Ir al contenido principal

Knedlíky

Más allá de lo que digan los críticos gastronómicos qué ricos que son los knedlíky cuando son caseros.

Houskové Knedlíky. La mejor guarnición de un guláš, o cualquier otro plato con salsas espesas y abundantes.

Ingredientes:
4 tazas de harina de campo
2 tazas de leche (leche en serio, no descremada), más si hace falta
20g de levadura
1 yema de huevo
80g de pan blanco, más o menos...

Preparación:
Ponemos la levadura en 3 ó 4 curacharadas de leche tibia y 4 ó 5 cucharadas de harina y lo dejamos levar en algún lugar calentito.
En un bowl ponemos la harina y hacemos un pocito en el medio donde agregamos el fermento, luego le ponemos algo de sal, la yema, la leche y amasamos hasta tener una masa tipo bollo de pizza. Agregamos entonces el pan curtado en cubitos, lo integramos a la masa que luego la rociamos con un poco de harina y la ponemos en un lugar calentito a levar por 20 minutos más o menos.
Para cocinarlos dividimos la masa en dos o tres partes iguales que le damos forma cilíndrica y los ponemos a cocer por 20 a 25 minutos en agua hirviendo con sal. Es importante mover los knedlíly mientras se hierven así se cocinan parejos.
Una vez listos se los retira del agua y se los corta en rodajas, la mejor manera de hacer esto, si no se tiene una herramienta especial, es con un hilo de algodón; lo pasamos por abajo del bollo y tiramos ambos extremos en dirección opuesta. Fácil.
Si no se quiere cocinar toda la masa de una vez, se puede envolver el resto en foil (siempre preparado en forma de cilindro) y ponerlo en el freezer para cuando se quiera usar.

Bramborové Knedlíky. Son muy buenos para acompañar carnes asadas, en especial cuando dejan algún juguito en la fuente de horno.

Ingredientes
800g de papas
1 huevo y 1 yema
250g de harina semi refinada
sal y (opcional) nuez moscada o pimienta blanca, un poco

Cocinamos las papas con cáscara (mejor hacerlo el día anterior) y cuando están listas las pelamos y las rallamos. Le agregamos la yema, el huevo la sal y la harina y lo mezclamos hasta tener una masa uniforme. Dividimos la masa en dos y a cada mitad le damos una forma cilíndrica de unos 5cm de diámetro y los ponemos a hervir 20m en agua con sal removiéndolos un poco para que no se peguen. Cuando están listos los retiramos y los cortamos en rodajas usando el mismo método que los houskové y los servimos.

Espero que los disfruten, si quieren alguna otra receta de knedlíky, solamente tienen que pedirla.

Dobrou chuť!!!!!!

Comentarios

  1. hummm que ricos, voy a ver si lo intento esta semana para acompañar el goulash!!

    Que bien la receta y genial tu blog, me acabo de hacer seguidora!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario