Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de septiembre, 2007

Recuerdos, algo nublados...

Este es un viaje que hicimos con mi mujer el año pasado, que nos gustaria hacer de nuevo sino este año, el año que viene.
Moravia es la principal región vitivinícola de Chequia, y como toda región vitivinícola celebran su vendimia. En realidad son varias, cada cuidad tiene la suya, así que hay festivales todos los fines de semana desde principios de septiembre hasta algún momento de octubre.
Tenemos unos amigos que viven en un pequeño pueblo no muy lejos de Brno. Una pareja que hace vino casero. Nos invitaron a pasar un fin de semana con ellos para así visitar un par de festivales y saborear algo de bůrčak y vinos caseros.
Los moravos son totalmente distintos a los praguenses, más efusivos, fogosos y tradicionalistas que sus semi-compatriotas de la capital. Son también gente muy generosa y amigable.
Luego de una tortuosa experiencia en el tráfico del viernes en la autopista D1, llegamos a nuestro destino algo más tarde de lo que habíamos planeado. Nuestro amigos, los Furch, no tuvieron pr…

Un hecho histórico

Oktoberfest, palabra que para muchos significa fiesta cervecera y nombre de diversos festivales dedicados a la bebida ámbar alrededor del mundo.
Como no podría ser menos Chequia tiene su Oktoberfest. En realidad no se llama así, y tiene poco o nada que ver con el de Munich y sus hermanos menores en otros países. El checo se llama Pilsner Fest y celebra algo más importante que el aniversario de casamiento de un príncipe ya muerto hace muchos años. Este festival celebra un hecho fundamental en la historia de la cerveza. El 5 de octubre de 1842 el maestro cervecero Josef Groll servía la primera tirada de la primera Pilsner Lager, nada menos.
Si bien Plzeňký Prazdroj llama a éste el 165avo Pilsner Fest, la realidad es que el festival moderno se celebra desde 2000. Desde entonces su popularidad ha crecido hasta convertirse hoy por hoy en un evento masivo, tanto que las instalaciones de la cervecería le han quedado chicas y el festival ha tenido que expandirse y llevarse a cabo también en el…

Visita....

Es una de las mejores cosas de escribir por este medio. El intercambio, la posibilidad de conocer gente que comparte intereses y pasiones. El otro día estuvo por Praga un amigo lector de este blog, Alberto, que a su vez es amigo de otro lector, Gerardo. Gerardo es un cervecero artesanal de Rosario y Alberto es alguien que sabe apreciar la buena cerveza. En su, lamentablemente demasiado, corta visita por Praga nos juntamos a tomar buena cerveza checa, en el mejor lugar para tomarla, Pivovarský Klub. Nos acompaño Evan Rail, el autor de "The Good Beer Guide - Prague & The Czech Republic" (libro que les recomiendo comprar a cualquier costo). La pasamos bomba, charlamos y tomamos varias Grošák, una maravilla elaborada por Pivovar Koníček Vojkovice, una semioscura de 14° con aroma a pomelos y sabor frutal y bien fresco. También cayeron un par de English Pale Ale de Primátor, Lipan de Pivovar Strahov y alguna Primátor Weizen. El pobre Alberto, no acostumbrado al ritmo checo, te…

Bien de Barrio

Encontré este lugar por casualidad. Fui a conocer a un nuevo cliente, antes de llegar a la caja de vidrio y metal donde está su oficina vi un cartel anunciando una nueva hospoda, algo que en tal momento no me hubiese llamado mucho la atención de no haber sido que el logotipo que coronaba el cartel era el de la cervecería Malý Rohozec, una de mis favoritas, y una de las menos conocidas en Chequia (si saliese a la calle a hacer una encuesta, me sería muy dificil encontrar alguien en la calle que la conozca). Luego de la exitosa reunión, dirjí mis pasos hacia allí para celebrar con una pivo de las buenas.
Debo decir que si no fuese por este nuevo cliente nunca hubiese encontrado Rohozecká Hospůdka. Es que está escondida en un rincón a pocos metros de la calle Argentinská, ahí nomás de la estación de tren Holešovice, una zona que por motivos más que evidentes para los que viven en Praga, no suelo deambular mucho. No es que sea peligrosa, sino que es un infierno de autos y ruido, nada agrad…

Y ya camina...

