30/11/07

El Reino

Encontré Království, o El Reino, gracias a la sección de Pubs de Praga en "The Good Beer Guide....", aunque al llegar me di cuenta que había pasado por su puerta en más de una ocasión. El lugar está en la calle Kubelíkova, a metros del famoso Palác Akropolis, (un antro de predición del tipo que tendría que existir en cada barrio), en el bohemio barrio de Žižkov.
Es un semi sótano, pequeño con dos salones. Me gustan mucho este tipo de lugares, en especial en invierno. Lo invitan a uno a quedarse y olvidarse del frío y el clima mientras se relaja y entra en calor. Pero además de éso, Kralovství lo hace sentirse a uno bienvenido desde el primer momento. Servicio agradablemente informal que prefiere recitar lo que hay en el menú del mediodía que dar un anónimo papel con la lista, que para ser sinceros no es muy extensa, una sopa y tres platos a elegir, más algo dulce al final, todo por 89Kc. Lo que he podido probar, si bien no me partió la cabeza, me pareció decente y se dejaba comer.

No fueron las ganas de saber qué se puede almorzar en Žižkov, lo que me trajo fue la cerveza. Casi toda la línea de Pivovar Černá Hora, incluyendo la excelente Moravský Sklepní Nefiltrované, desítka 2007 para SPP, ademúas de la Kvasar, otra ganadora este año para SPP.
Pero no es la muy buena cerveza ni la nada mala comida y el amable servicio, ni siquiera el celestial slivovice casero lo que ha hecho que Kralovství se convierta rápidamente en un favorito. Es la amtósfera, la sensación que tuve las aún pocas veces que lo he visitado de conocerlo por años. Realmente recomiendo visitar esta agradable hospoda no muy lejos del centro.

Kralovství
Kubelíkova 36
Praga 3 - Žížkov

29/11/07

Especiales

Es quizás la categoría que más mercado ha estado ganando recientemente. Se llama Speciál a toda cerveza elaborada a más de 13° Balling. Por ello, es la categoría más variada que abarca cervezas como la Sedm Kulí de Ferdinand, una semioscura con 5,5% de alcohol y con un agregado de hierbas, hasta la X33, con más de 12%.

Como era de esperarse las cervezas que llegaron al podío en la entrega de premios de SPP son muy distintas y cuál es la mejor depende mucho del gusto de cada uno. Las tres provienen de cervecerías que están creciendo tanto en el mercado checo, como en el de exportación. Se las está viendo más y más en Praga, en especial Svijany, y están ganando cada día más adeptos entre los consumidores del tipo conservador. A estas tres cervezas las conozco bien y desde hace mucho, pero ésta es la primera vez que las tengo en la misma mesa y las puedo comparar. No fue fácil, su contenido alcohólico obliga a tomarlas con respeto, y de hecho, tuve que hacer una pausa antes de empezar con la última.
Empecemos con el tercer puesto.
Primátor Exkluziv 16% (7%ABV), la cerveza más fuerte en el podio. El color es dorado algo más oscuro que la anterior, casi como el de miel bien refinada, coronada por una espuma que casi parece crema batida. En la nariz sentimos suaves aromas a almíbar y hierbas, diría delicados y agradables a pesar de no ser intensos. Al tomarla nos recuerda a frutas en almíbar, en especial ananá y duraznos. El final no es muy largo y predomina el ananá con el lúpulo que se asoma tímidamente. Es una cerveza con cuerpo sedoso que se deja tomar "demasiado" bien para su muy bien integrado contenido alcohólico.

El segundo puesto fue para Svijanský Kníže 13° (5,5%ABV). Los que siguen este blog ya saben de mi debilidad por el Pivovar de Bohemia del Norte. Es el que tomo en casa y casi todas sus cervezas, todas sin pasteurizar, se encuentran entre mis favoritas. Su 13% no es la excepción.
A la vista es una típica golden lager, con espuma bien blanca y esponjosa que al vaciar el vaso va dejando una linda estela. El aroma tiene un muy lindo equilibrio entre frutas tropicales y hierbas, con algo de vainilla en el fondo. No da ninguna sorpresa al tomarla, lo cual no está mál, las frutas y la vainilla, algo más presente, siguen ahí, acompañadas por un intenso sabor herbal. El final es propiedad casi exclusiva de los Saaz. Una cerveza que, gracias también a su baja y muy fina carbonación, se deja tomar muy bien.

La ganadora este año fue la Kvasar 14% (5,6%ABV) de Pivovar Černá Hora. Otra golden lager, pero en este caso con la yapa de haber sido elaborada con un agregado de miel. Tiene aromas interesantes, miel, pero no dulce y hierbas bien frescas con pasto recién cortado, agradable. Al tomarla nos sorprende el amargor del lúpulo que si bien es predominante no es persistente y contrasta muy bien con la miel que empieza a aparecer de a poco y que es lo que queda al final, sin que éste sea dulce. Es una cerveza rara y puede que no para todos los gustos.

Como dije antes, es muy difícil elegir entre estas 3 muy buenas cervezas. Paradójicamente la que menos me gusta es la Kvasar, mi paladar le pide un sabor a miel algo más intenso. En cuanto a sabor, me quedo con la Primátor 16°, es una cerveza espectacular, aunque no la podría tomar todos los días, para eso me quedo con la de Svijany.
Y lo mismo podría decir de la versión točené de cada una de ellas. Por suerte hay en Praga algunos lugares donde tiran estas cervezas y en estos días los estuve visitando. Según la cultura cervecera checa, hay dos elementos igualmente importantes a la hora de tomar una cerveza, quien la elabora y quien la sirve. Créanme, es verdad. Hay lugares que pueden arruinar una excelente cerveza. Afortunadamente las hospodas que tiran estas cervezas son de las que saben hacerlo. Lástima no poder encontrar ninguna que las esté sirviendo al mismo tiempo.

