16/12/07

Tragos navideños

Los mercados de navidad, en especial el de Staromák (Plaza de la Cuidad Vieja) y el de Nam. Míru, son una de las cosas que más me gustan de las fiestas en Praga, tienen una muy linda atmósfera muy bien descripta en esta nota en El Día de Praga. Pero los de las plazas no son los únicos, cada año se lleva a cabo otro, muy interesante más que nada para compras en el centro de exposiciones, Vystaviště. Durante la primera semana haz sólo un mercado de navidad donde se pueden comprar adornos y diversos tipos de regalos a buenos precios, pero el último fin de semana antes de la pausa navideña abren otros dos mercados, uno de cerámicas y otro, que es el que realmente me llevó allí, de cerveza.
Para ser sincero esperaba algo más grande, con casi todas las cervecerías checas presentando sus especiales de navidad, así que me decepcionó un poco ver que había sólo unos diez stands, tres de los cuales con cervezas importadas. La cantidad no lo es todo, lo más importante es la calidad, y eso por suerte sobraba en Vystaviště.
Entre los pivovary industriales que estaban representados se encontraban Bernard, Svijany, Holba, Opat, Herold, Jihlava, Rohozec, Klášter y Primátor, ya sea por la cervecería misma o por distribuidores. Había también un stand donde se podían comprar vasos y dos cervecerías artesanales con su propio stand, Pivovarský Dum y Žamberk.
El primero ofrecía a los visitantes su vieja y querida Stěpán, quizás la mejor golden lager que se puede tomar en Praga, y su maravillosa Double IPA, una de esas cervezas que uno querría tomar todos los días de su vida. Amarga y frutal a la vez, elaborada, entre otras cosas con tres tipos de lúpulo (dos ingleses y Saaz que es lo que le otorga ese sabor tan redondo y delicioso). Žamberk, por su lado presentaba dos, bueno en realidad tres. Sus propias Jantár e Imperial Stout y la que su maestro cervecero, Zdeněk Kalous para el nuevo Brewpub que está por abrir en la Cuidad de Hradec Králove, Hradecký Lev. De este stand probé la Patrior the Hradec Králove y la Stout. La primera, una interesante lager con un delicado cuerpo cremoso con notas a frutas y algo de vainilla en el fondo, linda cerveza que se dejaba tomar muy muy bien; la segunda, una rara avis en muchos sentidos, primero, es una top fermented y segundo y más notable, sus ingredientes, maltas de trigo y cebada y cebada sin maltear además del lúpulo. Todo junto le daba a esta oscura maravilla un sabor muy extraño y exótico, difícil de definir por su complejidad, pero con muchas especias jugando con un intenso sabor tostado, deliciosa.
Entre las importadas habían un distribuidor de cervezas especiales belgas que presentaba a los ricos sospechosos de siempre, otro con una cartera de productos que incluía Grolsh, Sidra Strongbow y la australiana Foster's (nadie me puede explicar quién en su sano juicio querría tomar una lager hiperindustrial como ésta en Chequia, pero eso es otro tema) y Kaltenecker una cervecería artesanal de Rožňava, Slovakia, que la verdad no deslumbró. Había en una ocasión probado su Tmavé Special y no me había gustado y hoy, cuando probé su Zazvorové Pivo (saborizada con gengibre) no pude pasar más de un trago porque era muy muy fea.
La estrella de la noche, sin embargo, fue la Old Ale. Una cerveza diseñada por Jan Šuran de Pivovarský Dum, conteniendo 9 tipos distintos de levaduras de origen yanqui y elaborada exclusivamente para esta feria en Žamberk. Esta corpulenta cerveza de color ámbar oscuro era para tomarla con mucho respeto debido a su 8,2%ABV. Sus intrigantes sabores y aromas nos confundieron haciéndonos creer que estaba elaborada con algo de trigo, cosa que confirmada como errónea por Honza Kočka, el responsable de Svět Piva y organizador del evento. Mientras tomábamos esta maravilla Honza nos comentaba sus planes de abrir una microcervecería en Alemania, a metros de la frontera Checa y ponerse a elaborar todo tipo de locuras que puedan llamarse cervezas.
Seguimos tomando un poco más en otros stands y charlando sobre cervezas, aporveché la buenísima oferta de Primátor y compre un sixpack de su sobresaliente English Pale Ale para acompañar la cena de nochebuena en lo de mis suegros. Todo esto mientras mi media naranja recorría con ganas el mercado de cerámicas y el de navidad gastando bastante dinero en regalos para toda la familia.
Otro lindo evento organizado por el mundo cervecero checo. Espero que haya más durante todo el año.


El ala del salón de exposiciones donde estaban las birras


La parte donde estaban las cerámicas

La deliciosa oferta de Primátor

No hay comentarios.:

Publicar un comentario