La página del filósofo cervecero empezó a funcionar hace seis meses ya. En realidad, la idea habia empezado a germinar hace ya más de un año. Tenía ganas de escribir sobre cerveza y sobre los mejores lugares donde tomarla, pero no tenía donde. Un amigo me sugirió escribir un blog, pero no creí que vaya a haber nadie que quiera leerlo.
Poco tiempo después, por medio de un amigo en común, se me dio la oportunidad de empezar a escribir una columna culinaria para El Día de Praga y para el Correo Publicitario. Pronto me di cuenta que a la gente le gustaba lo que estaba escribiendo.
Unos meses después decidí lanzar el blog, tenía más para decir y no quería abrumar a mis editores con demasiado material.
Seis meses después, todavía me sorprende y me pone muy contento ver que son más de 150 las páginas visitadas por día. Muchos me encuentran por Google, otros gracias a mis entradas en LosViajeros.com. Es gente de todo el mundo, y muchos son los que vuelven una y otra vez.
Pero eso no es lo mejor. …

De cabecera...

Ya lo mencioné más de una vez, es mi cerveza de cabecera. La que tomo casi todos los días en casa, ya sea mientras cocino, o a la tarde un fin de semana acompañando una sopa o una picada o acompañando la cena. Es la cerveza que compro en cajón de 20 botellas de medio litro, la que nunca, pero nunca puede faltar.
Me acuerdo la primera vez que la probé, no sabía ni su nombre, pero fue una epifanía. Acostumbrado como estaba a las marcas de siempre, más alguna que otra Bernard. Probar algo tan rico, tanto mejor que el promedio fue una revelación.
Grande fue mi sorpresa cuando me di cuenta que la vendían en un bolichito cerca de donde suelo hacer mis compras. Desde ese día, se ha convertido en mi rutina ir cada dos semanas con mi cajón de botellas vacías para reemplazarlo por uno con botellas llenas.

La Svijanský Rytíř es una típica pilsner con 5% de alcohol. Color dorado, espuma bien blanca y esponjosa y poco gas. En la nariz notamos notas de frutas dulces complementadas por hierbas. Tiene b…

Ya me puedo morir tranquilo...

Al hacer la crónica de mi visita (una de las tantas) a Pivovar U Medviku, mencioné que su X33 iba a estar lista para estas fechas.
Había contado los días y se había acumulado una enorme expectativa. Alguien me dijo una vez que cuanto más grande la expectativa, más grande puede ser la decepción. Igual no pude contenerme. Había probado la X33 el año pasado cuando la habían lanzado y me había gustado MUCHO, así que tenía razones para contar los días.
El día por fin llego, al menos para mí. La nueva partida, ya estaba lista para la venta desde el domingo 9, pero compromisos personales y profesionales no me habían permitido ir a probarla hasta el jueves siguiente.
Me alegré ver al Maestro Veselý en el lugar. Nos saludamos y le pregunté qué tal le había salido la nueva partida de su criatura. Mejor que la vez pasada, me dijo. No podía esperar, pero igual me pedí una Oldgott Barrique para entrar en calor. Deliciosa, como siempre.

Después de terminarla, me pedí una X33, tirada. Se hizo esperar u…

Para guapos

Pivovar Primátor, la cervecería municipal de Náchod, una cuidad al noreste de Praga, es un especialista en cervezas especiales. Tiene una muy extensa línea de productos, diez cervezas que van desde la nealko, hasta la Double; más una marca de bebidas sin alcohol a base a lúpulo.
Es también una cervecería muy innovadora, en los últimos dos años sacó al mercado tres cervezas nuevas. Una excelente Polotmavé 13° y dos poco tradicionales en el mercado checo, las también muy buenas Weizen y English Pale Ale.
Estoy preparando una columna sobre ellas, hoy de la que voy a hablar es la Double o 24°, la más pulenta de todas. Su contenido alcohólico, 10%, y su color oscuro la ponen en la categoría de las Porter checas, a no confundirse con el estilo de cerveza del mismo nombre. Los checos llaman Porter a todas las cervezas lager oscuras de alga graduación de azúcar. La double está elaborada con malta de cebada, malta de trigo, lúpulo y azúcar.
Al servirla vemos una cerveza bien oscura, espesa a pesa…

Pilsner vs. Urquell

Puede un producto competir con sí mismo? Todos saben que la cerveza de lata no es la misma que la de botella, que a su vez, no es lo mismo que la cerveza tirada.
Pilsner Urquell es junto con la Budvar, la cerveza checa más famosa, y es sin dudas la más legendaria. En botella o de barril (a las latas ni las miro) está lejos de ser mi favorita, lo mismo puedo decir de las otras marcas de SAB-Miller en Chequia, Gambrinus, Velkopopovický Kozel y Radegast. Le falta carácter y cuerpo, es demasiado gasificada y salvo su distintivo amargor, no tiene nada que la haga interesante, es una cerveza chata, y las otras marcas son aún peores.
Ahora, si hablamos de tanková, estamos hablando de otra cosa. En esta versión Pilsner Urquell sigue siendo una muy buena cerveza, tiene todo lo que le falta en sus otras presentaciones, espuma más compacta, menos gasificada, con un cuerpo fantástico y un sabor muy distintivo, más frutal y complejo, pero aún con el clásico amargor que todos conocemos y el efecto …

Desde el Paraíso

El Caraíso Checo, o Český Raj, como lo llaman los nativos, es una zona realmente hermosa, bosques, castillos, formaciones rocosas, pueblitos y cervecerías de las buenas, entre ellas Malý Rohozec.
Es un pivovar de los chicos, sólo 32.000hl la producción del año pasado, con una cartera de productos poco sofistacada, pero lo que hacen, lo hacen muy bien. Lamentablemente es una cervecería muy poco conocida fuera de su limitada zona de influencia. En Praga es difícil conseguir las cervezas embotelladas y hay solamente una hospoda que las sirve tiradas (de la cual ya voy a hablar).
De su línea la cerveza que más me gusta es la Skalák 13°, una cerveza fuertesita, con 6% de alcohol y que tiene quizás la mejor espuma entre las cervezas embotelladas. De un color ámbar casi dorado y un aroma dulzón, casi meloso. El sabor es algo a medio camino entre la Budvar y la Podkovaň 14°, pero con carácter y personalidad propia. Con la malta y el lúpulo muy bien balanceados, se deja tomar muy bien y pide más…

Peligros de estación...

Burčák, una palabra que empieza a aparecer casi en todos lados en Praga a finales de agosto, palabra rara e intrigante para aquel que no sabe de qué se trata. Aunque algo nos dice el hecho de que la veamos en la ventana de casi todas las vinerías y vinotecas de la cuidad.
El burčák es vino muy joven, de hecho es el jugo de uva fermentado, casi sin filtrar (es común encontrar restos de piel de las uvas). El más común es de vino blanco, aunque a veces se puede encontrar de vino tinto. La temporada empieza a fines de agosto, llega a su pico en septiembre, cuando muchos pueblos de Moravia festejan sus vendimias y termina, dependiendo del clima, a fines de ese mes o principios del siguiente.
En Praga se puede comprar en cualquier vinería y vinotecas, que lo ofrecen ya sea en vaso para tomar en el lugar o en botella para llevar, y muchos restaurantes. Es una bebida bastante refrescante, dulzona y ligeramente gaseosa. Es muy rico el burčák, es muy fácil tomarlo, el contenido alcohólico no es m…

Los ganadores son...

Julio fue un mes espectacular, pero agosto no estuvo nada mal. Empezó con el interesante experimento de la Limetkové de Pivovarský Dum, una top fermented de trigo saborizada con jugo de limas, linda para el verano, pero más allá de lo original, nada espectacular.
Lo mejor pasó en la tercera semana cuando los que tuvimos la suerte de darnos na vuelta por Pivovarský Klub nos encontramos con que era casi imposible elegir cuál de las seis cervezas tiradas elegir. Es que todas eran absolutamente distintas, y no me refiero sólo a cuestiones sutiles como aromas o sabores, sino al tipo de cerveza en sí. Como 1 tenían la muy interesante y rica Rarášek de Pivovar Zvíkov, como 2 la Podkovaň Special, como 3 la excelente English Pale Ale de Primátor, como 4 la Herold Tmavé (oscura), una de las mejores cervezas industriales en su categoría, como 5 la siempre presente, siempre brillante y siempre distinta Štěpan y para cerrar la lista de seis, la Kouřované Ležák, la cerveza ahumada del mágico Pivovar…