23/11/07

Con buen transporte

A primera impresión První Pivní Travaj (Primer Tranvía Cervecero) puede parecer un bolichón de mala muerte, y quizás a segunda y tercera también. Ubicado al lado de la última parada de la línea 11, en Spořilov, el punto norte del punto cúlmine del monumento a la retorcida mentalidad social comunista que es Jizní Město, un intermnable bosque de paneláky, esos típicos edificios de departamentos que se encuentran en cada cuidad de Europa Oriental. Nada más alejado de las multitudes turísticas, pero a la vez, bien fácil de llegar. Basta tomarse el tranvía 11.

Luego de tomar coraje y animarse a cruzar la puerta, vemos que lo que parecía otra de las millones de hospodas que sirven Gamáč y Pilsen Urquell, es algo mucho más interesante. Al entrar notamos una atmósfera bastante particular, un lugar chico cuyas sillas son en realidad asientos de tranvías viejos y las paredes están cubiertas de pinturas y posters rockeros. A la media tarde, extrañamente tranquilo, uno casi que extrañaría la ausencia del borracho semi desauciado tirando sus últimas coronas en la máquina tragamonedas mientras termina de arruinar su hígado con vodka barato, pero es sólo un instante.

Las sorpresas no terminan ahí, la cerveza es lo que me trajo a esta hospoda ganadora en su categoría en los premios SPP 2006. Por supuesto que sirven algo más y mejor que lo mismo de siempre, no me iría hasta allí sino. Primátor Weizen, la excelente cerveza de trigo elaborada por el gran Pivovar de Náchod, a 26Kc el medio litro bien bien tirado. Eso sería suficiente para hacerme ir hasta allí caminando, pero hay más; una cuarta cerveza que, en el estilo de Pivovarský Klub y Pivní Galerie, cambia constantemente. En una de mis visitas estaban sirviendo Svijanská Kněžna, cerveza oscura del año según SPP, en otra Opat 17°, una exquisita polotmavé con mucho cítrico y algo de caramelo en sus sabores y aromas. Probé también el nakladaný hermelín y no estaba nada mal.
Vale la pena aventurarse hasta ahí. No creo que el servicio hable otro idioma que no sea el checo, pero tampoco creo que les moleste si los bárbaros los visitan en cantidades moderadas.
První Pivní Tramvaj
Parada de tranvía Spořilov
Praga 4
Abierto desde las 14.00

22/11/07

Degustando

Invitado por la gente de Pivovarský Klub asistí a la degustación de los productos de Pivovar Strakonice.
Algunas de las cervezas del pivovar de Bohemia del Sur me son conocidas ya desde hace rato. Mi mujer tiene parientes en Strakonice, así que vamos por esos pagos de tanto en tanto. Igual, había algunas que no había probado nunca y, por otro lado, siempre es bueno asistir a esos eventos y conocer gente nueva.
Fue interesante, se presentaron seis cervezas (incluida una nealko), se proyectó un video sobre la cervecería y se les pudo hacer preguntas a los responsables de ella. Todo en el agradable y siempre lleno sótano abovedado del Klub.

Además de la ya mencionada nealko, los productos presentados fueron, Měsťanská Desítka, Strakonický Dudák 11° y 12°, Dudák Tmavý ležák y Velkopřevor 14°.
Me sorprendió gratamente la Nealko (sí tomé una cerveza sin alcohol y que!!) hacía mucho que no tomama algo de esta categoría, cuyo consumo gracias, entre otras cosas, a las cada vez más estrictas leyes y controles de tránsito ha estado creciendo mucho en este último par de años. El color es el de una lager suave pero con muy poca carbonación y un agradable aroma a mosto cociéndose. Al paladar no es nada del otro mundo y no se espera ello tampoco, pero es refrescante y hasta diría, más sabrosa que muchas otras lagers industriales que he probado alrededor del mundo.
Le siguió la 10°, una cerveza que conozco bien, y que siempre me ha gustado. Es la que toman mis parientes políticos en casa, y es una linda cerveza de mesa. Con muy poc carnocación, color típico de una golden lager y espuma bien blanca. Sus sabores son suaves con algunos toques de vainilla y hierbas y un refrescante final corto con hierbas.
La 11° fue la primera nota discordante de la velada. Es básicamente lo mismo que la desítka, incluso en el contenido alcohólico, 4.3% para la 10°, 4.5 para la 11°. Haciendo un esfuerzo la única diferencia que notamos es que la 11° es un poco más amarga, pero en una cata ciega no creo que se podría distinguir una de la otra.
La cosa mejoró un poco con la 12%, que sigue siendo una típica Pilsen Checa, ni mejor ni peor que otras industriales, quizás el aroma algo más frutal que el resto, pero ahí se queda.
La negrita es de un color rubí oscuro, casi como una polotmavé. A diferencia de muchas otras cervezas oscuras checas ésta no tiene ningún agregado de azúcar, sin embargo es más bien dulzona, tanto en su aroma donde predomina la vainilla, como en sus suaves notas acarameladas y avainilladas en el paladar. Nada mal, pero nada memorable tampoco.
Cerró la velada la nueva speciál, un segmento que está ganando cada vez más adeptos. La Velkopřevor es una cerveza fermentada a 14° en la escala Balling, un color dorado algo turbio e interesantes notas cítricas en su aroma. Al tomarla siguen predominando los cítricos, en este caso más hacia naranjas dulzonas con algo de hierbas ahí en el fondo. Buena cerveza, mejor que otras industriales similares, pero tampoco nada del otro mundo.
Ahora lo que más nos sorprendio, y en cierto modo no gratamente, fue que estas cervezas son todas sin pasteurizar. Y nos enteramos solamente porque el dato fue mencionado casi al pasar en el video informativo que nos mostraron. Simplemente no podíamos creer que algo tan importante no sea mencionado en la etiqueta, cuando en estos últimos años se ha convertido en un valor agregado para varios consumidores, y de hecho, cervecerías como Bernard, Svijany e incluso Pilsner Urquell han estado gastando fortunas para promover sus productos nepasterované. Cuando le pregunté a uno de los cráneos de la cervecería por qué no lo mencionaban, tendrían que haberle visto la cara.
La conclusión que sacamos es que, si bien la cervezas no están nada mal, la cervecería tiene mucho que aprender en tema de marketing. La 11°, por ejemplo, es un producto redundante, que a mi parecer tendría que ser eliminado y reemplazado por algo nuevo y distinto. Pivovar Strakonice evidentemente sabe como hacer cervezas, cuida sus procesos y aún utiliza métodos tradicionales de elaboración, no pasteuriza sus productos, y sin embargo es demasiado conservador.
No pudimos evitar comparar Pivovar Strakonice con Pivovar Náchod Primátor. Ambos son propiedad de sus respectivas cuidades, las cuales tienen casi la misma cantidad de habitantes. Sin embargo la gente de Náchod ha logrado convertirse en el Pivovar más innovador del país, con la línea más interesante y variada de productos entre las cervecerías industriales, ganando cada vez más mercado tanto en Chequia como en el exterior. Sería lindo que la gente de Strakonice siguiese el ejemplo.

