Ir al contenido principal

El trueno en el estante

Tal es la traducción al español de Hrom do Police, una hospoda medio perdida en las calles de Vinohrady, un barrio residencial de Praga plagado de restaurantes, cafés y hospody para todos gustos y presupuestos, además de lleno de interesante arquitectura de fines del siglo XIX y principios del XX. Lindo lugar para caminar por sus calles arboladas y escparse un poco de las multitudes del centro.
Y así fue que encontré este lugar, bueno, en realidad un cartel que lo anunciaba. Lo que me hizo cambiar mi ruta no fue otra cosa que el logo de una cervecería. Měšťanský pivovar v Poličce, Polička para los amigos, es casi desconocido en Praga. Lo cual es una gran lástima. Por suerte el pivovar es propietario de esta hospoda, así que allí se puede encontrar toda su línea de cervezas.
All llegar a la esquina de Moravská y Chodská se puede ver el cartel con el logo de la cervecería. El primer impulso es entrar por la puerta que está inmediatamente abajo, lo cual sería un error ya que se trata de una especie de herboristería. Para la hospoda hay que caminar unos metros más por Chodská.

Agachando la cabeza entramos a este oscuro restaurant y de inmediato nos sentimos como en los años ochenta. El mobiliario parece sacado de un catálogo de mueblería socialista de esos años. La música ayuda a la atmósfera. El dial suele estar clavado en una de las tantas radios que pasan casi exclusivamente pop hits de la segunda mitad de los 80 y primera de los 90, muy popular entre los checos de treinta y pico ya que les recuerda aquellos optimistas días inmediatos a la revolución de terciopelo de 1989. No es de mis estilos musicales preferidos, pero lo peor es que las radios parecen tener un compilado del período y lo ponen en random en su MP3 y es todo lo que pasan.
Al ver el menú uno empieza a sospechar si no estamos en una suerte de bizarro restaurant temático, lo cual se refuerza al recibir el pedido. He ido a este lugar varias veces, y lo mejor a lo que ha llegado la comida fue decente, y algunos casos fea.
El servicio, por suerte, no sigue en la misma línea. Es amable, eficiente pero relajado y en ocasiones sinceramente amistoso.
Pero voy por la cerveza, porque eso sí que tienen muy bueno. Polička no está entre las cervecerías más innovadoras, pero lo que hacen lo saben hacer muy bien. Es especialmente interesante poder probar la Otakar 11° (4.2%ABV) y la Záviš 12° (5.0%ABV) tanto normal como kvasnicové y poder sentir la notable diferencia entre ambas versiones de la misma cerveza.

La Otakar normal es una típica golden lager checa en su aspecto, con todo lo bueno que ello implica. El aroma es frutal con unas suaves notas de menta. Al tomarla sigue predominando lo frutal, pero ahora con algunas notas de vainilla, el final es corto y herbal.
La kvasnicové tiene un color dorado mate con un aroma en donde predominan las manzanas verdes dulces. El sabor es más amargo y herbal con la fruta ahora dando el presente en el final.
La Záviš normal es de aspecto casi indistinguible con la anterior, en el aroma se pueden sentir manzanas y piña con algo de cítrico, todo muy suave pero con carácter. El sabor es herbal y seco, muy refrescante y con muy pocas notas dulces.
La kvasnicové, por otro lado tiene aromas con un interesante balance de hierbas, frutas y especias. Al tomarla es también herbal, pero menos seca con un final amargo pero al mismo tiempo con notas de vainilla. Deliciosa.

Salvo las kvasnicová, todas las cervezas están disponibles en botella para llevar a casa y seguir disfrutando.
El poder de la buena cerveza, me hace volver a este lugar de comida mediocre, música cursy y extraña atomósfera. Deberían haber más hospodas así.

Hrom do Police
Moravská 1434/40
120 00 Praha-Vinohrady
moravska.hrom@seznam.cz

Comentarios

  1. Seguro que la radio que suena no es Aspen? :)

    Por lo visto ese barrio tiene una onda como el nuevo Palermo... lleno de bares y restaurantes y muchos de ellos con alguna temática definida.

    ResponderEliminar
  2. JAJA!!! Esas radios pedorras son iguales en todos lados!
    La onda de Vinohrady es completamente distinta a la de Palermo viejo (nuevo?). Yo vivía ahí, no hay tantos restaurantes temáticos y la mayoría son hospody tradicionales, pero hay algunos lugares más modernos y otros más caros. La mayoría son viejos y los nuevos son restaurantes renovados, no casas ni negocios reciclados. Pero es un barrio muy lindo.

    ResponderEliminar
  3. mi viejo vivia entre carranza y cabrera... Vinohrady es unico como cada barrio de por aca, mas cheto que Zizkov pero auqnue con menos hospodas tiene sus joyas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario