido en el tiempo...

    Me mataste con eso de que usan madera cuando cocinan el mosto. Como es eso?

    Eso si que es gente macanuda! No como el dueño del parque cervecero Crazy Horse que hice el post... no me dio ni cinco de bola...

    ResponderEliminar
  2. Esta es la idea... si señor, buscar las cosas y encontrarlas. Y si encima la gente es maja pues de diez. Qué bueno!!!

    Lo de la sonrisa es lo mismo que me ocurre a mi cuando se me da el día con las investigaciones cerveceras. Un amigo dice siempre que se nos iluminan los ojos y nos amanece hablando y sintiendo la cerveza.Y es así. Es lo que trasmite este post tan bueno....

    Haya salud

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Pivní Filosof por compartir tus esperiencias, nos enriquesen y aumentan cada vez más nuestra envidia. JAJAJAJ

    ResponderEliminar
  5. El lugar tiene una onda muy particular. Quizás, si no fuese por donde está sería otro brewpub del montón.
    La cosa con la medera es fácil, si te fijás en las fotos vas a ver debajo de los alambiques una puertita negra, ahí se tira la madera, como en una cocina de campo de las viejas.
    Una cosa que he experimentado en la mayoría de los brewpubs a los que he ido, la gente suele ser muy macanuda. Les pone muy contento ver gente que aprecia su trabajo y disfruta de las cervezas no sólo como bebida, sino como algo especial.

    ResponderEliminar
  6. Ah! la cocinan a leña! jaja había entendido cualquier cosa... me imaginé que le tiraban madera al mosto o algo asi... como hacen con los vinos que les tiran pedazitos de madera para que agarren el gusto y luego en cambio de añejarlos en barricas los añejan en barriles de cemento o acero.

    ResponderEliminar
  7. Max, empiezo ya mismo a seguir tus pasos, hace rato que quiero, pero me da un poco de lazyness hacer estos viajecillos a hospodas solos. (ya se que me dijiste que las majores cervezas se prueban en solitario). Manana mismo voy con mi esposa a Beroun, e inclusive tomare el tren en vez del auto. Luego te aviso como me fue.

    ResponderEliminar
  8. GALÁPAGOS DESCUBRIÓ UN NUEVO ADJUNTO!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Perdón que tengo que publicar con mi seudónimo, pero me rechaza cerveza fabelhaft.

    ResponderEliminar
  10. Perdón galápagos, me parece que no me expresé bien en el artículo. Pero, podría llegar a ser un adjunto interesante :)
    Javier,
    Espero que te toque lindo día y que la pasen lindo. Hacés muy bien en ir en tren, lo vas a disfrutar más y, ya que el pivovar está casi al lado de la estación, no vas a tener problema para encontrarlo.
    Ah! si la cerveza te gusta, se puede comprar para llevar, creo que la svetle cuesta 35Kc la botella de litro y medio y la oscura, 45Kc.

    ResponderEliminar
  11. Jajaja. Nah, pero capaz que puede funcionar para darle un sabor amaderado... Aunque en el vino se le deja los chips mientras fermenta creo... No se si funcionaría con la cerveza...

    ResponderEliminar
  12. Tremenda entrada. Que buena que encontraste justo a la dueña y que fue tan amable. Yo a veces saco fotos y me miran con mala cara. Y lo de que pudieras ver como la hacían, mejor!

    Lo de los chips parece que es usado en cerveza. No estoy 100% seguro pero me parece que algunas chilenas lo hicieron.

    Lo que si intentaron es que los barriles sean de madera, pero por el problema de la sanitización volvieron a las de acero inoxidable.

    Salú!

    ResponderEliminar
  13. Genial la dueña, solo le falto dejarte dar una vuelta con el tanque, je, je.

    Salud, Andrés.

    ResponderEliminar
  14. Qué raro lo de los barriles. May muchísimas cervecerías en el mundo que fermentan y reposan en barril. Acá está U Medvídku y hay otra más, pero no me acuerdo dónde. Ah! Incluso Pilsner Urquell va a empezar a elaborar pequeñas partidas de su cerveza en un barril de 25hl, puede llegar a ser interesante.
    Por lo que sé, jamás han tenido problemas con el tema sanitario. Puede ser que las leyes chilenas sean distintas. Lo cual sería algo tonto, si se pueden estacionar vinos y sidras en barriles de madera, por qué no cervezas? Ahora también se me ocurre que puede ser debido a las condiciones de las "bodegas", pero a lo mejor estoy diciendo pavadas.

    ResponderEliminar
  15. Yo creo que es por un tema de experiencia, recursos y apuestas. La cervecería que la usó, si bien es una de las buenas, sigue siendo una microcervecería que está empezando y no se podría hablar de estar afiatada en el mercado. Por eso arriesgarse a probar muchas veces hasta que les resulte debe ser un gasto fuerte y una apuesta a que todo eso después se compense con una cerveza distinta y de una calidad superior por el hecho de usar barriles. Ahora, estos también son suposiciones: yo sólo sé que una de las partidas no les salió bien y desecharon la idea.

    ResponderEliminar
  16. Querido amigo.
    Trato de ponerme en contacto contigo y me resulta muy dificil.
    Estuve en Praga, y gracias a tus consejOS, ME FUE MUY BIEN, y me he hecho un gran aficionado a la cenveza checa, tanto, que estoy dispuesto a traerme un palet de cervezas a Pamplona.
    Te agradeceré me escribas al e-mail oskaretxeberria@hotmail.com y me indiques como puedo ponerme en contacto contigo (email, etc)
    Muchas gracias, afortunado de tí que sigues en Chequia disfrutando de las increibles pivos.

    Un abrazo y gracias

    ResponderEliminar
  17. Si tienen problemas con contaminaciones debe ser porque los barriles están mal sanitizados.
    Por lo que ví (en una bodega) antes de que el vino pase a los barriles, con el objetivo de lograr una atmófera esteril y preparar la madera, somente al interior del barril a la acción del vapor de agua por unos 30 minutos.
    Después dejan enfriar y recien ahí dejan entrar el vino que se encuentra con una madera sanitizada que dismunuye el riesgo de contaminaciones.

    ResponderEliminar
  18. Gracias Nano por el dato técnico que terminó de despejar dudas!!!

    ResponderEliminar