16/11/07

Knedlíky

Más allá de lo que digan los críticos gastronómicos qué ricos que son los knedlíky cuando son caseros.

Houskové Knedlíky. La mejor guarnición de un guláš, o cualquier otro plato con salsas espesas y abundantes.

Ingredientes:
4 tazas de harina de campo
2 tazas de leche (leche en serio, no descremada), más si hace falta
20g de levadura
1 yema de huevo
80g de pan blanco, más o menos...

Preparación:
Ponemos la levadura en 3 ó 4 curacharadas de leche tibia y 4 ó 5 cucharadas de harina y lo dejamos levar en algún lugar calentito.
En un bowl ponemos la harina y hacemos un pocito en el medio donde agregamos el fermento, luego le ponemos algo de sal, la yema, la leche y amasamos hasta tener una masa tipo bollo de pizza. Agregamos entonces el pan curtado en cubitos, lo integramos a la masa que luego la rociamos con un poco de harina y la ponemos en un lugar calentito a levar por 20 minutos más o menos.
Para cocinarlos dividimos la masa en dos o tres partes iguales que le damos forma cilíndrica y los ponemos a cocer por 20 a 25 minutos en agua hirviendo con sal. Es importante mover los knedlíly mientras se hierven así se cocinan parejos.
Una vez listos se los retira del agua y se los corta en rodajas, la mejor manera de hacer esto, si no se tiene una herramienta especial, es con un hilo de algodón; lo pasamos por abajo del bollo y tiramos ambos extremos en dirección opuesta. Fácil.
Si no se quiere cocinar toda la masa de una vez, se puede envolver el resto en foil (siempre preparado en forma de cilindro) y ponerlo en el freezer para cuando se quiera usar.

Bramborové Knedlíky. Son muy buenos para acompañar carnes asadas, en especial cuando dejan algún juguito en la fuente de horno.

Ingredientes
800g de papas
1 huevo y 1 yema
250g de harina semi refinada
sal y (opcional) nuez moscada o pimienta blanca, un poco

Cocinamos las papas con cáscara (mejor hacerlo el día anterior) y cuando están listas las pelamos y las rallamos. Le agregamos la yema, el huevo la sal y la harina y lo mezclamos hasta tener una masa uniforme. Dividimos la masa en dos y a cada mitad le damos una forma cilíndrica de unos 5cm de diámetro y los ponemos a hervir 20m en agua con sal removiéndolos un poco para que no se peguen. Cuando están listos los retiramos y los cortamos en rodajas usando el mismo método que los houskové y los servimos.

Espero que los disfruten, si quieren alguna otra receta de knedlíky, solamente tienen que pedirla.

Dobrou chuť!!!!!!

15/11/07

Literalmente

Es uno de esos lugares que econtré por casualidad mientras deambulaba las mágicas callejuelas de Staré Město. Cerca de la plaza y el puente Carlos, a la vuelta del legendario Tygra, pero a la vez a años luz de toda esa vorágine. Literární Kávarna (Café Literario) Řetězová es de los que me gustan. Muebles clásicos, de madera con pinta de bien usada, acogedor; de esos que lo invitan a uno a quedarse un largo rato, quizás leyendo un buen libro y fumando un cigarro.

Elegí una mesa al fondo del salón y me puse a mirar las fotos en blanco y negro que adornan las paredes, todas de figuras literarias checas, en su mayoría, e internacionales, los techos abovedados y las alfombras persas en el piso.

Una de las cosas que más me gustaron y que más me invitaron a entrar a esta kavárna es su selección de cervezas, Bernard, nada menos. Tiran las variantes desítka, světlá dvanactká kvansicové y la genial tmavé speciál 13°, una fantástica cerveza negra sin pasteurizar ni filtrar y, como la anterior, muy difícil de conseguir en Praga.

Empecé por la dvanáctka, me dejé llevar por sus frutales sabores mientras absorvía la atmósfera del lugar y sacaba algunas fotos, dejando que mis pensamientos vayan de paseo. La seguí con su hermana negrita, sus intensos y tostados sabores que me invitaban a tomarla de a poquito y a relajarme. Tenía un libro abierto, pero ni me molesté en leerlo, estaba demasiado relajado, casi en meditación zen.

Al mediodía se ofrece un menú, una sopa y algún plato principal,el resto del menú de bebidas no presenta demasiadas sorpresas, me quedé con ganas de probar el Svařák, pero luego de las dos cervezas no me pareció buena idea. De todos modos, Literární Kávarna Řetězová es un lugar muy lindo para sentarse a descansar los pies y refugiarse en estos agradablemente fríos días que estamos sufriendo.

Literární Kávarna Řetězová
Řetězová 10
Staré Město, Praga 1


Y si lo encuentran lleno, sólo tienen que caminar unos escasos 100m en dirección al río, donde Řetězová se convierte en Anenská. Allí van a encontrar Konírna un pequeño, pero acogedor café-bistro donde también sirven Bernard y además ofrecen salad bar y algo para acompañar las Bernard que allí también se sirven, en este caso, desítka, polotmavé 11° y dvanactká.

10 vs. 10

Tal cual prometí cuando relaté mi celestial experiencia en la entrega de premios de SPP, empecé a probar los ganadores en cada categoría. He aquí el reporte de la primera de ellas, Desítka roku.
Para los que no saben, se llama desítka a aquellas cervezas fermentadas a 10° según la escala Balling, es decir con una densidad de azúcares al inicio de la fermentación de 10%. A veces se las llama también vyčepní, algo así como cerveza tirada, en español. Suelen tener un contenido alcohólico de alrededor de 4% por volúmen y es el estilo más popular en Chequia. En términos generales, no son cervezas con demasiado carácter ni complejidad, son más para calmar la sed o sentarse a tomar más de la cuenta con amigos que para degustar. Su relativamente bajo contenido de alcohol y, cuando bien hechas y bien tiradas, su baja carbonación las hacen muy apropiadas para esos tórridos días de verano, o para acompañar una parrillada de todo el día. Para los que estamos acostumbrados, tomarnos 10 (servidas en vasos de 0.5l) en una sentada, no es demasiado trabajo.
Como había dicho entonces, los tres primeros puestos fueron los siguientes:
1- Moravské Sklepní Nefiltrované (Černá Hora).
2- Březňák Světlé výčepní (Velké Březno) (Lamentablemente no pude conseguirla)
3- Bernard Desítka

Empezamos por la 3°. Pivovar Bernard es uno de los pioneros en promover las cervezas sin pasteurizar, y el primer Pivovar independiente que le salió a dar pelea a los grandes. Su desítka es algo que hacía mucho que no probaba y fue un agradable reencuentro. Al servirla no vemos nada ajeno a una buena lager, color dorado, espuma blanca y bastante persistente, a la vista, podría ser fácilmente confundida con una cerveza más fuerte. A la nariz notamos más que nada frutas con casi nada de lúpulo. Lo mejor se lo guarda para el final, al tomarla, que nos regala con un sabor muy herbal y refrescante con un relativamente corto final frutal. Eso, y sus 3,8% de alcohol la hacen una muy linda cerveza para tomar en verano y de lo mejor en su categoría, por cierto.
Y ahora la ganadora. Černá Hora es un pivovar de Moravia, no lejos de Brno, del cual ya hablé en su momento. No conocía este miembro de su más que interesante línea de productos, así que mi expectavia era muy grande. Dicen algunos que cuanto más grande la expectativa, más grande puede ser la decepción, por suerte éste no fue el caso con Moravské Sklepní Nefiltrované, sino todo lo contrario. Ya a la vista es una cerveza distinta, no muy diferente a muchas otras que he tomado en brewpubs. Es realmente sin filtrar, con un atractivo color dorado opaco y una espuma espesa y persistente. A la nariz nos llegan suaves aromas frutales bien balanceados con hierbas frescas. Al paladar es simplemente espectacular, es una cerveza con bastante lúpulo y muy lindo cuerpo; intensos sabores herbales que casi bailan con la fruta y que dejan unos suaves y agradables toques picantes. Es una cerveza que me gustaría poder tomar todos los días en casa. Muchas 12° industriales quisieran ser como ella. Es, creo, la mejor desítka industrial que he tomado.

El primer premio, a mi gusto, es más que merecido. Felicitaciones a la gente de Pivovar Černá Hora. Espero poder conseguir esta joya en Praga. Dios mío, lo que debe ser esta birra fresca del grifo!!!

11/11/07

Cayó la primera....

Fue parte del delicioso botín que me traje de la fiesta del martes y una de las únicas dos que no había figurado en ninguna de las listas de ganadores.
Pivo Hotel Beránek es una rareza, sino algo único en el mercado checo. He intentado contactar a la gente de Chodovar y el Hotel para saber si es una partida "custom made" o es simplemente la misma cerveza con otra etiqueta, pero no he obtenido aun respuesta.
Me inclino por la primera posibilidad. Pivo Hotel Beránek es una 13° envasada en una linda botella con tapón de cerámica, como se hacía antes. Chodovar presenta uno de sus productos de esta forma, sin embargo, su 13° la Zamecký Ležák Special viene en botella común y es muy distinta a esta. Lo mismo la Skalný Ležák, que es la que se envasa en este tipo de botella (he degustado ambas y ya tendrán su entrada dedicada).
El martes ver esta cerveza nos puso a hablar de lo bueno que sería lograr que restaurantes de categoría encarguen partidas especiales a cervecerías que tienen capacidad, pero no volumen. Podría significar una explosión en la variedad de cervezas y algo muy bueno tanto para la industria, como para los consumidores. Claro que esto tendría que ser hecho por gente que sepa de pivo del lado de los restaurantes, algo que lamentablemente no parece ser el caso incluso en Chequia.
Pero ahora a la cerveza. Lo primero que me llamó la atención era la enorme cantidad de sedimento en el fondo, lo cual no se ve demasiado en lagers embotelladas y prometía entonces una cerveza sin filtrar de cuerpo interesante.
Al servirla la promesa seguía, una impresionante espuma que no bajaba nunca y un color hermoso, ámbar, pero que no llegaba a ser una polotmavé y con algo de turbiedad. Ya no podía esperar a probarla, pero me contuve lo suficiente para hacer las fotos.

Acerqué el vaso a la nariz y casi no sentí casi nada, bueno, dije, a lo mejor está todavía un poco fría y la espuma no deja pasar los aromas. La dejé reposar un poco mientras servía la cena y volví a intentarlo, ahora sí, unas suaves y demasiado sutiles notas acarameladas, casi nada de hierbas y alcohol, las promesas se estaban empezando a desmoronar como las de un político apenas electo; y al degustarla ya es un político que ha asumido su cargo, a la cerveza le falta cuerpo y, aun más, intensidad de sabores, es chata, con un final casi instantáneo. Decepcionante. La Rohozec 12° que tomé mientras preparaba la cena es mucho más que esta que es supuestamente es una partida especial.
Lo que me gustaría más que nada saber es, como dije antes, si esta cerveza es una partida especial o no, y si lo es, quién fue el que la diseñó. Si fue el cliente, evidentemente no sabe mucho de cervezas, y si fue la cervecería, no creo que el cliente se haya molestado demasiado en probar el resultado. En cualquiera de los casos, una pérdida de tiempo y dinero, hubiese bastado con comprar una buena 12° industrial y el resultado hubiese sido mejor.
Qué oportunidad perdida.

8/11/07

En el Olimpo

La noche anterior era tal la expectativa que me costó dormir.
Después de cumplir con la única clase que no había podido reprogramar para el jueves, salí corriendo al Hotel Beránek donde la gente de SPP (Sružení Prátel Piva) se iba a juntar antes de arrancar hacia Zvíkov. Creí que el hotel era el punto de reunión, pero cuando llego tenía un SMS de Evan diciendo que estaba en el salón de conferencias tomando Chýně. En menos de un segundo estaba allí, fui recibido por Aleš Dočkal (uno de los dueños de Pivovarský Klub y Dum) y Ladislav Veselý (el creador de la X33). Evan ya me esaba sirviendo un vaso del elíxir que es la 12° de Chýně mientras firmaba al lado de mi nombre en la lista de invitados (no sólo mi nombre, pero también figuraba como filósofo cervecero).
Unos minutos después de las 10 uno de los capos de SPP nos pidió que nos vayamos preparando para ir al bondi. Agarré una de las botellas de Pivo Hotel Beránek que había en la mesa, la metí en la mochila (iba a ser la primera de muchas del botín) y subimos al autobús que nos llevaría a Zvíkov.
Con Evan nos dimos cuenta rápido que la cerveza Hotel Beránek no había sido elaborada por ellos, sino por Pivovar Chodovar, eso nos dio un buen tema de conversación, a la cual se sumó Aleš Dočkal, sentado justo adelante nuestro. Los tres coincidimos que sería un excelente negocio para pivovary chicos que tienen capacidad sin uso y para restaurantes, hoteles y hasta empresas que quieran ofrecerle algo nuevo y distinto a sus clientes.
Las dos horas que duró el viaje nos dio la gran oportunidad de sentarnos a charlar tranquilos con Aleš Dočkal, quien siempre está muy ocupado en los Pivovarský. Hablamos, como no podía ser de otro modo, de cervezas, de la industria cervecera y fue realmente interesante enterarnos de muchos chimentos y de sus proyectos.
Cuando llegamos fuimos amablemente recibidos por la gente del SPP que ya estaba en el lugar. El salón de entrada al restaurant de Pivovarský Dvur Zvíkov hubiese sido más que suficiente para dejarlo a uno más que contento. Una al lado de otra habían mesas con grifos sirviendo Svijany, Rohozec, Bernard, Klášter además de Joe's Garaž y Svatý Norbert (dos artesanales de las que hablaré más tarde), en el medio de todo esto, una mesa con cajas de regalo de Černá Hora, un pivovar de los más interesantes del pais. Todo gratis!!!! Incluyendo las botellas que estaban en exhibición.
Con Evan atacamos la Rohozec 11°, algo livianito para calmar la sed del viaje. La tomamos rápido porque nos dimos cuenta de la Joe's Garage, que es algo nuevo nuevo que ninguno de los dos conocíamos. Estaban sirviendo la tmavé, así que nos pedimos un vaso cada uno.
Antes de pegar el primer sorbo, y temiendo hacer papelones luego sugerí que nos busquemos una mesa para ponernos a escribir sobre el evento y, especialmente sobre las cervezas que nos ibamos a tomar. No es que me haya tomado el rol de cronista muy en serio, pero pensé que de esa manera nos ibamos a poder mantener medianamente sobrios hasta el final del día.
El salón de abajo ya estaba lleno de dioses cerveceros y otros asistentes. Evan me presentó con algunos de sus conocidos y nos encontramos una mesa arriba, en la galería. Armamos campamento y le dimos a la Joe's Garage tmavé la atención que se merecía.
DIOS MÍO!!! Qué birra de la recontramilostia!!! Oscura como el futuro y aún más turbia. En el aroma notamos frutas tropicales y algo de hierbas que contrastan de manera notable con el intensamente seco sabor, lleno de notas de cacao tostado y con un final más que interminable. Nos enloqueció a los dos. Pero lo mejor fue que pudimos además compararla con la también brillante tmavé 13° de Zvíkov, una de las cervezas de la casa. Ambas están elaboradas con los mismos ingredientes, maltas pilsen, maltas caramelo y maltas tostadas en distintas proporciones, además de lúpulos Saaz y agua, claro y ambas tan diferentes.
Pero llegó la entrega de premios, que es la excusa principal para esta reunión, y que por suerte la hacen rápido para que los asistentes se puedan concentrar en lo importante, disfrutar de buenas cervezas.
Los premios fueron entregados rápido y con poca ceremonia, los ganadores respondieron algunas preguntas de los maestros de ceremonias (gente que quisiera ser más graciosa) y todo fue cerrado por el presindente de SPP con un corto discurso que hablaba del futuro inmediato, tanto de la organización como de la industria cervecera en su totalidad.
He aquí los premiados:

Desítka roku
1- Moravské Sklepní Nefiltrované (Černá Hora). La única desítka industrial sin filtrar y parte del botín que llevé a casa.
2- Březňák Světlé výčepní (Velké Březno)
3- Bernard Desítka

Jedenáctka roku 1- Klášter Ležák 11°
2- Zlatopramen 11°
3- Svijanský Máz

Dvanáctka roku 1- Březňák světlý ležák
2- Opat (Pivovar Broumov)
3- Bernard Světlý ležák - También en el botín

Speciál roku 1- Kvasar (Černá Hora) - Otra en el botín
2- Svijanský Kníže 13°
3- Primátor Exkluziv 16°

Polotmavé Roku 1- Skalák řezaný ležák (Rohozec). La pudimos probar justo después de haber recibido el premio, y la verdad que no nos convenció para nada. Me quedo con la que sigue..
2- Primátor Polotmavé 13°. Ésta sí es una buena birra
3- Démon (Pivovar Lobkowicz) y Staropramen Granat, lo único decente que sale de Smíchov.

Tmavé Roku 1- Svijanská Kněžna
2- Budvar Tmavý ležák
3- Bernard specialní černé pivo, otra que tuvo la suerte de caer en mis manos.

Nealko Roku 1- Bernard Free
2- Staropramen nealko
3- Radegast Birell

Minipivovar Roku 1- Klašterní Pivovar Strahov. Este fue una suerte de sorpresa para nosotros. Si bien las cervezas no están mal, no valían el precio que las cobran, aunque esta vuelta nos fascinó la Svatý Norbert jantar.
2- Pivovarský Dvůr Zvíkov
3- Malostranský pivovar Velké Meziříčí

Pivovar Roku 1- Pivovar Náchod, Primátor. Y bien merecido que lo tiene.
2- Rodinný Pivovar Bernard
3- Pivovar Svijany

Sládek (Maestro Cervecero) Roku Josef Krýsl, autor de la Joes Garáž y que pronto abrirá su propio brewpub en Praga.

Hospoda roku Restaurace v Zelený, Rokytince nad Jizerou. No creo que la visite pronto.
(Gracias a la gente de SPP por darme el impreso con el listado de los ganadores, estaba demasiado ocupado piveando como para tomar nota)


En tanto me sea posible conseguirlas, tengo pensado evaluar cada uno de los premiados en cada categoría, menos nealko, y darles mi opinión al respecto.

Luego que los premios fueron dados, se materializó la comida. Un buffet con carnes ahumadas, jamones y quesos, todo de buena calidad, queso de cerdo casero, algunos pickles y conservas, verduras y un muy buen guláš, todo acompañado por pan horneado en el restaurant. Todo muy rico y en grandes cantidades, ideal para ayudarnos a seguir tomando.
En total probé 15 cervezas distintas, algunas varias veces. Las dos ganadoras, sin dudas fueron Joe's Garage tmavé y la Sv. Norbert Jantar, una cerveza de intenso color ámbar, bastante turbia, con deliciosas notas de pomelo y hierbas en el aroma. Al tomarla primero sentimos un sabor cítrico bastante seco y agradabe, seguido por otro dulce, casi meloso. Muy bien balanceada en todos sus elementos y muy rica, no podíamos parar de tomarla. Otra que vale la pena mencionar es la Zvikovský Rarášek, que me gusta más y más cada vez que la tomo.
La decepción nos la dio la Zvíkov 26°, la venden como el Oporto de las cervezas, la presentación es una botella de 0,75l acompañada por copitas, todo en una elegante caja de madera al módico precio de 1000Kc (37EU), para el evento abrieron un barrilito y la servían tirada. Comparándola con la X33, se queda muy atrás, ambas se reposan por casi un año, ambas con alto contenido alcohólico, en este caso 12%, ambas oscuras. La diferencia es que en la 26 uno siente el alcohol en el aroma, que no es tan intenso como el de la X33, y lo mismo se puede decir del sabor, le falta complejidad. Por otro lado, tiene potencial, coincidimos con Evan que una botella de esta cerveza, guardada en condiciones adecuadas puede llegar a evolucionar muy bien luego de un año o dos. Pero así fresca, no le hace sombra a la X, y la verdad que no sé si quiero gastar tanta plata para ver si tengo razón.
El resto de la lista de las 15, es el siguiente.
Chýně 12
Rohozec 11 sv.
Rohozec 11 řezané
Svijanský Kníže, la cual tuve oportunidad de tirar mi propio vaso....
Joe's Garage Fat Boy, polotm., que no nos pareció tan buena como la tmavé
Svatý Norbert tmavé, rica, pero gusto mucho más la jantar.
Klášter 11, siempre linda
Bernard 12
Zlatý Labuť 11° Světlý, Zlatý Labuť 13° Světlý y Tmavé, Rarášek, todas de los anfitriones y todas muy buenas.

Hubo también una excursión a los sótanos del pivovar, donde se aclararon muchos detalles técnicos de la producción de las muy buenas, pero ya no estaba en condiciones de seguir tal conversación en checo y me limité a hacer algunas fotos.
Fue la verdad, un día espectacular, donde la pasé muy bien; pude conocer gente interesante y tomar deliciosas cervezas, todo gratis. A la vuelta siguió la conversación con Aleš Dočkal, hasta que se quedó dormido.
Llegué a casa a eso de las ocho y media en sorprendentemente buen estado.
Ya estoy esperando la entrega de premios del año que viene.

Los dejo con unas fotos...



Recepción de ensueño


Todo listo para la entrega de premios


Primátor, Pivovar Roku 2007


Un duro día de trabajo



La gente de Svijany contenta con todos sus premios...



Tanto que me dejaron servir mi propia cerveza, y no me salió tan mal.


Imágenes de las enrtañas del pivovar Zvíkov


Mesa de dioses cerveceros


El botín que llevé a casa, no traje más porque no me entraba en la mochila

7/11/07

El caballo blanco de San Martín

Svatý Martin, o San Martín viene en caballo blanco según la leyenda. No es un color del todo caprichoso aunque algo más mítico que el famoso matungo del libertador. Históricamente es alrededor del 11 de noviembre, día de San Martín (versión cristianizada del dios de la guerra romano Marte), que caen, siempre y cuando el calentamiento global lo permita, las primeras nevadas del año.
Pero es una fecha importante para los productores de vino. Svatomartinské víno es la respuesta checa a uno de los más grandiosos inventos del marketing, le Beaujolais nouveau. En el caso francés, es una manera de las bodegas de utilizar sus sobrante de uvas de la cosecha anual y cobrarnos un buen dinero por el privilego. La versión checa es algo parecido que ha empezado a ser promocionada más agresivamente desde hace un par de años.
Pero, según la historia oficial, la historia del vino sanmartiniano es bastante más antigua, 500 años o más. Es para estas fechas que los productores podían empezar a ver los resultados de la cosecha anual. Algo muy importante en especial para los vineros caseros o con muy bajo volúmen de producción, ya que para entonces el stock de la cosecha anterior podría haberse agotado.
Al igual que el Beaujolais, el Svatomartinské no es un vino de guarda, es más bien un vino de mesa glorificado que tiene que beberse rápido. A diferencia del francés, el vino nuevo checo también se puede conseguir como blanco. En el caso de los tintos, es conveniente prestar atención a los varietales modrý portugal y svatovavřinecké, y en el de los blancos, Müller-Thurgau; que según los que saben, son las uvas que mejor se expresan en los vinos jóvenes.
Para aquellos de ustedes que sienten curiosidad y quieren probar alguno de estos vinos, el domingo 11 de noviembre, a las 11hs. se presentará la cosecha de este año en Ovocný Trh, en la cuidad vieja. Si están por ahí, y no tienen nada mejor que hacer en el feo día que seguramente será el domingo, puede llegar a ser interesante. Si se lo pierden y aún quieren probar Svatomartinksé víno, van a poder conseguirlo en cualquiera de las muchas vinotecas de Praga. Pero atención, habrá que estar atento y buscar el logo oficial del vino en las botellas, San Martín en su caballo blanco.

4/11/07

Imprescindible...


Por fin la promesa se cumplió. Después de varios meses de pelearse con sus editores, CamRa (Campaign for Real Ale), Evan Rail me hizo llegar una copia de su libro "The Good Beer Guide - Prague & The Czech Republic". Antes de continuar con mi comentario sobre el libro, debo aclarar, especialmente para aquellos de uds. que no leen este blog a menudo, que Evan Rail es un buen amigo mío. Nos conocimos hace unos meses en la presentación de Master, en Pivovarský Klub, resultó que tenemos gustos parecidos y la misma idea de lo que debe ser una buena cerveza. Aclarado esto, siguamos.
CamRA es una asociación de consumidores británicos que, allá por los años 70, cansados de la baja calidad de las cervezas locales decidieron tomar cartas en el asunto e intentar mejorar el panorama. Hoy, con más de 30 años de existencia ha ganado bastante influencia en la industria y lleva publicados varios libros bajo el título de "The Good Beer Guide" (Guía de la Buena Cerveza).
Éste es el primero que publican en el país de la mejor cerveza y para hacerlo eligieron a Evan, quien ya lleva viviendo en Chequia siete años y de cerveza sabe bastante. Para escribir este libro se tomó un año en el que viajó alrededor del pais visitando todas y cada una de las cervecerías que aquí operan, desde la industrial más grande hasta la artesanal más chica, probando la mayor cantidad de cervezas posible.
El libro está dividio en varias partes. Empieza por una reseña histórica de Chequia, incluyendo lo que respecta a la industria cervecera. Información para turistias, más o menos parecido a lo que se pueda encontrar en cualquier guía. Al final de esta parte se explica cómo usar la guía y el criterio que se puso a la hora de calificar las cervezas. Todo precedido por un prólogo y una intersante columna del presidente de SPP, la versión checa de CamRA.
La segunda parte es la más jugosa e interesante, el viaje por cada rincón de Chequia visitando cada una de sus cervecerías y brewpubs. Todo está ordenado por región y por condado. Cada pivovar tiene su espacio donde se hace una breve reseña de su historia y, en algunos casos, se dan muy necesarias instrucciones de cómo llegar hasta allí, todo condimentado con datos útiles para el turista, más recomendaciones de algunas hospodas locales. La última parte del libro está dedicada a hospodas en Praga y Brno, aquellas donde se puede encontrar pivo de cervecerías más chicas, o donde las super industriales se expresan mejor.
Todas las 450 cervezas que Evan probó en su sacrificado año están calificadas con un sistema de estrellas, común a todos los otros libros de CamRA. Más allá de que se pueda o no estar de acuerdo con algunas de las calificaciones, sé que éstas son su honesta opinión, que al fin y al cabo, no deja de ser subjetiva.
Es un muy buen libro, no sólo para aquellos que aman la buena cerveza, sino también para aquellos que ya han estado en Praga, se enamoraron de la ciudad y quieren volver, pero también visitar algo más. Este libro les da una muy buena excusa para ir y descubrir todo lo lindo que Chequia tiene para ofrecer. Y claro, aquellos cerveceros que ya sea por distancia, tiempo o dinero no pueden llegar hasta estos pagos, igual podrán disfrutar del libro gracias a la muy bien detallada explicación de cada uno de los estilos de cerveza checa, y claro, poder soñar con algún día con probar algunas de ellas....
Lo único malo que es que ya desde el día que salió a la venta, quedó desactualizado ya que, por suerte varios nuevos pivovary se han abierto, junto con otros que ya están planeados (de hecho, hay una sección dedicada exclusivamente a ellos), nuevas cervezas han aparecido en el mercado y algunas de las hopodas han cambiado sus proveedores... Buenas razones para que haya una segunda edición y se puedan corregir esos errores y omisiones de la primera.
Lo recomiendo muy en serio, levanto mi půl litr en honor a CamRA y Evan Rail. Es un libro que comprueba lo que hace rato vengo diciendo. Chequia es mucho más que Praga y Pivo es mucho más que Pilsner Urquell.

2/11/07

Negrita Sabrosona

Třeboň es una muy bonita cuidad de Bohemia del Sur, no muy lejos de České Budějovice, y es también hogar del Pivovar Regent. Uno de los más antiguos de Chequia, fundado en 1379. Otrhora uno de los más prestigiosos del pais, que luego de sobrevivir los años de colectivización comunista, casi muere en la deprededación capitalista de los 90.
Hoy el pivovar parece estar recuperándose, al menos en lo que respecta a la calidad de sus productos, aunque no en el mercado perdido.
En una de mis visitas habituales a Pivní Galerie decidí llevarme, entre otras cosas, la Premium Tmavý Ležák 12° para tomar en casa, y compartir mi experiencia.
Siempre me gustó mucho la etiqueta retro de esta cervecería. He visto botellas viejas, y no ha cambiado casi nada. El símbolo en el centro es la rosa de los Schwarzenbersk, los antiguos dueños del pivovar y de gran parte de Bohemia del Sur, luego de la batalla de Bilá Hora.
Al servirla notamos una cerveza intensamente oscura, casi negra, con destellos ocres y con una persistente espuma beige claro. En el aroma predominan hierbas desecadas, tostadas quizás, con algunos toques de caramelo en el fondo. Al tomarla nos regala al paladar con sabores secos, con notas de cacao tostado y algo de té negro un poco demasiado fuerte, my diferente a la mayoría de las tmavé checas que tienden a ser más dulzonas. El final es laaaaaargo, amargo y muy agradable, queda en la boca varios minutos luego de terminar el vaso diluyéndose lentamente.
No me acuerdo haberla tomado antes, pero creo que no la conocía, así que fue una muy agradable sorpresa.
Mientras la tomaba lamentaba no tener a mano una tabla de carnes y quesos ahumados caseros, acompañados por los pepinos en vinagre que hace mi suegra y pan de centeno de Šumava. En una tarde otoñal como las de estos días, la combinación nos hubiese dado un rato más que agradable.
Na Zdraví!!!

1/11/07

Estos sí que son amigos!!!!

El otro día recibo en mi casilla de e-mail un mensaje de Evan Rail con el siguiente adjunto.

Para hacerla corta y no perder tiempo traduciendo. Es una invitación a la entrega anual de premios del Sdružení Prátel Piva. La Asociación de Amigos de la Cerveza, el equivalente checo a CamRA. Un grupo de aboga por las cervecerías independientes y artesanales de todo el país y que se toma a la cerveza muy en serio pero sin solemnidad.
Mi primera reacción fue: UFA!!! Un martes, día que tengo mucho laburo. No puedo ir. Pero para la mañana siguiente había cambiado de opinión y decidí que asistiría. Cómo me lo podía perder.
Evan, que ya estuvo en un par, me dijo que la entrega de premios está muy buena, que se pueden tomar todas las cervezas presentadas, además de tener la oportunidad de conocer a los que las hacen. Como si esto fuese poco, este año el evento se realiza en Pivovarský Dvůr Zvíkov, al que visité hace poco. Por supuesto habrá una crónica de tan magno evento en este blog, o de lo que me acuerde de él.

Cambiando el ángulo de la información. Pivovarský Dum ha decidido que, a partir del 29/10, toda la hospoda-pivovar será no fumador. Bienvenida decisión, aunque no muy sorpresiva, dado que sólo uno de los salones, y el más chico, estaba reservado para fumadores.

Los ganadores son...

No me puedo quejar, pero esperaba algunas movedades más interesantes. Hubo cosas nuevas, pero medio que se quedaron atrás, en especial la weissbier de Bon, que de cerveza blanca tiene muy poco y de gusto azucarado tiene demasiado. No le gustó a nadie. Es la primera partida de una cerveza de trigo que el buen pivovar de Zlinský Kraj hacía, y me parece que no les salió tan bien como querían, esperemos que la próxima sea mejor.
La sorpresa del mes fue la Chilli Beer de Pivovarský Klub. La única vez en mi vida que probé algo similar fue una experiencia bastate traumática de la que no quiero hablar, pero el otro día, cuando me di una vuelta por la celebrada hospoda pivovar, la vi como cerveza del mes y no me pude resistir. No esperaba gran cosa, ya que algunos de los experimentos de esta gente no son de lo mejor, pero me sorprendí gratamente al recibir un vaso con una cerveza de aspecto muy agradable, a la vista, una semioscura con tonos más rojizos lo habitual. El aroma seguía las características de una buena polotmavé checa, con notas de miel y caramelo jugando con aromas herbales y alguna especia ahí en el fondo. Al tomarla esperaba que mis papilas gustativas fuesen arrasadas y hechas polvo por un picante intenso, pero en lugar de eso, lo que recibí fue una suave cerveza con elegantes notas frutales y un lúpulo muy bien equilibrado, la nota exótica se notaba más como un regusto, casi tímidamente, al principio. Para el final del vaso mi paladar había sido furtivamente invadido por un agradable picante que, a pesar de su persistencia, no intentaba tapar el resto de los sabores. Me tomé sólo un vaso y me quedé con la intriga de cómo hubiese sido tomarme otro. Pero igual quedé muy satisfecho.
Pero en tema de cervezas artesanales, el premio se la lleva la corpulenta Porter 14° del siempre genial Pivovar U Bulovky. Una cerveza de color marrón oscuro y opaco, casi como el agua de un río caudaluso pero sin ese aspecto de suciedad. Una espuma cremosa tanto en color como en consistencia. A la nariz, lo que predominan son manzanas verdes asadas, bien otoñal. Al tomarla sentí levadura, las mismas manzanas del aroma sumados a un final con bien equilibradas notas herbales y melosas. Muy rica. Demasiado Rica.
Entre las embotelladas industriales, me gustaron mucho dos, Regent Tmavé y Chodovar Zamecký Ležák. Que tendrán sus respectivos posts pronto.
Ah! Y casi que me olvidaba. Evan Rail me trajo de Bohemia del Norte una botella de Vendelín Polotmavé 13°, además de, por fin, una copia de su libro, que también tendra su post, porque está muy bueno. Que buena cerveza, por favor!!!! Algo parecida a la Oldgott, pero más dulzona gracias a las más acentuadas notas de vainilla. El final es agradablemente amargo, aunque no demasiado largo. Muy linda y muy bien hecha cerveza...

Bueno, a la final, no estuvo tan flojo, porque tambien pude probar la muy buena, aunque nada sobresaliente Opat Kvasnicové, además de la Rohozec y Svijany que tengo la desgracia de tomar en casa....
Saludos a los ganadores....